•Sin certeza•

Nos difumina el tiempo, nos esparce sin remedio por las grietas de la tierra.

Nos hablan del aquí y el ahora, como si se tratará de expandir los conocimientos de los seres.

Andamos con la vasija incompleta, en busca de…, esa presencia que nos lleve al orgasmo espiritual.

Vamos como veletas en un mar bajo las ráfagas de tormentas.

Nos aferramos a un paraíso, creyendo en una salvación por la inconformidad del momento.

La esperanza siempre alumbrando a la fe, o viceversa, ninguna de las dos quiere caer sobre el lecho de muerte.

Valorar la existencia nos conlleva un entrenamiento físico, mental…

Incluso cuando damos todo a otro, algo se nos escuece muy adentro.

No creo en buenos y malos…, aunque hay mucha maldad el daño lo llevamos en el interior todos.

Podemos destruir a un ser maravilloso con solo ignorarle, somos asesinos con la palabra, y el que no, con los gestos.

Este entramado de seres humanos que somos… deambula de un lado a otro.

Siempre tenemos deseo de un más y más…, como si el final de nuestros días no estuviera marcado.

Más allá que la única certeza es que tenemos una vida…, estoy convencida que solo tenemos una muerte, de la cual por cierto nadie en este planeta de momento se salvará.

Anuncios

•…basura cosas cotidianas•

Al salir de la terapia me fui a la bahía, es increíble como las personas van allí a comer, porque la vista es bonita, y hay mucha brisa de mar, pero dejan toda su basura en el suelo. No soy la persona más limpia de este mundo, de echo soy muy vaga… pero no puedo ver ciertas cosas entre ellas el maltrato, ni que ignoren a un ser humano al nivel del desprecio, y mucho menos puedo ver que dejen la basura que caerá al mar. Porque a ese mar, más adelante me meteré yo…, no soy la más que recicla tan poco, ni voy dándomelas de la mejor en nada. Me bajé con una bolsa que tenía en el auto, y fui recogiendo toda la basura al lado de los vehículos, mientras por supuesto protestaba, no me miraban las personas que estaban dentro, pero soy lo suficiente grande para hacerme notar, así como bocona (gritona), así que iba diciendo porqué dejarán la basura aquí, esto no llega solo… iba de quejas en quejas. Me pregunto que sentirían ellos a ver una discapacitada pasando por su lado doblándose con semejante tamaño que tengo recogiendo su basura, pues no lo sé… pero prendían los autos y se iban.

En fin…

•…ecos de poesías•

(. . .)
muertas las esferas
se desvió la atención,
al filo de los huesos.
Rozó el núcleo
del quebranto.
Colmena hechas de mentiras
envenenaron el hígado.
Gusanos en el trapecio
sollozaron la trampa…
Fantasmas en ovarios
recitaron ecos de poesías.
Monstruos crecieron
en los pulmones robándose
el oxígeno.
Haciendo el acto
final en el esternón.

~…deshaciéndome~

Soy ese trozo de vida roto,
en el cual no pude leer las señales a tiempo.
Mi instinto de sabuesa no me sirvió,
para navegar por los caños conocidos.
Naufragué en la orilla
del bravío arrebato de un oleaje.
Llegué tarde a la membrana del acertijo,
fui la pantomima de la espuma.
Tragué demasiada sal, he sido corroída.
La costa que me vio nacer, presenció mi final…,
convirtiéndome en salitre rodeada de granitos de arenas.

•Dragonfly•

Violada en su jaula…, sangrientas lágrimas, infames sentires.

Descabellado se ríe haciéndola pedazos.

Acorralada, sumergida busca algo que la mantenga viva.

Testigos murmuran que sus gritos son de placer…

Se desvanece en un mundo oxidado por el calvario.

Rasga en su interior, escucha su propio eco clamando su libertad.

Esfuma a el depravado, aún así todos hablan.

La condena más grande ruge en el quebranto de saberse despojada de todo.

Hurga más adentro de sí misma, se encuentra el reflejo de su alma hambrienta de vida.

Emerge con alegría, sutiles destellos en su mirada, aunque le persiguen los latigazos.

Ella, decide terminar el drama, prefiere darle un final gratificante.

Le habían atropellado su cuerpo, pero jamás podrían robarle el goce de vivir…

Mucho menos de sentir la dicha que retoña en cada latido.

Encantadora ninfa están listas tus alas ve por tu vuelo transoceánico, aletea mi amada libélula.

•Síndrome de Estocolmo• ~participación en concurso literario~

(. . .)
Entristecida en las ataduras y dominio
que azotaba su lengua sobre mi piel.
Cada día el agravio era más punzante,
desgarrando el sutil sentir
que alguna vez emergió de mis entrañas.
Oscuro y turbio
Oscuro y turbio
… desmerecía los destellos de mi mirada,
empujando mis emociones al pozo,
me volvía más prisionera de sus maltratos.
El día que cambie mi sollozo por risa,
empecé a enamorarme de las despiadadas
pesadillas que me hacía pasar.
Rogaba libertad a base de mentiras,
lo perverso me podía.
Fingía cuando me azotaba
que sus daños aún me dolían.
Mientras que en mi interior celebraba.
En mi mente repetía…
Oscuro y turbio
Oscuro y turbio
Me habitaba el descaro
todo un baile infernal,
y las ganas asiduas de sobrevivirle,
no existía gusto sin sudor y sangre.
Me hice adicta de la sal
cuando destrozaba mis labios.
Mi opresor se debilitaba;
a mi la rabia, el odio, junto con la demencia me crecía.
Le veía llegar rápidamente empezaba…
Oscuro y turbio
Oscuro y turbio
Me urgía sufrir y
derramar mi potencia en líquidos…
Renacía  obtusa y ruin.
Le arrullaba con melodía eufórica;
Oscuro y turbio
Oscuro y turbio
Su perdición empoderaba mi mundo,
le vi acongojado entre mis carcajadas,
y susurros en los que entonaba;
Oscuro y turbio
Rindo homenaje a su muerte,
porque hace algún tiempo atrás,
fue la dicha de mis lamentos.

Anoche morí

Los paquetes de pastillas
estaban destrozados.
Profundo letargo
no parecía respirar.
Bache de sangre
rodeaba la escena.
Triste versos grabado
con la voz torcida,
se repetían en bucle….
Todo el desastre.
Tétrico mal oliente lugar,
desconcierto en el cual nadie
quisiera despertar.
En la tesitura del fiscal
se enuncia,
 la muerte cerebral.

~Eco~

Todo se parece
un poco ha aquello vivido.
No se desprende el tiempo,
como tampoco las cicatrices.
Se complacen en convivir,
hasta el último día.
Todos somos un poco
de aquel con quienes hemos compartido.
Somos resonancia,
siempre nos quedamos con lo que nos sirve,
y lo que no…,
también nos ayudó para saber el límite.
Así qué…,
la desgracia también suma,
lo único que resta,
es el día que el cuerpo se detiene…
Dejando atrás el latido
que le dio existencia,
y esencia a nuestra vida.

•Infortunio•

Muro descascarado
ensangrentado.
Desdibujado
aún así contiene su miseria.
El tic~tac herido…,
mutismo trasgredido.
Estrategia falsa del poder…,
mente suprema doblegando al inferior.
El pueblo olvidó doblar las rodillas,
 se cansaron de mendigarle.
Ahora el odio crece
ferviente en el núcleo.
Los corderos se revelaron,
en su honor desparraman vísceras.
Intestino se esparcen,
como pulpos soltando su tienta para huir.
Son medusas fuera del océano,
desvirtuadas en un mundo indiferente.
El respiro sagrado ha sido fracturado;
se humilló, y no ha recibido la piedad.
Será que la misericordia
es solo para los elegidos…
¡Malditos, malditos!
(. . .)
no vaguen en nombre de la justicia,
ni del amor.
Los ciudadanos se mueren.

 

Somos cómplice silenciados,
que sonreímos con el morbo que nos posee.

En el reflejo…

Me precipité, a ver el reflejo de su belleza, pero se desvaneció.
Una voz, rasposa de esas que te dejan saber que llevan tiempo en esta existencia.
Pregunta; ¿qué ves?
A una persona con pobre autoestima, no le gusta  responder esta pregunta… Porque la bruma mental puede aparecer.
Entonces, puedes contestar; ¿qué son tus versos, de dónde nacen?
Inmensidad del sentir,
la conjugación del dolor, y la alegría.
La pasión desmedida
y el desequilibrio, todo lo incierto.
El torrente que me mueve,
las palabras encajadas en mis emociones,
mi feminidad herida.
Los versos son todo lo que arde;
y ruge en el silencio de mi infierno.
La danza que no puedo realizar…,
la belleza en la expresión del llanto sin fin.
El cúmulo de agonía,
un desierto agrietado,
un bombeo que duele en cada respiro.
Un aleteo de pestañas húmedas,
que se quiebran a su paso.
También es…,
la gratitud del quebranto de ser quien soy…
Entonces, ya te puedes ver…, ¡esa eres tú!

•Subordinada por el enigma•

Años siendo cuenca de su semen.
Tragando espuma, veneno que
hacia hoguera en mi vasija fértil.

El odio agrieta, y deja el alma inerte.
Porque los demonios al morir adentro,
se vuelven zombis en las entrañas.

Renacen aturdidos,
entre lo clandestino y fugaz.
Con el tiempo carcome los huesos,
el tuétano queda seco.

Se pude escuchar los alaridos
de los pequeños seres que no lograron cruzar,
sin contemplación, pérfidos de un mundo incierto,
pero que aun así, sigue siendo poderoso.

Los ojos eran tutela de lo violento.
Acertijos desequilibrados,
nos mordíamos los labios
bajos risas sangrientas,
tal cual culto satánico.

Locura adherida
desmedidas de un sentir
cruel al que lo adentre.
Al final, no son los otros…,

¡Soy yo!

Hija de Satán que reniego
la existencia de lo glorioso
por tener todos sus hijos,
podridos en mi interior.

He parido la furia siniestra del desasosiego,
la amargura del desprecio,
las habladurías de su lengua nociva.

Las burlas que arroja sobre mis cicatrices
escupiendo hiel en mi espalda.

Todo su ácido me consume.

Quiero que quede claro;
a sus malditos pensamientos me entregué.

Soy la furia disfrazada de mujer.
Soy la perversidad con antifaz de amabilidad.
Soy la perra que lamí su miembro por décadas.

La que bebió de su saliva, y viajo en sus vaivenes,
sobre su pelvis cabalgue hacia la perdición.

Mi virginidad se bautizó en sus aposentos,
blasfemando las palabras divinas mientras
me clavaba el puñal en el que ardíamos.

Me arrodillé a suplicar clemencia,
con desprecio me condenaba al silencio ciego.

Sollocé la arrogancia abriendo
mis penurias frente a su ser,
para darle el placer de verme vencida.

Fui la sierva de un peón con miserias en el espíritu.

•~…cuando morir~•

Todos llegaron temprano a el encuentro, nadie sabía el porque se reunían.

La anfitriona pidió que todos vistieran oscuro, en la fogata se vislumbra la silueta de salamandra…

Ella, ríe sin parar…, como si algo extraño le pasara, conjuro unas palabras.

El cielo retumbó, lluvia ácida caía sobre su piel, los empapo de su sangre.

Planeo su deceso… Toda bruja puede elegir cuando morir.

•Sin querubín•

No viene al mundo entre ángeles, aunque esa noche se escuchaban aleteos. Provenían de las gárgolas con sus pezuñas rasgaban los cuerpos de los dementes. Los mismos que decidieron danzar una noche sin luna, con matojos extraños abanicaban las vaginas, de seres mutantes. No parian criaturas sutiles, ni especies conocidas. No caían copos de nieve, eran trozos de carnes congelados. El olor nauseabundo acompañado de alaridos, con la ironía de un festejo celestial. Cabellos finos igual que alfileres, venían con la ventolera dejando ciegos a todos. Llegué a la tierra riéndome con la tortura en la lengua, la desdicha puesta en la copa de la maldad. No vine de Querubines. Me habita el horror del necrópolis. Bebo la sangre del delirio de los temerosos, me acobijo con su angustia. Crece el calvario y le hago el desamor a la impaciencia que lo complace. Hago pirueta entre los infieles muertos.

•Imaginario Nefasto•

A los quince años, le salió una protuberancia en el vientre. Con el tiempo se fue formando más claro, no era un tumor. Era algo amorfo, aunque parecía tener vida; sentía, hablaba… Exigía, nadie era testigo de las maldades que le proporcionaba; le mordía los órganos. Ella, de apoco se moría en agonía, se había enamorado de su verdugo.

•Rabioso y mortal•

… Sembraron semillas de un árbol,
en mis adentros.
(…) me rompe, cada cierto tiempo,
para abrirse paso y echar raíces…
¡Más profundas!
Me vuelve a hacer trizas…
Me desbarata,
 se asegura de hacer aullar los nombres,
de cada una de las personas,
que han tocado mi vida.
Mi tronco, no es frágil…
Por tanto,  las raíces que salen de mi
médula espinal, deben ir más hondo…
Crecer hasta dejarme paralizada.
En el compás de mis días…
¡Para Florecer y Vivir!
Me sembraron con furias…
Llantos; arrebatos internos.
Y van surgiendo, brotes externos…
Estoy Agrietada, con la piel de cascarón
arrugado…
Con las entrañas bien ceñidas.
Si me tajeas, para dejar tu huella en mi tallo,
me podrías palpar claramente…
Sentiras mi aroma…,
y al observar mi corteza,
brotará el zumo de mis lágrimas de leche.
Te conectarás con mi Espíritu…
~ Rabioso y Mortal ~
Seremos reflejos en un instante…
En el que me respirarás y habré de respirarte…
En ese momento misterioso,
que vislumbra lo eterno y  lo fugaz,
tendrás en tus manos, el hacha…
Te miraré sin júbilo, ni vergüenza…
Me dormiré con el soplo de la brisa;
con el sonido de mis hojas…
Con la risa de algún niño, perpetuada en mi alma…
En esos juegos de mi sombra…
Rodeada de amantes, esperando el atardecer…
¡Y estoy, lista…! 
 
Esperando ser podada de mis plagas… 
 
De mis apegos… De mis gritos.
(…) al fin, seré Libre, de éste Maldito Dolor.
Qué me hace suicidarme y renacer cada ciertos días…

•~Mundo blanco~•

Ojos que dictan creatividad,

como el estruendo del cielo…

Seres que anhelan libertad están

siendo callados; maltratados;

mutilados por la incomprensión…

Aturden sus sentires,

personas excepcionales,

sumergidas en desgracia,

enviados a un mundo blanco…

Con el sonido aislado

de las máquinas

y ese llanto incontrolable,

viviendo una tragedia

al quitarle el poder de elegir…

Literatura, Pintura, Música y Emociones…

 

 

 

*Poesía trágica presentada en un concurso*

•Estancia•

Despliegue del cuerpo,
instante de lo etéreo.
Manjar, geometría deformada.
El peso de unas horas ausentes.
Extraviada en un mundo peculiar;
la duda, el desgarro.
La estancia de las pesadillas.
Treinta y tres horas de un coma
parcial, luchando en volver o quedarse.
Estrangulada,
un registro de lunas ausentes.
Gritos ensordecedores en un alma muerta.
De humo la lengua, marañas entretejidas.
Austeridad del desahucio
implícito en el cuerpo
errante de caricias.
Los labios entre abiertos
sin palabras encajadas en los dientes.
Dos huecos en el rostro, ya no existe pupilas.
El parásito se ha comido el minúsculo cerebro
que suscitó tanta guerra.

•De~forme•

Nunca tendré las formas correctas, no tapicé la piel de medidas perfectas, ni ocupo lujos.

No poseo bríos y tampoco me he llenado de escarcha.

La brutalidad me posee sin encanto, quizás trae consigo muchos más quebrantos, por aquello de rimar.

Adoro mis deformidades, lo distante que estoy de todo lo idealizado.

Estos caminos de estrías, cicatrices me hablan del tiempo imperfecto.

Me cuelgan las carnes del abuso que he tenido con mi vida, ahora sé (que nadie puede utilizar mi propio descuido para humillarme) que nadie puede dañarme.

Así que de ahora en adelante me besaré las estrías y los pellejos de los cuales otros se burlan, porque la debilidad desapareció.

Es lo que trae consigo la aceptación.

#stopbullying

•Nadie te ataca, ni te ata•

Nadie quiere que te quedes en donde no deseas estar. El sendero está libre para transitar, cuando se despeja el camino todo luce más amplio. No se es víctima, cada quien es libre de hacer con su vida lo que mejor le parece. Un zorro viejo sabe bien lo que hace, por donde husmea, y a que pozo se arrima a beber. No hay que tirar las sombras a la bandeja de los desechos, para darle a masticar a las ratas con artimañas. Si tienes la capacidad suficiente, detente ~respiras~, es un alivio que puedas seguir. Deja de utilizar la energía que tienes para disparar en las heridas, y úsala para acercarte más a los que te aprecian y a las nuevas oportunidades. No oprimas, ni intentes callar cuando no tienes el valor de cerrar. La rabia solo te dañará a ti, bueno y a los que te sigan en el rollo ese de que te están “molestando”.

La valentía también es quedar como un caballero de honor y seguir el sendero con dignidad.

•psique•

Cuanto tiempo y lágrimas descontroladas, sin saber que ocurría dentro de la psiquis, presa y obtusa. En el cerebro cortocircuitos, avivan el ardor. Aún está empezando a calmar el fuego de tanta enfermedad. Queda demasiado recorrido y trabajo por hacer. Todo los trastornos que nunca nadie pudo diagnosticar empiezan hacer descubiertos. Me encontrado con buenos profesionales a los que he podido preguntarles si realmente tienen interés en explorar mi cabeza y mi cuerpo. Entregar cada acción equívoca o no, los ayuda a su labor en la investigación, y a mí me ayuda a tener una guía para explorar más y más lo que sucede en este cuerpo. Cada trastorno, cada dolor, cada acción, ha tenido un detonante. Ahora, me esfuerzo con empeño para comprender lo que causa esos detonantes y aflicciones. Este dolor que me corrompió por décadas y enfermo mi cuerpo, le estoy en eterna gratitud pues quedará evidencia para próximas personas con síntomas similares.

•Proxeneta•

Intentó prostituir su sagrado sentir, justificando que así se liberaría de ansiedades. Él justificaba que durante su tratamiento no podía tener sexo, tampoco podía costearse la vida. Si lograba convencerla que se vendiera, no solo le ayudaría económicamente, si no que así podía ella reducir sus ansias de mujer. Le comía el cerebro para que ella entendiera que el afecto que sentía, si lo vaciaba en otro se sentiría mejor. Gran equivocación. Estaba claro que la escala de valores y sentires no estaban al mismo nivel. Que solo la veía como medios de… (signos de números) nunca entregó sinceridad. Como buen proxeneta primero quiso robarle todo el tiempo y la seguridad, haciendo que dependiera de él, en especial emocional, para luego de terminar de bajarle su autoestima. Vivir de ella. Dudo mucho que dentro de la honradez de un ser humano que finge desaparecer, mientras por el otro lado intenta inducir a otras personas al odio, manipulación, vejacion en todo el sentido de la palabra. Pueda estar bien de la cabeza y del alma. Ella, quedará marcada de por vida, aunque él pagará el precio de intentar mutilar su psiquis…

•de’ abajo•

En ocasiones se observa desde el suelo. Apreciando la caída, pa’ iluminar con más fuerza aquello que se quebró. Cada día que uno respira…, le resta a nuestra estadía en este maravilloso planeta. Por lo tanto, cada tropiezo, desquicio o descontrol… tendrá su línea de tiempo que te roba. Cuando vuelve a tratar de hacer el malabarismo…, sobre guardas todo lo aprendido, es el pequeño tesoro. Y si dentro de tanta desdicha, aprendiste a ofrendar, recibir y agradecer. Algo de todo sumo… porqué en el camino todos somos alumnos. Me gusta ver el mundo al revés. Llevar al límite las emociones y saber que luego de todo, pasa… hay que ser valiente para ver el dolor, como si se desangrara una parte importante de nuestro cuerpo. Fortalecer las áreas es festejar la grandeza humana. La perdida también es ganancia cuando duele y te enseña. Esa es mi línea de transición…

•~…me pienso~•

Cuando me pienso, libre y sin absurdos instantes.

Salen alas de mis caderas y tentáculos de mis costillas.

Me aferro a la libertad, esa que no poseo.

El arraigo por amar la esencia de la vida me devuelve al centro.

Aunque muchas veces vaya en pedazos.

La gracia está en ser un “puzzle” que se deforme y tenga capacidad de restauración.

En cualquier hueco se puede entrar, cuando se quiere… cuando se está dispuesto.

Se me corrompen las formas, las estructuras, la métrica, el orden, el ritmo.

Desafío el equilibrio…, para conocer lo auténtico.

El dolor mi aliado, la maldad mi vigor, la ausencia mi esplendor.

Lo sagrado es ir afuera…, encontrarme con los elementos, creer que de ellos respiro la “magia” para “re~nacer” sin llegar a morir.

Que aquí…, aun queda tiempo…, deshojar no significa morir.

~•…visito a muertos ajenos•~

Photo by: DJRR

Paranoia, persecución mental.

Sacudidas, empujones hacia el abismo.

Misterio del quebranto…, fragilidad en el espíritu.

He sabido llorar con fe, y sin ella… dos mundos contradictorios.

Definitivo uno duele más que otro, he andado arrastrándome como culebra.

He suplicado, añorado, necesitado y también he dañado.

Ser víctima no es mi fuerte, porqué para tumbarme hace falta grandes artilleros.

Aún así, no niego de dónde vengo, de donde probable~mente, vuelva una y otra vez.

La batalla más grande la tengo en la cúspide de mis seis pies, entiéndase en mi cerebro.

Cada paso, pa’ alante y pa’ atrás a costado lo suyo.

Más allá de todo…, cuando nada queda mi gigante tamaño se vuelve diminuto.

Al salir de la oscuridad, lo primero que hago es descalzar mi pie “bueno”, para ponerlo sobre la tierra donde descansan los muertos.

No le veo sentido a casi nada, pero cuando camino entre los que ya no están, que a ninguno conozco.

Sintiendo ese eco…, de sus ausencias pues ya su tiempo pasó.

Me re~encuentro con algo, divino que me invita a intentarlo una vez más.

Poner el desastre en orden no es fácil, pero hay que ponerle el corazón a cada esfuerzo y a cada paso.

Agradecer a esas almas que desde el más allá impulsan a un palpitar, que muchas veces se rinde en la oscuridad de su habitación.

Me nace la gratitud, la belleza de ir…, a el contacto con lo natural, por los que ya se fueron, por los que se irán pronto y no tendrán otra oportunidad.

Respiro de la esencia de lo que fue y seguirá siendo la vida.

Sin restarle, nada a cada vida con la que no me crucé ,y con las que me cruzaré o jamás lo haga.

(. . .)

Photo by: DRR

•…mi teatro, tu obra•

Acudiste al teatro querías ver mi obra.

Solo para pavonearte, buscar ese detalle, para lastimar, burlar…, estreñir más al dolor.

No lo conseguiste.

A minorar la grandeza…, era mi noche, mi escenario.

Desesperado porque necesitas llevarte todo los aplausos, subiste…

Una vez más…, tu risa falsa, con tus mismos trapos.

Las mismas estrategias, la boca llena de pétalos, las manos colmada de aromas y el latido lleno de espinas.

En tu alma solo florece la dulce tentación de destruir.

Sigues siendo tú… el mismo.

El inconsciente que brasa la caldera de la inocencia.

Se prepara su plato delicioso, y lo presumes al mundo, aunque comes como cerdo.

Escupiendo los detalles de lo verdadero, atracándose de otros infortunios.

Pobres doncellas, que aún no conocen el trasfondo.

Caerán unas cuantas más…

Ese merodeo de pedir desde la làstima… es tu única forma.

Se te encrespa la aparente dulzura… y a los dos dias necesitas de nuevo comer carnes frescas.

Por eso mi obra lleva tu nombre.

Dejando la metáfora fuera; al verme brincar, estirar las ancas y la papada de sapo.

Serías tú…, imbécil el que vendrías a besar los disturbios de mi mente… aunque ya no te pertenecen.

Antes de que se baje el telón se ve tu miserable ser, tiñendo de rojo mi cuerpo…

Los espectadores siguen creyendo que es parte de la función, hasta que pasan los días y no vuelvo a salir sobre el escenario.

Usar lo mismo definitivo te entreno para matar.

Sin embargo, vives la más terrible agonía; te calcina, te inquieta, te mantiene despierto.

… y de lo único que puedes hablar es de tu miembro despierto, rompiendo el silencio.

La virilidad ya no te da más que para llevarla en la lengua, y ensalzar, para luego mutilar.

Quedándote con una mirada falsa, como la necesidad escueta que acompaña tu maldita alma.

Te sobre~viví…

~~~~

Nota:

•~…no tenía las más mínimas ganas de escribir en público, pero WordPress me recuerda que es mi aniversario de nueve años, de ida y de vueltas por estos lugares… hay que darle letras a la membrana.~•

Blog de WordPress.com.

Subir ↑