~El diario de Reena~ XX

~El diario de Reena~ XX

~…hace tiempo que Soleil no visitaba a Reena, ella sentía que los cambios no le favorecían, sino que le quitaban esencia. Aún así, Reena siempre honrada su llegada.~

Despojo mi vientre, mis manos
y las de ella ardían, mi pecho jadea.
La blancura de su piel y su pelo castaño rozando mis pliegues morenos.
El vaivén de las caderas, mis dedos recorriendo sus venas
hasta llegar a su cauce.
Juga~mos con la humedad que nos invade.
Respirar~nos cada suspiro es la forma de habitar~nos, la Feminidad.
Sus besos dulce caricia a mis labios.
El murmullo de nuestras pasiones,
germina y embriaga el lecho de;
Sentimiento y Amor…!

Saudy ~_~.♡

26 febrero 2017 

Anuncios

~El Diario de Reena~ XIX

10802066_773660429365873_6908162882908971111_n.jpg

~El Diario de Reena~
Sus pétalos, cada noche se deshacían, sobre mi pecho.
Cientos de emociones y temblores, me hacían nombrarla. Cada amanecer, estrujaba la esencia de su aroma sobre mis cálidos pezones, mi cuerpo se estremecía al recordar la sutil caricia que mi Amada me ofrendaba… Cada día… Con más Amor…!
Saudy ~_~.
5 dic 2014

~El diario de Reena~ XVIII

10380766_767419309989985_9015719427608577762_n.jpg

~El diario de Reena~

…Reena recostada a la sombra del árbol recuerda instantes amorosos…

En la flor roja de tu vientre,
cuando lo más maduro te habita…
Tus aromas son mi delirio, por el cual respiro Vida…!
Tu sentir femenino contagia mis entrañas de Mujer… que atrevidamente me invitan a danzar… Estremecida, entre la voluptuosidad de tu pecho, erguido e inquieto…Así como cada palpitación de tu Corazón Ardiente…!
Saudy ~_~.
22 nov 2014

 

~El diario de Reena~XVII

1240369_742318949166688_8069981109071312491_n.jpg

~El diario de Reena~

Sus poros son como hojas de primaveras, destila aromas y encantos. Sus ojos dos estrellas que palpitan. Su vientre es magma ardiente. Sus labios son cerezas frescas. Su gruta es un manantial cristalino. Sus pechos son dos guayabas deliciosas. Su cabello es una cascada de miel… Sus muslos son nieve que se extingue en mis manos, se hace agua. Ella es todo emoción y densidad… Sin su presencia mi cuerpo, se vuelve desabrido. Necesito tocarte despacio, amando los suspiros que alargan las pausas, respirar tu esencia. Entretejer los gemidos y los latidos por siempre… vivirte!
Saudy
6 Oct 2014

~ El diario de Reena~ XVI

10570437_718837294848187_7671792536951086343_n.jpg

~ El diario de Reena~

Era finales de otoño, recién comenzaba el frío anunciando la llegada de un invierno amenazador, de tormentas. Ella trabajaba comunicándose con los seres de otro plano, vivía lejos de la ciudad, se había internado en las montañas sagradas. Tenía la certeza que su vida era para el servicio de los demás, se alimentaba de energía. Atendía cientos de personas en un solo día, jamás se cansaba; todo parecía perfecto, su hogar reposaba sobre lo vegetal, bajo la sombra de un árbol de ceiba, sus grandes raíces le daban protección, las cuales usaba de paredes; arriba su tronco torcido, haciendo su cúpula perfecta. Sus estanques estaban colmados de agua de manantial; para dormir habían hecho unas hamacas especiales; todos los que visitaban el lugar, quedaban encantados con su magia. En las afueras, la tierra hacia formas circulares, estaba todo impregnado de símbolos. Hacía sanaciones colectivas con cánticos sagrados, que podían apreciarse desde la falda de la montaña. Su vida había acontecido en la consagración de su sentir místico, llevaba años viviendo en la cúspide de lo natural. Jamás sintió interés por convivir como los demás seres… que no fuera, encaminando a otros a descubrir su potencial interior. Hace algún tiempo, su salud empezó a malograrse y el referido invierno, parecía ser muy duro para ella. No se estaba percatando del descuido de su salud, su afán en ayudar se volvió desmedido, fue así que cayó, como caen las frutas de los árboles, desparramadas en el suelo… Empezó a sufrir visiones, los sabios monjes que la acompañaban por años, intentaron sacarla de largos trances, de los que padecía. Luego de unos meses, su condición siguió agravándose como las tempestades de aquel severo clima, no pudiendo hacer nada, fue llevada a la ciudad a consultar un especialista…

Desde ese día, que fue intervenida por la medicina tradicional, la historia de Reena cambió. La llevaron a diferentes centros, pero su mente se había perdido entre lo que fue… y entre todos aquellos que acudían a solicitar su ayuda. Las terapias más extremas fueron su única alternativa. Una enfermera le pareció reconocerla y acercándose, preguntó con interés si era la mujer de las montañas… Siempre admiro lo que Reena hacía en su trabajo energético y rapidamente, quiso hacerse cargo de ella, ya que en un tiempo, llevó donde Reena, a su sobrina Daila que presentaba trastornos alimenticios severos… y por más especialistas que visitaban, no lograron ayudarla. Sin embargo, desde que la chica subió con su tía Soleil a tomar terapias alternativas que Reena, con mucho amor y dedicación preparaba, fue la mejor decisión para su mejoría. Y entre oraciones, mantras, mudras y remedios naturales que le ofrendo, consiguió sorprendentes cambios… Daila logró conectarse con su ser.

Soleil sintiéndose agradecida por lo que había hecho por su sobrina, quiso en su totalidad asumir sus cuidados. Empezó llevándole música y lectura todos los días. Poco a poco Reena comenzó a encariñarse, cada día que pasaba más contaba con Soleil, quien no se apartó de su lado en ningún momento; estaba en cada comida; cada vez que la intentaba parar de la cama; en su ocasión de bañarse, buscando que se reencontrara con su destino, esa magia que poseía para ser un canal hermoso de amor. Durante todas las crisis de Reena,
la enfermera busco la luz de su esencia, para apartar cualquier oscuridad y temor. Después de varios días de tratamiento, quisieron movilizarla dándole un paseo por los jardines del psiquiátrico… al tener contacto con la naturaleza, sintió deseos de correr… Aún seguía muy débil, por tanto Soleil, la acercó hasta un árbol gigante… Reena se arrodilló frente a él, estirando sus brazos y al tocarlo, se conecto con la Madre Tierra, vibrando con su corazón expansivo… Estalló en llanto, sintiendo como sus cuerpos se enraizaban. Soleil conmovida se reclino para abrazarla y secar sus lágrimas; Reena tomó sus manos llevándolas hasta su pecho… Mientras el maravilloso ocaso del Sol arrullaba sus miradas, provocando la intensidad del momento… Ambas sintieron un temblor repentino, se miraron detenidamente descubriendo la desnudez de sus almas… Se incorporaron, Soleil coloca sus manos sobre la cintura de Reena, y sin pausa la besa… Estremecidas recorrieron los escalofríos de sus ávidos cuerpos. El viento sacudió el árbol, sus hojas, igual besaron sus rostros… rieron entre la timidez de lo que había pasado y los deseos que empezaban a nacer y así regresaron a la habitación, donde el silencio se apoderaba de cada espacio, se sentía más fría de lo normal… Soleil toma un libro para hacerle la acostumbrada lectura, pero ésta vez, Reena le pide que se siente en la cama, ella lo hace poniendo la cabeza en su muslo sobando su pelo hasta que queda totalmente dormida; como era de esperarse, a las 3 de la madrugada, llegaban las crisis de Reena y allí seguía la dedicada enfermera, para mimarla, calmarla… consiguiendo su descanso nuevamente. Se quedó rezagada llorando lo que había pasado en el jardín, como todo lo que venía surgiendo; en ese llamado inesperado de los sentimientos, cada vez que estaba cerca… Sentía que todo aquello tenía una razón de ser, que iba develándose con el paso inclemente del tiempo.

Simplemente Saudy
20 agosto 2014

 

~ El diario de Reena~ XV

1899909_718832511515332_7377616197654194016_n.jpg

~ El diario de Reena~

Cada acercamiento nos volvía más intensa, sumergiéndonos en un imparable amor. Desnude mi alma, para descubrir que habita, en lo profundo de todo este deseo jamás sentido, tuve que recordar donde estuve por tantos años y que fue lo que desato el amor hacia ella…
Haciendo la introspección, mis partes más íntimas empezaron a vibrar, con la sutileza de la remembranza amorosa, con la que había surgido. Como un pequeño susurro la nombraba, estremeciendo todo mi vientre, surgía una mágica conexión.
Saudy
20 agosto 2014

~El diario de Reena~ XIV

10428678_710327219032528_8296923146121156938_n.jpg

~El diario de Reena~
Poco a poco nos acercábamos más… no había día que sus cuidados no me hiciera sentir especial… parecía que estábamos aisladas del mundo y aún con todo los pacientes que tenía, había un tiempo donde éramos ella y yo… reíamos bastante no faltaba un tema sin tratar, nos juntábamos para compartir plegarias esto debido a mi origen producía abundante amor en mi ser… Me provoca besarle el centro donde latia su corazón…allí nacieron varias historias, poemas, canciones… Quemaba, aullaban las entrañas hasta que me atreví a besarle su escote… y ese fue el sello de nuestro tatuaje de amor.
Saudy
4 agosto 2014

~El diario de Reena~ XIII

10505590_707402605991656_6467068602931475798_n.jpg

~El diario de Reena~
Cuanta tristeza tenía, en aquellos cuartos donde todo era blanco y frío… Tanta ausencia causaba más ansiedad. Ella siempre me cuida, me bañaba con tanto amor, parecía que cada día se involucraba más en lo que sentía. Sin saber como terminamos desnudas jugando en la bañera, reíamos, de pronto nos asustamos con ese beso primero tímido, y luego subía de intensidad deprisa… Ella se detuvo vistiéndose nuevamente de enfermera. Sin mediar palabras me sumergí, hasta que sus manos alzaron mi rostro diciendo; debes de salir Reena, te toca salir al jardín a tomar el sol, luego tendrás unas evaluaciones. Mis lágrimas no eran notable entre tanta humedad… Me paso la toalla y me envolvió en un abrazo colmado de complicidad… El silencio se hizo presente por el resto de el día.
Saudy ~_~.
29 julio 2014

~El diario de Reena~XII

10416606_703916679673582_190852793520974156_n.jpg

~El diario de Reena~
Sientes…siento…
Somos Vida…
Viento… húmedo.
Vives… respiro.
Amando la esencia.
Aullando sentires.
Aniquilando el dolor.
Pasión liberada…
Inhala la inmensidad…
Saudy ~_~.♡
22 julio 2014

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑