•…mi teatro, tu obra•

Acudiste al teatro querías ver mi obra.

Solo para pavonearte, buscar ese detalle, para lastimar, burlar…, estreñir más al dolor.

No lo conseguiste.

A minorar la grandeza…, era mi noche, mi escenario.

Desesperado porque necesitas llevarte todo los aplausos, subiste…

Una vez más…, tu risa falsa, con tus mismos trapos.

Las mismas estrategias, la boca llena de pétalos, las manos colmada de aromas y el latido lleno de espinas.

En tu alma solo florece la dulce tentación de destruir.

Sigues siendo tú… el mismo.

El inconsciente que brasa la caldera de la inocencia.

Se prepara su plato delicioso, y lo presumes al mundo, aunque comes como cerdo.

Escupiendo los detalles de lo verdadero, atracándose de otros infortunios.

Pobres doncellas, que aún no conocen el trasfondo.

Caerán unas cuantas más…

Ese merodeo de pedir desde la làstima… es tu única forma.

Se te encrespa la aparente dulzura… y a los dos dias necesitas de nuevo comer carnes frescas.

Por eso mi obra lleva tu nombre.

Dejando la metáfora fuera; al verme brincar, estirar las ancas y la papada de sapo.

Serías tú…, imbécil el que vendrías a besar los disturbios de mi mente… aunque ya no te pertenecen.

Antes de que se baje el telón se ve tu miserable ser, tiñendo de rojo mi cuerpo…

Los espectadores siguen creyendo que es parte de la función, hasta que pasan los días y no vuelvo a salir sobre el escenario.

Usar lo mismo definitivo te entreno para matar.

Sin embargo, vives la más terrible agonía; te calcina, te inquieta, te mantiene despierto.

… y de lo único que puedes hablar es de tu miembro despierto, rompiendo el silencio.

La virilidad ya no te da más que para llevarla en la lengua, y ensalzar, para luego mutilar.

Quedándote con una mirada falsa, como la necesidad escueta que acompaña tu maldita alma.

Te sobre~viví…

~~~~

Nota:

•~…no tenía las más mínimas ganas de escribir en público, pero WordPress me recuerda que es mi aniversario de nueve años, de ida y de vueltas por estos lugares… hay que darle letras a la membrana.~•

Anuncios

•Pausa•

Estaré fuera de los blogs y de las redes por un periodo.

La persona con quien compartía mi día a día por este medio quien considero un excelente y tremendo ser humano.

Quién me prestaba sus ojos para ver, el mundo y colaboraba con sus fotos, entre tantas otras cosas.

Se ha sentido ofendido, asfixiado por mi, no tengo nada que opinar al respecto.

Solo mis fortaleza interior, no está para traumas emocionales.

Por ende, dejo los blogs unos días, semanas o lo que sea necesario.

No sin antes agradecerle a Vestio Alonieco recomiendo que lo sigan apoyando, su arte para la creación no tiene límite.

Todo lo positivo que aporto a mi vida y al día a día.

Pásenla bien, no sean personas atrapadas en las emociones, como lo soy yo.

•Fotografía colaboración de Vestio ~ con el amor más grande que puede habitarme te agradezco.

~•…me toco, me alimento…~•

Photo by Vestio

{…}

Sus pupilas no se alimentan de mi, sin embargo las mías sí…

Mientras éL duerme su respiración cambian de formas, su pecho tibio invita a que le quiera…

Sus manos blancas se van cerrando, tomando un color rojizo que impregna mis latidos y mi lujuria aumenta.

Sus labios abiertos se resecan me acerco a lamerlos, con cuidado voy apretando mis muslos contra una de mis manos.

Me posee la fuerza del deseo vibrando en cada célula, le nombro, lo llamo, le digo cuánto le quiero…

Su cuerpo hace un leve quejido que me prende más entre sus pequeños suspiros con mi otra mano me toco los pezones con saliva los humedezco.

Mi piel toda electrificada con sus respiro, y su cercanía estallo susurrándole, amando mi cuerpo, acercándome más y más a el delirio de amarle.

Photo by Vestio

~~~~

•Fotografía colaboración de Vestio ~ con el amor más grande que puede habitarme te agradezco.

•Me poseía desde niña•

Mis muñecas colgaban de la pared, junto con los peluches. Crecí en una casa donde se escuchaban chancletas cuando todos dormían, mi habitación no tenía puerta, era muy pequeña por eso las muñecas y peluches estaban colgados de la pared. Desde mi cama se veía el pasillo hasta la entrada de la casa. Siempre veía sombras me acostumbré a no dormir mucho de noche, pues las muñecas, los peluches y los fantasmas se levantaban, todo hacía demasiado ruido. Siempre veía mucho fuego a los pies de mi cama, juro que el demonio desde muy pequeña me poseía. Bajaba mis juguetes me recuerdo haciéndole el amor y también rompiéndolos en pedazos. Veía mutantes de todas formas que se adentraban a mi cuerpo y gemía. No hablaba con las personas, porque me era muy difícil hacerles entender que tan pequeña tenía tanta maldad y deseos metidos en el cuerpo… y una sensibilidad que me acobardaba. Me escondí del mundo… traigo las secuelas de no haber convivido. Pase del mutismo a la rebeldía que tenía que decirlo todo, no sin antes ser varias veces violentada física y emocional. Mi espiritualidad siempre guindaba para el cielo, hasta hace pocos años. Que descubrí que lo que tengo no se cura, no se quita… y que aunque no tengo muñecas, tengo coronas escondidas. Que sigue viniendo la maldad a mi cuerpo, solo que ahora nunca me da placer, si no delirios y mucha incertidumbre. Posee mi psiquis, me hace mucho daño y no sé cómo salir de allí… Creo que nunca se sale de lo que estás designado para el ser.

Vencida

Acorralada por los barrotes…

El tumulto de fantasmas se ríen a carcajada de mi desgracia.

Suplico entendimiento, pero todos se marchan.

Entiendo, que si yo tuviera la sabiduría, la destreza y viera alguien como yo, también huiría.

Me ha vencido la membrana, el olvido, la distancia, lo que se presume, el bien guardar.

Las figuras, la inteligencia, lo maravillosa que pueden ser el entusiasmo de otros palpitares.

Derrotada ya ni mi bastón me sirve para ponerme de pie, ni los artificios de la ficción.

Nadie procurará nada de mi el día que me vaya, en parte me alegra saber que vivo en la oscuridad de mi cuarto.

Que nadie quiere mi compañía, que las risas y murmullos que escucho, el día de mi muerte danzarán…, felices de que ya no inundo con mi infelicidad sus espacios.

Inferioridad

Inferior

Un pedazos de piel cuelga desde mi quijada, eso que llaman papada.

Un sapo con verrugas con la lengua muy venenosa eso soy…

Me tiembla el cuerpo de inferioridad, me queman los pezones, se vomita mi cuerpo.

Destilo dolor, locura existencial, rabias, caprichos, envidia…

Maldad en todo su explendor, soy impaciente, me hago daño.

Incapaz de amar la libertad, prisionera de mis propios sollozos.

Mucha gente me persigue en mi cabeza.

Cuando no puedo controlar quiero desaparecer y dejar el maltirio de luchar cada día con mi enfermedad mental.

•heme aquí• ~delirios del diario~•

•~A lo que más le temes es lo que te sucede… vi enloquecer de amor a una señora enamorada de su marido escritor gran poeta… la vi deshacerse con los años, la carencia a vivando la pérdida de memoria, el abandono marcando un tiempo áspero a puro dolor… la atrapo el Alzheimer. Su mente se fue a donde quería vivir por siempre con su amor eterno.~•

*Ahora me veo dentro de esa historia, el romanticismo que denota también derrocha heridas, más el viaje perdido dentro de su propio laberinto. El pánico me despierta y surgen las letras…

{…}

El pasillo más oscuro es transitar con las guerras de mi propias neuronas. Esa que me tortura cada día midiendo, cosas que no se miden. Inventando fórmulas que no existen, para apretujar el tiempo de otros. Ni tan si quiera es el mío… siento que destierra de mi cada día una pena que impregna cada célula de mi cuerpo. Me siento un auténtico vampiro de energía. No me sació, ni me conformo. Quiero más y más… me duele el cansancio mental que traigo, me duele la indiferencia de que nunca seré igual, ni tan si quiera llegaré a tener un gran mérito en su corazón. Despierto sin cesar mis rodillas tienen su respiro grabado, para poderlas doblar necesito pensarle, amarme con mis dedos… para creer que le tengo adentro. Romper los perímetros de su tolerancia para sentir que aún tengo la locura de despertar furias. Me aterra perder en lo confuso de la sombra del ventilador, mientras transcurren los días mirando el techo, viéndole con el amor más profundo que profesa mi alma. Voy mordiendo las latitudes de mi ser, como si me estuviera deseando la piel. Necesidad y delirio dos palabras que juntas son un estallido de emociones sin fin. Palabreo disparates excesos de “L” para decirle “My Love”… el agujero hay que mirarlo desde arriba, o si quieres te zambulles en mi profundo hoyo, pero trae velas porque los fantasmas, las persecuciones, los celos, el hambre, la envidia, el deseo y la lujuria te atacarán por el camino. Mis murmullos no son susurros religiosos. Tampoco te harán sentir algo que no exista en nuestra condición humana. Solo que mi locura los enaltece, los nombra y le pone sellos, los demonios existen y laten en una mente enferma… “heme aquí”…!

•rasgando la muerte•

Desclavar el alma del cuerpo es jadear con la muerte.

Nombrar tres veces el desafío, anclar seis veces el cuitado corazón.

El respiro es un grillete que desangra la maldad de los adentros.

Torpeza en el latido…, que inútil anegado, y sordo sigue tras el viento.

Guerras entre los muslos magma calcinando todo a su paso.

Todo es un estado inerme…, sin triunfo para el cielo.

Te vi… (acróstico inusual)

Vi de lejos tu reflejo danzando en la

Iluminación de su rostros

Comencé a llorar la

Tormenta había comezado una vez más

Ocasiones que me robabas

Risas, tiempo y Magia a tu dedicación

Ilusiones aunque tú sabías que mi corazón

Aullaba seguías pretendiendo que no existía.

•Infectada•

Photo by Vestio

De la raíz más quebrada salió mi hoja, temblorosa, envenenada.

Los gusanos cerraron mi hoja, inmersa en mi dolor, carcomida por los ardores de los celos.

El pronóstico de vida era muy corto, y mi amor por el tronco estaba herido.

El veneno corría hasta las raíces, veía como enfermaba las horas y minutos que el árbol me podía ofrecer su respiro.

Elevaba oraciones pedía clemencia, a que mi hoja fuera como las demás, que tuviera frescura, elegancia en su brillo.

Que fuera capaz de desprenderse del árbol sin sufrir…, pero estaba poseída por la envidia.

El desamor me pegó hasta la médula.

En la lucha por estar pedí; que el Sol quemará mi hoja pronto, para ser disuelta, así volver a la tierra.

Quería pedir perdón antes de caer, quería deslizarme por aquel tronco, al que día con día admiraba.

El Sol, habló con el Viento e invitaron a la Lluvia…, para que todo pasara rápido, y así es como fui desprendida…

Me deslicé por sus arrugas, le besé con la furia de la naturaleza…, lloré, me gimieron los adentros, pero como hacía viento, llovía y el sol salió muy rápido.

Él ni se dio cuenta de toda la esencia que derramé.

~~~

•Fotografía colaboración de Vestio ~ con el amor más grande que puede habitarme te agradezco.

•~Cartas para éL~ ((Vergel secreto))~•

Photo by Vestio

Querido brujo;

El secreto de mi cuerpo, no es que todos sepan que me tiembla mas allá de la entre~pierna con tu presencia.

Ni los fulgores que me re~corren con grandeza, ni saber que la lujuria grita en las grietas de mi cuenco.

El secreto va mucho más allá…, de las instancias que satisfacen la demencia de la piel.

Es cuando me quedo sin aliento…, si tu ser sufre.

Es verme imposibilitada contra la inclemencia de la enfermedad.

Es cuando me desvelo buscando solución a lo que te aqueja.

Es esa manera de respirarte cuando te duermes, y hablarle a tu alma con la pureza, sin máscara, sin orden específico.

Es cuando cada noche me acerco a besarte con delicadeza aunque sé que todo mi ser te abarca.

Es esa caricia que hago húmeda…, con el pestañeo de mis ojos heridos de tanto observar cada detalle de tu presencia.

Mi alma vive en el jadeo de tus soplos, según esté la fuerza de tu ímpetu, y los anhelos que tengas de vivir, rocías mi vida con toda tu esencia.

Sin saber si mañana volveré a tenerte, solo tengo la certeza que entre mis líneas, y mi espíritu siempre serás la eterna primavera.

~~~~

•Fotografía colaboración de Vestio ~ con el amor más grande que puede habitarme te agradezco.

•destacada•

Photo by Vestio

Fue un año de muchos conjuros, disciplina, e intentos.

Prueba y error…

Muchas pócima explotaban en la práctica.

Me crecieron verrugas haciendo hechizos, algunos maleficios venían de reverso.

Muchos pactos después de sacrificios.

Sin nada de lo vivido, podría destacar en lo que me espera este año.

El compromiso, la lealtad por amor a la “magia”,

me mantuvo en pie, pude saborear las carcajadas.

La dicha de compartir una mesa, unas palabras, el diario vivir…

Quien lo diría que se hace hechicería en la cotidianidad, cuando le pones el cariño y la esencia.

Una bruja siempre macera, crece en los adentros, ¡Amando su huerto!

Nota: Con tan honorable brujo a cargo, imposible no sentirse orgullosa.

~~~~

•Fotografía colaboración de Vestio ~ con el amor más grande que puede habitarme te agradezco.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑