Cuántico

Enredé mis manos en su cabello.
Desperté de un vuelo de fantasía.
Relincharon los adentros con ilusión.
Desamarrada de la esclavitud
que me poseía.
Con esta luna llena de Mayo,
acaricié los aullidos de los lobos perdidos.
Nos embriagamos
contando pétalos con los que nos adoramos.
Fui el lacayo del demonio
por tantos años, agradezco
mover el cuerpo en “pseudo~libertad”.
Hacerme voz para hacer justicia,
y denunciar la podredumbre de los necios.
Se abre el portal del cielo
te reciben los Ángeles desnudos,
porque para hablar palabras de sabiduría
no necesitas armamento físico.
Fluyes en el espíritu
contemplas la plenitud jamás sentida.
Puedes sentir
toda la oscuridad desprenderse…
Y solo entonces,
a empezado el viaje del destiempo
ó quizás la sincronía paralela.
Nunca se sabrá
porque la contradicción
te envía de regreso a la tierra.
En donde creemos en cuentos,
en druidas, en hechicería, y en bendiciones celestiales. 
Anuncios

Mi amada…

Amaneció sutil
el viento no despeinaba.
El mar estaba pasivo,
se imponía el sol.
Su esplendor
deslumbrando la mirada.
En la arena
no habían rastros de huellas.
El cálido cuerpo
se estremecía, el tul caía.
Con el ir y venir
de las olas se sentían cosquillas.
Danza de pezones
cadencia excitante.
Soledad,
nos hicimos el amor
una y otra vez.
Hasta quedar
siendo granitos de sal del caribe.

Tragando por los ojos y los oídos…

En la búsqueda…, con hambre de tragar conocimiento. Las entradas de los “blog’s” estarán programadas así como la de las demás redes sociales… Casi, casi usaré una especie de “bot” que le asignaré cuando publicar en las diversas plataformas…, para así poderme enfocar en los nuevos proyectos, y cambios que estoy realizando… los iré leyendo de apoco, y cuando el pestañeo me deje de arde, lagrimar… ¡Gracias por acompañarme, por estar por ahí! … dejando su huella. Que siga la expansión creativa y energética para todos…

Wiiipiiitiii…! ¡Allá vamos…!

¡Gratitud!

•Signo lingüístico•

Enamora los puntos
con inteligencia.
Escribe los suspensos
en el borde de sus labios,
que destilen los poros.
Usa los signos de interrogación,
para abrir el dique que mueve,
y domina las entrañas.
Recrea el lenguaje del tacto,
en el instante que aparecen
los signos de exclamación.
Los versos se desenredan
en la curva de las letras viajeras,
sobre la silueta que hacen
eternidades en las caderas.
Añade diéresis
sin sentir vergüenza,
que cada gemidos sea ungido
por un punto y coma;
que enaltezca la pausa celestial.
No finalices…,
sin antes volver a embestir la lujuria
con notoriedad y expresión.

•…aquí sin más•

Se desprenden las multitudes.

De igual forma que se van las células muertas.

Huecos inconexos e inconclusos del alma doliente.

Desaparece toda inestabilidad, que mecía el destiempo.

Llega el desinterés por el pasado, abriendo espacio al aquí sin más…

Son esas mismas multitudes las que se mueren en la sombra, ya no duele el eco que hacían en la hoguera.

Suspira la dicha, se manifiesta el olvido, y le ofrenda vuelos, para estar solo presente en este instante.

~Proclamar~

Fumé el vapor
de su aliento.
Estridente
nota musical
deshacía
las ansias inquietas.
Sollozos inesperados
recaen sobre los placeres
de sus pezones estimulados.
Exquisita lascivia brote
de cuerpos hambrientos.
Dos féminas,
difuminando los tabúes,
al ritmo del director de la orquesta.

Bravía

(. . .)
Vientre efervescente
embriagado de espuma
zarpazos impulsivos
vesania indómita.
Nevisca diluida
pálpitos vitalicios
besos estrellados
infinitamente eclipsados.

•~Con la estrofa abierta~• XVIII~ ((Arma))

La palabra es un arma…

Estando con la psicóloga, y con profesionales de la salud. Suelen alabarme por el “don de la palabra” según ellos un talento, y a mi las adulaciones sin que me conozcan me caen muy mal. E incluso si me conocen, eso de eres “maravillosa” me revientan.

Porque digo; que es un arma, porque con ellas destruimos.

Le dije: a la psicóloga tengo el arma más poderosa en mis manos, y puedo no solo destruirme, sino destruir a otros también. Aunque me llamen creativa. Pondré un ejemplo el mismo que le di a ella; creo que si alguien no quiere vivir más, debería tener la potestad de irse de este mundo antes de estorbar o envenenar la vida de otros. Suelo ser más bruta que sutil. Tengo una gran sensibilidad o hipersensibilidad, que me hace ver y sentir cosas que pueden ser hasta una malformación de la realidad de como yo la percibo, y como en realidad los demás están acostumbrado, a verlo y sentirlo. Siempre “grito” manifiesto, lloro lo que siento, me rio y vacilo con eso… trato de alguna forma de hacer ver o entender mi sentir. Casi nunca el mensaje llega con claridad y lo que es una “broma” me lo tomo personal, por otro lado tengo un humor negro, muy negro.

No es un misterio, ni un secreto que tengo problemas físicos serios y mentales por montones. Tengo un terrible miedo al abandono, al que no me quieran, que dan ganas de vomitar. Por otro lado el estar mucho con una persona me agobia, al punto que pierdo el sueño, que me abandono, una coodependecia de pánico, y de paranoia brutal. Nunca escondo nada, porque todo esto me hace ser quien soy, y pienso pero sobretodo siento, si los demás tienen sus miedos, sus miserias, sus dolores y puedo aceptarlos porque yo por ser así…, me etiquetan de tóxica.

Tomar mis defectos y debilidades humanas para hacer una obra de teatro, sentir poderío por estar arriba, mientras otro o yo esté abajo. No hace mérito a nadie. Crítico lo que me duele y reconozco que soy extremadamente brusca en mi hablar uso palabra vulgares (algunas me encantan).

Si me lastiman con las palabras voy hacer que lo sientas, quiero que le duela igual, porque el desprecio a un ser humano es lo más bajo. Y caigo en este bucle… no tengo miedo de reconocer mis acciones porque si no las veo y las corrijo ¿quién carajo lo hará?

Me encanta escribir de brujas, de magia, y de fantasías, pero el hechizo de tranformacion lo hace uno mismo. No va a venir Dios, ni los espíritus sagrados a transformarme. El pecado más grande que se puede cometer es saber que estás haciendo mal una, y otra vez…, y seguir sobre lo mismo sin detenerse. He tenido tanto miedo a perder las compañías, que al quedarme sola desapareció el miedo, porque nada en esta vida se puede retener; ni el agua, ni el viento, ni el cariño.

Somos libres, pero utilizar el poder que se tiene para manipular las emociones de alguien dependiente es lo más doloroso que una criatura humana puede hacer para sentirse mejor que el otro, y tachar a los demás como tóxicos.

Todos somos tóxicos en el momento que algo se nos desacomoda o descontrola por dentro. Tóxico es un estado emocional que el modernismo lo puso en el top. Depresión, trastornos, estados de salud mental pasamos todos. Por ahí se puede complicar el tema… el que daña quiere hacer ver lo dañado que está, eso no justifica el ir quemando a los demás.

Estoy obesa cosa que tampoco es un secreto, y al carajo con los malditos complejos, mido un poco más de seis pies, en metro no se cuanto será pero más arriba de 1.82. Mujer grande con desperfectos físicos que no son precisamente la gordura aunque eso fuera la causa de mi discapacidad. Hay personas que no tienen ni la mitad de mi peso, y se quejan de un rollito, de una puta estría, de que le salió celulitis, que si tienen una carne fofa… Soy mujer y ver otra mujer atractiva con sus curvas exactas no me da envidia al contrario la admiro, sin idolatrarla… lo que no me gusta es el sufrimiento emocional que muchas traen si engordan un kilo, o medio… Creo que la contaminación de lo que es bello, y el tema de los filtros para todos tener los ojos claros las tetas perfectas, la cara sin arrugas, sin manchas, o con unas pecas justa ni más ni menos las que se ven más cool. No nos está haciendo nada de aporte. Igual con los hombres la contaminación del estándar de belleza es la enfermedad, acompañada de esta era de la mentira “todos somos emprendedores y estamos exitosos”.

La sobre exposición del veme “a mi”… mira todas las caras que hago… los “stories” en todas las plataformas para decir nada… te hago ojitos, pero no te conozco, maltrato a mi entorno, pero aquí en mi historia soy de Puta madre… soy tierno(a), soy cool… soy una gran persona…

Que cada cual que exponga lo que quiera, pero si nos volvemos un poco más honesto haremos un bien, y dejaremos de ver a los demás como tóxicos, haciendo una introspección de que estamos en la era de mostrarnos como no somos.

El arma masiva de los comentarios hirientes por estos medios y en el trato personal siempre estará, otro ejemplo; alguien que parezca de bulimia y anorexia si lo hospitalizan, pasan unos días se encuentra alguien conocido en la calle y le dirá “joder, que bien te ves, me tienes que dar la receta”. Porque el estándar de lo que es bello, es estar delgado, si esa persona perdió 5 kilos en pocos días al otro no le importó si estuvo en urgencia, lo que le interesa es como perder esos kilos tan rápido como lo hiciste.

No nos importa el otro, lo aplastamos con nuestra forma de pensar.

He pasado muchas temporadas largas en hospitales, veo el abandono de la gente, que si pueden estar en sus redes sociales, pero no pueden pasarse a saludar o una llamada personalizada para ese supuesto ser querido.

He vivido el desprecio de todas las formas posibles, por ser una obesa mórbida hablarle a alguien, y ese “alguien” darme la espalda porque no habla con personas obesas porque le causan repulsión.

He vivido el salir del hospital con unas cicatrices que se me abrían por la misma obesidad, y tener personas que me dijera; “coño Aileen, que bien te ves la operación te quito muchos kilos”...

He vivido el encierro total en una oscuridad de semanas, de meses, sumergida en depresión en compulsividades extremas dando el máximo para otros, y cuando lloro tener el descaro de decirme que soy una ñoña, que no hago suficiente.

He tenido a mis familiares señalándome por ofrendar lo poco que tengo, por dar todo mi tiempo a otros, por regalar mi trabajo creativo, pero no se han sentado a escucharme y mucho menos abrazarme como lo necesito.

He tenido personas que solo me han dado las gracias al irse, otras que me han escupido el desprecio diciéndome que soy mala persona, que utilizo la desgracia, cuando la desgracia fue la falta de comunicación.

He sabido perder, desprenderme de la oscuridad, mirar eso que en los centros de salud colocan como frase motovacional que a mi me asquea…, el separatismo de un individualismo nocivo de que solo nos veamos a nosotros mismos.

Pero después de todo no se puede ser tan débil, y ese refrán quemado de “lo que no te mata te hace más fuerte”. ¿Quién fue el genio?…lo que no te vence te levanta y de que manera.

Mi palabra es mi artillería, no creo que sea un ser maravilloso, tampoco creo que sea un ser tóxico soy una humana, como tú, como otros… y mi armadura es el quebranto que he tenido que vivir, por elección o por azar…

No sé si las etiquetas algún día me quedarán bien, como eres “creativa, maravillosa”… quizás algún día me deje de causar repulsión…, como las banderas que dividen las fronteras, los colores que nos marcan como si fuéramos más o menos por el color. Los colectivos que ahora necesitan sentirse con un sentido de pertenencia, que mi acento por el lugar que nací, me coloca en una parte de este mundo.

Cuando me considero parte de una pelota que llaman planeta, en la que vine a experimentar una experiencia humana, terriblemente humana, con altos y bajos emocionales, con sensaciones, con palabras y con muchas fronteras y barreras con las cuales tengo que convivir.

…y sí, tú que me lees ser humano, lo escribió una gorda, y una mujer fea bajo los estándares de la métrica de lo que es hermosura, ¿dime ahora con qué más me piensas atacar?…

Lo que mi humanidad puede desear es más de lo mismo que desearía una “miss universo” amor, serenidad y buenas energías.

Ah…, espera eso también lo toman como burla, entonces toma lo que te sirva de reflexión si es que hay algo que vibre con tu sentir y lo demás… mándalo a tomar por el culo.

….total es hora de hacerme un selfie con filtro, hacer “stories” y brillar…! (Nota sarcástica)

•Síndrome de Estocolmo• ~participación en concurso literario~

(. . .)
Entristecida en las ataduras y dominio
que azotaba su lengua sobre mi piel.
Cada día el agravio era más punzante,
desgarrando el sutil sentir
que alguna vez emergió de mis entrañas.
Oscuro y turbio
Oscuro y turbio
… desmerecía los destellos de mi mirada,
empujando mis emociones al pozo,
me volvía más prisionera de sus maltratos.
El día que cambie mi sollozo por risa,
empecé a enamorarme de las despiadadas
pesadillas que me hacía pasar.
Rogaba libertad a base de mentiras,
lo perverso me podía.
Fingía cuando me azotaba
que sus daños aún me dolían.
Mientras que en mi interior celebraba.
En mi mente repetía…
Oscuro y turbio
Oscuro y turbio
Me habitaba el descaro
todo un baile infernal,
y las ganas asiduas de sobrevivirle,
no existía gusto sin sudor y sangre.
Me hice adicta de la sal
cuando destrozaba mis labios.
Mi opresor se debilitaba;
a mi la rabia, el odio, junto con la demencia me crecía.
Le veía llegar rápidamente empezaba…
Oscuro y turbio
Oscuro y turbio
Me urgía sufrir y
derramar mi potencia en líquidos…
Renacía  obtusa y ruin.
Le arrullaba con melodía eufórica;
Oscuro y turbio
Oscuro y turbio
Su perdición empoderaba mi mundo,
le vi acongojado entre mis carcajadas,
y susurros en los que entonaba;
Oscuro y turbio
Rindo homenaje a su muerte,
porque hace algún tiempo atrás,
fue la dicha de mis lamentos.

•Nublada e inmortal•

A la espera de la caída del sol,
un día nublado hace que el atardecer
sea más entretenido e interesante.
Se muestra de colores rojizos,
diferentes amarillos detrás
de nubes pomposas de color gris oscuro.
Algunos destellos de luz
se dibujan en el firmamento,
parece que van abriendo paso a lo majestuoso.
Contemplo el vaivén de las olas,
un té caliente hecho al fogón.
Se escuchan voces a lo lejos juegan,
igual que el viento con la arena,
las olas rompen al compás de la risa de los niños.
Se difumina la espuma,
estoy sin parpadear,
porque sería un sacrilegio
perderme la belleza de la naturaleza.
Es un instante muy corto,
al que acostumbro ir sola.
Al despedirse el astro
me sumerjo en la oscuridad.
Entrecierro los ojos,
beso mis adentros,
respiro la serenidad, todos se marchan.
Desvisto las ansias
de mis deseos más profundos,
enajenada del mundo.
~Me deleito…, ¡me dis~fru~to!~
Con la esencia de mi feminidad
en todo mi esplendor,
el ardor de mis pliegues me consumen.
El fuego arrasa con espontaneidad.
Soy la esencia fugaz,
en el que decido hacerme etérea,
y eternizarme en otra noche nublada.

Anoche morí

Los paquetes de pastillas
estaban destrozados.
Profundo letargo
no parecía respirar.
Bache de sangre
rodeaba la escena.
Triste versos grabado
con la voz torcida,
se repetían en bucle….
Todo el desastre.
Tétrico mal oliente lugar,
desconcierto en el cual nadie
quisiera despertar.
En la tesitura del fiscal
se enuncia,
 la muerte cerebral.

~Eco~

Todo se parece
un poco ha aquello vivido.
No se desprende el tiempo,
como tampoco las cicatrices.
Se complacen en convivir,
hasta el último día.
Todos somos un poco
de aquel con quienes hemos compartido.
Somos resonancia,
siempre nos quedamos con lo que nos sirve,
y lo que no…,
también nos ayudó para saber el límite.
Así qué…,
la desgracia también suma,
lo único que resta,
es el día que el cuerpo se detiene…
Dejando atrás el latido
que le dio existencia,
y esencia a nuestra vida.

•Infortunio•

Muro descascarado
ensangrentado.
Desdibujado
aún así contiene su miseria.
El tic~tac herido…,
mutismo trasgredido.
Estrategia falsa del poder…,
mente suprema doblegando al inferior.
El pueblo olvidó doblar las rodillas,
 se cansaron de mendigarle.
Ahora el odio crece
ferviente en el núcleo.
Los corderos se revelaron,
en su honor desparraman vísceras.
Intestino se esparcen,
como pulpos soltando su tienta para huir.
Son medusas fuera del océano,
desvirtuadas en un mundo indiferente.
El respiro sagrado ha sido fracturado;
se humilló, y no ha recibido la piedad.
Será que la misericordia
es solo para los elegidos…
¡Malditos, malditos!
(. . .)
no vaguen en nombre de la justicia,
ni del amor.
Los ciudadanos se mueren.

 

Somos cómplice silenciados,
que sonreímos con el morbo que nos posee.

En el reflejo…

Me precipité, a ver el reflejo de su belleza, pero se desvaneció.
Una voz, rasposa de esas que te dejan saber que llevan tiempo en esta existencia.
Pregunta; ¿qué ves?
A una persona con pobre autoestima, no le gusta  responder esta pregunta… Porque la bruma mental puede aparecer.
Entonces, puedes contestar; ¿qué son tus versos, de dónde nacen?
Inmensidad del sentir,
la conjugación del dolor, y la alegría.
La pasión desmedida
y el desequilibrio, todo lo incierto.
El torrente que me mueve,
las palabras encajadas en mis emociones,
mi feminidad herida.
Los versos son todo lo que arde;
y ruge en el silencio de mi infierno.
La danza que no puedo realizar…,
la belleza en la expresión del llanto sin fin.
El cúmulo de agonía,
un desierto agrietado,
un bombeo que duele en cada respiro.
Un aleteo de pestañas húmedas,
que se quiebran a su paso.
También es…,
la gratitud del quebranto de ser quien soy…
Entonces, ya te puedes ver…, ¡esa eres tú!

•Demencia del músico•

Las notas musicales,
se incrustaron entre cada vértebra.
Su vibración es estímulo.
Impacto inclemente, todo un frenesí.
Cada inhalación forja esperanza.
Los poros desprenden su sabor
agri~dulce; paladar hambriento.
El deseo musical incrustado en las costillas,
el cuello tiembla junto con los trastes…
Las corcheas encajadas en la pelvis
y la semicorchea internada en los pliegues.
El placer brota al compás de los arpegio.
Danza acústica en la amígdala del músico.

Diluir

(. . .)
al pronunciar su nombre
re~sequedad en la garganta.
Aparta la mordaza,
le humedeces sus quejidos…
Los pezones re~escriben
el placer sobre su piel.
Balbucean al compás
de sus contoneos.
Su cuerpo de fuego canta.
Las manos embisten sus anhelos.
El pálpito cuasi perfecto
en la hondura.
 Deshacen los ardores,
se desvanece la escarcha.
Enraízan la respiración,
y el deseo de morir juntos.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑