•…mani~comio•

Me llamaron del aquelarre, parecía una reunión de improvisto. Aunque todos sabían que el gran amo estaba sacudiendo los cimientos de la tierra con su mordaz furia y con su deslealtad. Todas las marcadas por su fluido blanco teníamos que acudir, su mal nos hipnotiza, nos llena de fortaleza. Hemos rugido el dolor que nos confina a su servicio. Mordemos la sabiduría de su lengua, estamos a la merced de sus poemas y a la beldad de su rostro. Él nos recuerda cada uno de nuestros pecados para enriquecer su estadía, entre los vivos. Nos hace suya de manera violenta, luego nos apacigua dándonos a escoger a quien poseer. Le aturdimos los sueños los embriagamos de lascivia, para entonces devorarles el alma. Se sirve en copas finas la sangre del que muere, de abandono y locura en los confines del manicomio.

Anuncios

2 comentarios sobre “•…mani~comio•

Agrega el tuyo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: