~Cascar…~

By Vestio

(. . .)

Rompiendo el huevo…, desde adentro con el pico blando que tengo, y desde afuera con la ayuda de éL, que trae un cincel en la mano. Todos los días viene a darle al cascarón, y yo… como si no estuviera lista para nacer repongo las grietas. Tanta humedad interior ahogada. Quiero ver un poco de luz exterior. Sí, es una contrariedad. Se debe a que lo que habita dentro es un sistema anti~humanos, pero como si esto fuera película de ficción. Él, que viene a tallar el cascarón porque al final su querer abrir…, para liberar lo que hay en mi…, queda como runa grabada en el tiempo. Le escucho, de todas las formas que fui dotada, aún sin exponerme a un mundo de excesiva luz; misterios, y terribles catástrofes…, le presto atención, le miro cuando éL cree que está apunto de romper el cascarón, puedo remarcar su belleza. ¡Me encanta! Pero con lo que más me conecto es con la frecuencia de su vibración, con la sabiduría de su existencia. Esos consejos que viene dando para que salga lista, para que la tontería no venga incluida. Las fuerzas se repongan, una vez afuera pueda abrir alas, para sobre~vivir. Me ha tomado mucho tiempo, al final vuelvo y repongo el cascarón con Magia del Interior. Porque quiero que siga viniendo con sus teorías y sus formas. Que aún sin tocarlo, sin picotear del maíz de su mano, me hace sentir Plena. Eso que dicen que se viene a este mundo a vivir sin apegos, no lo entiendo, quizás cuando éL, logre abrir del todo, no seremos los mismos…, eso me aterra. Si pierdo la sensibilidad de disfrutar mi propio sentir, y empiezo a vivir con molduras, no digo que no sea beneficioso para el ser. Simplemente es un sistema de control, se ve que aunque no he salido, vine con las alas de mi sentir primitivo…, donde redirijo la energía… Mientras tanto le sigo aprendiendo reformándome en su método. Pues nunca tendré la certeza de nada, más qué éL; vino a dejarme huellas profundas, mientras exista mi latido, y eso… ¡Se Agradece!

Foto colaboración de Vestio

Anuncios

~Cartas para éL~ (lerda…, en ti)

By Vestio

¡Bonito!

…, así te digo porque tú ser muy intencionado desprende esencia, del saber lo que quieres y como lo quieres. Eso que me das, alimenta mi día a día, tienes una delicadeza en tus detalles para hacer~los, imborrables y únicos. Pocas veces me dices: “que me quieres” …,porque para ti eso es evidente, y es aburrido juego de niños desgastar las palabras. Me tienes ñoña, más de lo habitual. Te he pedido que no me des tanto, porque luego, sentiré la ausencia muy pesada. Cuando no estás cerca, estoy sumergida en las risas que me dejas. Ese vaivén en mi cuerpo, contoneando mis curvas, brota mis cosquillas y calores. “Magia” para un cuerpo que ha sido devastado por el paso de su tiempo. ¡Lo agradezco! …como cuando tomas de tu espacio libre y me llevas contigo. Haciéndo~me, parte de tu entorno, de tu belleza interior, de lo que aprecias, de cómo piensas… siempre dejando abierto para el inter~cambio, de ideas, aún cuando me vacilas, mis inocentes cuestiones. Estás ahí demasiado tiempo, me siento plena… y te he confesado que eso me aterra…, aunque soy de disfrutar y exprimir~te, los instantes. Te vivo hasta en el silencio, ese que te carcome, porque tú…, siempre quieres más y más conocimiento, más y más risas, más y más entusiasmo, vida etc… y yo, te contemplo y te hago cariños escuchándo~te, mirándo~te, abrazando tu esencia, esa que viene con tanto adentro… Siempre estoy, dispuesta a la apertura de tu ser, sea cual sea la situación, si mi rendimiento falla, entiende que la energía entregada aunque vaya a otro ritmo, es inmensa como el cariño que te tengo…! Ese soplo de tu existencia marcando la mía… me mantiene; despierta, dispuesta, y alegre… mi gratitud con la melodía de mi palpitar que siempre dice; éL, éL, éL…

Foto colaboración de Vestio

~Cartas para éL~ “Nubes Negras”

…cuando no me lleguen las palabras, ni las caricias a tu alma. Cuando el pecado de mi insistencia, no pueda con la carga… Me sentaré en la oscuridad, con la Luz de mi interior, desde allí…, en el silencio contemplando lo que no soy capaz de calmar. Respetando la grandeza “de los que se fueron, pero están”. Cantaré esta melodía mientras mis ojos lloran tus dolores, y desde la comprensión más noble del Ser. Te sigo acompañando.

~Cartas para éL~ (Axioma)

AmoL

(. . .)

Me has ido enseñando, a como te gusta que te “toquen”, y el trato que quieres.

Me gusta aprender~te, es como si no tuviera memoria sobre nada, empiezo de cero en ti.

Moldeas mis sentidos, cualquiera podría mirar de afuera, y decir que autómata…, ignoran el sentido de la ecuación que domina tus sentires.

Desconocen las proporciones de tu decir, de tu querer, y los resultados que arrojas sobre mi materia.

Es fácil querer dominar a otros, lo difícil es soltar en la elección; del día a día, dejar que la otra persona te aprenda con grandeza, sabiduría y secuencia de tus actos.

Es muy cómodo para algunos hablar de sensibilidades porque pegan palabras tras palabras.

Mientras que tú: haces el amor en donde las líneas pierden la cordura, volviéndo~se curvas, con la cadencia de tu margen….

Ese sutil abrazo que das, tras la fuerte elocución de un relámpago ambiguo que busca definición, quiere reacciones, anhela siempre algo más, y mas que un simple deseo…

El amor, tú lo conociste, lo viviste, por eso tus labios profesan que nunca más sentirás algo igual, me encanta que no me engañes con falsas promesas, ni que hagas que albergue esperanza en la espera.

Me abres la jaula de mi propio Sentir poniéndo~me, a elegir.

Sabiendo que la vida, o yo misma me he negado demasiadas posibilidades.

Me besas, no precisa~mente, mis labios carnosos, ni mi vagina deseosa de tu lengua in~quieta…, si no que lo qué haces es besar~me las heridas, y estimular mi sistema endocrino para que albergue la ilusión de vivir~me, a mi forma.

No guardas reparo en ver qué mi lado salvaje, posesivo, e in~saciable, se calma con atención y dedicación.

Esa que me brinda tu cariño, que para mí…, es sagrado, y lo más hermoso que puedo experimentar.

Porque es empezar a conocer~me; es explorar, y explotar al máximo, mi Ser.

~

~Cartas para éL~ (…pestañear)

AmoL

…Lo que observo en tu rostro, que enamora mi ser.

Veo el paso de tu tiempo, la sabiduría añeja de tus labios.

Las arrugas del quebranto, la mirada que capta todo hasta lo más efímero con detalles infinitos.

Miro de cómo crecen tus vellos…, y esas venas que se brotan cuando algo te incomoda.

En el tercer ojo se te hace un espiral de líneas de expresión con ciertos momentos explosivos.

Hay cosas que me encantan de ti, que me niego a compartir~las, a decir~las.

Porque se que nadie más las percata…, y esas las hago mía.

(. . .)

Cuando te hago el amor con el pestañear de mis ojos.

Foto colaboración de Vestio

~•encadena~dos•~ •Carta para éL•~

By Vestio Alonieco

“AmoL”

(. . .)

Alguna vez, intenté contar~te sobre; cómo el moho se pega y va corroyendo todo… De esas tontadas que me invento, pero no pude. Cuando me escuchaste decir que hablaría del moho, hiciste lo típico en ti: con tus lentes de intelectual, te recostaste en tu silla y estrujándo~me, tu voz en mi pecho. Empezaste con tu típica frase “pero, vamos a ver” …soltándo~me una cátedra de cómo el moho corroe. Yo, alucinada perdida en tu decir, tomando una que otra nota, que quizás nada tenga que ver con la teoría y si mucho con el amor. Casi sin parpadear, que por eso traigo los ojos dolidos, por no querer~me, perder nada de ti, extiendo mi mano para querer tocar~te, aunque no alcanzo, quisiera poner un dedo sobre tus labios que se mueven a gran velocidad mientras tus ojos se tambalean en la búsqueda de más información y yo, te sonrío, tú sin darte cuenta reaccionas con una leve sonrisa a mis sonrisas, bromeas sobre algo serio y sigues hablando…, porque no te callas nunca. Y como para mi no es abuso escuchar~te, te dejo hablar de lo que sabes, y de lo que te inventas que igual todo en la cadencia de tu voz se escucha muy bien. Sabes sacar partido de tus atributos positivos, tomar como el moho a la cadena todo lo que quieres. Mientras tu explicas; me aferro más… Cuando tú batallas con la sabiduría, buscando liga mental, yo simplemente sigo corroyendo tu espíritu aventurero, sin invitación me adentro. Como ancla vieja de barco grande, con cadena gorda sigo el viaje hacia lo profundo de tu ser. Allí, he empezado a crecer. Por más que intentes transformar ciertos aspectos, ya estoy en cada eslabón que te conforma, hasta en los que no me pertenecen, porque con el tiempo. Toda unión posee del otro. Mi anhelo, es perpetuar~me, en la erosión de tus neuronas, y en ese desgaste me recuerden con afectos y defectos, en la transición de tu vida en la que llegue. Para encadenar~me, con fuerza hasta dejar~te, sin aliento. Que sepas que sigo; ~AmoL~discando tu alma corroída~…, y algun día tirare~mos de una que se llamara: “la nuestra”.

Con cariño y verdad…!

Foto colaboración de Vestio

~Cartas para éL~ (…de estaciones)

Tú eres un espectáculo del cual yo no me quiero perder ni un instante. Sofocante, y evidente son mis desenlaces… lleno de tumultos atragantados se encuentra mi ser. Al ver~te, me des~hago, mi estación está en otoño. Des~prendiendo, mutando colores, olores y células secas que al pasar por ellas, crujen igual que las hojas. Me des~gasto en el vicio de querer~te. Me paro frente al umbral de tus ojos solo para decir~te; con los míos cuanto habita adentro. Afuera puede ser la estación que me prepara para el invierno, pero te digo: mira muy cautelosa~mente; adentro, ~muy adentro~, donde todo es primavera, y más abajo se encienden los veranos de mi juventud. No miro tus travesuras inquietantes, no busco descifrar las estructuras de tu rigidez. Yo, me quedo con tu esencia, la que no puede comprar premios y méritos ante grandes hazañas, la que habla de tus verdaderos sentires, sin medallas y elogios ajenos. No es tu historia la que me deslumbra, ni es tu rectitud la que hace palpitar las llamas de mi sentir. Son simplemente los latidos de tu interior, las ganas que tienes de vivir siempre, y la grandeza de la que no hablas, la misma que te caracteriza, la absorbo, la disfruto… Entre tus payasadas, elijo quedar~me, con todo lo bonito.

(. . . ) y ese siempre eres tú!

~…encariñar~se~

Hay viajes que se dan sin globos aéreos, sin aviones, sin auto, sin trenes.

Esos viajes son los que más pesan en el alma.

Cualquier bruja lo certificaría como algo que se vive desde tan adentro, que no se puede fallar a la cita.

Llevo muchos meses mirando desde arriba, a veces desde muy abajo y otras de lado.

No me he saltado ni una invitación al compartir.

Ni tampoco he puesto límites en entregar pedazos de mi esencia.

…todo lo disparejo se vuelve dual con mis sobrias palabras, si anulara un encuentro perdería sentidos, jamás se rechaza tanto sentir.

Tengo una constelación en mi pecho que irradia su nombre, su singular belleza me enamora.

~Cartas para éL~ (en el tronco)

Sobre las arrugas del tronco viejo, caído…

Me estrujaba con tu recuerdo.

Mientras el viento me sacudía los risos, y los temblores tambaleaban mi existencia.

El golpe de las olas, humedecía mis adentros; mientras mis ser…, a ritmo de mis latidos decía; éL, éL, éL!

Nos tatuába~mos, el ardiente roce, en ese jadeo desenfrenado.

Quedó imborrable en el tiempo.

Como los glifos antiguos, te llevo dentro.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑