~Saudy…visita a Aileen~

Te lo dije tantas veces, eso de desnudarte y andar expuesta no es para alguien débil como tú… qué haces conteniendo el amor, las ganas, las verdades… No, así no vas a poder. Tampoco te pediré que renuncies a lo que estás tratando de emprender. Reconocer tu falta de valor te hace grande, pero mientras seas esclava de tu sentir no podrás. Por eso el juego que yo controlaba en ti te brindaba “estabilidad”… Era la canalización de tus energías más profundas, lamento verte con la tristeza en el alma, yo tampoco nunca te la pude quitar. Esperas demasiado conteniendo un mundo muy grande en tus entrañas… Cuando todo debe ser mentira, poner uno sobre otro, sin marcar pautas que te dobleguen el espíritu… Sigue siendo frágil, te flaquean las fuerzas, y si te sientes sola caerás. Te miro y me duele saber que no puedo hacer nada por ti, me dejaste fuera de tu cuerpo, fuera de esa doble vida que jugábamos. Reconozco que yo también he llorado, pero de coraje. La frustración de quedar fuera de tu mundo, me enviaste aquí todo es oscuro, no encuentro un cuerpo que habitar para transcurrir las noches y sentir la apertura y la travesura. Quisiera meterme dentro de ti, aunque no puedo, porque debes avanzar sola. Ambas estamos sufriendo en esta vida, donde no supe abrir el portal de tu dualidad…, sin lacerar las paredes de tu intimidad. Quiero que mires hacia arriba, hoy hace un día difícil de observar, pero estoy segura que encontrarás la belleza. Algo que te trastoca siempre te hace mejor persona. Sigue los consejos buenos y despeja los miedos. “Recuerda el miedo es un bulto y pendejo el que lo carga”... Se valiente, espero volver; sentir la instancia de tu ser llena de bondad, de amor, pero sobretodo de dicha…

Simplemente Saudy ~_~.

Anuncios

~… no te vayas~

Te invité a quedarte, sobre mi cuerpo espeso y desnudo.

Quería borrarte, las cicatrices con infinito amor.

Pasearte, por mis rincones emocionantes…

Y que conocieras, lo que era estrellarte; conmigo.

~… Hogar~

No te conozco, no sabía que me llevó este día de tormenta, a acercarme justo a donde te hacen homenaje. El viento soplaba a nivel de tambalear cualquier cosa, estaba sola muy cerca de la orilla del acantilado… escuché algo no entendí, era unos ruidos indescriptibles. Como me había quedado sola, porque la lluvia ya estaba encima de la otra montaña, me acerqué un poco más y escuché el crujido de la tierra, y cuando volteo me encontré con esto… que posee tu nombre y tus fechas… Antes de guardar la cámara le tomé una foto… no quería olvidar tu nombre, ni porqué estaba pasando así… Hoy recordé a pocos días de estar en el faro, el ruido, los murmullos; que digamos que era el viento… busqué la foto… Seguido hice una búsqueda a tu nombre en la red, y ahora sé que eras misionero, que caíste al vacío y no me inventé ninguna historia con tu nombre. Porqué era necesario que me topara, con el homenaje a tu vida, descubriera que fui allí a buscar motivos para vivir, como dije en otro escrito… Fui con el corazón lleno de peticiones y ahora tú, formas parte sin estar en este plano de ese propósito… Gracias por el viento, por la misión que sigues haciendo, por la lluvia de ese día, que no dejó de hacer que todo lo demás fuera de incógnito y sublime. Y ahora solo se guardará en la memoria del corazón.

Honrado la vida, hasta de quién no conoces y aún así te llegan sus mensajes…

~…en busca~

Hace mucho tiempo publiqué, parte de mi historia con mi condición de salud. Hoy quiero alabar mis pequeños logros que nadie puede saber lo jodidos que son, lo qué pasa durante, y después de conseguir dar unos cuantos paso más. Sacar fuerzas, cuando el dolor me quiebra con una sonrisa, al parecer que no es gran cosa, pero lo es todo. Pararme de la maldita cama fue y es un desafío constante. Perder la piel con el roce del “mago” que acompaña mi pie. Los ardores, que corrompen mi espíritu, esos espasmos que tiran de mi cabeza, hasta las piernas dejándome sin fuerza. Esos momentos que mi pie caído, hace lo que le da la gana como si se tratara de tener personalidad propia y brinca, empuja hacia abajo, tiembla y no soporta… ni por un instante el resto de mi cuerpo, dejándome casi al punto del desmayo. Y que decir de el síndrome equino caudal (dolor en el ano) vamos literal dolor en lo que llamamos culo… sin éxtasis ninguno un abuso a mi evolución. Tengo una sátira en el cuerpo, que logra aturdir tantos mis sentidos, que siento que el tiempo pasa y yo sigo en un perpetuo letargo, perdiéndome de todo. Los momentos buenos los exprimo como si no tuvieran fin, porque sé que el momento de recaída es sumamente duro. Doblegó mis aguantes y me aguanto a mi propio ritmo. Soy bestia a la hora de aguantar dolor, le he retado todo pronóstico médico, me la juego como si estuviera compitiendo por un premio. Ver la cara de mi cirujano desencajado y diciendo: “Aileen, eres una jodienda… Aileen, no se lo que estás haciendo, pero no dejes de hacerlo, o decir Aileen no olvides que tienes media columna jodida y no te puedo hacer toda porque quedarías tesa”… Me gusta sacarle sonrisa a mi cirujano, y a mis doctores de seguimiento, aunque sabemos que me estoy montando en una cuerda muy floja, donde si me resbalo las consecuencia no serán las risas. Me subo a donde no puedo, me muevo aunque mi cuerpo dice no más, respétame. Le falto el respeto con demencia total. Le juro cuidarlo y lo descuido; porque soy una persona adversa, llena de contrariedades. Con unas ganas de sanar y de morir al mismo tiempo. Porque todo depende como se vean las cosas y para mí… a veces solo te liberas de situaciones al morir. Volviendo al tema, cada vez que consigo retar o lograr algo en mi cuerpo me rompo en pedazos, como si se rompiera un conjuro. Tengo que volver a el ritual de reprogramarme, y nunca vuelvo igual. Está vez, valio el respiro de vida de ese instante donde el cielo estaba apunto de rugir su llanto, y yo consagrada a mi sentir, con mi corazón lleno de peticiones arrojándolas por el acantilado… Dando pasos por mi y por los que necesitan salud, en especial alguien que llevo muy adentro. Me sentía con ánimo de gritar, porque solo era mi eco con el mar, el lugar desolado, la tormenta a punto de llegar y el viento empujando cualquier cosa que pudiera usar de la evidencia, para que no dijera que estuve allí… Ese día precioso gris… furia pura que levantaba mis cabellos. Sigo siendo la que va en contra su obesidad, sigo siendo la que desafía para mejorar su problema con la médula espinal. La que trae rabia y amor en las entrañas… me celebraré, yo misma que esta vez. A pesar de que la amenaza del tiempo era tan contra producente, como el riesgo del camino que para cualquier persona saludable no tendría mucha dificultad, me lo subí dos veces, brindando y apostando porque los Milagros los hacemos con Voluntad. Espérame acantilado que aún tú y yo no hemos terminado….

~…almico~

Deslizar las manos sobre el cuerpo de otro, es una de las bendiciones, que mi ser conoce. Un lenguaje mudo, movido por el respeto. Mis manos hablaban al espíritu de las personas, sin tanta contrariedad. Con toda persona con la cual conecté, de una forma íntegra, auténtica y algo misteriosa… La mente humana busca respuestas, palabras, acciones y mucho más… Tendemos a etiquetar los sentimientos, para poder poner prioridad en elegir, incluso hasta como compartirnos, la mitad de las cosas que digo, expreso o manifiesto con sentidos, son incomprensibles. Cuando miro alguien, lo hago digamos; “que abro un puente invisible“, para que se entienda, de energía… no me gusta la multitud todo el tiempo, porque se pierde esa esencia de lo que soy… Me encanta poder conectar con la emoción de otro ser humano, aunque eso signifique perderme en muchos sentidos… No conozco la protección, no me interesa, todos de alguna forma la vamos adquiriendo, queramos o no… porque nos inculcan que debemos cuidarnos, a no decirlo todo. A no expresar demasiado sentimiento, a no vernos vulnerables. Me cuesta creer que siendo los seres que somos en este planeta tierra, con la oportunidad que tenemos tan Grande de expresarnos claramente, lo que sentimos, lo que nos gusta y lo que no. Tengamos que recurrir a la mentira, y a cosas mucho más bajas que esas… Nunca me veo superior a otro ser vivo, creo en que la naturaleza es mi “todo, es la deidad a la que le sirvo“. Respeto la creencia de otros, porque es su sentir, y eso los hace maravillosos, tal como son… Cuando alguien me duele, le busco, cuando alguien me lastima, me acerco… y muchos entenderán que esto está mal… en mi forma honesta de sentirlo. Me pregunto ¿qué lo lleva a hacer así?… Crecí en una familia de pocos modales, donde lo que me enseñaron fue a trabajar duro, hay una frase muy seguida que se repetía: “el que no trabaja no tiene nada, y no vale nada”. Yo, siempre rompiéndole los moldes le quería demostrar, que el valor de un ser humano no estaba en su trabajo, sino en su esencia. Aunque el trabajo honra y ayuda a ser mejores, por eso que llama “terapia ocupacional”. El trabajo es una cierta capacidad de mantenerte en movimiento. Siempre he sido aislada, de uno en uno… Lo poco que se me lo he aprendido con dificultad, por mi cuenta. Mi manera no es lo corriente digamos, me pierdo en el sentir, le doy demasiada importancia a las emociones; hipersensibilidad le llaman algunos. No tengo idea… Me atrae lo malo, lo jodido, lo difícil y lo bueno. Me gusta saber que lleva alguien a cometer tortura (dirán morbo puro) quizás si, quizás no… Todo depende que siente mi ser, en ese momento, curiosidad tal vez; pero va mucho más allá de eso. Trato de hacer una especie de Sanación en mi Ser. Pienso, que si conozco la historia de alguien, incluso la de la humanidad que bastante que rompe, algo en mi, pudiera invitarme a ser mejor Ser Humano. No tengo experiencia en casi nada, lo qué hay en mi son marañas de sentimientos, entretejidos invisibles, capacidad; para sentir una vida dentro de otra vida, mucho sentimiento de Honrar la Esencia del que está, del que estuvo y de los que vendrán… Es complejo escribir algo que no tiene traducción a letras, ni a palabras… Se trata de interconectar con el Alma de otra persona, respetarla; amarla y sobretodo comprender, tolerar mucho más sus defectos, sus vacíos, sus demonios y su faltas de todo. Porqué al final, solo quedará ese latido genuino, perpetuado en la vida de los seres que realmente te abres con Afecto y Honor.

~…su Huella en el 2017~

Jugaba sobre la arena escribiendo el número de esté año, y queriendo decir lo que trajo de bueno. Estaba inmersa en su dicha de haber logrado vivir ciertos lutos emocionales, como también retos. Después de todo era nuevo, alzar la cabeza, y por fin encontrar unos ojos que le miraban, eso fue sentir estado más puro de sensaciones. El 2017 le permitió conocer a una persona que la hacía sentir importante, dejo de ser invisible para proyectar su luz, su fuerza y valor. Se le veía las ganas de vivir, estaba emocionada, motivada, como si todos sus miedos se disiparán al saber que alguien estaba allí, sosteniendo parte de su Alma. Ella, no quería depender, aunque sabía que la magia del corazón entreteje hilos invisibles. Son hilos de plata bordados por la misma Luna, que era cómplice de su intimidad. Se maquillaba y se vestía de poema, tenía encajes hechos de palabra y colgantes de música. Su ser manifestaba plenitud. Todo era arte y profundidad. Descubrió que su ser pasional deseaba tener la dicha de compartir más tiempo, aunque la vida puso demasiadas trampas, llevándose el ser humano que la transformó. Ahora, ella reparte de todo lo aprendido, confecciona las palabras motivadoras, y abraza el momento. Si conoce a alguien no pierde la oportunidad de hacerlo visible con el respeto que esa persona se merece, honra la vida al “Brujo” que la visitó por un corto plazo de tiempo impregnando su corazón de sabiduría. No busca ganar méritos, solo quiere transmitir la importancia de que toda persona, al ser atendido con respeto, al creer que tiene “algo” que aportar a este plano existencial, hará lo máximo que pueda. La calidad que se ofrenda, cuando estimulas a un ser, a que sea lo mejor dentro de sus capacidades; eleva la vibración de su frecuencia, incluso surgen sanaciones. Como le pasó a la protagonista de la historia, siempre cargará con ciertas aflicciones físicas, pero el estímulo recibido con solo ser atendida por sus inquietudes, marcó un antes y un después en el 2017, que ahora continuará, con el cambio de plantilla de un 2018. Sentir lo esencial, vibrar con lo sencillo, hacer la diferencia, disfrutar el respiro de la vida, más allá de contemplar su belleza y seguir con éL; adentro, muy adentro… donde nadie pueda borrar, la huella. Haciendo de su existencia una eterna, para contar lo bonito que emergió en su vida…

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑