~Cartas para éL~ (en el tronco)

Sobre las arrugas del tronco viejo, caído…

Me estrujaba con tu recuerdo.

Mientras el viento me sacudía los risos, y los temblores tambaleaban mi existencia.

El golpe de las olas, humedecía mis adentros; mientras mis ser…, a ritmo de mis latidos decía; éL, éL, éL!

Nos tatuába~mos, el ardiente roce, en ese jadeo desenfrenado.

Quedó imborrable en el tiempo.

Como los glifos antiguos, te llevo dentro.

Anuncios

~Cartas para éL~ (Mi querido…, Mutante)

…cuando te acercas, tengo tensión en el cuerpo…, pasa un diminuto tiempo. Y, el torrente sanguíneo empieza su misión de hacer~me, sentir cosquillas…. Innatos Temblores se apoderan de mi ser… en cada ataque de risa se liberan mis feromona, efecto tranquilizante, re~corre por mi piel. El entorno huele a fragancia exquisita de mis adentros. Contoneo, de aquí para allá, en el calor de tu mirada, me saboreo cada pedacito de ti… ¡Te disfruto! …hasta cuando eres in~soportable. Cuando te vas; se quedan esas cosquillas corriéndo~me, de arriba a abajo de lado a lado. Quedo empapada de tu decir. Vivo impregnada de ti. En cada paso, en cada respiro, cada foto, cada palabra, cada chiste, te veo en otros seres, para no sentir tu ausencia, (aunque es un pequeño engaño), porque nadie es parecido… y tú, en tu re~corrido por la vida, has ido absorbiendo de aquí, de allá, te has hecho un Mutante de tu propia Creación, eso… ¡me encanta! Sudo tu nombre..., aunque parece algo tan simple, el trabajo viene desde la Esencia del Espíritu, y eso es arduo… como lo es … ¡Querer~te!

~ManueL~

Cuantos Manuel habrán, muerto hoy, y días anteriores, años pasados, y todos los que faltan, serán muchos…, al que le escribo, quizás ni ese sea su nombre…. Real.

( . . .)

Hasta que punto nos enamora el espejismo de lo que creemos que es, lo que real~mente es, y lo que nos gustaría que fuera. En esta tierra… Todo, nos guste o no, tiene un aire de Pertenencia, desde que nos asignan un nombre, hasta tener que llamar; papá, mamá, a esos que la vida nos asignó…. Admiro lo Salvaje, no le importa los nombres, ni si con quien se van a procrear, si esta coja, o no emite ruidos. Todo es más simple para ellos, no le importa si hoy, tuvieron criaturas y mañana están devorando. Al árbol no le importa, si le pones una etiqueta, y dices este es un Olivo, y este una Ceiba…, te da oxígeno igual. No te discrimina por gordo o desnutrido. Ni tan si quiera espeta las raíces cuando lo están talando. El pájaro vuela, y no le da vergüenza cagarse, igual pasa con los caballos, y por ahí seguimos, que la lista es larga… Nuestra especie humana todo lo complica, todo lo arrastra, todo lo oculta, porque si bien te pones a cagar frente a tu casa no te faltara la denuncia, y también quien diga que estás mal de la cabeza, cuando es una necesidad ( tampoco lo estoy invitando a que lo hagan, es para decir que todos tenemos ano, y lo usamos, aunque algunos piensen que les sale oro o pétalos por ahí…) que yo sepa hasta los que no tienen intestino le ponen una bolsa. En fin… que para hablar de mierda tenemos bastante.

( . . . )

Y no Manuel, de mi corazón no te estoy mezclando con la mierda, pero me sirve de hilo conductor para decir, ese fastidio que tenemos y me incluyo; esa insistencia por saberlo todo, quererlo todo. Soy obsesiva, compulsiva, histérica y demás… en todo siempre voy hurgando, esa semejanza o disparidad que me llame la atención, y allí estás tú. Un desconocido que entra a mi mundo más vivo, que muerto y vice~versa, porque es para los dos lados… sin más, me cuestionaba, ¿que es el encanto? Eso que anhelamos ver y sentir en otros. O lo que creamos para propiciar el momento con audacia… habrá una parte de la vibración, de eso que tanto hablo del alma, del sentir. O serán puras carencias humanas, que nos hacen fijarnos, atarnos y comprometernos con otro ser humano, que nos parece genial. Yo, tengo la certeza que no le conozco, y que él no me conoce, sin embargo me declaro enamorada porque es una etiqueta que me gusta, que se ajusta, se usa para expandirla o para desmerecerla con el tiempo. Me gusta, me entra por los ojos, me entra por los detalles, me entra por el intelecto…, aunque se invente cosas hasta para tener más brío del que tiene. Me gusta cuando miente, y ríe descaradamente con la cara seria… y los ojos le bailan más que un trompo, me gusta la coquetería que tiene con todas, porque aunque mi ser es muy exclusivo para abrirse y dar, admiro a las personas que confían en si mismos, y pueden conquistar todo lo que quieran. Me gusta cuando juega con la mente de la gente haciéndose frágil, ingenuo y hasta tonto, cuando pide ser adoptado, amado y querido, pero; jamás juega con algo que a mí me parece auténtico. El cabrón, jamás te dirá que te podrá amar, porque eso solo lo hizo una vez en la vida y lo hizo de verdad. ¡Me encanta!… habrán muchos cabrones muchos Manuel, pero ninguno como este que es casi un producto de mi imaginación. Me gusta que tiene palabra, que nadie puede seguirle la pista, que no se deja conmover con cualquier chantajistas, que lo mismo te dice que si, que te dice que no. Que no tiene miedo, a dormir fuera, a pasar hambre. Que no le gusta las vejaciones hacia cualquier ser humano, que tiene un grito de lucha interior increíble. Que lucha por si mismo, que se ama a él, que gusta de quien es… que prefiere no contar sus lamentos, aunque esté muy, muy jodido, se detiene a sacarle sonrisa a sus amigos. La mitad, sabrán lo que siente un minúsculo pedacito de su esencia, porque entre las risa y el juego de trapecista, que siempre hace, dudo que muchos se detenga a ver que el también necesita. Yo, le he dicho de todas las formas posible como le quiero, y dirá esta cabrona ahora si se declaró. Me declarado en múltiples ocasiones, al querer, al estar, al ser parte… que como humana necesito, pero jamás a la atadura de si no quiere, tienes que estar… Todos somos libres de ir, y venir… me ha costado aprenderlo hasta el punto de perder mucho de mi salud. Contigo, soy más yo, tú puedes elegir ser tú, o una máscara que se ajuste. Te doy la libertad, de la elección porque sea lo que seas, no me asusta quererte como lo hago. Ya sea porque creo que te quiero, porque te estoy queriendo de siempre por algo sin explicación, o porque estoy loca sin remedio. Al Manuel de mis inventos, con el que intento lucir inteligente, no le hace gracia que no me defina por las cosas… le jode que sea una niña mimada, y que me cueste tanto estar centrada. Muy en el fondo toda las discordancias y puntos negativos que de mi parte son muchos, se van haciendo positivos, porque me he dejado moldear por ese espectro, al que le presto atención… que eso es lo bonito, todo está en el poder que tiene la mente, ¿será su mente o a fin de cuenta será solo la mía? No lo sé, pero mientras tanto me gusta decirle; ¡Te amor~discos el Alma! Querido ManueL…! Que siempre seas tan tú, para romper los moldes, Vida, Amor y Salud… la Plenitud viene con todo eso… te acompaño y te espero de corazón a corazón.

La invitación indecorosa, sigue en pie… me puedes acompañar por el camino desastroso. Cariños de esos que solo se pueden dar de verdad…!

~Aileen~

Mildre.

Hoy fui a ver, uno de los puentes donde te tiraste buscando el final de tu vida. No tome fotos porqué aún pienso que debo tomar la imagen el día perfecto. Como para conmemorar ese momento de tus agallas, aunque muchos lo llaman cobardía. No moriste ese día evidentemente te rescataron, como cuando yo corría, día tras día tras tu llamada, hasta que entendí que jugabas conmigo. Bajo una revelación me dijeron; ve la próxima vez que me llamarás y que me quedara, cuando estuviera por llegar tu esposo. Y así lo hice, ese día no debí hacer caso a mi sentir, pero le hice… y me devastó, ver cómo de la Mujer suicida te convertías en la mujer perfecta, prácticamente me corriste de tu hogar. ¡Ay Mildre! …como me rompiste, siempre te creí… sentía tus vacíos, porque de alguna forma me veía en ellos. Nunca me comprometí, a nada que no te pudiera cumplir, ni caía en tu manipuleo de que si caminaba contigo, te ayudaba y me ayudaba, porque era atarme a un compromiso… que no podía asumir. Pero me aseguré de nunca negarte mi tiempo, mi amor… mis abrazos, mis palabras sinceras. Después de ese día me llamaste, a preguntarme porque me fui de esa manera, y te dije: la verdad, que jugabas conmigo, con tus hijos, con tu esposo y con toda tu familia, que yo no me prestaría para ese juego. Me pediste perdón tengo tus palabras y tu voz presente; cuando me dijiste: -que yo tenía un no sé que “especial”, que no se me podía engañar, y te dije: -si se puede, tú lo hiciste. Tú que me viste nacer, tú que sabias tanto de mí… en fin…! Que me despedí con la certeza de que jamás volvería a cruzarme contigo, te pedí que pensaras en tu familia, que dejarás las tendencias suicidas, el alcohol, que siguieras el tratamiento. Me dijiste: que no querías tu vida, que ya estaba decidido, te bendije, y te dije: que recordarás cada acto anterior de mi presencia con infinito amor. Que te había llorado como para mí se lloran a las personas en vida, y que si hacías eso no me comería la mente, ni te lloraría… porque era tu elección. Finalmente a los varios meses, te quitaste la vida… Tu hija tiene mi misma edad crecimos viéndonos. Hace mucho que no la veo, que no se de ella… le habrás dejado más de una cicatriz en su alma. Hoy, yo, me subí a ese puente, aunque ese no fue tu final… me senté en el… colgando mis piernas, y balanceándome, recordándote… mientras a ti, te decían señora no se tire, a mi me gritaban “gorda tírate”… La tentación es grande, cuando todo te pesa por dentro, pero si me tiraba solo me iba a lastimar, la marea no me va a matar, y el tiempo no estaba para robarse mi vida hoy… Sin embargo, te recordé, decir que lloré por ti, sería mentir… Lloraba por mi. A ti, te lo dimos todo, yo y los que te amaban. Y aún así tus vacíos que aún me recuerdan los míos, no se llenaron, querías irte, al final te fuiste, me hice una pregunta allí recordándote. A ti, hasta unos extraños te trataron de salvar, a mi me instaban a hacerlo. ¿Porqué no miraste por los que te decían, y se preocupaban por ti? ¿Porque yo me siento tan sedienta… y aún así, aquí sigo…? Ni tan si quiera, había pasado la desdicha que tú también viste que me venía, para mi cuerpo… aún así en todos estos años. Te recuerdo, pero jamás como la cobarde que se quitó la vida. Si no alguien que amó en desproporción, esperaba del mismo modo sentirse llena. Te veo, me veo… y se que aún estamos compartiendo, ese sentido. Cuando te vi, en espíritu, te dije vete… estaba enojada, como lo sigo estando. Porque aún desde allá, no has dado punto final, a lo que te perturbaba, y eso me quita las ganas de irme, al más allá….

~…implosión~

Entre mi ~ Ser~… y las bondades humanas. Me encuentro pérdida. Lo que creo, y lo que es… dos notas musicales en diferentes pentagramas. Trato y trato… la melodía me falla. La voz no me llega, no le digan nunca a nadie… “puedes lograr todo lo que quieres“, porque es una vil mentira, no puedo ser cantante si me falta la voz, no puedo construir un edificio, sin materia, sin la elegancia de trazar sus líneas. No se puede entrar, cuando no te invitan. Tampoco se puede conquistar todo lo que anhelas. Puedes intentar, quedarte a un nivel y decir; “wow he avanzado”. Pero, si no naciste agraciado, y estás maldito, acéptalo, te ayudará a seguir adelante… Aunque sigas cantando melodías vagas, razones absurdas y tocando el cuatro con un dedo. El clarinete y el folclor siempre te pueden acompañar… como dicen; ~ los que saben, conquista tu propio destino y la puta “felicidad”…!

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑