Aileen una puta mierda

He tenido un brote de valentía. Que no era mia… sabía que me estaba “auto~engañando” con agarrarme de una ilusión, y que al desaparecer se me caería todo abajo. Que no volvería a caminar erguida, que no iba a querer, pisar lugar público, ni rodeado de gente. Sabía que las ganas tenían que nacer de mi, pero llevaba toda la vida esperando. Cuando se me brindó la mano, dije al menos inténtalo. Levanta la cabeza del suelo, aprende hablar aunque sea por teléfono, anda a caminar aunque sea sola, intenta seguir los consejos, estudia, sal, júntate, con lo que te haga sentir… y no se que me hace sentir. Cometí el error de quien me daba la mano, su amistad. De hacer una interferencia emocional, aferrándome, encariñándome, obsesionando mi corazón a ese sentimiento solo mío. He vivido tan aterrada, tan miserable que era obvio que a la primera caricia gentil, mi corazón sintiera deseos de vivir. Donde está la falsedad en que todo lo he ido haciendo, para verme bien frente a esa persona que ha dedicado su tiempo. Lamentablemente, como le dije la palabra necesidad y apego, dañan a quien se dice querer… yo estoy rota jodidamente rota… jodidamente apegada, jodidamente necesitada… Jodida… y no se lo que hago. Creo que esto se llama dar lástima….

Anuncios

Solloza mi espíritu deambula inquieto…

Recuesto mi tembloroso cuerpo, sobre la tumba.

Con respeto a los muertos.

Voy enrollando hasta volverme feto.

Estiro la mano acaricio el musgo, la hierba, se suben las hormigas.

Las observó tan diminutas tan perfectas, colaborando.

Me quedo inerte, abrazando la tumba de un extraño que probablemente también deseaba…, el amor.

~…hazme~

Te pido volverme muy humana.

Desprender mis propias necesidades.

Saber que amar es ver a otro lleno de plenitud.

Respetar el deseo de elección.

Te pido vuélveme muy humana.

Dótame de Serenidad, siembra bondad.

Quiero volverme tan humana que entienda los caminos del amor en libertad.

Te lo pido… vuélveme humana transparente en mi sentir.

Dócil al hablar, al querer… hazme con la verdad, sin espuelas, sin maldad.

~…te pido~

Alguna vez sentiste que fui una mujer apasionada, llena de ilusiones.

Hacerme un favor, mantenerlo en ti…, aunque en mi el desafío de mis días me trunquen los anhelos.

Siempre he querido pertenecer a lo indeleble de la vida, a la caricia eterna.

A un sentir imborrable, al menos que el calor que generó nuestro efímero encuentro, perdure en ti.

~…la muerte~

Me preguntas

…¿qué espero de la muerte?

Lo más amable, que me permita la Libertad.

Estoy cansada de fingir, tengo una sonrisa permanente, que es falsa.

Tengo las ilusiones quebradas, las ansias de amar frustradas.

Ni tan si quiera dejaré huella bonita en esta tierra.

Un ser insignificante, que no tiene razones para co~existir.

Espero de la muerte la tranquilidad para mi alma.

~…inexplicable~

Me he arrancado las estrías de mi cuerpo.

He quemado mi rostro con el ácido de mis lágrimas.

Destrocé mis pezones excitados…

Mutilé mi vagina al mínimo intento de sentir.

Arañé mi clítoris hasta que me desquiciara lo poco coherente que me habitaba.

Me quede sin piel, me puse sobre el muelle viejo.

Donde las olas me golpeaban, raspando lo que quedaba sano de mi, contra el moho de aquel muelle roto.

Pensaba que los pelícanos o las gaviotas me comerían, pero hasta las aves despreciaron mis carnes.

Ni el mar me quiso tragar…

~…poco duró~

Cuando fui penetrada…

Mi rostro de satisfacción era un poema amable. Pude sentir la dicha de mi feminidad abriéndose hacia la sensación más placentera física.

Mi espíritu parecía a ver logrado superar los enigmas, de la carencia, evolucionado a cierto punto insospechable.

Era libre, libre de sentir.., como se fecundaba mi vientre, aromas exquisitos desprendían mis poros.

Mi cuenco derramaba agua, transparencia de mis delirios más profundos.

Entregada… me crecieron lirios en el útero, mi vergel estaba entusiasmado y pleno…

Colmado de su luz… era momento de que los engendros nacieran, me abrieron y sacaron; espigas muertas, espinas podridas de la sobre~saturación.

He maldecido, los latidos que experimenté, el instante de proclamarme al fin… ¡Viva!

Trajo el desafortunado momento donde todas mis criaturas se volvieron un bache de sangre, pestilencia de mis adentros…

~…sin nada~

Despegando la membrana de los dolores.

Del terror incoherente que me posee, de la angustia apegada por años a la médula.

He vivido aferrada a la glándula de otros.

Voy a tratar de desprender el eco de un Sentir que siempre ha querido pertenecer.

He sido un parasito incrustado.

~He errado~.

Debo quitar el irrespeto, la amargura, los latidos de un corazón que ha rogado por ser amado.

No tengo nada, ahora lo poco que queda de mi, lo sacudo, para ponerlo a volar en un viaje incierto.

Donde la tiniebla no me deja visibilidad; muero de frío, y de miedo…

~…a ti…ENFERMEDAD~

Me has poseido como gusto, y gana te ha dado. Lo primero que me robaste fue la tranquilidad de sentirme, libre como mujer. Luego me fuiste quitando pedazos de mi balance químico y hormonal. Haciendo de mi una histérica, con deformes formas psíquicas. Me acalambras todo el cuerpo, dejándome sin aliento, punzadas recorren desde mi columna hasta mi cerebro. Quedo por instantes en un letargo donde ni las lágrimas son capaces de asomarse. He perdido la fe, tengo enojos eternos, fracturas en los pensamientos lógicos. Que decir de mi espíritu quebrado, sin fuerzas, sin ganas… Marchito…, trágame entera maldita enfermedad. Acaba conmigo no quiero vivir. No quiero este estado sombrío, doloroso. Esta maldita cama que no da placer, me condena a una vida que no es digna. Otros quizás se conformen, quizás se alivien o encuentren la alegría de vivir así… yo no… y en esta soledad, porque nadie debe cargar con un monstruo como soy, y mi enfermedad. Trágame entera de un puta vez, te espero muerte, venid ya…!

“~…un anti~social que es de todas~.”

ManueL… me causas absurdas cosquillas al mirar~te, el torrente sanguíneo devastando mis curvas.

Pulso acelerado inquietud pélvica, sobre~giro de emociones.

Llantos incontrolados, asma involuntaria, desafió neuronal.

Debate físico, mental y espiritual…, te has ido, todo es un sobre~salto, un apretón de tripas. (Si como retortijones de poco agrado)

Sin embargo mi atmósfera interior es inexacta, malvada, le gusta el juego macabro.

En la especulación que dejas en mi turbia mente, divaga ahora una cosa más, las capturas de momentos con otras.

El dolor impreso en las carátulas de saber~te siempre del mundo. (ajeno a mi sentir)

Soy una simple espectadora más…, que te admira y babea por ti.

…”by the way”… me llevé un susto cuando bajaba todos los Santos del cielo, desbloqueo el celular y me encontré con tu mirada.

Se me olvidó que es solo una fotografía que corre por el uni~verso, mientras que en mi mundo causa ardores que re~corren todo mi infierno particular.

.Adiós.

Te digo…, adiós.

Aunque para ti, es insignificante.

No serás tú, quien extrañes.

Nunca debí, romper la promesa que me hice, pero al conocerte fue inevitable, que mis emociones se ilusionaran.

Sabía qué no estoy creada para ser amada.

Que la devastación que sufrió mi interior, el cuenco donde nace la vida, no tendría reparación.

Sabía bien, que la ruptura que traigo física, afecta todo lo que soy en esencia.

Nadie jamás quiere trozos de carnes incompletos.

Seamos honestos, las personas hacen competencias invisibles en las redes, en la vida.

Por sobresalir, quien tiene lo mejor a presumir, poco valen los sentimientos (incluso tú mismo me lo has dicho).

Para estar en la lista, hay que ser fuerte, valiente, saberte mercadear.

Todo lo sentida, que pueda ser, solo sirve para un espacio de burla.

Cierro mi circuito con un adiós, lo intenté…, aunque lo dudaste porque tus vivencias han sido diferente a las mías.

Te he querido con toda la honradez de mi sentir.

Fuiste y serás lo más elegido que mis capacidades decidieron seguir.

Lo has pedido más de una vez que me vaya a vivir como quiera con quien quiera… como me parezca mejor.

Lamento no haber llenado en ti, lo que tanto ansiaba.

Son demasiados rechazos, es momento de retomar mi juramento, mi soledad.

~…momentáneo~

Me sujeta con fuerza diciendo: -¡que bien hueles!

Tira de mi cabello, toma bocados de mi cuello.

Sus manos hambrientas comen, del exceso de carne que bordea mi cintura.

El crujido de nuestros huesos, invocan una danza, cuasi mística.

El roce de mis senos contra su pecho, mientras aprieta más fuerte el abrazo.

Un involuntario gemido de nuestras feroces neuronas indiscretas, contonean mis caderas.

Cuando con su explosiva voz dice: -“no me sueltes aún, quiero estar impregnado de ti”.

El estridente gemido, es una huérfana nota musical de nuestros suspiros; cómplice del instante.

La interrupción rompe con la magia, nace la rabia que desvanece nuestro efímero encuentro.

~…no me ve~

Soy esa la del espejo que no ves…

La que ignoras en su decir, a la que le viras los ojos, porque te parecen migajas sus emociones.

Soy la que te acurruca el llanto, ese que ocultas al mundo.

La misma que cuida el detalle de desearte buena vida cada día…

Me mantienes en la sombra, sin exhibir nada que pueda tener un hilo conductor que luzca al público.

Mutilas mi aliento cuando te va a decir que te quiere, te parece ñoñería.

Me tildas de inmadura, soy un mogote.

Una insuficiencia renal, angustiosa, incómoda.

No me dejas la puerta de entrada abierta, quieres tener el control de todo.

Olvidando que los demás sentimos.

Te gusta leer, ver series o películas que tengan mensajes transcendentales, sin embargo cuando abro la boca, para expresar…, me silencias.

Insisto en quedarme, en probar, en intentar, por que algo más, me grita quédate.

Todo lo que parece no importar a mi me interesa, hasta lo que no me gusta, me cuestiono.

Hace que mire hacia adentro me incomode y resurja…

Soy la que se esconde y escondes… voy jugando con las runas, con el desafío de encontrarme con o sin energía.

… pues si decides el silencio…, que queda para mí… más allá de ese reflejo inexistente.

…siempre son tus instantes~

…es fácil, cuando se sabe que siempre, te esperan.

Puedes ir y venir a tu antojo…, se crean oportunidades para ausentarse.

Miro mi banco vacío, volteo para donde ti, te veo la comisura de los labios que te tiembla justo cuando vas a mentir.

Celebro la grandeza que te posee; lo desprendido, lo acertado que eres; con vivir el momento.

Vuelvo a mi, veo los carriles de lágrimas triste, los surcos que ha dejado la espera.

Cuanta estúpidez en un solo cuerpo… empiezo a re~escribir mi conformismo, sacudo todo a ver si desaparece el llanto, la carencia de querer así como lo hago.

…vuelve el re~inicio, la espera…, el dichoso amor me supera.

~…brinca el bache~

No soy un roto más que re~llenas.

No necesito nadar en un mar de leche.

Ni un pendejo vestido de príncipe, cuando no llega ni a medio salto de sapo.

No busco encantos falsos, ni riquezas materiales.

El paseo por la tierra se espuma en cualquier azar del juguetón que nos dirige.

No mastico muñecos de plástico, ni ingiero basura en mi entre~pierna.

Lo que me gusta lo digo… se tragarme la mentira, cuando falta valor.

Me he sabido impregnar de estiércol, para luego ser un fruto mordible.

No me invites porque te parezco solitaria; loca, o que creas que necesito amor.

No hagas de mi una historia que no es…

No intentes seguir moviendo mis cimientos, si al final nada de lo realmente importante de mi, te interesa.

~…des~bocada~

Escalando los hemisferios, acostada sobre ellos.

Creía que así conquistaría la cúspide de su mundo.

Ironía del sentir, mientras subía buscando formas indelebles para dejar el rastro…

Son los juego, el vacilón…, lo que marca la cadencia de sus deseos.

Desprecia mis carnes hambrientas de su boca.

Desperdicia los mordiscos que voy dándole.

Mi verso enredado con las musarañas que sacudo.

Sigo subsistiendo, batallando con la multitud.

Me abro de piernas, liberando a todas aquellas acusadas de María Magdalena, sin embargo él escupe sobre mi pelvis.

No le llena lo que ofrendo, no le es suficiente lo que soy… me restriega la belleza de otras en mi pubis.

Arranca, maltratando mis pezones con su lengua viperina.

Ignorando lo majestuoso de mi cuerpo; de mi alma, maldice la inconexión.

Jamás ancla su mirada a la mía…, así podría ver lo herida y perdida que estoy, por su apatía.

~…dale poder~

Goethe decía: «Trata a una persona como parece que es y seguirá siendo como siempre ha sido. Trata a una persona como puede llegar a ser y se convertirá en quien realmente es».

Se juzga muy por encima las vivencias de los demás seres… Cuanto podemos brindar a otro… Reside una belleza oculta en las palabras, una magia intrínseca que da poder. Se escucha mucho “las acciones son las que hablan”, todas las acciones llevan un cúmulo de palabras. A veces, no se ve el derroche de emociones, y sensaciones que hay detrás de saber; escuchar y expresar el aprecio. Cada persona saca su mejor versión, cuando se siente acompañado, entusiasmado, cuando le florece la genuinidad del instante. Si todo eso va entrelazado de sinceridad y aportes de energías… se verá ese gran ser que yace oculto. Dale poder, afecto, generosidad y todos emergerán.

~…re~click~click~

Apretaron el botón.

…resurgimiento hacia la vida.

Temor a la manipulación global y me veo enfrascada.

Tantos barrotes en mis pensamientos, cuanto he protegido mi ser en mi propia cárcel.

Para ahora ser parte de un juego tecnológico, que despierta la in~satisfacción.

Cuanto tiempo escondida, sin caricias, sin cálidos instantes.

Estoy al servicio de un “click”, para sentir lo más cercano, a un “cariño”.

Co~habita tanto vacío en mi miserable sentir, que asusta, el comando, que ejecuta la acción.

Desprender las raíces cuesta, más cuando son de hiedra, hay que tener cuidado de no intoxicarse.

Estoy levantando el cuerpo del letargo, todo duele, y mucho.

Ya me he roto, sin salir de mis barrotes, le temo a toda la musaraña que mi cruel cabeza recrea, sin darme la oportunidad.

Allá fuera, las fieras no son tan grandes como parecen, sin embargo dentro de mi poseen la fuerza para destruir~me.

Quien tiene el mando, que le de deshabilitar a la opción, que me arranque el “chip”.

Puedo dormir para siempre, en los cuatro pasos que conozco, sin rasgar más la podredumbre de mi alma triste.

~…sin más… esto eres~

Alma rebelde, colmada de maldad, vagas en tu propia tiniebla.

El desprecio más grande lo traes incrustado en tu propio ser.

Deja de mendingar el amor, cuando en soledad laceras tu cuerpo y ahogas tu espíritu.

No existen miradas amorosas para ti.

No tendrás complicidad mágica.

No busques más… acépta~te maldita, estas en la miseria.

Re~conoce que las barreras de tu esencia están podridas.

Eres incapaz de engendrar algo bueno.

Cuando hablas te salpica sangre y pus… tus entrañas apestan…

Acépta~lo… es momento que tu cuerpo se desenrede, sientas el fuego, el odio, deja de luchar por ser quien no eres…

Seguirás maldita y rota.

~…disipar~

Creías que era cierre mágico, tomaste con toda tu vileza, tiraste, separándo~me..

Desprendiendo mis dos lados, a uno le dijiste: no más…

Fui tan ilusa, corrí a despedir~me , a besar~le como nadie lo hacía.

Quedé vagando en un sin fin de pensamientos incomprensibles.

Agarraste la otra parte que quedaba de mi, la pegaste en aquel muro donde yacían las memorias de un tiempo.

Juraba que alguna parte de ti, tendría la magia para volver a cerrar las pelusas sueltas que re~corren por nuestros cuerpos.

El olor a muerto está muy cerca, solo se me pegan los espíritus que abandonan el cuerpo, ya no quiero darles respuestas.

El único toque que he tenido es cuando me abandonaste, adhiriéndo~me a la cerca.

Te he mirado de frente, temblorosa, absulutamente impregnada de cariño.

…solo se te ocurre moverme, a donde me de más humedad, para que el proceso de que el musgo me posea sea más rápido.

Tres cruces frente a mi, todas con tu bendición…, mientras que a mi me arrebataron el crucifijo que me protegía de las ánimas.

Me cruje la serpiente venenosa del desprecio.

Pido ferviente que se pudran los pedazos de velcro de mi ser para claudicar la historia.

~…vibración amorosa~

Está ahí, detrás del sonido del timbre, a la espera del roce de su mano.

Al contacto de una mirada, permanece aún cuando re~sopla su tormenta.

Con sus oídos dispuestos, con su emoción alerta.

Cuando todo queda en silencio, se pregunta…,

si el contacto al otro lado será igual.

Aunque su interior conoce la respuesta, mantiene el encanto, es la satisfacción que da entregar.

~…invisible~

Aunque todas las ganas se quedan en el limbo.

Mis pinceles se quebraron, se me acabaron los colores.

Él, es una obra de arte, resalta su esplendor, deslumbra.

Quedo anonadada, con el fraseo.

Observo mi teatro destrozado, las máscaras robadas, las líneas repetidas.

No tengo hierbas para ahuyentar a los espíritus, que le temen a los escalofríos.

Estoy buscando la cuerda invisible, que me ofrecieron los seres de luz, esos que me susurraron su nombre.

Anoche acorralada desvanecí, me prometí no regresar, fui despertada…

Las voces que hacen eco a mi sentir me dijeron: estar alerta.

Abro los ojos, están ahí apabullando los sentidos, ¿quién pudo dibujar en su rostro esos ojos que devoran la vida a detalles?

¿Quién le otorgó la fuerza interior, y ese cerebro hambriento?

Sin importar quien fue su creador, ni porque lo mece por mis cercanos valles oscuros, se le agradece.

~Cartas para éL~ (cuando empezó)

By Vestio
El día que empecé a escribir ~Cartas para éL~, no tenía planes de que llegarán a mi blog, aunque siempre supe que las dejaría en un lugar público, para que algún día.., alguien se sintiera identificado.
Sabía que las llevaría a papel y las dejaría en tierra lejana. Para mí, ha sido un proceso de reflexión, una oportunidad de crecer y acercarme a una versión de mi, que estoy empezando a conocer…
Jamás pensé que enviaría el inicio de estas mismas cartas, a el causante en el sentir, pues hubo una desconexión emocional.
Una rupturas de esas “del alma”, errores que se comenten y llevan consecuencias.
Así que cuando éL, se despidió de mi, empecé a escribirle a mano, cartas en una libreta que algún día dejaría, en algún lugar cercano de los que tenía conocimiento que éL frecuentaba, o en ese mismo lugar que tenía la certeza que entraba.
Al paso de tres meses, volvió; no supe cómo reaccionar aunque todo en mi era alegría, he temido por un adiós inesperado, porque la vida se acabe, o cualquier otra circunstancia.
Medió la oportunidad de llevar esas cartas a su correo, no guardé las originales, las envié tal cual estaban, sucias, con tachones, con agua derramada, con mala ortografía, con mocos de esos que salen líquido de tanto que lloras, con la tinta corrida… un desastre, pero ahí estaba todo el sentimiento y frustración vivido.
Todo el desapego a fuerzas, la lucha, las ganas, el desánimo, la tempestad, la soledad, el amor… la incoherencia tampoco faltó, todo está allí. No tuve que hacer una recopilación de lo que creía correcto.
Ni tuve que filtrarlo, si no que páginas mal arrancadas de la libreta y hasta rotas, son ese inicio… que jamás pensé que llegarían a su casa.
Hoy, me siento sobre el recuerdo de lo que creo que dicen, y el sentimiento actual.
De estas cartas públicas, donde evitó decir su nombre, como si para mí el querer siempre fuera un delito, una ilegalidad a lo genuino.
En el enredo de persona que soy… tengo mi sentir, mis formas de querer.
~Cartas para éL~no es una ficción en mis latidos, ni es algo para deleitar a otros, es mi diario público, mi cariño expresado en letras, lo que me hizo tener esperanza en mi misma y por ende en otras personas.
El despertar mis sentidos, mis ganas aún con toda las situaciones… estás cartas son un constante agradecimiento, una forma de honrar en vida a ese “Brujo”.
Que es una forma de decir hiciste magia en mi… porque la hechicería de la que hablo comienza con atención; con detalles, con escuchar, con compartir, con la palabra, con la dedicación a otro ser humano, es el poder de acción.
Es tan fácil… y a la vez es tan complejo entregar, acompañar, ser sinceros... la belleza de esta entrega es que aún en la distancia, en la dificultad que tengo, y lo pueda tener el “Brujo” en la vulnerabilidad de nuestras condiciones… ÉL, es un respiro de vida en mi ser.
No me quiero esconder, porque recibo “un beneficio” el cual necesito, no quiero tener miedo a decir que quiero, ni estar espantada, ni sentirme amedrentada por lo que pueda pasar, o si expreso algo público sea usado en mi contra cuando nada malo tiene expresar las emociones y cariño.
No estoy haciendo daño a nadie en expresar, la grandeza y gratitud que siento por este ser humano.
Mi versión de ~Cartas para éL~, siempre serán un homenaje al amor y el respeto a la vida.
~Parte de mi verdad, mutable~
~Aileen~
Foto colaboración de Vestio

~…des~conoce que morirá~

Merodeando el bosque.

Zalamería de zorro viejo.

Husmeando las humedades.

Fija la mirada, se re~lame,

adelanta los pasos…

La presa se mueve entusiasmada

ignorando que pronto…, morirá.

Baila, con las criaturas de la selva.

Habla con los duendes; los gnome

juguetones se le suben por su vientre.

…el lobo, ~se adentra con su fuerza~.

Haciéndo~la, delirar entre…, dolor y placer.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑