•Demonio• ~ •soy el demonio•

También he sido demonio, porqué corrompe tanto aceptarlo. No es lo que me hacen los demás es lo que yo, hago con los demás. No puedo ver la ofensa en el otro, si la ofensa no nace en mi primero. Nos duele reconocernos, nos es más fácil sentirnos víctima del otro. Reconozco siempre que daño, al no tener límites bien marcados, atropello los límites del otro. No soy más demonio por hacerlo, ni el otro más santo por vivirlos. Mirar adentro… y dime realmente nunca tú eres el demonio de alguien… ¿?

Anuncios

•A mis Sombras•

A la oscuridad de mis entrañas, a las sombras que me persiguen, porque no puedo decir que se fueron, les agradezco. mi poemario de la oscuridad está en todo su proceso con la edición. La gratitud dentro del pequeño poemario es todo hacia la oscuridad, hacia lo terrible de transitar dentro de un cuerpo (mente) enfermo. Las persecuciones espirituales, los insolente de torturar en nombre del amor, mi ser y a otros. La falta de lealtad hacia el compromiso propio, por las carencias innatas del alma. Esas transiciones a las que agradezco desde la humildad y el perdón que requiere perdonarse, para perdonar también los que no comprendieron la dificultad. Liberar lo que se aprisiona adentro es ~Jodido~, para que engañarse. No a todo se le puede poner una metáfora, e incluso hacerlo sería hacer carecer la esencia de un espíritu dolido, disfrazando lo fuerte que es… para no burlar a nadie, ni burlarse así mismo hace falta mucha valentía. Sobretodo mucho reconocimiento, aceptarse, dejar de pedir a otros lo que no eres capaz de darte, en este caso de darme. No me sanaré nunca y por suerte los especialista tampoco tienen muchas ganas de que eso pase y no porque yo les pague, porque no lo hago. Sino porque en el camino nos aprendemos mucho de la diversidad del ser, reconocemos cosas que se pueden ver desde una hipersensibilidad que quizás no sirve de nada más que para crear, y vivir el dolor extremo desde la incertidumbre. Todas esas sombras, todas esas voces, todas las que fui, pero más allá todas las que me falta de ser, para ellas va… con la necesidad afectiva de sentir el abrazo que nadie te puede dar. estás son mis palabras, y las que quedarán plasmadas en el poemario de la oscuridad.

Mi gratitud el primer tributo que le hago a el dolor, que me destruye y me construye en los instante subsiguientes.

•me voy a morir~te vas a morir•

Cuanto asombro se puede descubrir en la naturaleza.

El sol sigue por ahí, su rumbo calentando, el viento sigue alborotando, los temblores sigue surgiendo.

La lluvia viene y va, las noches con la luna o sin ella llegan igual.

El sonido de los grillos, el bosque crujiendo, el mar y su vaivén.

Los humanos a su paso, en su tiempo, nos despide, nos saluda la muerte y la vida.

Frío y calor, día y oscuridad.

Nada nuevo si se dice con esas simples palabras.

Ahora si te detienes a oler la frescura de la tierra, a sentir el sonido de la naturaleza, el contoneo del mar o el rumor del río.

Algo inesperado resurge, nuevos bríos, el placer de emocionarse con lo que nos ofrece el día a día.

Ese efímero instante en el que el sol desaparece o vuelve aparecer.

Esa lluvia que está por caer…, la mejor poesía se lee en la naturaleza.

Se siente en los sentidos, nos ofrenda ese respiro de la quietud en donde eres tú, y ella.

En ese silencio en el que converge lo espiritual, desconectas de todo y de todos, sientes la plenitud.

Es muy corto el tiempo, y nos va marcando la caducidad en un compás, sin compasión en el que ya no gozaremos de este espacio vivo.

•~Fugacidad~•

Esa mano está invitando

que hace la otra invadiendo los espacios.

Sacudiendo la falda, elevando el vuelo…

Agitación adentro en la parte

más estrecha, se arruga con el placer.

Humedad escurridiza envestida feroz.

Suspiro de la brevedad del orgasmo.

•Nadie te ataca, ni te ata•

Nadie quiere que te quedes en donde no deseas estar. El sendero está libre para transitar, cuando se despeja el camino todo luce más amplio. No se es víctima, cada quien es libre de hacer con su vida lo que mejor le parece. Un zorro viejo sabe bien lo que hace, por donde husmea, y a que pozo se arrima a beber. No hay que tirar las sombras a la bandeja de los desechos, para darle a masticar a las ratas con artimañas. Si tienes la capacidad suficiente, detente ~respiras~, es un alivio que puedas seguir. Deja de utilizar la energía que tienes para disparar en las heridas, y úsala para acercarte más a los que te aprecian y a las nuevas oportunidades. No oprimas, ni intentes callar cuando no tienes el valor de cerrar. La rabia solo te dañará a ti, bueno y a los que te sigan en el rollo ese de que te están “molestando”.

La valentía también es quedar como un caballero de honor y seguir el sendero con dignidad.

•Depravación en los muros•

Rumbos de palabras vacías hacen eco, dentro de su cuerpo deshabitado.

No quiere rugir, pero ruge… no quiere matar, pero lo hace.

A un asesino no se le quitan los instintos, por verte suplicar que te detengas.

Lo que hará es alargar el proceso, te pondrá de rodillas, te irá mutilando con su escoria cerebral.

A trocitos, a lo bestia…, sí, eso es lo que hace los años de entrenamiento no dejará rastros.

Aunque todos sabemos que algún día algo, le fallará…

Ya podemos notar como se arrima a la palabra de los salvados, como balbucea inconexo de sus actos.

Como grita y llora por un no “fastidien”, cuando la inclemencia de su tiempo abusivo disfrazado de cordero, anda haciendo y deshaciendo.

Desgracia del aburrido instante, ya el tiempo de su habitación con su propio eco, y el de sus murmullos no le basta, así que busca a quien joder.

•Blanco como reflejo de luna•

Te esparces por toda la piel,

los años te han hecho más envolvente.

Tu lengua es filo peligroso

con el que sacias mis cicatrices de mujer.

Tu saliva con sabor alcohol

difícil de olvidar, acompañan tus caricias,

tus manos engendran palabras en mis caderas.

Sacudes mis adentros con esas ansias

en las que siempre nos hemos pertenecido.

Tus ojos azules se reflejan en la punta

de mis pezones, justo antes

que los saborees en tu boca.

•sigue•

En sus manos me condena, y yo le bendigo.

Toma su hacha agujerando mi alma, y yo le sonrió.

Cierra su puño nombrándome con odio, y yo le voy queriendo.

Intenta desaparecerme usando a otras personas.

Ellos contra sí solos, porque yo no estoy en guerra.

Se alimentan de mi dolor físico y almico, si les sirve que sigan la fiesta.

Prefiero verles sonreír, saberles bien y queriéndose… que distanciados.

Mis noches y mis días fluyen más tranquilos, sabiendo que justifica, todo con que mi supuesta maldad.

Es sencillo no repasarse, es fácil condenar.

Cuando dijo; adiós incluyó un mundo equívoco en sus palabras aún así las entendí, cuando duele todos lastimamos.

Lo que no pensé fue que el adiós se alargaría, que cada día intentara desaparecerme.

Se cierra con gratitud.

•psique•

Cuanto tiempo y lágrimas descontroladas, sin saber que ocurría dentro de la psiquis, presa y obtusa. En el cerebro cortocircuitos, avivan el ardor. Aún está empezando a calmar el fuego de tanta enfermedad. Queda demasiado recorrido y trabajo por hacer. Todo los trastornos que nunca nadie pudo diagnosticar empiezan hacer descubiertos. Me encontrado con buenos profesionales a los que he podido preguntarles si realmente tienen interés en explorar mi cabeza y mi cuerpo. Entregar cada acción equívoca o no, los ayuda a su labor en la investigación, y a mí me ayuda a tener una guía para explorar más y más lo que sucede en este cuerpo. Cada trastorno, cada dolor, cada acción, ha tenido un detonante. Ahora, me esfuerzo con empeño para comprender lo que causa esos detonantes y aflicciones. Este dolor que me corrompió por décadas y enfermo mi cuerpo, le estoy en eterna gratitud pues quedará evidencia para próximas personas con síntomas similares.

•…de eso místico•

…cuando el círculo de mujeres místicas te llaman.

Enajenada de que quieren decirte, te inducen a sus creencias.

Les miré con algo de recelo, aunque muy en el fondo sus palabras empiezan a estimular…

Los ciclos de la vida, son fluidos, “muerte” en su forma más orgánica.

Renacimiento como gestación de las transiciones.

Una tirada en rueda simbolizando los doces meses del año.

En el medio el recordatorio de la energía que debes tener para cada etapa.

De los círculos, me llevo la manifestación de la energía que se hace sentir.

Del sollozo del alma, me quedo con la fuerza que transmuta.

Vida es ese vaivén de emociones, las mismas que disfrutas y sufres.

La foto del círculo de la mujer Selva.

•~…runas~•

(…) la caricia de sus palabras abre mis pétalos.

El elogio de su voz, se mueve con la música del viento.

Sobre un pañuelo azul descansan las runas, que enuncian las profecías.

Reboso el caldero con las semillas que desprenden nuestras almas.

Observo caer la esperma de las velas, en conjunción con la danza de las sombras.

•Segundo acto•

Escucho la balada que sale de tu voz.

El misterio engendrado en tu lengua,

despeina mis respiros.

En la sonoridad de tu latido se estremece

mi verticalidad.

Haz hecho percusión en mis caderas,

tu ritmo tropical apretuja mis ovarios.

•psicóloga•

Venga, la psicóloga explorando mi creatividad, me pregunta que me tiene molesta, y cuanto tiempo llevo con coraje. Bueno exactamente encabronada llevo nueve años… ufff que cabrona, es mucho tiempo. Tener una violación constante en el ano no es fácil, (por la condición de salud). Pedirse perdón uno mismo, es más brutal que pedírselo a otro. En la entrega hacia al otro, justifica el “amor”, la fuerza que te da…. pero “asumir” o más bien entender el perdón, para dar el paso de sanar e ir adelante es muy, pero muy jodido. Bueno a darle…, vamos al grano, que he tenido miedo a vivir. Sí, miedo a despertar con más, y más dolor… volverme más despreciable, por el maldito dolor que se incrementa en cada paso. Ya sea, si estoy en cama o sentada no hay forma que se vaya el maldito… pero la culpable he sido yo…. por no amarme suficiente. Por no perdonar, y aceptar la pérdida. Sobretodo por vivir con miedo al abandono. Así qué.., aquí está la canción que describe el maldito miedo… que vive en los adentros de mis entrañas… lo que me mantiene en la furia, y el hastío hacia mi misma… como una cobarde… que tiene miedo de enfrentar que cada ve que sale el sol, (aunque el dolor me estén clavando agujas), aún ¡vivo!… eso se agradece… pero quiero vivir sin ‘ miedo.

•Los juegos y la realidad•

Jugando me encontré con gigantes que aplastan con los pies.

Algo en mi se despertó, algo así como un reflejo.

Feos, gordos y aplastando sin sentir con los pies.

Cuando piso no siento el pie caído, pero a veces no siento ninguno de los dos.

Como parte de las condiciones, puedo quedar con parálisis en cualquier momento.

Hay muchas cosas que no duelen ya, y otras que duelen hasta hacer retorcer.

Juego con las palabras, como juego con los vídeos juegos.

Quién no escribe, no entiende de eso… ni puede usarlo como terapia. (Aunque aquí, me he podido sorprender, especial de alguien que escribe usando la creatividad total, de sus encuentros y decía que no todo tiene que ser verídico).

Lo toman personal, se ofenden e intentan atacar.

Me da un poco de “cosita”…, porque le está doliendo, algo innecesario que no va con ellos.

Los vídeos juegos, los libros, las canciones…, en fin todo lo que tenga palabras se puede interpretar de tantas formas.

Por eso volviendo a los juegos, ahora los hacen con multi~ finales.

E incluso se empiezan a tomar en composiciones de audiovisual, como las series tratando de hacer la experiencia más interactiva.

El creador usa todo los que está a su alcance, para lo que será su composición, y exponer las historias.

Burlar, humillar, masticar el placer por hacer juicio. No forman parte de este juego. No del mío.

Me divierto mucho rabiando, explotando emociones, pero son las mías.

Nunca las de otro… mucho menos de sus carencias.

Sería idiota hacer eso, teniendo las mias en brote.

No necesito de otro para que me recuerde, lo miserable que soy o me diga gorda, discapacitada, fea, etc.

Eso lo veo y lo enfrento todos los días.

Por lo tanto el gigante del vídeo juego, está ahí aplastándome todos los días, pero no a ti, no a otros, sino a mí misma.

Hacer fotografías y escribir lo hecho siempre, no me enseño nadie. Matarme, y matar a otros en letras fue la forma de dejar de mutilarme.

No creas que va por ti, por los demás… es para mí.

He pasado por esto antes, cuando escribí, la historia de Bianca, que las personas pensaron que era real, y tuve que poner un aviso que era algo inventado.

En otras ocasiones igual, la escritura lo haga bien o mal, es mi medio de comunicación, es el método que active cuando traía mutismo por causas traumáticas.

Por lo tanto, no va en contra de nadie. No estoy en contra de su humanidad. Es mi forma, como dice: Amaral “es mi revolución”.

Relax…

No he tenido ningún proxeneta en mi vida. Aclarado esto podemos seguir…

•Proxeneta•

Intentó prostituir su sagrado sentir, justificando que así se liberaría de ansiedades. Él justificaba que durante su tratamiento no podía tener sexo, tampoco podía costearse la vida. Si lograba convencerla que se vendiera, no solo le ayudaría económicamente, si no que así podía ella reducir sus ansias de mujer. Le comía el cerebro para que ella entendiera que el afecto que sentía, si lo vaciaba en otro se sentiría mejor. Gran equivocación. Estaba claro que la escala de valores y sentires no estaban al mismo nivel. Que solo la veía como medios de… (signos de números) nunca entregó sinceridad. Como buen proxeneta primero quiso robarle todo el tiempo y la seguridad, haciendo que dependiera de él, en especial emocional, para luego de terminar de bajarle su autoestima. Vivir de ella. Dudo mucho que dentro de la honradez de un ser humano que finge desaparecer, mientras por el otro lado intenta inducir a otras personas al odio, manipulación, vejacion en todo el sentido de la palabra. Pueda estar bien de la cabeza y del alma. Ella, quedará marcada de por vida, aunque él pagará el precio de intentar mutilar su psiquis…

•~…apetito~•

Efusividad en los calambres inesperados.

Encontré la saciedad de mis pliegues en el contoneo abusivo.

Respiración entre~cortada, borrasca de jadeos en mis adentros.

El instante apretujando mis ovarios, con el calor de su espesura en mi cuenco.

Explosión delirante nos acarició y nos quitó las ganas.

•~…oxígeno en el orbe~•

Se agita su orbe.

Fuera de su cuerpo no sabe lo que sucede.

Alcanza ver como su orbe se funde con la de otros.

¿Puede el espíritu darse cuenta de lo que sucede a las afueras del cuerpo?

Destellos de luz danzando al rededor, pareciera un ritual sagrado.

Sanación de almas que se pueden inter~comunicar de manera inusual.

Seres co~habitando sin ninguna explicación.

Sin la mentalidad puesta en lo correcto o incorrecto.

Energía trasmutando, ejerciendo el bienestar incomprensible para los seres humanos.

Manifiesto universal, oxígeno y plenitud.

Sin entendimiento llora lo que siente, como un acto de bendición.

•te lo aclaro•

No existe pasarela que aguante mi peso.

A mí, solo me sostiene la tierra…

No agito las armas, sino mofan mi espíritu.

La mentira no forma parte de mi repertorio.

No mezclo cuentos con realidad.

Tampoco refugio mi ser, en nada.

Descalcé la “Fe” que le tenía.

En su lugar puse humo…

Así recuerdo lo asfixiante que fue.

El fuego que hizo arder con su burla.

Esta apagado, las cenizas se esparcen.

Si se entrecorta la respiración y vomita tizna…

Ya saben lo que pasó.

Foto realizada por DJRR

•punto•

Cesó el cansancio
que abatía su alma.

Esa es la riqueza
de los puntos finales.

Acaban con el martirio
de la incertidumbre.

Cuando ve en el espejo
reconoce la exactitud
de su grandez.

Se llama soledad.

Lo que no ha estado
no se añoras,
lo que no se ha tenido
no deja secuelas.

Volteretas de sabiduría
poder interior.

No podrás acallar la voz
de la intuición
ella siempre impulsara.

•~…M~inús~cuL~o esperpento~•

Verborrea, diarrea de tu sentir escueto.

Intentaste que desapareciera tiraste fusiles.

Pero para esperpentos venía blindada.

Tuve buenos maestros entre ellos tú…

Imbécil, creíste que nunca ibas a patinar.

Eres otro macho más…, con ínfulas de sabio.

Con el pene roto, por andarlo metiendo en la pared.

Cobarde… sigue tu goce con doble moral.

Si empiezas la guerra, no pidas bandera…

Termina lo que empezaste, así que mejor acaba conmigo.

Antes que yo, acabe contigo.

Hacía tiempo…

~… a veces, ocurre que vas visitando blogs, y te encuentras con maravillas, entonces las letras entrometidas que te habitan saltan a decir algo. Escrito de O.

…y lo que me surgio al leer~lo. ~

~…el gemir de las notas musicales,
esculpen manifestación enigmática
en el susurro de las caderas.
Profanar el verso en la danza
que fluye al ritmo del galopeo de la pelvis.

Adentrar el sentir en la convulsión
la aproximación de los recuerdos.
Envestido queda el juego del tiempo
remembranza grabada en la piel.
Siluetas con melodías agudas
abrasando las palabras sobre
el pentagrama…
Gritos enmarañados de seres marcados
por palabrerías hirientes.

Lujuria estancada en la corvadura
de la guitarra, trastes remolinando
emociones.
Cuando el cuerpo tiene sed,
se derrama…,
la viscosidad de los adentros.
Uno, sobre otro…
Esparcidos en el espacio del tempo.
Atrapados en el calibre.
Somos eco de una existencia
en un destiempo que solo la música
y el ardor interior puede descifrar.~

~…tus versos van contando buenas historias, y los míos han venido a entorpecer el ritmo, pero quisieron salir… Saludos O.~

LUCES Y SOMBRAS

girl-1936044_1920

Sentía la añoranza del calor que tus letras perpetraban

La melancolía que cada acorde de tu guitarra eyaculaba

La sutil delicadeza con la que esculpían esa profanación escondida

La sensualidad errática con la que tu voz rota resquebrajada las mentiras

Como tu música desvirtuaba los cuerpos de quien te escuchaba

La áurea erótica que fluía cuando voz y guitarra acompañaban

Desterrabas sentimientos convulsos olvidados

Resucitabas emociones olvidadas

Sentires sensuales encerrados en lo más hondo

Oprimidos sin el rasgueo de tu guitarra

Aureola erótica difuminada por las salas donde tocabas

Los sueños y las pesadillas coqueteaban convergían

Empatizaban vírgenes y putas

Armonizaban chulos, fulanos y chaperos

Danzaban sus almas la cobarde nostalgia amañada

La omnipresente soledad carcome tu existencia

No pierde de vista emoción extraña que la perturbe

Oteaba

Vigilaba movimientos de sexos

Le es indiferente

Cualquier cuerpo salva tu lujuria clandestina

Pena gritada por tu guitarra fluía cual clítoris manaba

Ver la entrada original 76 palabras más

~…ofrendar plantas~

20190314_153720097_iOS.jpg

 

Después de estar fuera, al llegar a casa…, me reciben mis mascotas. Eso siempre da alegría, aunque en el ultimo tiempo, no he sido precisamente la mejor con ellos. Entre poner mi atención y debilidades humanas, perderme más que encontrarme, les he fallado. Lo bueno es que aun tienen vida, y yo también, así que lo haré mejor (eso espero). Antes de mi primera operación, no era que regalara mucho, siempre me ha parecido tonto desperdiciar el dinero en regalos. Cuando el mejor regalo es la calidad de tiempo que puedas ofrendarle a un ser humano. Recuerdo que en esa primera operación todo era olor a muerte, excepto mis plantas y mascotas que parecían crecer, y estar en pleno disfrute. Así fue como crecieron las plantas frente a mi ficus rescatado de una inundación, al cual también le escrito a él, y tengo la promesa de algún día liberarlo en la tierra ya que esta en un tiesto. Bueno, gracias a las plantas y a esos seres adorables, me dije que regalaría vida cuando sintiera que quisiera regalarle a alguien. Y no hablaba de donar sangre, que también es una manera de regalar vida. Si no que me refería a mi jardín, regalar alguna planta, entre las que destaca el Aloe (sábila) y el Alcanfor. Así es como comienza grandes anécdotas. Entre las pocas personas que me visitaban les llamaba la atención la belleza de mi pequeño jardín, así que dejaba que eligieran entre esas dos cual querían, ya que estaban radiantes y llenas de “retoños”. Siempre haciendo la advertencia que la planta tenían que sentirla como parte de ellos, y lo más importante tenían que pedirle permiso ya que están vivas. Casi todos dicen; ¡ay Aileen, por favor! A lo que yo respondo: si no pides permiso, no te la puedes llevar. Y así unas seis plantas andan en otros hogares, y da gusto cuando llego a casa y mis mascotas me reciben, también da gusto ver que el jardín sobrevive a mis tempestades. Lo que mas me impresiona es cuando me mandan un mensaje, con una foto para que observe lo grande que esta y la vitalidad que tienen algunos de esos retoños que fueron elegidos, y sobre todo respetados al momento de ser ofrendados a otro ser humano. He dado otras cosas que para mi también simbolizan vida, siendo estos materiales, pero que sirven en función para que otros se retro~alimenten y tengan posibilidades, aun cuando yo misma carezco de muchas cosas materiales. Eso sí, jamás nada tendrá comparación, por lo mismo mantengo la promesa de regalar plantas de mi pequeño jardín.

La fotografía es la muestra del crecimiento de una de ellas…, es maravilloso.

~…cicatrices~

Las cicatrices en su cuerpo eran senderos turbios de una vida desdichada. Se alejo del mundo buscando encontrar fortaleza, sollozo con el bosque. Quién no ha conocido las riendas de la desgracia, sintiendo la oscuridad en el medio del pecho, donde nacen los respiros. Acaso existe un ser humano lejos de la lágrima que crece en un latido sublime. En alguna ocasión hemos caído sin remanso, ni alivio. Sin poder ocultar la sangre. Muchas ocasiones se anda con la sonrisa, como si fueran cosquillas en las costillas. Existen imágenes que no se pueden descifrar, aunque las mires, pues están llenas de podredumbre y desolación. Cuando el ser traspasa el umbral del dolor emocional y todo lo lóbrego acaba, nace la intensidad de volver a re~nacer. Cuando se están enterrando parte del cuerpo a la tierra, y los gusanos se empiezan a subir la piel, adentrándose por los poros es cuando todo resurge. No hay desolación mas grande que perderse de uno mismo. Querer a otros parece suficiente, hasta que el abandono, y los desacuerdos llegan, si lo diste todo hasta el punto de quedar sediento. Tendrás que buscar la fuente, y jamás caerá colmada de bendición sin rascar la demencia. El espejismo más grande es aquel en el que no puedes visualizar tu sombra, se tienen que agudizar los sentidos. Cuando los temblores no te permiten estar de pie, empiezas sentir parte de tu cuerpo que habías olvidado que existían. Al tenerlas que apoyar contra el suelo, y las paredes, te colocas de rodillas, pero te vuelves a caer. Crees que tienes garras en las manos, para utilizar la fuerza bruta. Al igual que haces para salvar a un ser querido, te sale la vitalidad, te sacudes el fango, te vuelves un salvaje de la sobrevivencia; te escupes sobre las heridas, orinas allí para dejar el rastro, y saber bien de donde has salido. Te paras sin armadura en plena desnudez de tus entrañas, no hay mejor momento para reconciliarse con el cuerpo, y el espíritu. Te prometes que tus cicatrices se volverán la potencia, aprendiste a ver la luz sin que se encendiera una vela. Avanzaste solo con el sentir aun cuando todo estaba denso y habitaba el desgarro. Ahora tienes la luz en tu tacto y la grandeza para no retroceder nunca más.

•~…enraiza~dos~•

(…)

Puede que la penumbra
nos haya cegado.

Quitado las fuerzas
las pertenencias
de ser uno del otro.

Puede que la maleza
creciera entre los desaciertos.

Logrará injuriar el tatuaje,
clavando la diana en el pecho
en medio del quebranto.

Puede que cientos de fantasmas
gritaran a la vez,
sobre nuestras sombrías dudas.

Lo que no puede
quitar ninguna tempestad
es las raíces que hicimos.

•~vaci~arte~•

En ocasiones se inunda la piel.

Te encuentras erguido

aunque toda tu esencia está ahogada.

Ponerse a salvo es un giro de suerte.

Escuchas con atención el rugido del sismo.

Se hace camino al vaciarte

Blog de WordPress.com.

Subir ↑