~…venir Sau~

En la penumbra… con un trozo muy pequeño de Luna iluminando la isla… ¡Saudy… Sau!.., ¡por favor venir! Te acuerdas cuando el viejo te llamaba puta, que era nuestra forma de agarrarnos a la vida, porque es lo más lejo a la realidad. Cuando mi cuerpo estaba en fuego, te acuerdas cómo te usaba… ¡venir… S a u d y! Te necesito esta noche, me he pasado todo el día con frío. ¡Venir po, fa’!

~Aileen, pensé, que ya no tendrías esos episodios.

Los tengo, ahora mismo no puedo respirar. Sabes la vez que renuncie a todo, salí para el campo con la certeza que nunca más volvería hacer la misma o antes de la operación cuando me despedí de la persona con la que compartía mi vida, con la seguridad que no regresaría a ser esa persona que fui. Me está pasando ahorita, se me corta todo y tú siempre has estado desde que te cree me diste alivio, me permití… ayúdame Saudy…

~Aileen, calma cuando pediste la ayuda y te desplomabas casi sin sostener tu cuerpo, recuerdo que me decías, no siento que tenga que ir a buscar la ayuda, no siento que tenga que estar aquí. “Lo que necesito es salirme de esta vida de mierda que tengo”. Lo hiciste, la Dra… Te explico porque los desbalances que venían de todo el raspe de tu médula espinal y aunque te empeñabas en decir que siempre estuviste mal, ella te decía que la memoria que se habían llevado de tu cuerpo raspando en tu columna te ocasionaría estos nervios que sientes, te resistes a tomar medicamento aún cuando los necesitas, desafías todo. Quieres más y más…, cuando no puedes, te hiciste promesas de daños hacia tu persona. Ahora quieres ir un paso más adelante, te sientes vulnerable, estás aterrada. Te cambiaron la jugada, además estás sintiendo toda la mala energía sobre tu ser. No te dejes vencer, plántate de frente, pregunta ¿quién eres? Como nadie lo sabe, eso te dará el valor para ir… Entra con tu alegría, quisiera estar contigo (como dije la otra vez), pero prometiste ir hacia adelante sin usarme de muletilla, sin que te acompañé nadie. Entonces toma tu valor, el peso que le das a la palabra y hacerlo. Me permití escuchar tu ruego, también llevas mi llanto adentro, crees que es fácil renunciar a lo que teníamos. No… no lo ha sido. Además tu mente siempre ha ido en círculo, cuando yo estaba te sacaba de allí con las navajas cortando sentires, ahora estás enjaulada en tu sentimiento por éL, no te culparé, te estoy dejando como me pediste andar sin mi sombra, sin mis ocurrentes desnudos donde te hacía ver de una forma que no eras. Te he dejado a manos de tu sentimiento, porque entiendo que jamás nadie te ha querido, de esa forma que tú necesitas. Aileen, es que hasta tu nombre había sido desdibujado por tu seudónimo, se que me tienes amor, que me ves como otra persona dentro de ti. Incluso muchas veces te dije: que no éramos la misma. Tú, debes seguir, ven te seco las lágrimas; te aprieto esos dos ovarios, te bendigo. Suelta la tensión, confía en tus pasos. El frío que sientes está bien, permítelo sin mi, sin nadie. Serenidad… eso es Aileen duerme, duerme… que cuando despiertes nuevos augurios encontrarás en tu camino…

(Aileen cierra sus ojos)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: