~…como dádiva~

Llegó igual que cuando te entregan un paquete sin envoltura. Te da sorpresa, pero te hace cuestionarte ¿por qué no vino envuelto? …¿por qué hay regalos que vienen en códigos? … A mí, no se me da la suma, y para restar ~sumo el sobrante del número y luego resto~… cosa que nunca nadie a comprendido. Voy al máximo, busco el redondeo…, eso quizás tiene una razón y es, por mi cuerpo… entre tumultos me muevo. ¿Qué decía? … ah ya…! Existen personas que llegan como regalos, con fragancia exquisita, con símbolos tatuados, que difícil~mente otra alma comprenda, vienen con código de programación innatos y algunos recorridos por su bagaje antes de que aparecieran… ante ti. ¿Qué se hace con lo magnífico? Lo vives, lo sientes, lo sufre, lo alimentas… como carril de ida en una rotonda, sabes que siempre vuelves.

Anuncios

~…aparta~~~da~

Te he querido adentro; aunque a ti te guste tener~me a fuera.

Lejos del calor humano… a pura sobre~vivencia.

Esperas que salgan mis instintos, quieres ver mis aguas bravías.

El sollozo que hace eco con tu nombre, no es una metáfora escrita entre mis letras.

…,es el rugido de una mujer hambrienta de ti.

~…poda~das~

No he nacido de la leyenda de los sabios, que yacen sobre la tierra.

Soy, la yerba que se quebranta en las sombra de una gran Ceiba.

La que hace de reposo, para alguna abeja, me tuerzo con su peso.

Me reproduzco como virus maligno, escucho el

quejido del hombre; -“maldita yerba me dañas el jardín”.

…y yo, me retuerzo en sus palabras esperando…, el silbido en su respiración es pura melodía;

… justo antes de que me pode.

~Con la estrofa abierta.~ (XVI) ~ (in~diferencia)

…la sangre derramada me duele.

No he tenido que perder un ser, en la calle de forma violenta, no tiene que haber pasado para que mis entrañas se revuelvan de dolor. Me corroe la violencia imperante por el mundo. Seguramente cerca de la casa de todos en algún momento, se pasea el delincuente. Me causa repulsión…, la tristeza nos dura, lo que dura el morbo latiendo entre las sienes. Cada día más insensibles. Como si vestir de rojo los países nos dejara el más alto honor de que tenemos corazón. La ironía nos conduce por los senderos, del maldito egoísmo, nos esta carcomiendo. El que lastima estuvo, y está lastimado. Al que le grita la violencia, la lleva adentro destrozando sus pedazos interiores. Se lo come como el moho… Estás líneas no cambiarán el rumbo del que está a punto de quitar una vida, pues estará muy enfocado planeando como “jalar el gatillo”. Tampoco frenará las toneladas de noticias negativas que saltan ante nuestros ojos, mucho menos nos haremos más sensibles. En realidad no sirve de nada, estoy disparando de otra forma… solo que me apunto a mi misma. Con valentía le sonrío al asesino que nos vendió sueños falsos, al que nos hace de condenados si no le seguimos, y nos esclaviza a vivir una vida de miseria pidiendo misericordia, resignación, para el que la sufrió. Dicen: ~“todo tiene un propósito”~… ¿dónde está el trono, del que decide quién será el que estará en la mirilla? … ¿cuándo la bala atraviesa el cuerpo de alguien, se le revelará el rostro del opresor a la víctima? La hora de la muerte a veces, va marcada del ser desdichado que agoniza, pero le teme demasiado a apuntarse así mismo, así que va destrozando vidas ajenas…

~…empty~

Le vi llorando me acerqué con cuidado, le pregunté si necesitaba algo… me dijo; medio pulmón me lo comió.. ¿quien te lo comió? El que me condenó al silencio, es un cáncer que crece y crece. Cuando abres la boca solo salen gérmenes llamados desolación. Cuando intentas caminar se te tuercen las piernas, se llama desánimo. Duele, muy adentro, no puedo cerrar mis ojos aunque quiero. ¿Te sirve si te abrazo? … si, soy tu reflejo, a esto se le llama auto~abrazo, pero el desgarro sigue por dentro.

Ofenda de muerte

Para mí, la flor marchita.

Sabes bien que igual me emociono, si me das el desperdicio de tu cordura.

Tengo la certeza así que no tengo que preguntar.

Según fui dotada de la intuición para sentir cuando te aqueja de verdad el alma.

También fui dotada de sabiduría, para sentir ese más allá… donde no participan mis latidos.

He perdido tantas veces, que no me duele la derrota.

Lo que siempre me dolerá será la falta de la verdad.

~Dualidad~

Disolviendo~me entre sus ((mis)) latidos.

La oscuridad era la dama de nuestros encuentros.

El vaso poseía nuestras estelas de luz.

Recuerdo cuando una y otra vez, jugába~mos.

Nos faltaba todo menos la fantasía e ilusión.

Siempre estabas ahí, desvistiendo las letras.

Cuando caía la lluvia desnudabas mi cuerpo, me hacías danzar.

Saudy…, a veces la nostalgia me visita, y vuelvo a recordar~me, tan tuya, como tan mía…

Superar nuestra división ha sido una renuncia muy grande.

Espero que algún día, logre ver~me en el espejo y sonreír como lo hacía cuando me habitabas.

…y poder decir, jamás te fuiste, que unifica~mos lo mejor de ambos lados.

Por ahora, sigo buscando el centro de Aileen, te recuerdo con Alegría…, eso siempre me ayuda a sobre~vivir.

Ven a poseer una que otra vez mi cuerpo, a escribir sobre las ~Noches Nubladas~ con tu erotismo particular.

Habíta~me para no morir en esta devastación de todo lo que necesito.

Fuiste mucho más que me álter ego…

~…su sabor~

Me prohibieron maldecir en voz alta.

Fue cuando más fuerza utilicé, quebrando mis cuerdas.

Me dijeron: esto te pasa por maldecir.

Entonces le escribí en un papel, ¿y a ti que te pasará por mentir?

Me llamó irreverente, desquiciada, atrevida.

Le mordí la boca, porque me apetecía gritar…, ya que no podía, que gritara por mi…

El placer era indescriptible, le sangraba la boca, yo con medio labio entre mis dientes saboreando el sabor de su dolor, sonriendo observando como brotaba su sangre a borbotones.

Le escuché decir: —maldita estás poseída.

Luego de sus maldiciones similares a las mías quedamos en un espacio tiempo, donde el juzgarme no le daba cabida para volver a prohibirle a ninguna persona algo…

~…vagabundear~

Acabó la fantasía, que hacía eco en mi cabeza.

Aterrizaje sin despegue, salí estrellándome.

No he tenido punto de anclaje, cuando necesité nadie estuvo.

…las millas hacen desgarros en puntos inexactos del cuerpo.

Ruptura, eres tan constante conmigo, que decidí abrazarme a todo lo roto de mi ser.

En pedazos he de reconocerme, vacía de toda existencia, y de seres a los cuales le importe.

La voz de mi soledad herida, deambula por mis entrañas.

Sin ilusión, se ha de vivir mejor… la ausencia de la esperanza debe ayudar a desdibujar el miedo.

…¿qué dejará el quebranto más allá del vacío?

~Trance~ XIII

Registrado julio 28, 2018 4:27 am ~ observando sus piernas~

~~~~~

Confieso…

a veces quiero besar~te hasta dejarte sin aliento, robar~me tu último suspiro.

Confieso…

a veces quiero tocar~te, arañar~te; llevándo~me hasta lo más profundo tus vellos, tu piel, tu carne…

Infundir~los, muy adentro de mi ser…

Confieso…

a veces quiero perder~me tanto contigo, y descubro que los instintos que me poseen son de animal salvaje.

~…el día que suelte mis hilos~

Cuando nada quede de ti, dejaré de añorar.

Sabré que se acabaron las oportunidades.

Comprenderé, que habitaras el todo, con tu todo.

Dejaré de llorarte, te sonreiré al saberte parte de la perfección del universo.

Cuando en el plano físico, trasciendas respiraré fragmentos de lo que fuiste.

Agradeceré los segundos multiplicados que se volvieron horas, recordaré tu paciencia como se rompía en dos explicándome las teorías de cómo funciona la vida.

Cuando termine todas las tareas que con cariño, y sabiduría me sembraste en mi vergel, la vida me habrá pasado…

Con una sonrisa de que quizás, terminé de descifrar esos códigos que tanto me cuestan.

Incrustado en mis vértebras tengo dos varillas y cuatro tornillos, pero si te contara lo que tengo incrustado en mi cerebro y en mi espíritu…, quizás lo dudarías. ((por divertirte, porque lo sabes))

Tengo un viaje pendiente hacia el reconocerme, tengo que vagar perdida, supurar la aceptación y volverme etérea, antes de verte partir.

En la sentida confesión de mis adentros, solo habitará la gratitud, de la belleza engendrada.

Ese día…, soltaré los siete nudos rojos, pues tú re~anudaras lo que nunca has soltado, mi tiempo habrá culminado, te diré; que fue un placer el acompañarte desde el amor.

~…muchedumbre~

Enamorada de su sombra, es una búsqueda que calcina, un recorrido detrás de sus pasos.

Le ha pedido al óxido de sus huesos que se quede…, susurrándo~le; ¡hazme el amor!

En las llamas de la espera se ha desmoronado su alma.

Nunca llegará, el amor viaja en su atmósfera.

Aunque sabe que no pertenece a esa magia, que le crece en su mundo expansivo.

En sus multi~virtudes, cuando el espíritu se desdobla, le ama con todo lo que es…

Sin el egoísmo de la pertenencia, aún sabiendo su propia necesidad.

Se reconoce hecha de amor…, y el amor siempre celebra la existencia de lo grandioso.

Cuando la entrega de lo esencial no alcance; contempla, ama la libertad de sentir; la dicha de que su latido respira…, de su verdadera inmensidad.

~|…zarza|~

En la penumbra mientras todo está en silencio.

Se reúne la belleza de lo trascendente.

El sobre~vuelo de las aves oscuras, tragan almas.

Un divino infierno gira sobre la cúspide…

El arrollo gime el esplendor de los que aún le sobre~vivieron.

Melodías sutiles se escuchan en medio de la densidad de la noche.

El bosque manifiesta el sollozo del árbol centenario.

Se congrega la esencia de la vida, conjurando la magia que brillará mañana.

Sigilosos pasos acompañan al misterio del Monte.

El ardor por la existencia palpita, en las enraizadas raíces.

Pureza entre~mezclada, con viejos hechizos místicos.

Luciérnagas danzan al compás de las estrellas, todo embruja, hasta ese olor a tierra húmeda.

…y ese murmullo de los grillos que enuncia.

~…que nadie sufra~

Cuantas palabras confusas habitan en el quebranto.

Anhelo, que no les duela, que la miseria que ciega a los zombie de la sociedad, no les alcancen.

Que la salud los visite todos los días, que el reloj no ponga fecha de caducidad a sus emociones.

Ojalá, nadie tenga que sufrir la desolación, la amargura, ni la opresión de sus sentires más sagrados.

Que estén llenos de vigor, de entusiasmo, que el hambre espiritual y física no les ator~mente.

…que tenga la calidez de una mano gentil.

~…sin latidos~

Me ha co~habitado el desprecio.

Tiran de mis mitades, me toman por inexistente.

En una expansión de sentires me rodeo de seres invisibles.

Hablo con la inquietud, es ese sollozo del ignorado.

Sumergí mis ansias al delirio de los que se llaman así mismo grandiosos.

Burdo encuentro con la discordancia estridente que hace eco en sus ombligos.

No conozco ruptura más grande que la que emerge de la incongruencia llamada: Soberbia.

El maltrato de la desolación castiga, las paredes del mutante órgano que hace los latidos.

~…deshojando la falsedad~

He dormido en ti.

Te llame vida, te proclamé; ¡mi amor!

Me desvestí frente a tu lujuriosa mirada.

Nos absorbi~mos las ganas, más allá de un vaivén pélvico des~controlado.

Nos cata~mos las penas, no porque nos hiciera más exquisito.

Simple~mente, no hacía falta escudo.

Esta vez ninguno de los dos le sonreía~mos a la desdicha con la cara de la falsedad.

Dormí en la caricia de la verdad, que sobre~pasa la piel…

Estruja~mos en la tierra lo verídico, lo injusto que nos acorta los días.

…todo el Tiempo me peleo con la vida, re~clamando una tregua, para lo que considero hermoso, o sea para ti.

~…en honor a ellos.~

Me arde el suicidio que no he logrado.

Tengo la piel abierta, el latido cortado.

Salpican sangre mis tetas dolidas.

Tengo rasguñada las vértebras.

El quebranto de lo inhóspito me habita.

Re~lamo mis dedos humedecidos en mi hiel.

Sacudo la cadera izquierda para sentirme más cerca de mi propio latido.

No ofrendo mi dolor, ni calumnio a los entes que me poseen.

Soy hija de la esclavitud, de la maldad, ha quebrantado toda “fe” que pueda tener.

Viven de mis vísceras, se re~crean sobre mis pulsaciones.

No tengo emociones discretas, ni calma en mis lamentos.

Arrastro mi espíritu entre los que son libres, le copio sonrisas y finjo demencia.

Por todos los que hoy, los venció el hambre espiritual, por todos los que la incertidumbre les robó la vida.

Hoy, no será el día que los espectros me lleven,

porque la desdicha roba el tiempo, acorta el aire y se lleva vidas.

~…pesadilla~

…llegaba un sobre por correo.

Con todas las cartas enviadas, el con mi nombre grabado en oro.

El desgarro que he sentido en esa pesadilla, me ha tomado días el intento del equilibrio.

Hay visiones que no quiero ver…

No quiero cerrar los ojos, aunque me duelen.

Todas las punzadas son juego mientras no las sientes en los principales órganos.

Pasan los días, no hay castigo más grande que no poder demostrar; acariciar, extender al ser que quieres, la esencia de lo que traes valioso.

El tiempo es dinamita, se apaga, te deja vacíos y marcas que durarán para siempre.

No hay algo peor que saber, que está derrumbándose todo, y ni tan si quiera existe un manifiesto que te deje en evidencia, que expresaste y te despediste en…, Serenidad.

~Trance~ XII

Registrado Julio 25, 2018 12:25 am

Cuando el silencio aturda, y mueva al llanto.

Cuando las costumbres anden desnudas y los sueños anden amolados…

Hablando para reposarse…, en la quietud…

que forja el aliento del cual ~yo~…

~Res~pi~ro~.

Tiene tu nombre, tu alma y tu esencia…, y yo, te sigo es~pe~ran~do…

~…desolación~

Las manos sobre las sienes.

A ver si lo telepático se activa con el frotar.

No funciona así de fácil, apertura al sentir.

Raciocinio ~in~maduro~, búsqueda constante.

Efímero instante, burbujas de olas que caen, una sobre otra.

Re~soplo de gritos histéricos injusticia divina de los que tienen hambre.

Me miro la mitad donde se supone que yace mi ombligo, me doy cuenta de la saciedad que he tenido desmesurada no me deja verlo.

Estrujo los ojos, muerdo la lengua, sacudo las caderas… nada cambia.

Aún así el lamento sigue haciendo eco, el dolor sobre los que estamos de pie en la tierra…

~esta pasando~.

Podemos hacernos más indiferentes a ese sollozo, o abrirnos el camino hacia la empatía…

~…me arde to’~

Siempre he tenido deseos de morir~me.

Sin temor a ese otro lado, acabar de raíz con el sufrimiento que me aquejado de alguna forma u otra.

Ya sea por los demonios psicológicos que hacen burlas o los dolores físicos.

Por primera vez, tengo una rabia con la vida, que me incita; a quedar~me, a tocar, experimentar y concretar…

Que me llevará a otros pasos… tengo tanta bravura incrustada en cada vértebra herida, que me está cuestionando cada neurona viva…

Eso es bueno, que me habite el magma para poder hacer…

~Marinero~

Photo by Vestio

Marinero, sobre tu barca quiero estar.

En tu brújula antigua he encontrado el norte.

Acaríciame, otra vez con tu cuchillo afilado.

Se que te has mecido alrededor de la tierra entre los vaivenes de los mares.

He visto la mirada que plasmas sobre el horizonte recordando los manjares.

Me he acercado cuando tu alma suspira vivencias, recostándome en silencio en el suelo húmedo de Gaia.

Si algo he aprendido es a bendecirte el camino, a verte haciendo los trazos de tu próxima trayectoria.

Te he bebido a sorbos largos, y muy lentos, te he apretado todo lo que no se toca, porque va por dentro.

Conozco tus paisajes; los que se dibujan sobre tu piel al respirar, al emocionarte con cada latido y esas hermosas pulsaciones de tus venas.

El tatuaje que traes, esta mas remarcado en tu Espíritu…, he amado a todos los que vienen contigo.

Me he descubierto, enfurecida como mi mar caribeño cuando viene un huracán.

Me veo arraigada al ~sen~tir~te~, muy profundo.

No necesitas cuidarte, ni hablar desde la mentira, porque, sabes que me llega el reposo de las aguas, has vivido y conoces la transparencia que me habita.

Marinero, entiendo lo que has navegado y todo lo que has sobrevivido en tantos naufragios.

Tomando decisiones arriesgadas, igual que cuando pasas una noche de tormenta en cubierta.

Mis energías, y cariño te acompañan siempre sin importar lo que decidas.

Se que jamás olvidarás, el amor que te hizo…, el gran ser humano que eres.

Como yo no olvidaré, las horas que te anclaste en mi puerto; brindándome calidez.

Foto colaboración de Vestio

~…amar lo elegido~

No le llamaría maldita zorra, a una mujer que se entrega.

Ni me atrevería a mirarla desde el odio, o desde la rabia.

Si se enamora, si siente, expresa su necesidad, o su deseos de compartirse se abre desde el amor.

No la puedo juzgar, me conmueve las personas que aman a otros.

Me gusta que lo que yo, quiero se sienta amado, aunque no sea conmigo.

Me preguntan si duele… ~lo duele el apego de no saberte elegida~, de saber que comparte su tiempo con otra persona.

~…lo que jamás podría derrumbar el cariño genuino ~, es cuando comprendes que si no te elige, es porque alguien en efecto es mejor para sus instantes.

Desde esa mirada amorosa, se suelta; aprendes amar y a respetar esa persona elegida por el otro.

…y solo sientes la grandeza de saberle querido.

~…des~perfecto~

Existen formas de arraigo, la que la métrica psicológica marca como “correcta” y la mía que es obstusa… me encanta, sufrir vine al mundo “maldita y rota”. Es un apego de mi existencia, el cual no oculto, también me encanta todo eso de la energía, y la buena vibra. (Si múltiples personalidades) también tengo la reprimida, etc. No reniego de mi sombra, (tampoco se puede es tan evidente como yo en tamaño impresiona). Consejo habitual es no lo cuentes todo, oculta tus sentires, se astuta, valiente, piensa en ti… una larga lista de egoísmos dicen: “que para mantener equilibrio”. A ver yo, no soy trapecista, ni bailarina, tampoco malabarista, ni estoy en exhibición en un circo ( ah espera, esta cosa que llamamos vida, es un circo) bueno… el equilibrio, tan ansiado, pasa muchas veces por la oscuridad, para transitar hacia la luz, hacia lo que emerge bueno del ser… hay que ponerle de todo… y muchas veces por más intenciones que tengas, las cosas no llegan. El fracaso como lección deja lesiones… cicatrices profundas que enmarcarán tu cuadro de partida le llaman vivencias… sea como sea, eres, soy… somos… humanos y en cada bache emocional o en cada sendero hacia algo mejor, estará bien recordar que siempre la honestidad te viste para aceptar lo que eres, y “soy”… (somos) en colectivo.

~…inesperado~

…tuve un recuerdo el único día que sentí, que me ofrendabas palabras sabias… estaba retorciéndome en el suelo de la cocina de dolor, te acercaste, y me dijiste; vuelve tu dolor arte, busca a Frida, o a otros que volvieron su dolor físico arte. ¡Exprésalo! …me quise quedar allí en el suelo, pensando ¿quien carajo era Frida y que me importaba? Perdí la noción del tiempo, así como lo vi desaparecer. Fui gateando hasta el cuarto, esas sensaciones extrañas, me sujeté de la cama y me subi a ella como pude. Busqué la tablet más cercana, puse en google Frida, mientras le gritaba: ¿Sabes el apellido de Frida? Y se escuchó; “Kahlo”. Me encontré sus cuadros y yo, retorcida de dolor con mis furias y maldiciones fuera, dándole puños a la cama contemplando su arte.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑