•Depravación en los muros•

Rumbos de palabras vacías hacen eco, dentro de su cuerpo deshabitado.

No quiere rugir, pero ruge… no quiere matar, pero lo hace.

A un asesino no se le quitan los instintos, por verte suplicar que te detengas.

Lo que hará es alargar el proceso, te pondrá de rodillas, te irá mutilando con su escoria cerebral.

A trocitos, a lo bestia…, sí, eso es lo que hace los años de entrenamiento no dejará rastros.

Aunque todos sabemos que algún día algo, le fallará…

Ya podemos notar como se arrima a la palabra de los salvados, como balbucea inconexo de sus actos.

Como grita y llora por un no “fastidien”, cuando la inclemencia de su tiempo abusivo disfrazado de cordero, anda haciendo y deshaciendo.

Desgracia del aburrido instante, ya el tiempo de su habitación con su propio eco, y el de sus murmullos no le basta, así que busca a quien joder.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: