~A mi psicoanalista…~

No te vayas, permíte~me, aprender~te.

Quiero vivir~te, respirar~te, acompañar~te.

No cierres la puerta…, no tengo nada.

Solo vengo cargada de mis estrellas; de polvos mágicos, cuentos de hadas, y de seres mitológicos.

No mires raro cuando sonrío sin razón, o si aprieto la almohada, le hablo con nombres propios a mis cosas.

El tiempo me ha hecho así, pero estoy dispuesta.

Quiero tu compañía, aunque sea~mos dispares.

No te prometo nada grandioso, solo un cojo andar, colmado de risas, aunque se me caigan los dientes.

Apretujaré a la quinta esencia y a los hechiceros, le daré las gracias, a todos los seres que nos acompañan.

Mi in~coherencia puede ser la salvación del instante…

Tu creatividad, hará un repertorio de mi lo~cura, toda una mutación, creando arte.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: