~…diminuto~

(. . .)
Suplicó y le fue consedido
…regresar a el ansiado hogar.
Parecía cansado llevaba
un cuerpo lleno de cicatrices.
Su sentir era un torbellino imparable.
Consiguió llegar…
Quedó perplejo al observar
su pequeño mundo se opaco.
Lo que antes fue  su monte,
ahora era un sembradío de cemento.
Lloró por haber matado sus recuerdos
que le creaban ansias por volver.
No reconocía eso como hogar,
andó y andó.
Todos los seres humanos
que vivían allí, eran iguales.
Hacían gestos similares,
todo era uniformidad.
Era un ser diminuto rodeado
de una multitud desconocida.
Ahora sólo quería encontrar
un huequito para volver tierra adentro.
Anuncios

•Palomino•

Años mordiendo el lápiz que aún sigue dando vida a sus letras, aprieta los puños estruja el papel justo antes de empezar escribir. Mete el dedo índice en el ombligo lo inhala y suspira, deseo hipnótico de su pulso. Agarra los pulgares de los pies y los lame. Es el talento del estiramiento, se inclina hacia atrás, cierra los ojos, mueve el cuello con rudeza hasta que se astilla. Se impulsa hacia adelante toma su lápiz “Blackwing 602”. Con maestría empieza a escribir, con tales manías no puede faltar el vicio imprudente de los excesos. Puro con sabor amaretto encendido, su primera exhalación es expulsada en forma de círculo, y va a parar contra el papel viejo teñido de cenizas. El licor a la espera de su tercera jalada del cigarro, no antes, no después. Saborea lentamente primero en sus labios, luego abre un poco más, se permite arder, traga haciendo sonidos guturales. Es todo un espectáculo presenciar su implosión de su creatividad espesa. Sus ansias de amalgamar la existencia que quedará en la huella de su larga trayectoria.

•se encontró•

Empañado el espejo al otro lado se escuchaban alaridos. Intentó meterse como en los cuentos cruzar el portal, su ancestro siempre le repetían que los reflejos eran ecos, que en vez de sonido emulaban lo que era. Pegó fuerte al ver que no podía despejar la niebla, se rascó los ojos con furia, percatándose que ahora la visión era borrosa. Hizo más guerra despotricó contra todo los Santos y seres que recordó. Solo se quedó la repetición de lo que maldecía. Le dolió la cabeza no podía recordar nada ni ver, se le había pegado el bucle del pensamiento. Tropezándose con todo intentó volver al espejo, lo consiguió esta vez pegó con más fuerza con la cabeza, se le incrustaron pedazos, y mientras se desangraba en plena agonía visualizó lo que nunca fue capaz de ver de sí…

•Esputo•

Laberinto transporte de cadáveres de un lado a otro meciéndose en las manecillas del reloj.

Acrobacia para los dementes, un escudo falso llamado imaginación.

Patrones desechos por los malandros faltos de su parche descosido.

Retumbe…, latidos temblorosos de los que alguna vez se llamaron valientes.

Pinchazo de la aguja deshenebrada le urgen al que espera impaciente.

Sangre en la punta de los dedos cortadura hilvanada por los occisos.

Cazadores hambrientos agitan su arco hecho de tendones, bendecidos por los miedos de los quebrantados.

Se arropan del esputo que blasfeman sobre sus tribus y su tiempo.

•Curiosidad•

¿De dónde viene el aguacero?

….será de su mirada.

¿Qué alimenta su huerto?

…será de la palabra.

¿De dónde proviene la brisa?

…será de sus suspiros.

¿Qué da serenidad a su espíritu?

…será la grandeza que le habita.

¿De dónde nace la esperanza?

…será de la calidez de su ser.

¿Qué trae la noche?

…será que trae consigo la sabiduría.

¿De dónde vendrán los relámpagos?

…será que vienen del guiño del creador.

Respira a Gaia

Abrir la tierra hurgar en ella,
sentir el pálpito de la vida.
Ver el paseo de las hormigas,
el movimiento de la lombriz.
Los pájaros picoteando
los frutos caídos,
el viento seduciendo las hojas.
Llovizna cálida canta
sobre la copa del árbol.
Danza rítmica de las sombras
al compás de las horas.
Se sumerge la tarde, llega la noche…,
titila las estrellas suspiro sublime del planeta.

Agallas

No me defienda, no se haga el valiente creyendo que estoy indefensa.
No se detenga a colocarse la capa.
No venga a montar un teatro de lo que puede hacer por mi… ¡a la mierda!
Le mostraré de que está hecho el calibre de mi latido.
¿Piensa quedarse a observar la erupción rabiosa?
Tenga mucho cuidado…
No intente cuartear, no puede hablar de mi, así no le crecerá nada…, ni su ego, ni su carácter.
Puede venir con su rebaño contra mí… y no me dejaré vencer.
Hágale un favor al mundo…, quítese las etiquetas de súper héroe…, que se le han caído los calzoncillos (por no decir los cojones).
Hágale un bien a la vida, deje de  usar fragmentos de cuentos que ni usted mismo se  cree.
Respire lejos de mi…
Lo menos que necesito en mi camino es alguien que actúa bajo la línea de la falsedad.
Para morder tengo mis propios dientes, para aplastar tengo mi fuerza, y para renunciar no necesito de sus aires de grandeza.
Tengo lista las garras, las agallas y la armadura que hice con el puñal que me clavó en el pálpito.

•…discapacidad físico y mental•

Lo que he venido aprendiendo desde mi impedimento físico, y mis trastonos mentales.

(. . .)

Nadie sabe los sentires de otro ser humano, no conoces sus errores, sus aciertos… lo que le escuece por dentro. Ni lo que los libera del dolor físico o emocional. La mente es un complejo acertijo. Un laberinto al que te adentras, y no siempre sales ileso. Para muchos puede ser estar frente a un mar bravío, o parado en un abismo. Por suerte…, muchos no conocen el desconsuelo del “alma”, o la insatisfacción de la misma. O incluso nunca atraviesan la inseguridad de no amarse lo suficiente o los desprestigios que persiguen las causas de algunos trastornos mentales. Imágenes malformadas, histerias, vacíos existenciales. Incongruencias del espíritu herido. Amarse es un trabajo arduo, un compromiso constante. A veces, se camina por un campo minado, o simplemente a ciegas, sin enemigos aparentes cuando todo está en el control o más bien el descontrol de la mente. Es difícil, no imposible. Es duro aunque si consigues un pequeño avance te abres a las posibilidades de sentir satisfacción. No estamos en el cuerpo, en las emociones de nadie, tratemos de respetar el proceso. La empatía siempre ayuda, y divide menos a las personas. Mi proceso me ha enseñado lo invasora que he sido, e intento controlar los impulsos.

Gracias a los que han estado, y sobre~todo a los que se han ido, porque la pérdida siempre enseña mucho más…

~…deshaciéndome~

Soy ese trozo de vida roto,
en el cual no pude leer las señales a tiempo.
Mi instinto de sabuesa no me sirvió,
para navegar por los caños conocidos.
Naufragué en la orilla
del bravío arrebato de un oleaje.
Llegué tarde a la membrana del acertijo,
fui la pantomima de la espuma.
Tragué demasiada sal, he sido corroída.
La costa que me vio nacer, presenció mi final…,
convirtiéndome en salitre rodeada de granitos de arenas.

•Dragonfly•

Violada en su jaula…, sangrientas lágrimas, infames sentires.

Descabellado se ríe haciéndola pedazos.

Acorralada, sumergida busca algo que la mantenga viva.

Testigos murmuran que sus gritos son de placer…

Se desvanece en un mundo oxidado por el calvario.

Rasga en su interior, escucha su propio eco clamando su libertad.

Esfuma a el depravado, aún así todos hablan.

La condena más grande ruge en el quebranto de saberse despojada de todo.

Hurga más adentro de sí misma, se encuentra el reflejo de su alma hambrienta de vida.

Emerge con alegría, sutiles destellos en su mirada, aunque le persiguen los latigazos.

Ella, decide terminar el drama, prefiere darle un final gratificante.

Le habían atropellado su cuerpo, pero jamás podrían robarle el goce de vivir…

Mucho menos de sentir la dicha que retoña en cada latido.

Encantadora ninfa están listas tus alas ve por tu vuelo transoceánico, aletea mi amada libélula.

~Estelas en los chakras~

(. . .)
mordiendo tus vórtices.
Adentrándome a lo profundo,
me sumerjo en ti, y más
majestuosidad encuentro.
Los Dioses se compenetraron
en el instante que decidieron
hacer el amor, y con exquisito
placer crearte.
Te tallaron con mucha Sensibilidad.
Giro mis dedos en cada uno de tus
centros vibrantes…,
justo en donde siente tu cuerpo.
(. . .)
Voy re~escribiendo
la historia que se había
quedado inconclusa,
¡el latido!
(. . .)
Aros de luz,
pálpitos de tu estrella
brillando en el vientre…
Emergen dos capullos
de mi pecho destilan
aroma para ti…
¡Vida!
Humedeceré tus labios,
entre~abiertos derramaré
sobre en ellos savia,
embriaguez de tu sexo.
Hasta que tus jadeos
solo pronuncien mi nombre…

ºFolklore de su galaxiaº

Desenredó sus caricias
enredándose entre sus piernas.
Incomodan las sábanas
se tuercen entre los roces.
El hambre feroz de los cuerpos.
Silencios ruidosos…,
es irónico lo que siente
son las brazas de los sexos.
Pequeños rugidos valientes.
Los labios en vapor,
el jadeo magnifica lo apetecible.
Cientos de sensaciones
emergen sobre la piel…
Las feromonas mecen
el compás pélvico ideal.
Lujuria, placer, éxtasis
hechos de tejidos, sin dudas.
Leyenda de amantes.
Plena conciencia del ser,
efímero momento de tenerse.
Suma de seres,
la única que forja dos.., en uno.
Nutre las grietas;
océano corporal del cual
no se quiere escapar.
Viscosidad, sudores,
sabor desmedido.
Estallidos de luces;
un multi~verso
de su pequeño uni~verso.

~Engendro~

Sin más… nacido del punto ciego.
Abstraído en un planeta sin sentido.
Fue extraído de los cuencos
donde rebosa sabiduría.
Allí, mezclan fósiles,
metales, minerales, y energía renovable.
Paren utopías, metáforas,
sueños, conquistas aventuras.
Discurso estimulante
sin gastos extremos.
Necesidad sólo de lo esencial,
entusiasmos sin agobio.
No todo lo que se quiere se puede, para todos.
Aunque algunos engendrados sí podrán.
Surgirán formas, sombras, visiones,
arquitecturas impresionantes…,
Inventos asombrosos, y huellas increíbles.
Hay que saber beber de la inspiración adecuada.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑