Ofenda de muerte

Para mí, la flor marchita.

Sabes bien que igual me emociono, si me das el desperdicio de tu cordura.

Tengo la certeza así que no tengo que preguntar.

Según fui dotada de la intuición para sentir cuando te aqueja de verdad el alma.

También fui dotada de sabiduría, para sentir ese más allá… donde no participan mis latidos.

He perdido tantas veces, que no me duele la derrota.

Lo que siempre me dolerá será la falta de la verdad.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: