~…momentáneo~

Me sujeta con fuerza diciendo: -¡que bien hueles!

Tira de mi cabello, toma bocados de mi cuello.

Sus manos hambrientas comen, del exceso de carne que bordea mi cintura.

El crujido de nuestros huesos, invocan una danza, cuasi mística.

El roce de mis senos contra su pecho, mientras aprieta más fuerte el abrazo.

Un involuntario gemido de nuestras feroces neuronas indiscretas, contonean mis caderas.

Cuando con su explosiva voz dice: -“no me sueltes aún, quiero estar impregnado de ti”.

El estridente gemido, es una huérfana nota musical de nuestros suspiros; cómplice del instante.

La interrupción rompe con la magia, nace la rabia que desvanece nuestro efímero encuentro.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: