•~Acto de consciencia~•

Desconsuelo en la jaula.

Morderse así mismo no era un don especial.

Privar el poder de respirar bajo el árbol, le roba libertad, crea rabia a su inherente sentir.

Extraña el rumor de las aguas cristalinas.

El sonido de los búhos, la llama del amanecer.

Le quitaron las flores delicadas, los aromas de la tierra.

Ha decidido mutilarse en silencio, las garras, el plumaje, los huesos.

Quiere que quede la evidencia de cómo poco a poco le hicieron desaparecer.

Anuncios

•~Convulsiones extremas~•

(…)

Vi el vomito tan colorido que decidí pintar un cuadro.

Cuando le vi retorcerse y escupir parte de su lengua me pareció hermoso el río rojo que se iba haciendo.

Tome parte de su lengua para hacer efectos como esponja.

No sabía que pasarían treinta minutos en su agonía, más fue la mía, y nadie la notó.

Así que me le senté encima luego que dejo de respirar.

La verdad que el cuadro me había quedado súper creativo.

Tomé sus manos y le grabé sus huellas por la esquina.

Esa noche dormí allí, al despertar estaba todo muy apestoso así que llamé a su familia para que vieran que iban hacer con el cuerpo.

Salí emocionada con mi pintura, cantando bailando… uff que bien me sentía…!

Luego dije: será un buen regalo para su madre el día de su funeral.

(((Suspiro)))

Creo que no les gustó.

~…de llantos y lluvia~

Adoro los días nublados, pero hoy no quisiera que lloviera.

Me viene lloviendo por dentro desde hace unos días…

Tengo un diluvio en mis ojos e inundaciones en el interior.

Me duele cada latido, y cada respiro, como si tuviera las costillas rotas.

Se me colapsa el aliento, las cuerdas me desconpensan las energías.

Estímulo mis capacidades extendiendo palabras de aliento hacia adentro…

El oleaje trae demasiadas algas, la lluvia mucho viento, y no tengo tormenteras que soporten el mal tiempo.

Fuga•••

El retorno le cuesta por la densidad que acongoja la mente.

Da pasos que cree conocidos, cuando lo recorre de vuelta se da cuenta, que la lluvia dejó surcos.

No sabes si es más seguro en el otro extremo.

Sigue la intuición de que ir atrás le hará recobrar la fuerza que perdió en medio de la desolación.

Escucha ecos, susurros de otros seres, espíritus atormentan sus decisiones.

Se pregunta cuando se irán, están ahí pegados como la sombra.

Prefiere soltar la rienda seguir los pájaros negros que buscan donde a guarecerse porque se acerca la tormenta.

Siente como la incertidumbre perturbadora lacera todo lo que quedaba ileso.

Llegan los vientos, el frío, y la noche…

Se acurruca contra su cuerpo, pide con intensidad que algún rayo extermine con su agonía.

Silenciada •••

Sollozo del espíritu

Mutilacion de sus entrañas.

Inquietante sentir crece fuera de su útero.

Manos mutantes aterrorizan sus sistema.

Aborta sus ovarios dolido, sus trompas atrofiadas gritan.

Inerte latido de sus intimidad quebrantada.

El bache de sangre la ahoga, cuando intenta pronunciar alguna palabra de…, cariño.

~…Ventanal~

Estado acobardada detrás de los barrotes de mi ser.

No he limpiado nunca la habitación que me cohabita las entrañas.

Le he visto pasar y cobarde me enamoré a medias…

Desde la oscuridad he llenado las paredes de mis fluidos, dedicaciones.

Sin sentir un poco de cariño de sinceridad.

Soy la burla de un mundo que corre afuera.

No tengo nada que ofrendar, si mi amor está muerto.

Rasgó el ventanal donde frotó mis instintos salvajes por tener algo más

… que muchos llaman libertad.

~…infame~

Le vi morir, no sentí nada de tristeza.

Tampoco sorpresa, lo que si sentí fue dicha.

Hubiera deseado que sufrieras, y estar presente cuando agonizara.

La suerte le acompaño hasta en morir al instante.

Nunca se percató del daño que hacía, la droga lo mantenía alejado de la realidad.

Su mundo era malvado, ahora me siento sucia.

Me dejo el alma tan podrida como la de él…

Aunque creo que soy peor, por alegrarme de su muerte.

~…visiones~

Acurrucada en el desaliento.

Mimada por los demonios.

Atravesada por pesadillas.

Artritis corrompiendo los huesos.

Los muertos susurran su sollozo.

Mi espíritu aúlla piedad…

~…chalada~

Photo by Vestio

Enamorada de la nada.

Hago gárgaras de bruma.

Mastico hojas secas…

Danzo en charcos nebulosos.

Brincan sapos sobre mi pubis.

Cientos de lloviznas furiosas

re~corren mis ovarios.

Foto colaboración de Vestio

~Discurso trillado~

(…)

La muerte pisando mis talones.

El margen de mis cadera,

son procesión hacia la demencia.

Humo y neblina difuminan mi espíritu.

El frío me corroe, los vértigos de las emociones.

Mi alma doliente no levita y sigo aquí…

Rondando las calles de servicio sexuales.

Inexplicable lamento crece en el respiro de un adiós.

~…sábanas~

Quién podía pensar que Zheng, un hombre sereno guardaba aún las sábanas con las que su piel sintió el cálido roce de su amada. Han pasado casi cuarenta años, seguían intactas. Me las ofreció con la promesa de que jamás las tiraría. No podía aceptar, allí estaba el espíritu vivo de su esencia. Me daba curiosidad saber porqué me las quería dar a mí. Me abrazó nunca le había visto llorar. Llovían orugas. Ella, había partido de este mundo con tres hijos de los cuales él renegaba de uno… el dolor con los años pesa más. Me contaba que vió arder sus cuerpos, repetía una y otra vez: aún escucho el sollozo, los gritos, les veo morir. No acepté las sábanas. Esa noche Zheng se colgó con ellas.

~…de mi pie muerto~

…la pierna que me cuelga.

He conseguido la resignación.

Ya puedo soltarla y usar los dedos para sobre~estimular las entrañas.

Algunas ocasiones me rasco el lóbulo con gusto.

Me hago cosquillas en los oblicuos.

Hace una semana avancé a moverme, y al llegar me habían abandonado.

Entendí que la pendejada que movía mis partes muertas, no tenían valía para los demás.

Ahora, tiro de mi pie…, de arriba a bajo, lo estiro como chicle bien masticado.

Me seco el llanto dolido, me muerdo las pezuñas.

Si me pongo muy sensible, me doy de cachetadas con el…

Hemos avanzado, a la insensatez la llamamos amor, y a la verdad la vestimos de mentiras.

~…ali~maña~

Te leo de abajo pa’ arriba, de derecha a izquierda.

Con las letras al revés, una mano puesta en el pubis, y la otra…-ahh la otra.

En el taparrabo que lleva “mi corazón”.

Te escucho desde la disonancia con la boca abierta, y con los pezones despiertos.

Con los ojos llenos de lagañas te observo sin parpadeo.

Lloro sangre del asfixié de mis capilares.

Te musito con las nalgas, por la cercanía y también la ironía.

Vomito sentires, que tú amable~mente deshechas.

Como lombriz en busca de tierra, me arrastro.

Soy una garrapata agarrada a tu verruga, porque te falta pelo.

Salto como el moco que transita en tus orificios.

Entre~tejo, danzas con la mucosidad que me dejas sobre mis grietas.

Tengo un bache de tu baba en mi ombligo, cuando me haces falta recurro a la humedad.

Psicosis

Experimentar el rechazo no me ha logrado hacer una persona indiferente, a quien requiere atención. Tener dolor 24/7 con todos las malas consecuencias de las recaídas, de las punzadas, todas las partes muertas de mis nervios, que de pronto parece (re~vivir) queriendo hacer una hoguera en mi honor… Traigo las córneas heridas de tanto llorar, me recuerda la época que todos en mi familia fumaban, les pedía que por favor lo hicieran menos, aparte de los ataque de asma que me daban me ardían los ojos, y la garganta. Ignorada, me he sentido despreciada por mis peticiones. Ahora no es diferente, parece que todo lo que pido, está mal expresado. Tengo cansancio, a veces cuando escribo me veo desdoblada atacando algo de mi cuerpo. Hay violencia encerrada mutilando mis fuerzas. No deseo que nadie sienta estas laceraciones mentales, este fuego. El desequilibrio de la desdicha. Es horrible vivir en la vertiente de la penumbra. Sabes cuando algo no va bien, porque aunque sucumbes… Vuelves e intentas…, te das cuenta de todo lo que pasa, eso hace del infierno incierto. Auto~lesiones, muy fácil juzgarlas cuando los acertijos del pensar divagan…

Experimento

Existe alguien dispuesto a meterse dentro de un cuerpo que intimida.

Grande, roto, con voz fea. Con manos de gigantes con carnes que sobran por todos lados.

Con una mente desequilibra. Y trastornos sexuales.

Existe alguien atrevido, que se acerque a la raya donde se activan los sentidos…

Nadie se atrevería,

~…de mi neura~

Oscuridad

Solo veo la claridad de sus ojos.

Deseo de acariciar esos labios que hablan sin parar.

¿Por qué entras por ese pequeño agujero?

Eres la resonancia que queda pal~pi~tan~do.

Siento marejadas en mi cabeza al escuch~arte.

El sentir que cargan mis adentros, abrazan la esencia de tu ser.

Aún así sientes vacíos, (necesitas ser habitado) mis fuerzas dejan fuera a mis musas anti~poéticas.

Salto, me siento atrapada entre las curvas de mi cerebro.

Porque las del cuerpo las manejo frotándo~me con tu nombre, para saciar el hambre de mis entrañas.

Busco algo más de mi, con la esperanza de que algún día te satisfaga… la brusquedad auténtica de mis rabiosa manera de querer~te.

~…profanación~

La última caricia que tuve sobre mi piel.

Ese día… dónde se me terminó el quebranto.

A veces, se acaba el dolor.

…comienza un estado inerte.

Aquellos ojos prendidos en rabia.

Escupía su furia, era una violación consentida.

Abría mis labios, para adentrar el veneno.

Adición incoherente, la histeria del vacío.

Posesiones a medias, ambos obstruidos.

Mediocridad de nuestro instante obtuso.

Nuestros fluidos vomitados, por la maldición.

Quede atrapada en los babotes de su esperma.

El dique de mis estancias se abrió, y le vi fluir.

Los únicos momentos “alegres”, son cuando todos se alejan de mi abominación.

~…denigrar~

No querer es válido.

…solo no malgastes mis pocas fuerzas.

Que para ti, no sirva no quiere decir, que para mí…, no sea inmenso.

No agarres mi sentir, para limpiar trastos.

Ni me marques como ganado…, no abras mis carnes heridas.

Ni tires de mis vértebras, no termines de romper mi médula.

Me has visto arrastrar más que mi ~pie caído~, casi hasta correr por escucharte.

Para qué quieres que siga intentando subir y subir, si estás viendo que la avalancha me ha derrotado.

Nunca me ha importado, creerme “valiente”…, aún viendo tu cara de análisis diciendo; “y está tonta, de que va”.

No me llames drogadicta porqué mis nervios se descontrolen a tal punto, que venga una crisis de llanto y sea necesario huir.

No me sigas llamando gorda cómoda, cuando no puedes empatizar ni un poco con el dolor que cargo en mi psiquis.

~…mofar~

Ridiculizas mis formas…

No soy la voz que calma

tu alma un domingo al amanecer.

Te burlas de mis excesos de “L”.

Minimizas mis sentimientos

hasta que me ardan mis pocas capacidades.

Cualquier intento de demostración

afectiva es llamado infantilismo.

Manifiesto mis límites emocionales,

mentales y son chiste del instante.

No llego a payasa, ni a pantomima.

Solo soy el entre~tiempo que escuece.

~…de malvados~

Avienta por esa boca sabrosa, las barbaridades que puedas.

Súbete al pedestal más alto.

Toma cada insignia de poder.

Tatúate los méritos en el pecho.

Hazte más fuerte arrasando la debilidad del otro…, masacra los sentires ajenos.

Juega, con las mentes sin entusiasmo, dale con fuerza, con todo lo que tengas…

¡No te detengas! ¡Bravo!

( . . . )

ufff ¡Vaya qué Grande!

La vida no es estática, en cualquier vuelta quedas abajo.

Te aseguro que te dolerá tanto…, como a todos los que hiciste miserables durante el trayecto.

~…asunto corporal~

…arrancaste mis pezones.

Mordiste mi lengua hasta partirla.

Usaste tu filoso sentir para abrir mi pecho, sacaste mi esternón.

Metiste tus puños en mi vagina, desgarrando mis entrañas.

Tambaleaste tus maldiciones por todas mis rupturas.

Gozas pateando el sollozo de mi alma.

Te observo mientras lo haces, te escupo sangre con el balbuceo.

Con mis dedos intento escribir.., me los aplastas.

Sé que vengas el daño, que te calcina por dentro.

No soy tu víctima, ni tu esclava, ni tu sumisa.

Solo espero el instante, en el cual te llevaré a mi infierno.

~vacía~me~

( . . . )

Quítame toda la sangre.

No quiero sentir más…

Demasiado dolor atravesando.

Pasar los días durmiendo esperando el final.

¿Dónde crece la misericordia de Dios?

¿Cómo se atraviesa la tempestad con regocijo?…

¿En dónde se consiguen los desapegos, del “yo soy”?

¿Cómo se separa la desgracia ajena con la cercana?

¿Será posible que a los demás realmente no le duela, sino es en su propia piel?

No entiendo como funciona la psicología…

Ni comprendo la hermandad de la iglesia…

Ni el compañerismo que clava nombres de insultos en las espaldas.

No comprendo quién niega la palabra, la mirada, la caricia, la calidez, ni el que desprecia sin razón.

~…a su forma~

…eres como un juego de misión con el tiempo contado.

Como un traga moneda que se queda atorado.

…eres así como los simuladores, ya tienes códigos integrados.

Como un control remoto, que antes de que se acaben las pilas empieza a joder.

…eres así como un tractor con mucha potencia, con cuchillas bien afiladas, y carretón de gran espacio.

Como un formula 1, que se revienta en la primera curva, haciendo arder a unos cuantos más.

…eres como el director de la orquesta, que cuando le da la gana dirige a otro ritmo.

Como si las notas se fueran de vacaciones del pentagrama.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑