•~…melodía al vuelo~•

… me anticiparon

una pluma delicada.

Son caricias aterciopelada,

te escribo con la suavidad

de las nubes…

Con la misma que te beso.

El rubí que gira en tu pecho

se hace sentir.

Cuando reguardo mis alas,

en el cobijo de lo esencial.

~Palpito de mis suspiros~.

Mis labios no ocultan

que traen células de los tuyos.

Me bebí todas tus sílabas…

Cada día las sigo saboreando.

Anuncios

•~…invitación a usar~nos~•

Sabrás de lo que hablo…

¿Cómo me paseo por tus libros de Séneca?

¿Cómo puedo gestionar la filosofía de su decir, dentro de ti?

¿Se reinventará el tiempo de la clemencia, y lloverán sagradas letras?

La incertidumbre es un estado emocionante, siempre y cuando algún día se sacie la sed.

He brincado letras…, porque el pacto es el pacto, los secretos, y los cuidados me gustan.

Sigue latente…, el inter~cambio, para rayarnos las curvas de las letras hasta destrozar el papel.

•~…revelación sagrada~•

Observar lo que tus ojos le atraen, es hacer llover adentro, inundar el centro.

Soy un diminuto punto de arena entre tanto universo, en la multitud de otros granitos de arena, formó figuras.

La humedad de la tierra sabe que vives en el fluir de los elementos.

Intento alcanzar lo que palpita, invento formas de llamar tu atención.

Te pido una y otra vez, esa sentencia de mi decir enamorado.

Geometría sagrada sin descubrir viaja por los multi~versos.

Mi espíritu enaltece el instante que se entrelaza nuestro tiempo.

•~…no estoy alelada~•

Los nombres se pueden escribir entre~líneas, disimuladas usando letras que hacen referencia.

Se puede hacer muchos juegos con las emociones de las personas, y las palabras.

La honestidad se vestirá de claridad, siendo ella la opción de mermar el imparable llanto que sobrecoge a un alma sensible.

Puedes nombrar sin dar mención, puedes aludir a sucesos y estados de sensaciones vividas.

También queda la marca en el alma, casi invisible para el cuerpo, y un aroma imperceptible para algunos.

Hay muchas maneras de estar con otros, sin que estén, y muy poca manera de engañar lo que realmente hacemos.

El ser tiene infinita sabiduría, nos van matando el poder de sentir, elegir, e incluso el de escuchar.

Nos van sedando, encausando a donde nos quieren llevar… siempre que la revolución interna se active de seguro te guía hacia lo verdadero.

Cierro los ojos aprieto fuerte mi lado izquierdo, sigo creyendo, que el sendero con todo…, y sus claros~curo tiene magia del interior…

•Sad•

La tristeza me puede…

A veces quisiera ser una inconsciente, desmedida, no tener nada de valores, ni sentires.

Estos mismos que me agobian, que me hacen ver cosas quizás fantasías o fantasmas en donde supuestamente no existen.

Estoy cansada que me pasen por loca, por incoherente… como si el sentir fuera ciego.

No lo es…, lo hacemos ciego a conveniencia.

Lo que no queremos ver, o incluso llegar a intuir sin mucho esfuerzo.

Debo detener lo que me empuja al vacío, sin sorpresa alguna se que soy yo misma… por mis formas.

Cuando más necesito la ausencia me recuerda que a nadie le importo.

Recoger mis pedazos una y otra vez, con la esperanza de seguir creyendo.

Aunque algo muy adentro me dice no puedes arrastrar más… el lastre es mi espíritu herido.

Sin fuerza, sin aliento… vuelvo a intentar transitar la oscuridad.

La columna rota se aqueja sin piedad, el síndrome equina me ruge las entrañas, el maldito calvario me vive…

Y yo… sigo muriendo, demasiado aislada, con un poco de sustento caritativo, quizás sólo es… un invento más de mi imaginación.

•Sostenidos•

Existen palabras en medio del silencio, se sostienen entre los cuerpos.

Abrazos mudos que danzan por el sentir.

El jadeo incita a la violencia interior a resurgir en el vaivén pélvico.

Exhalamos uno al otro, sabiduría interior nos aferra, nos vence.

Somos el acto seguido del punto suspensivo.

Llego al final cuando su baba cae por mi vientre.

•~…al payaso de mi corazón~•

Photo by Vestio

¿Por dónde se empieza a hilar el amor?

¿Qué tendría que ofrendarle a la vida para qué me de más instantes con él?

¿Cuántas palabras y actos tendría que enfrentar para darle el inter~cambio de mi alegría?

Como podría expresar como le siento, le respiro, y lo inmortalizo cada día…

Que se hace con toda la sensibilidad que divaga entre mi alma y mi cuerpo.

¿Se puede tener peticiones especiales con los seres celestiales?

Intento voltear dejarle fluir sin mi insistencia de sus segundos compartidos, siempre vuelvo al centro.

A esa intensidad que le besa los defectos, las frustraciones y le hace caricias sagradas a su alma revolucionaria.

Le hurgó en los sentires profundo, porque quiero que su huella se quede en la tierra para siempre.

Que sus letras, y su visión fotográfica, su arte y creatividad sean eterna.

La mejor forma de amarle es venerando cada locura que nace de su ser, para sacar sonrisas.

Aunque le agobia mi insistencia, también conoce la nobleza de mis instancias.

Siete hilos brotan de mi pecho, con ellos el arcoíris de siete colores le dedico, siete notas musicales, y siete veces le hago nudos suaves que le aten a la tierra…, un tiempo más.

Agradezco que seas el payaso que mi corazón elige cada día, para compartir la dicha de sentirle… ¡Vivo!

Fotografía colaboración de Vestio

•~Psycho ManueL~ ((gana la partida))

Me enfrento a un “Boss”, apostando que la vida es como un juego de video, que por más que muera volveré a revivir para darle otra batalla. Le cuento a ManueL, mis planes y me dice: ~que le diga a mi madre que se ponga el traje que le da la telaraña de mi padre cuando le echa un polvo, a ver si así se convierte en la mujer araña, y que yo… me agarre de los murciélagos de su cueva, para atracar todo lo que venga. Como Marvel está de luto, él quiere que le meta dosis de lo erótico, pues quedo traumado con la película de “Luciferina”… Me dijo; ~que la tenía dura…, le pregunté qué… y me dice: ~que mi cabeza siempre tira para la entre~pierna. Menuda inteligencia tu tienes… esa costumbre con lo del sexo, que vamos…¡ay, ay! Hago rabietas y me recalca que solo hablábamos de la almohada, que lo que sucede es que siempre lo quiero llevar al huerto a comerme su fruta madura… no te bastó con el maratón ayer de ocho horas, anda ve a desayunar… deja el cuerpo descansar. Aprovecha a mear, y de paso ahí sentada mira ver si te liberas de algo más… por si paso por ti más tarde poder tener menos toxinas. Me quejo, rabiosa y a la vez sonrío… dice: ~que tengo una bipolaridad que se ajusta a los que se me cruzan, por otro lado. Realza con entusiasmo que estoy aprendiendo aunque me estoy volviendo algo cabrona, que poquito a poco conseguiré cositas buenas. Cuando ve que voy cambiando el tono, me canta… “el tiempo que nos quede por vivir tú y yo nos pajearemos… ¡ahora no!, que acabo de comer”. Hago referencia vulgar a sus cojones, y él presume de que los machos allá en el Monte los tienen bien atados. Me adelantó sobre su publicación con nombre de otra mujer, como no digo nada, comenta cómo se nota que te estás tocando, que si no ya me hubieras dejado notar la furia. La sesión erotica ha sido suspendida, aunque te estoy provocando para meterte mi gusano. Es el anzuelo que uso para atraer, una vez vienen les hago un piercing en el clítoris y se quedan para siempre. No te enfades no te pongas celosa que te tiro un pedo. Le hago halago de que me gusta como narra…, ManueL tiene una manera increíble de ser espontáneo así que me responde. “…yo narro, porque tengo mucho recorrido por el mundo por eso he de narrar. Tengo tanto que si lo acoplas almo~narras, es que tengo tantas almorranas, cosa que no es lo mismo que el culo de un mandril con el ojete velludo y rojo. El mío está rojo, pero sin pelo… de narrar, narro algo… también es cuestión de leer en voz alta, que no es lo mismo que amarrar, porque si amarras a alguien lo estás atando y si lo atas y tienes látigo ya sabemos por donde van los tiros. Un poco de Cruella de Vil, coges un hacha y empiezas a cortar cabeza y será la masacre de Texas… entonces narrar me gusta un poco, sobre todo narro en la intimidad. Tú, ya sabes ahí con los aceites corporales según van deslizándose por las rodillas y llegan a los dedos…, y dices ¡ufff que me resbalo! Todo es un mundo, un condón gigante donde nos metemos y nos preservamos para el futuro. No soy narrador, soy trovador y toco la puerta (toc, toc) hay alguien… soy yo”. Así, se despide ManueL, tremendo Cabroncete que huele y hurga en las bragas de su suegra, porque dice que son más pequeñas que la de su hija, así se estimula para meterlo.

•~Cartas para éL~ ((Bendito ser))~•

A ti querido Brujo;

Por la esperanza,

el cariño y paciencia

con la que me creces…

(. . .)

No sueño contigo.

Despierto en ti…

Voy al igual que un girasol en busca del sol.

Me tuerzo delante de su mirada.

Igual que un ciego me guío por las vehemencia que hace el sonido de su voz.

Mis entrañas se alimentan del fulgor con el que capta la vida.

Tengo enraizado mi espíritu a los calambres que traen consigo su presencia.

Respiro a su ritmo, danza cuántica de giros impredecibles.

Un árbol pertenece, se arraiga a la tierra aguanta el clima…, la furia del tiempo, el desprecio de los hombres.

Soy una aprendiz de su estadía en esta existencia.

Sus hojas caen en otoño, me crujen las vertebras y sus colores me aferran a su tronco.

Esperar el invierno en la savia de sus asperas capas, me alimentan la fuerza de aguardar.

Trae el aroma a primavera metido en la juventud de su alma, tiene sus ramas colmada de respiros ajenos que lo invitan a seguir.

Sus veranos son la calidez que me crece por dentro, su gran sombra protege, es el sustento de mis ansias.

Le respiro…, sin que me quede una línea de su ser sin ofrendarle mi gratitud, y de este amor bendito.

Con cariño.

•Preñada de miseria•

Le escribí al dolor que aguarda en mis paredes.

Al resguardo de unos sentires insaciables, a el cúmulo de mis tormentos.

Frente a la gloria de mis pesares, me rendí.

Sin que exista la posibilidad de grandeza para un alma defectuosa.

No quepo en un mundo tan grande, sin embargo me acobijo en un cajón limitado.

La luz exterior me deja ciega, vuelvo al cuenco, a la grieta de mis adentros.

Sangra el delirio de una mente corroída por los designios de una creación…, que no supo enviarme armoniosa.

No señalo con el dedo las maldiciones acuesta, porque dice el empoderamiento, la psicología que todo está dentro de mi.

…y adentro solo retumban los ecos quebrados, la ansiedad, los espíritus encerrados, no encuentro donde abrirle el portal de mi ser, para que transiten.

Entre la psicosis, la fantasía, el creer y no creer.

El amor está manos vacías… así vibra mi vientre, a puro desgarro desprendido de no tener ovarios suficientes para hacerme de valor.

En el silencio y el ruido se jamaquea mi tornado.

Sigo estando sin estar, preñada de miseria, sin esperanza.

•~Cartas para éL~ ((tus atenciones me sustenta))~•

Querido Brujo;

Las aguas de mis adentros tienen manifiestos, toda mi piel agrietada por la sequía empieza a nutrirse.

Son los benditos encuentros…, el oírte respirar agitado re~viven mi vergel.

La grieta hace eco con tu nombre enredado, consagrado a lo más puro…, se re~vuelve.

Esa manera de acariciarte la cabeza, y ese diminuto parpadeo que asegura que tus ojos sigan lúcidos en busca de más…

El latido de tus venas es todo un espectáculo que hace que tu rostro denote cuando habla con pasión, o cuando ríe con verdadera emoción…

Observarte es abono seguro para todo mi ser.

~Con cariño~.

•~…alcanzando el Nirvana~•

He visto las batallas que no he experimentado en sus pupilas.

De igual manera he presenciado sus victorias.

Estoy ahí…, como fantasma que asusta, aunque no toque.

Desafío su paciencia, contra atacando sus sentires, llevar la contraria, intentando sensibilizar.

Un ser con piel sensible para las caricias, pero muy férreo para luchar cuerpo a cuerpo.

No me quiere dar la amabilidad de sus sentires, el sendero le ha dado muchas vidas.

Me parece bien, que se cuide.

…es admirable como mi ignorancia insiste, y no abandona.

Cuando escuece la deformacion de la mente, no existe forma de frenar…, solo queda sentir.

Los protocolos del servicio ponen a cualquiera en comando, a pie de cañón, difícil bajar la guardia.

Esperar nunca es fácil, rendirse tampoco cuando tienes el blanco en la mirilla.

Ser incongruente, no te da medallas, pero quizás alcanzas tu propio Nirvana.

Intento construir una balsa para ponerle de nombre “Kon-Tiki”, aunque mi tribulación sea solo yo, y el fantasma…, el mismo que le persigue.

Si veo los peces voladores, un crepúsculo impresionante en la línea del Ecuador.

Sabrás que al llegar la oscura noche sin Luna, cuando solo palpiten las Estrellas en el firmamento, estaré haciéndote el amor.

Mucho antes de que lleguen los meteoritos, los misiles o los extraterrestres.

•~…mechero~•

Solo me exhibe cuando cae la noche.

No le gusta que resalte los brotes de mis poros.

Solo me lleva por la penumbra, teme que lo reconozcan,

Al parecer los hoyos que hace la celulitis le afecta a sus pupilas.

Voltea la cara cuando habla buscando según él estrellas en el cielo, todo para que suene romántico.

Cuando le saludan hace que no escucha, para no tener que responder preguntas…

El contoneo de las carnes le pone los nervios de punta.

Dice sentir malestar para volver a meterse en la cama…, donde el calor y el menjunje no le incomoda.

Dura lo que dura un pabilo de una mala vela, aún así nos divertimos rellenando el mechero.

•Carnívora•

…me perdiera en la maraña de tus ideas.

Quisiera que me sirvieran un trozo de tu cerebro, no cuando estés muerto…, que me lo sirvan cuando estés ardiendo en emociones.

Cuando te doliera el sexo ahí quisiera estar, metida en tu virilidad, inmiscuirme sin reparo.

En ese momento que inventas una excusa para no herir, aunque termina sembrando la mentira.

Sería interesante estar en tu latido, si, si…, en ese que te incomoda, para saber la verdad de tu sentir.

En la exposición se muestra lo que más nos gusta, y nos acomoda…, pero me pregunto ¿cuál será tu plan?

•~…nieve contaminada~•

Copos de nieve embriagan mi ombligo.

Se acurrucan mis ovarios, contracciones in~exactas.

Puntos cardinales estallando…, guerras.

Latidos en colores enuncian que queda vida.

Escucho el suspiro del pájaro que emigra hacia otra tierra.

Debajo de las huellas, queda el lodo.

Cae la nevada… al derretirse sientes las ramas quebradas.

El magma te calienta las raíces del sentir, vuelves a resurgir.

•~…amor de vertedero~•

(. . .)

Trae consigo el olor inhóspito de la humedad, mezcla de lo podrido.

Estados en descomposición, aniquilando las esporas de los pulmones.

Pisadas seguras hacia el infierno, para acabar con el oxígeno sagrado del cuerpo.

Asegurar el aliño, con el cual cocinar los fuegos innatos del sentir fracturado.

Engullir la mafia de los sentires, el pecado sobre las neuronas cálidas.

Observar los vuelos de las aves negras, picoteando los restos…, ver la gracia de como se alimentan de pico en pico.

Polvo, brisa, sensaciones amargas; aún así el ~pal~pi~tar~ de los cuerpos sigue vivo.

Atendiendo esas células mutantes, agua estancada para saciar la sed.

En ese reflejo en el que puedes divisar, que el amor sea lo que sea, ó tome mil formas de espectro… te sumergirás… con esperanza de salir airoso.

•~Psycho ManueL~ ((mételo ya…))~•

(. . .)

Al estilo de Naruto, me mete un ninjutsu dejándome perpleja mirando sus huevos parecidos a los del caballo Tupac, los mismos que se encogen por el frío. Toda su risa abarca lo más íntimo de mi cuerpo. Empuña mis zonas menos amables al estilo de los Caballeros del Zodiaco batallando por el Santuario. Como todo viejo lesbiano seduce los arrebatos de mi feminidad. Se trepa sobre los tumultos de mi cuerpo, como buen capitán al estilo de su amada heroína da órdenes los agites hacen sonoras melodías de su tripulante entrando. Abusa de mi intelecto, mostrando las cicatrices de su tiempo, intento besar, y morder para dejarle la huella perpetua, al ritmo de los azotes pélvicos le canto: “mételo ya, sácalo ya”… ese éxito con el que me conquisto. Nos quedamos encajados como los animales…

•~…viaje~•

Photo by Vestio

Entre la verdad y la mentira transita la mirada.

Es una búsqueda inquieta…

Brusquedad que se hace rebosar entre los versos.

Un viaje doloroso para sus neuronas, esas que escudriñan creyendo en los pensadores.

Sin saciar su hambre… el ensueño de querer siempre más… el sentido de lo opuesto realza su escalofriante límite llamado: realismo.

Batalla con su existencialismo… está ahí…, aquí. Palpita marcando la pauta de su sistema de creencias…

Se arrodilla hasta ver la sangre correr en nombre de la fe.

Se puede agarrar de cualquier deidad, sosteniendo el tambaleo del debate; físico, y espiritual.

Foto colaboración de Vestio

•…desvincular•

Hueco abismal…

Arroja al vacío las bendiciones.

Le da cabezazos a la cordura.

Muerde solo cuando le apetece.

Penetra sin engullir la emoción.

Se sacude de cintura para abajo.

Sube su pantalón sin mirar atrás.

Macabro eco se repite una y otra vez.

Discordante compás tuerce el ritmo.

Trampero rompe los huesos ilusorios.

•~…sonido del alma~•

El espíritu…, tiene cadencia suena a lluvia.

Trae las esporas de la melancolía, impregnada en su mirada.

El silencio hace ruido ensordecedor de quienes rodean su hábitat.

Sentir y usar la empatía no siempre “sana”, a veces no libera.

Todo se escuece cuando observas al ser amado padeciendo sus dolores.

Quedar inmune para un corazón enamorado jamás será una solución.

Se inquietará, se sobresaltará hasta dolerse, porque quiere absorber toda desconformidad, si eso le abre la posibilidad de volver al sendero.

Cuando co~existimos en lo esencial, las incomodidades del otro también pasan hacer tuyas.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑