Cuántico

Enredé mis manos en su cabello.
Desperté de un vuelo de fantasía.
Relincharon los adentros con ilusión.
Desamarrada de la esclavitud
que me poseía.
Con esta luna llena de Mayo,
acaricié los aullidos de los lobos perdidos.
Nos embriagamos
contando pétalos con los que nos adoramos.
Fui el lacayo del demonio
por tantos años, agradezco
mover el cuerpo en “pseudo~libertad”.
Hacerme voz para hacer justicia,
y denunciar la podredumbre de los necios.
Se abre el portal del cielo
te reciben los Ángeles desnudos,
porque para hablar palabras de sabiduría
no necesitas armamento físico.
Fluyes en el espíritu
contemplas la plenitud jamás sentida.
Puedes sentir
toda la oscuridad desprenderse…
Y solo entonces,
a empezado el viaje del destiempo
ó quizás la sincronía paralela.
Nunca se sabrá
porque la contradicción
te envía de regreso a la tierra.
En donde creemos en cuentos,
en druidas, en hechicería, y en bendiciones celestiales. 
Anuncios

En el reflejo…

Me precipité, a ver el reflejo de su belleza, pero se desvaneció.
Una voz, rasposa de esas que te dejan saber que llevan tiempo en esta existencia.
Pregunta; ¿qué ves?
A una persona con pobre autoestima, no le gusta  responder esta pregunta… Porque la bruma mental puede aparecer.
Entonces, puedes contestar; ¿qué son tus versos, de dónde nacen?
Inmensidad del sentir,
la conjugación del dolor, y la alegría.
La pasión desmedida
y el desequilibrio, todo lo incierto.
El torrente que me mueve,
las palabras encajadas en mis emociones,
mi feminidad herida.
Los versos son todo lo que arde;
y ruge en el silencio de mi infierno.
La danza que no puedo realizar…,
la belleza en la expresión del llanto sin fin.
El cúmulo de agonía,
un desierto agrietado,
un bombeo que duele en cada respiro.
Un aleteo de pestañas húmedas,
que se quiebran a su paso.
También es…,
la gratitud del quebranto de ser quien soy…
Entonces, ya te puedes ver…, ¡esa eres tú!

•Subordinada por el enigma•

Años siendo cuenca de su semen.
Tragando espuma, veneno que
hacia hoguera en mi vasija fértil.

El odio agrieta, y deja el alma inerte.
Porque los demonios al morir adentro,
se vuelven zombis en las entrañas.

Renacen aturdidos,
entre lo clandestino y fugaz.
Con el tiempo carcome los huesos,
el tuétano queda seco.

Se pude escuchar los alaridos
de los pequeños seres que no lograron cruzar,
sin contemplación, pérfidos de un mundo incierto,
pero que aun así, sigue siendo poderoso.

Los ojos eran tutela de lo violento.
Acertijos desequilibrados,
nos mordíamos los labios
bajos risas sangrientas,
tal cual culto satánico.

Locura adherida
desmedidas de un sentir
cruel al que lo adentre.
Al final, no son los otros…,

¡Soy yo!

Hija de Satán que reniego
la existencia de lo glorioso
por tener todos sus hijos,
podridos en mi interior.

He parido la furia siniestra del desasosiego,
la amargura del desprecio,
las habladurías de su lengua nociva.

Las burlas que arroja sobre mis cicatrices
escupiendo hiel en mi espalda.

Todo su ácido me consume.

Quiero que quede claro;
a sus malditos pensamientos me entregué.

Soy la furia disfrazada de mujer.
Soy la perversidad con antifaz de amabilidad.
Soy la perra que lamí su miembro por décadas.

La que bebió de su saliva, y viajo en sus vaivenes,
sobre su pelvis cabalgue hacia la perdición.

Mi virginidad se bautizó en sus aposentos,
blasfemando las palabras divinas mientras
me clavaba el puñal en el que ardíamos.

Me arrodillé a suplicar clemencia,
con desprecio me condenaba al silencio ciego.

Sollocé la arrogancia abriendo
mis penurias frente a su ser,
para darle el placer de verme vencida.

Fui la sierva de un peón con miserias en el espíritu.

•~…cuando morir~•

Todos llegaron temprano a el encuentro, nadie sabía el porque se reunían.

La anfitriona pidió que todos vistieran oscuro, en la fogata se vislumbra la silueta de salamandra…

Ella, ríe sin parar…, como si algo extraño le pasara, conjuro unas palabras.

El cielo retumbó, lluvia ácida caía sobre su piel, los empapo de su sangre.

Planeo su deceso… Toda bruja puede elegir cuando morir.

•Sin querubín•

No viene al mundo entre ángeles, aunque esa noche se escuchaban aleteos. Provenían de las gárgolas con sus pezuñas rasgaban los cuerpos de los dementes. Los mismos que decidieron danzar una noche sin luna, con matojos extraños abanicaban las vaginas, de seres mutantes. No parian criaturas sutiles, ni especies conocidas. No caían copos de nieve, eran trozos de carnes congelados. El olor nauseabundo acompañado de alaridos, con la ironía de un festejo celestial. Cabellos finos igual que alfileres, venían con la ventolera dejando ciegos a todos. Llegué a la tierra riéndome con la tortura en la lengua, la desdicha puesta en la copa de la maldad. No vine de Querubines. Me habita el horror del necrópolis. Bebo la sangre del delirio de los temerosos, me acobijo con su angustia. Crece el calvario y le hago el desamor a la impaciencia que lo complace. Hago pirueta entre los infieles muertos.

•Rabioso y mortal•

… Sembraron semillas de un árbol,
en mis adentros.
(…) me rompe, cada cierto tiempo,
para abrirse paso y echar raíces…
¡Más profundas!
Me vuelve a hacer trizas…
Me desbarata,
 se asegura de hacer aullar los nombres,
de cada una de las personas,
que han tocado mi vida.
Mi tronco, no es frágil…
Por tanto,  las raíces que salen de mi
médula espinal, deben ir más hondo…
Crecer hasta dejarme paralizada.
En el compás de mis días…
¡Para Florecer y Vivir!
Me sembraron con furias…
Llantos; arrebatos internos.
Y van surgiendo, brotes externos…
Estoy Agrietada, con la piel de cascarón
arrugado…
Con las entrañas bien ceñidas.
Si me tajeas, para dejar tu huella en mi tallo,
me podrías palpar claramente…
Sentiras mi aroma…,
y al observar mi corteza,
brotará el zumo de mis lágrimas de leche.
Te conectarás con mi Espíritu…
~ Rabioso y Mortal ~
Seremos reflejos en un instante…
En el que me respirarás y habré de respirarte…
En ese momento misterioso,
que vislumbra lo eterno y  lo fugaz,
tendrás en tus manos, el hacha…
Te miraré sin júbilo, ni vergüenza…
Me dormiré con el soplo de la brisa;
con el sonido de mis hojas…
Con la risa de algún niño, perpetuada en mi alma…
En esos juegos de mi sombra…
Rodeada de amantes, esperando el atardecer…
¡Y estoy, lista…! 
 
Esperando ser podada de mis plagas… 
 
De mis apegos… De mis gritos.
(…) al fin, seré Libre, de éste Maldito Dolor.
Qué me hace suicidarme y renacer cada ciertos días…

•Suplicio•

Desconozco si hago sacrilegio
al no enaltecer tu “vida” o tu “muerte”.
Algún tiempo atrás lo hice,
ahora no me llena, no lo siento.
No creo en la crucifixión
como acto de bondad de tu grandeza.
Mucho menos lo que hemos
hecho los humanos en tu honor.
La prestación al odio,
la incitación en tu nombre,
como quiera que te hagan llamar.
Quiero pensar que no necesitas
de estos sacrificios o “falsedad”
de unos días…
Que prefieres que nosotros
desde nuestra humanidad
la demostremos con el día a día.
Aceptando la equivocación,
como fuego redentor para evocar
cambios profundos en nuestros adentros.
Por ende, con los demás…,
entiéndase en el “prójimo”.

•Galope•

Cabalgata onírica…

Se escapó de un cuento.

Subió a su unicornio

re~creando la magia.

Le adornan pétalos rojos,

igual que la pasión de sus encantos.

Va hechizando al mundo

con su dulce voz.

Cabalga dentro de la poesía

que nace de su corazón.

~…sombría~

En la pasarela,
va altanera la sombra.
Engañando con su altivez,
escondiendo el miedo.
No tiene peso,
pero el cuerpo que le refleja
está exhausto.
Mira sus figuras
construidas de lesiones,
sin cicatrices que se le denoten.
Es un misterio
cuando transitan las horas,
y se va desvaneciendo.
Aunque la luz artificial
la haga notable,
sabe que está allí.
También lo sabes tú,
¿puede desaparecer?
Gran acertijo,
ella, se burla de las
re~creaciones mentales.
Por más que intentes alejarla,
 al mínimo resplandor aparecerá.

~Ondea la noche~

Escarcha en plena arena.
(. . .)
aguas cristalinas contoneando
su angelical ser.
Brizna sutil empapando…,
el aliento.
Multi~colores,
en los multi~versos.
Sublime oleada,
trae consigo la noche.
Un cuarto creciente de Luna,
entretenida con las estrellas.
Que hacen coro celestial,
en el vaivén de los suspiros…

•En la arboleda•

Los espíritus se presentaron esta tarde gris.

Enunciando los deseos de la noche.

Neblina; lluvia, relámpagos, y un bosque hambriento.

Anhelos de lo místico, los Druidas junto con los árboles se preparan.

Los necromances están bebiendo de la sangre de los sabios.

El portal del manantial está abierto, para que las sirenas puedan danzar.

Se habla en lenguas sagradas…, antiguos símbolos girarán en el firmamento.

Caricias, aleteo tierno de hadas, defile de duendes haciendo travesuras.

Las hechiceras esta noche, solo bendecirán la grandeza de la naturaleza.

•Rock and Go•

El humo, la botella
y el “rock and roll”
desnudando los oídos.

Conjura la malicia
que ofrece placer a su sexo.

¡Chuculún!

Suenan los hielos
al caer en el alcohol,
antes de derretirse
en el vapor de la lengua.

Masturbar la incertidumbre
en la hora exacta del pánico,
y la danza de los muertos.

Lúgubre deseo, disonante
estremece las vértebras
colmadas de veneno, y
de los susurros maléficos.

 

 

 

*Chuculún* Imita el ruido que hace un cuerpo al caer al agua.

•…de eso místico•

…cuando el círculo de mujeres místicas te llaman.

Enajenada de que quieren decirte, te inducen a sus creencias.

Les miré con algo de recelo, aunque muy en el fondo sus palabras empiezan a estimular…

Los ciclos de la vida, son fluidos, “muerte” en su forma más orgánica.

Renacimiento como gestación de las transiciones.

Una tirada en rueda simbolizando los doces meses del año.

En el medio el recordatorio de la energía que debes tener para cada etapa.

De los círculos, me llevo la manifestación de la energía que se hace sentir.

Del sollozo del alma, me quedo con la fuerza que transmuta.

Vida es ese vaivén de emociones, las mismas que disfrutas y sufres.

La foto del círculo de la mujer Selva.

•~…runas~•

(…) la caricia de sus palabras abre mis pétalos.

El elogio de su voz, se mueve con la música del viento.

Sobre un pañuelo azul descansan las runas, que enuncian las profecías.

Reboso el caldero con las semillas que desprenden nuestras almas.

Observo caer la esperma de las velas, en conjunción con la danza de las sombras.

•…mani~comio•

Me llamaron del aquelarre, parecía una reunión de improvisto. Aunque todos sabían que el gran amo estaba sacudiendo los cimientos de la tierra con su mordaz furia y con su deslealtad. Todas las marcadas por su fluido blanco teníamos que acudir, su mal nos hipnotiza, nos llena de fortaleza. Hemos rugido el dolor que nos confina a su servicio. Mordemos la sabiduría de su lengua, estamos a la merced de sus poemas y a la beldad de su rostro. Él nos recuerda cada uno de nuestros pecados para enriquecer su estadía, entre los vivos. Nos hace suya de manera violenta, luego nos apacigua dándonos a escoger a quien poseer. Le aturdimos los sueños los embriagamos de lascivia, para entonces devorarles el alma. Se sirve en copas finas la sangre del que muere, de abandono y locura en los confines del manicomio.

Bonito;

(…) hoy, estás triste lo escucho en tu voz. Aunque la música supera tu respiración. Hasta por la forma de hacer “click”. Puedo oír ese quejido parece casi un ronquido…, ese susurro que rasga tu garganta al hacer la melodía o silbar. Sigues estando solo. Ya tienes cansancio hasta la silla “rechina”. Tú…, sabes que estoy. Por eso algunos comentarios en tus directos. No voy ocultar lo evidente, a mi si me duele la ausencia. El orgullo destruye, el silencio corrompe, y el ignorar sepulta… Es irónico que toda tu música y discursos hablen de perdón, de añorar, de amistad. En fin… Así es la misma vida…, un conjunto de emociones. Abrazo con solidaridad lo que te aqueja. Sigues bonito… aunque solo sea un sueño más…

•destacada•

Photo by Vestio

Fue un año de muchos conjuros, disciplina, e intentos.

Prueba y error…

Muchas pócima explotaban en la práctica.

Me crecieron verrugas haciendo hechizos, algunos maleficios venían de reverso.

Muchos pactos después de sacrificios.

Sin nada de lo vivido, podría destacar en lo que me espera este año.

El compromiso, la lealtad por amor a la “magia”,

me mantuvo en pie, pude saborear las carcajadas.

La dicha de compartir una mesa, unas palabras, el diario vivir…

Quien lo diría que se hace hechicería en la cotidianidad, cuando le pones el cariño y la esencia.

Una bruja siempre macera, crece en los adentros, ¡Amando su huerto!

Nota: Con tan honorable brujo a cargo, imposible no sentirse orgullosa.

~~~~

•Fotografía colaboración de Vestio ~ con el amor más grande que puede habitarme te agradezco.

•~Cartas para èL~ ((Después de ti…))~•

Photo by Vestio

Querido Brujo;

Después de ti…

Habitará el silencio, la penumbra de tu adiós.

El recuerdo de tu eternidad en mi…

Toda la sabiduría incrustada en mis células, sublimidad de los re~comienzos.

Saber que la dicha nació al conocerte, vi de frente a la alegría…, aunque cruzaré tinieblas en la soledad.

Te sentiré… y seguiré.

Fue mi promesa aun cuando apenas cruzamos palabras.

El día de tu adiós, ~te besaré el espíritu~.

Te veré partir en la mayor majestuosidad.

…a través de ti, re~conocí que se pueden querer, y respetar…, incluso celebrar, amar, a los amores ajenos que ya no están en este plano.

Aprendí, que la eternidad está en la memoria, la grandeza en la honrar con gratitud la vida, y sus huellas.

En la calidez de la esencia …

Entre mi turbulencia, veré toda la sensibilidad de cada dedicación… de todos tus conjuros para que me sanara, y fuera libre de mis barrotes…, cuando me tomas de la mano.

Me dices; quiero que seas feliz, si mi vida termina, al menos se que valió la pena verte sonreír.

Gracias por darle sentido a mis carcajada.

Por estimular mis adentros, a querer ir por un poco más…

El día que te despidas de la vida, todo será contradictorio, iré a la negación de no quererte perder.

Aunque agradeceré que…, en mi enorme solitaria vida, había una Bendición para mi…

Me entregue entera a sentir~te, a vivir~te…, a respirar~te, y quedar~me con mucho de ti…

Podria ser cuestionada, criticada por mi sentir de fantasía, mi amor lejano…, pero sabes bien que eso fue lo que me levantó, y me levanta de la cama.

Siempre será así…, el que me enseñó las capacidades de amoL~discar el alma.

Con cariño

~Aileen~

…ojalá mi huella en ti, significara poco de todo lo que eres para mi…

~~~

Fotografía colaboración de Vestio

•…brebaje de lo oculto•

Photo by Vestio

Soy hija del magma, me formé sobre el calor.

Vivo arraigada al fuego, las burbujas de mis ovarios son rojas.

Tengo latidos en mis partes in~exactas, alabo a las diosas y los dioses sagrados.

No le temo a besar el sentir, ni tocarme los pezones.

Son mi naturaleza, celebro que vivan, que sientan.

El deseo me estremece, adoro sentir.

Respirar el aliento, beberme cuando soy líquida.

Estancias femeninas de mis ciclos, círculos de mi bruja.

Libertad de mis pálpitos, amo besar la invisibilidad de mi interior.

Desprendo mis pétalos ungidos de sabiduría…

Me florece la esencia divina llamada; la Magia del Amor

~~~

Fotografía colaboración de Vestio

•sin punto•

sin nada que aportar

se desintegra el pacto

el vaivén se deforma

inconexos los puntos

desprecian todo al

llegar la incongruencia

desafío mortal si logras

encontrar geometrías

sagradas en el infierno

terrenal

•soy un desastre•

Nada nuevo… soy kakita~kukuto si como suena soy caca… espero servir de abono.

Me vomito en mis huesos… y luego lo re~lamo.

Escupo el veneno disfrazado de amor, cuando llega se esparce.

Ácido puro…, desintegra cualquier demostración afectiva.

Soy dañina… estoy podrida… asco de persona… eso soy… y he sido siempre…

…merezco todo el mal que me habita, y debería morir, para deshacer toda la porquería que traen mis prostituido latidos…

•trueno•

Que dichosa la victoria que llevas en los latidos de su vagina.

Quién lo diría, que del pálpito de mis ruinas irían a llorarte en las corrientes de tu río.

Que el embrujo que te sigue llamando, a puesto eco en mi grieta, ahora pone solemnidad, y trozos de las sobras de otras noches.

Cuán embriagada iba la furia cuando se detuvo esta madrugada en mi puerta, rasgando la pena.

Hizo descuartizar la carótida así se quebraron las válvulas subsiguientes.

Huye mi sollozo de hembra herida, corrió por los prados dando zarpazos, agarrotando las fibras del más íntimo sentir.

Subí a lo más alto allá donde los árboles gimen sus placeres…, me ahorqué cuando ví que se aproximaba más y más la tormenta.

•La Bruja la tengo en el chichi•

Photo by Vestio

La voz que despierta mi consciencia me grita “no me toques el chichi que me vuelvo loca”…

La bruja que tengo en el chichi… me aletea.

Tengo los capilares y los nervios vivos.

Me está latiendo las entrañas, mis cimientos se han removido.

Salí del estado de letargo, me vivo las instancias del deseo.

Re~lamo mis pezones erectos, aunque me vean las puritanas que rezan en la iglesia de al frente a mi hogar.

Me siento con las piernas abiertas semi~desnuda y juego con mi feminidad.

Saboreo el aroma de mi esencia, celebro el poder sentir… que saliera mi cuerpo del estado de coma.

Pararme mover mis caderas, sentir mi pelvis me trajo a la vida y si me llaman bruja, que sepan que el fuego y el ardor empieza en mi chichi.

~~~

Fotografía colaboración de Vestio

Blog de WordPress.com.

Subir ↑