~…lenguas peligrosas~

…a noche me fui corriendo desnuda, porque todos los amantes invocaban mi nombre a la misma vez. Mi deseo no sabía para donde correr. Estaba ansiosa en su lengua sigilosa, en ese decir candente que me estimulaba hasta la última vértebra. Re~soplaba duro el llamado del otro, diciendo: ¡ven! …, con la calidez de tu isla y haz~me marrullo en tu orilla. Más lejos aún sonaban los arpegio de la dulzura… Ella, quien fue protagonista de mis más des~equilibrados instantes… Y, yo… Apretujada entre mis fantasmas… el trío perfecto, de sus decir sobre mis poros ardiendo. Toda viva, toda muerta, toda etérea… viajando en el des~tiempo de lo que no es… Explosiva; deseosa…, mi magma re~corriendo por mis piernas, y todos ellos al uní~sono recordándo~me con las manos, puestas en su Sexo

Anuncios

~…mera tú~

Hey, tú…

Porque no pegas tu miembro a mi parte baja, danzáse~mos un movimiento pélvico.

No tengo ganas de que te quedes mucho tiempo en el vaivén.

Lo quiero rápido, duro y que me arranques lo que quieras.

Si te quedas con parte de mi… Luego saborea~la, lento durante el día…

(. . . )

Ahora solo compláce~me, muérde~me, rásga~me con tu virilidad…, a lo bestia, deja que las prepotencias nos desgasten los crujidos.

~…aleteo de ángeles~

¿Quieres derretir~te conmigo?

Con la viga de tu acero en mi entre~pierna…

Tengo la caldera encendida, y la tómbola de mi útero prendida.

Acerca tus labios al vapor de los míos.

Saque~mos el humo que tortura nuestro sentir…

¿Quieres el gemido entre~cortado? …, con tu nombre, deleitándo~me, los pezones.

Mis partes hinchadas de placer, te aclama estoy resbaladiza, esperando que tu Furia, me des~ha~ga

Dame con fuerza, y constante; para cuando me vaya muriendo en tus brazos, bajes la densidad a lento, muy suave, y ~pro~fun~do

Quiero que me dejes tu espuma dentro de mis aros.

Qué~da~te!~ …

Quiero brillar con tu espesura blanca.

Re~corriendo por mis ovarios, sentir~me plena.

Quiero Arder y ver a los Angeles danzando desnudos para nosotros…

Sintiendo… el aleteo de nuestras entrañas diciéndo~nos, que esta~mos…. ¡Vivos!

~…me apetece~

Mi cuerpo padece, la ausencia.

Mi piel está hambrienta de roce.

Mis pezones erectos arrugados;

buscan el bálsamo que trae su saliva.

Mi vientre enuncia, que mis ovarios están vivos.

Mi utero sediento de su luz, un derroche de ilusiones…

El contoneo de mis caderas, ~a~pre~tan~do~ su Nombre.

Estalla el crujido de mi columna, diciendo hazlo; suave y ~pro~fun~do~.

Mi ser hechizado por su virilidad.

…Arde muy adentro, en cada Latido, en el cual le ~Res~pi~ro~.

~…jadeo~

Melodía rota en mi garganta.

Agujero en mi pecho…

Súbito arpegio en mis caderas.

Latido de mis entrañas.

Vendaval en mis costillas;

sacuden mi norte y mi sur.

Tengo el suspiro incrustado

en la nuca, esperando que

tus manos lo liberen…

~…recuérda~me~

Cuando el tiempo me atrape.

Si el olvido se convierte en mi día a día…

Y mis pestañas se dejan de emocional…,

Acuérda~me; humedecer~me los labios.

Colóca~me una mano sobre uno de mis pezones, y la otra bája~la a mi pubis.

(. . .)

~Agíta~me, las caderas~

Cuando todo en mi este extraviado; sópla~me la nuca y tira de mi pelo…

Algo de memoria quedará en la piel.

~…fuego~

Solía esperar~te

de piernas abiertas.

Ahora te espero

con las piernas apretadas.

…el vaivén en mis caderas.

Traigo fuego en las pupilas.

Sabrosura en las entrañas.

Te estoy invitando…

A ~be~ber~me~,

~len~to~.

Degustar la esencia

de mi Feminidad…

Autor: ARL

Foto por: Christian Carbajal

Modelo: Claudia Macias

~Gracias!

~…sudas~

Sube por los muros, salvaje y libre, desafinada, despeinada, luces sobre el umbral de tus estelas más ocultas.

Vamos, anda descalza siente el Ardor de la Tierra llamando a tus Entrañas.

No necesitas sostén para los tumultos de tus senos, déjalos que bailen osados y estimulados.

Escuchas como danzan las palmeras, cuando el viento se excita al verte pasar.

El sol impregna tu piel, sudas y te ves apetecible como un caramelo derritiéndose.

Los vaivenes del Mar te esperan, húmeda ardiente, pasional y rebelde.

Ve hacia el horizonte a morir con el atardecer…

~…cierzo~

El sonido de las cuerdas, frotaron mis entrañas.
El cierzo, levanto mi falda, se introdujo provocando cosquillas.
Instinto femenino, fulgor y fuerza, extraña seducción, mordisquea el sabor de la Melodía

~Aileen~
15 de septiembre de 2017

Video de Amaral
Gran Himno Zaragoza Club de fútbol femenino.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑