~…Pseudo-~ “May.be” (“primera parte”)

Me he presentado ante toda la divinidad, (sí, yo)… con todas mis peticiones (parece absurdo, pero, no lo es)… allá estaba el supremo “Dios”. Uno de esos que se lleva el mayor protagonismo. Sí, sí, ese que te paso por la mente; el clavado, el humillado, también. Bueno estaban todo los seudo~dioses de todos los Tiempo, y me permitieron que estuviera porque no el Amado, y aclamado, Lucifer con toda su corte de demonios. Por ciertos todos exquisitos. Por eso lo comparan con la perdición, ante tanto deseo carnal humano, no hay resistencia para malograr la carne y el espíritu. Bueno allí estaba, debatiendo, llorando porque eso no puede faltar. Les decía de esa forma de ponernos ~tiempo de caducidad~ que nos tienen impuesta en las leyes espirituales, que el hombre aún no comprende. Y porque alargan tanto la estadía de algunos seres… ellos se reían de mi ignorancia (seguramente como lo estás haciendo tú ahora…), y allí me pregunté ¿que sentido tenía estar frente, a lo más supremo y sentir las mismas inquietudes o hasta más de las que traigo en mi diario vivir? (. . .) Me enoje, pero de nada me sirvió…, el ego resalta sobre las deidades, y su supremo conocimiento sobre lo que creen: ~ que han creado en los humanos~. Así qué… no tenía sentido ni maldecir algo sobre ellos, ni tratar de influir con un sentido contrario. Entonces, baje el ritmo; la rabia, la frustración… Descubrí algo maravilloso.

(. . .)

Quizás otro día te lo cuente…

Anuncios

~…desaparecerás~

Estoy lista para arrancar~te la piel.

Para encerrar~te en el cuarto del olvido.

Me está ardiendo los vapores de mi existencia.

Arrebato…, danza de lo maldito, te llevaré conmigo.

Si insistes en estar, te asfixiaré las entrañas.

Me aseguraré que tu punzante decir jamás aparezca en la vida de nadie.

Aniquilaré tu nombre, como toda tu falsedad.

Te haré un altar con muñecos de vudú.

Se te saldrá el intestino de lugar, he de jurar con todos mis muertos que yo…, a ti te llevo al infierno.

~…impetuoso~

Sentí tus labios caóticos sobre mi piel.

Cruzando el umbral de mi dolor.

Tu lengua vehemente de mi perversión.

Cáscara de nuez reventada en mi útero.

La espesura de tu ser; ~agri~dulce~

Clavando las espinas en la profundidad.

Vaivenes fuera de ritmo, lujuria inquieta

de tu verbo, y mis versos sin línea congruente.

Poseída, inducida al delirio de su decir…

~…estribo~

Voy a subir por los peldaños, es mi derecho, lo reclamo con furia. Me salte dos veces los pronósticos. Así qué, quien se pare frente a mi a decir que no puedo aplastar el sistema de creencias de lo absurdo, no sabe de la fuerza del interior. Lo que es la voluntad, no voy a mentir jamás, la oscuridad que atraviesa mi alma en momentos de dolor, es asquerosa. Lo afligido de un cuerpo maltratado por cualquier condición denigra la mente. Esto al igual que cualquier cosa en la vida se trata; de elecciones, de coraje, de oportunidades, de valor. El mundo está destrozado por nosotros mismo, cuando alguien es amable dudamos, mientras que el que es “hijo de puta”, por naturaleza impropia, lo vemos como un; “allá vamos”… el reto perfecto sobre~vicencia. El poder nos tiene atrapados, la ambición de mostrarnos. (Yo también caigo en todo lo anterior). Nos exhibimos con broches de palpadeo, en los cuales lo que queremos es ir por más… Dudar se ha hecho parte de nosotros, infringir, maltratar es nuestra vida de sobre~vivientes. Protegernos el interior, ponernos las máscaras. Ocultar la verdad que nos calcina cuando el silencio llega. Nos congregamos con otros seres, buscando la aprobación aunque entre~líneas se dice que no habita la mentira sabemos que es el latido del encuentro. ¿Dónde estamos metidos? Estaremos en el babote de nuestro castrado sentir. Voy a dejarme toda la energía hasta que ya no pueda más…, en lo que siento que es lo correcto. También he lastimado, fracasado, he dejado mucha gente en el camino jodida, porque al igual que otros; no sabía que carajo hacer. Cuando se está dolido, te defiendes y no te mides. Me han dado la oportunidad del re~encuentro. A donde llegaré, hacia donde viaja todo lo que expreso, ~sinceramente no tengo la menor idea, pero voy a dejar de poosponer y supongo que algo de ahí saldrá~. Solo se que hoy tengo la rabia en las entrañas, para agarrarme muy a pesar de todo lo que me quebranta el cuerpo, para decir: ¡hey, estoy aquí! Y voy a subir el… “Everest”. Si por el camino, me quito, me resbalo, me jodo lo que me queda bueno…, pues al menos diré me agarre de ese último suspiro que llena mi espíritu, de fuerza. Estoy preparando la mochila de todo lo que necesito, pero esto como cuando esperas un hijo, no sabes cómo saldrá y que consejos te podrían dar otros que tu ser interior, no sea capaz de amarse así mismo para salir airoso o muerto, pero con la palabra clavada en el interior “lo Intente Todo”. Y en ese intento; se viene conmigo unos nuevos retos, algunos que ya empecé, otros que descarada~mente se me han sido propuestos. Si tengo llanto, si mis huesos se terminan de quebrar, que quede escrito… Honré a quién… “Sentí” … solo quiero decir: que deje todo, una y otra vez. Borrones, malos trazos, pésimas elecciones, demasiado sentimiento…, demencia auto~infligida, para salir renovada de mis emociones, para agarrar de esa chispa de energía…

~Cascar…~

By Vestio

(. . .)

Rompiendo el huevo…, desde adentro con el pico blando que tengo, y desde afuera con la ayuda de éL, que trae un cincel en la mano. Todos los días viene a darle al cascarón, y yo… como si no estuviera lista para nacer repongo las grietas. Tanta humedad interior ahogada. Quiero ver un poco de luz exterior. Sí, es una contrariedad. Se debe a que lo que habita dentro es un sistema anti~humanos, pero como si esto fuera película de ficción. Él, que viene a tallar el cascarón porque al final su querer abrir…, para liberar lo que hay en mi…, queda como runa grabada en el tiempo. Le escucho, de todas las formas que fui dotada, aún sin exponerme a un mundo de excesiva luz; misterios, y terribles catástrofes…, le presto atención, le miro cuando éL cree que está apunto de romper el cascarón, puedo remarcar su belleza. ¡Me encanta! Pero con lo que más me conecto es con la frecuencia de su vibración, con la sabiduría de su existencia. Esos consejos que viene dando para que salga lista, para que la tontería no venga incluida. Las fuerzas se repongan, una vez afuera pueda abrir alas, para sobre~vivir. Me ha tomado mucho tiempo, al final vuelvo y repongo el cascarón con Magia del Interior. Porque quiero que siga viniendo con sus teorías y sus formas. Que aún sin tocarlo, sin picotear del maíz de su mano, me hace sentir Plena. Eso que dicen que se viene a este mundo a vivir sin apegos, no lo entiendo, quizás cuando éL, logre abrir del todo, no seremos los mismos…, eso me aterra. Si pierdo la sensibilidad de disfrutar mi propio sentir, y empiezo a vivir con molduras, no digo que no sea beneficioso para el ser. Simplemente es un sistema de control, se ve que aunque no he salido, vine con las alas de mi sentir primitivo…, donde redirijo la energía… Mientras tanto le sigo aprendiendo reformándome en su método. Pues nunca tendré la certeza de nada, más qué éL; vino a dejarme huellas profundas, mientras exista mi latido, y eso… ¡Se Agradece!

Foto colaboración de Vestio

~…huerto in~fecundo~

Los únicos partos que he tenido, han sido tumores.

Soy una enfermedad andante, un desprendimiento de útero.

Tengo un pulmón perforado, mi intestino genera tanta toxicidad, que hace implosión cada tres minutos con exactitud.

Mis ovarios tiene tantos tumultos de maldad, que parece el infierno con una gran cosecha.

No puedo ofrendar nada bueno, aunque por dentro intento decirle a mi cuerpo.

Se sabio, hagamos algo bien, aunque sea por una vez…, pero que va…

Mis engendros nacen muertos.

~Cartas para éL~ (lerda…, en ti)

By Vestio

¡Bonito!

…, así te digo porque tú ser muy intencionado desprende esencia, del saber lo que quieres y como lo quieres. Eso que me das, alimenta mi día a día, tienes una delicadeza en tus detalles para hacer~los, imborrables y únicos. Pocas veces me dices: “que me quieres” …,porque para ti eso es evidente, y es aburrido juego de niños desgastar las palabras. Me tienes ñoña, más de lo habitual. Te he pedido que no me des tanto, porque luego, sentiré la ausencia muy pesada. Cuando no estás cerca, estoy sumergida en las risas que me dejas. Ese vaivén en mi cuerpo, contoneando mis curvas, brota mis cosquillas y calores. “Magia” para un cuerpo que ha sido devastado por el paso de su tiempo. ¡Lo agradezco! …como cuando tomas de tu espacio libre y me llevas contigo. Haciéndo~me, parte de tu entorno, de tu belleza interior, de lo que aprecias, de cómo piensas… siempre dejando abierto para el inter~cambio, de ideas, aún cuando me vacilas, mis inocentes cuestiones. Estás ahí demasiado tiempo, me siento plena… y te he confesado que eso me aterra…, aunque soy de disfrutar y exprimir~te, los instantes. Te vivo hasta en el silencio, ese que te carcome, porque tú…, siempre quieres más y más conocimiento, más y más risas, más y más entusiasmo, vida etc… y yo, te contemplo y te hago cariños escuchándo~te, mirándo~te, abrazando tu esencia, esa que viene con tanto adentro… Siempre estoy, dispuesta a la apertura de tu ser, sea cual sea la situación, si mi rendimiento falla, entiende que la energía entregada aunque vaya a otro ritmo, es inmensa como el cariño que te tengo…! Ese soplo de tu existencia marcando la mía… me mantiene; despierta, dispuesta, y alegre… mi gratitud con la melodía de mi palpitar que siempre dice; éL, éL, éL…

Foto colaboración de Vestio

~Éter~

Vestio

Intentaré no romper los trozos.

(. . .)

¿Habrá tanto amor contenido en el mundo como para sostenernos unos con otros? … O simplemente rellenamos con expectativas. ¿Qué es el otro? ¿Qué soy yo? La cascada del interior es un flujo inagotable hasta el día que tu ser deja de palpitar. Aunque parezca inofensivo, a veces trae corrientes, que devasta los brotes de la orilla. Inundaciones en el ser. Como en toda tempestad, las palabras, los consejos de los que en ese momento están más equilibrados, llegan… y el que está en su tormento, se aferra o se suelta… pero una elección siempre surgirá. Algo me viene avisando, que mi selva interior está llena de plegostes místicos. Que hay gente estancada en los pantanos, y aún siendo mi propio ecosistema y tener todo un mecanismo de sobrevivencia. Las corrientes, lo natural arrasará. Voy a ese punto donde el elemento que rige mi vida; el fuego, la pasión viva, ese magma que colisiona por dentro para luego resurgir. Suele encontrarse con la franqueza del aire, entonces todo el oxígeno acumulado se vuelve asfixie. Todos los elementos reunidos bajo mi propio comando, a la espera del equilibrio. Con prontitud ese desconocido sentir, en su punto más elevado, hace un llamado a toda la esencia a reunirse. Es una apertura de luz, que solo llega por momentos. Quieres tener la certeza, aún sabiendo que ni tú, tienes el control. Y tanto de afuera dispersa lo de adentro. Cruje toda el destrozo, bendices el seguir respirando y maldices el volver a recomenzar. Todo oxidado remendado. Observas lo que sobrevivió, algún pájaro sobrevuela el área buscando su árbol, su familia, dices queda vida. Todo está seco aunque abruma la humedad, pues no todo resiste el frío, el viento, y mucho menos el agua. Te acercas a ese ser que lleva tanto tiempo vivo, está caído. Tocas sus ramas y se parten, su Salvia derramada y sus anillos de vida han llorado. Se acabó su respiro, abrazas lo que sabes que tomará muchos años en deshacerse… Agradeces el amor, que te sustentó el aliento. Haces promesas que luego serán vagabundas en tu día a día, pero en ese instante son la pureza, que sustenta tu efímero ser… Te hablas de posibles próximos reencuentros… aunque sabes que en el fondo la única certeza es que…, también vas a morir.

Foto colaboración de Vestio

Se llama~…Seguir~

No van a robarme.

He defendido mis formas, con honor.

No van a quitarme nada ñ, que no quiera ofrendar.

Tampoco voy a volver a jugar a la falsedad.

Estoy muy cerca de explorar el siguiente nivel del dolor.

Así qué…, dejaré todo por mi misma.

Esta penumbra ya la crucé.

Y esta vez, me solté de los pilares.

Ahora, empujaré antes de colgar, de la tiranía de la vida.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑