~Gestar~

Después de estimular
el alma, desnudé los ojos.
Adentré los labios, sin saliva
en el respiro de la frescura.
El aroma, y el color lila.
Los parpadeos gemían
susurrando a los lagrimales.
El contoneo se escurría
al son de las caricias
inquietas y tímidas.
Llegó el sollozo
de la primavera,
vestida de verde.
Y
(. . .)
arrullé su tallo marrón.
Anuncios

•Rock and Go•

El humo, la botella
y el “rock and roll”
desnudando los oídos.

Conjura la malicia
que ofrece placer a su sexo.

¡Chuculún!

Suenan los hielos
al caer en el alcohol,
antes de derretirse
en el vapor de la lengua.

Masturbar la incertidumbre
en la hora exacta del pánico,
y la danza de los muertos.

Lúgubre deseo, disonante
estremece las vértebras
colmadas de veneno, y
de los susurros maléficos.

 

 

 

*Chuculún* Imita el ruido que hace un cuerpo al caer al agua.

•~Fugacidad~•

Esa mano está invitando

que hace la otra invadiendo los espacios.

Sacudiendo la falda, elevando el vuelo…

Agitación adentro en la parte

más estrecha, se arruga con el placer.

Humedad escurridiza envestida feroz.

Suspiro de la brevedad del orgasmo.

•Blanco como reflejo de luna•

Te esparces por toda la piel,

los años te han hecho más envolvente.

Tu lengua es filo peligroso

con el que sacias mis cicatrices de mujer.

Tu saliva con sabor alcohol

difícil de olvidar, acompañan tus caricias,

tus manos engendran palabras en mis caderas.

Sacudes mis adentros con esas ansias

en las que siempre nos hemos pertenecido.

Tus ojos azules se reflejan en la punta

de mis pezones, justo antes

que los saborees en tu boca.

•~…apetito~•

Efusividad en los calambres inesperados.

Encontré la saciedad de mis pliegues en el contoneo abusivo.

Respiración entre~cortada, borrasca de jadeos en mis adentros.

El instante apretujando mis ovarios, con el calor de su espesura en mi cuenco.

Explosión delirante nos acarició y nos quitó las ganas.

•~…bruma marina~•

Respira la noche embriagando su interior.

Esta noche los pies dejan huellas en la arena.

Sal en el paladar, bruma marina, espuma como destellos de luz.

Marejadas que van y vienen, la luna entusiasta en su fase creciente.

Los amantes haciendo hoguera con sus cuerpos.

Estrellas titilando entre los gemidos, hurgando más y más adentro.

•~…sorbía~•

…sus besos desmedidos.

Arrasaron con la cadencia

de mis caderas enfurecidas.

El licor de su saliva

embriagando las entrañas.

El vaivén de las olas

aferrándonos.

Cada embestida

más vehemente que la anterior.

La brisa me mordía el cabello

y él me sorbía los gemidos.

Incrustada en su pecho,

mis vértebras crujieron…¡Lujuria!

•…barba•

Estremecer a tu lado mordiéndonos con la complicidad de los encuentros.

Dormir a tu lado izquierdo escuchando el pálpito de tu corazón.

Sentir tus manos perdiéndose en los risos de mi cabello.

Esos labios carnosos se esponjan al contacto con mi piel.

El apretón derrumba cualquier intento de permanecer quietos.

Me encanta cuando me levantas rozando tu barba por mi espalda.

~•…me toco, me alimento…~•

Photo by Vestio

{…}

Sus pupilas no se alimentan de mi, sin embargo las mías sí…

Mientras éL duerme su respiración cambian de formas, su pecho tibio invita a que le quiera…

Sus manos blancas se van cerrando, tomando un color rojizo que impregna mis latidos y mi lujuria aumenta.

Sus labios abiertos se resecan me acerco a lamerlos, con cuidado voy apretando mis muslos contra una de mis manos.

Me posee la fuerza del deseo vibrando en cada célula, le nombro, lo llamo, le digo cuánto le quiero…

Su cuerpo hace un leve quejido que me prende más entre sus pequeños suspiros con mi otra mano me toco los pezones con saliva los humedezco.

Mi piel toda electrificada con sus respiro, y su cercanía estallo susurrándole, amando mi cuerpo, acercándome más y más a el delirio de amarle.

Photo by Vestio

~~~~

•Fotografía colaboración de Vestio ~ con el amor más grande que puede habitarme te agradezco.

•~…el arte de estremecer~•

•~…puedo asegurar, que no he tenido nada entre las manos, y aún así… que esto que se crece sin parar, espinas y cicatrices, puñados de aire, resisten el calor del aceite.

Arde el contacto de la lengua, con los labios… el manantial frente a mis ojos, el impulso del cuerpo beberle, zambullirse.

Cuando me aproximo un poco más, se deshace la alucinación.

Suspiro, un poco más profundo para aunque sea el polvo y las motas de pelusa que viajan por el aire, sean parte del respiro compartido, como notas de cariño las expulsas con fuerza…

Creyendo que por dentro hice Magia, ilusiones para sostenerte, como gata sobre~viviendo a la inundación.

Me subo a escaleras imaginarias, y baje de cabeza para ver si la única neurona que me queda se oxigena… reí al caer contra el suelo, enseñando el panorama que me hace mujer.

Veo a los que se infiltran en la vida de otros retratando con atención, expandí los pliegues haciéndole señas con el dedo del medio no sin antes relamerme… Lanzarme sobre ellos con la fuerza animal de una felina.

Gozando ver, correr la sangre, escuchar mis gemidos y mis rugidos enfurecidos. ~•

•La Bruja la tengo en el chichi•

Photo by Vestio

La voz que despierta mi consciencia me grita “no me toques el chichi que me vuelvo loca”…

La bruja que tengo en el chichi… me aletea.

Tengo los capilares y los nervios vivos.

Me está latiendo las entrañas, mis cimientos se han removido.

Salí del estado de letargo, me vivo las instancias del deseo.

Re~lamo mis pezones erectos, aunque me vean las puritanas que rezan en la iglesia de al frente a mi hogar.

Me siento con las piernas abiertas semi~desnuda y juego con mi feminidad.

Saboreo el aroma de mi esencia, celebro el poder sentir… que saliera mi cuerpo del estado de coma.

Pararme mover mis caderas, sentir mi pelvis me trajo a la vida y si me llaman bruja, que sepan que el fuego y el ardor empieza en mi chichi.

~~~

Fotografía colaboración de Vestio

•Vuelvo al elemento agua•

Photo by Vestio

Mis labios obscenos

buscan deleitarse en su sal.

Inquietos hurgan en su piel,

en la envoltura de sus dotes.

Husmeo su cuerpo…,

inhalo el vapor de su ser.

Me revuelco en la espuma

de su densidad.

Mis manos se pierden

en la viscosidad de su virilidad.

Marejada fuerza femenina

de mis ovarios me vencen…

~~~~

Fotografía colaboración de Vestio

•se deshace mi malecón•

Photo by Vestio

(. . . )

Aguantar dentro el torrente…, quema.

Aguardar en silencio corrompe la cordura.

Nací muda…con los años me hice de una voz tenebrosa.

Tanto sentir corroe las venas y quiebra mis huesos.

Necesito soltar el alarido de mis ovarios…

De tanto agarrarme me arranqué las pezuñas.

Tengo la grieta con el rumor de mis fluidos…

Fiebre acumulada en mis pezones, ardores en las coyunturas de la pelvis.

Estoy mordida por dentro de hacer resistencia, el dique está apunto de reventar.

El fuego me posee, los latidos me tienen esclava del deseo, las hormonas revueltas claman su nombre…

Mi tajamar se derrumba, aunque el tiempo lo vuelve sordo de mi…

~~~

Fotografía colaboración de Vestio

•Sostenidos•

Existen palabras en medio del silencio, se sostienen entre los cuerpos.

Abrazos mudos que danzan por el sentir.

El jadeo incita a la violencia interior a resurgir en el vaivén pélvico.

Exhalamos uno al otro, sabiduría interior nos aferra, nos vence.

Somos el acto seguido del punto suspensivo.

Llego al final cuando su baba cae por mi vientre.

•la palabra aniquila el juicio•

Te comía la boca a besos, cuando despertaste…, me mordiste los labios.

Me abrace a ti, pues tu mirada me consumía más allá de mis fuerzas.

Tengo mi mano en mi punto explosivo…

Clamando de ti… la alteración de nuestro tacto.

Pides a gritos que el goce de mis carcajada se deslicen, por todo lo incandescente.

Me ves pletórica, embriagada de ti, jugueteando con mi clítoris.

Pierdes la inexactitud del sentido cuando entras a empaparte de mis dulces encantos femeninos.

•~…Llamado de mi Svadhisthana~•

Mastícame la nuca con tu sabiduría, no pierdas tus ojos y tu cordura en bombones brincando y diciendo palabras vacías.

Cómeme con tu decir, sin interferir en los latidos que aun te sofocan el cuerpo.

~No estás muerto.~

El roce de una caricia… en tus brazos soy una flor de loto, abriendo sus mil pétalos para ti, emergiendo de la brizna que viene con el quehacer del crepúsculo.

Te esperan las caricias cálidas de un decir emocionado.

Alucinan mis piernas ebrias de las tuyas clamándote, hundiéndote en mi gruta donde renace tu espesura llenándome de tu luz…

PD. amoL, mi Chakra está girando esperándote…

~…des~enredada~

Vi caer todas las lágrimas sobre mi sexo.

Aproveché la humedad que corría por mi piel.

Desenrede mis dedos que buscaban su cuerpo.

La piel de mis muslos color canela brillaba.

Todo mi esternón tenía encajado su nombre.

Sensaciones (((entre-~cortadas))), aguardando,

haber si llegaba.

Te esperaba como el viento sublime, para que

subieras por mis vertientes.

Tenerte tan adentro, sin apretarte es una tortura.

Seguí el movimiento involuntario de mis manos

inquietas, sedientas de amor.

El tempo de mis caderas, junto con el gemir de mis cuerdas, alocadas pidiéndo~te…

~…(mi) naturaleza~

En un espacio tiempo…, a la espera.

Aunque mis ansias de mujer no son secretos que se guarden en el cajón de nadie.

Los encantos de mi divinidad florecen, no soy la entrega de cualquier jardinero.

Ni cualquier sol me nutre las raíces, mis pétalos necesitan más que una simple mirada.

Mucho más que un simple roce de palabras.

Quiero sentir la sombra de quién reclaman mis entrañas, para mostrar~nos la generosidad, y desperfectos.

La conjunción ideal será el instante en donde mis pétalos se abran para acariciar, el tallo de su fuerza.

Mi terreno húmedo se prepara para que germine~mos juntos.

~…pulpa~

Debajo de tu carne,

el misterio que me alumbra.

Encima de tu piel,

el vibrato de lo exquisito.

En los adentros los espirales

que nos habitan.

En las afueras el compás,

el gemido al unísono.

~Más y más adentro~,

se junta lo cálido,

el mejor instante para crecer~nos.

~…de raíz~

Mordiendo el germen de su esencia.

Germinó…, puedo recoger la cosecha.

En el huerto de sus placeres se abanica

nuestros encantos.

Es la melodía que rasga cada vértebra.

Nacen los sentidos de la certidumbre,

y se anidan los versos, con los cuales

nos hemos ido comiendo los labios.

~…lo que le acrecienta~

Te vi allí,

catador de instantes.

Me encontré con el olivo

que crece en tu amado

mar mediterráneo.

Escuché el gemido

de tus palabras…

Esas que aprietan

con sabiduría.

Tu lengua flota sobre

cualquier línea.

Es tu decir el que mece

al viento.

Tus manos desenredan

la curva, sin dejar ni un respiro

intacto.

~…Humedad en la Selva~

By Vestio

(. . .)

Cada vez que la excitación llega a mis paredes íntimas, tu cuerpo lo siente más allá de la distancia.

Se te acelera el pulso con el vaivén incontrolable de mis caderas.

Arde el fuego de tus pupilas inquietas, las mismas que conquistan vidas.

Me sientes dentro, como las marejadas que te llevaron por años, a re~correr el mundo.

Mi ser está consagrado al tuyo, nos Bendice el bosque del tiempo.

Mis sensaciones; se abren son pétalos sumisos destilando su aroma delicado y Femenino.

Mis espinas se clavan en tu piel, en la cual me crezco en ti…, como enredadera Salvaje, cuidando tu entorno y la belleza de tu Alma.

Foto colaboración de Vestio

~…pecosa mujer~

Le daban tres franjas de luz sobre sus pezones.

Sus cachetes rojizos llenos de pequeñas pecas.

La comisura de sus labios una invitación constante.

La curva de sus caderas perfecta, para marcar el acorde con el que soñaba en mis noches.

Su vientre un vergel florido, su ombligo perfecta oscuridad que encaminaba hacia su centro amoroso.

Entrecierra los ojos, me besa las heridas, arqueo mi espalda por las cosquillas ofrendadas.

Benditas manos femeninas que quitan el llanto del tiempo, del desprecio y la miseria de mis adentros.

~Trance ~ IX

Ven,

…deja que ardan las llamas del infierno en mi vientre tembloroso.

Que se hagan ceniza sobre mi pubis.

Ven

…,muerde mis pezones, derrite el chocolate con tu audaz lengua.

Secuestra la cascada de mis pliegues cayendo en cascadas sobre ti.

La espesura de mis carnes, tiene sabor a caribe, a sal, a magma…

Ven

…,ardamos en el fuego de mis caderas que desean aprisionar tu virilidad, explotar la fuerza de empuñar más y más a~den~tro.

(. . .)

Saborea mis labios, trágate mis gemidos alójalos dentro de tu boca, que queden ahí aullando por siempre las tempestades de mis ciclos.

~…torrente~

By Vestio

El pálpito femenino

frotando las paredes

intimas….

Es el desvelo

de los pliegues.

Cosquillas alojadas

en la cuenca…

Selva incierta,

despierta del silencio.

Sinhueso tenaz…

Viene a sus cimientos.

Muros sólidos se deshacen

en el acto infinito.

Con el susurro del

viento y el fluir del agua.

Foto colaboración de Vestio

Blog de WordPress.com.

Subir ↑