•Descubrir que no aporto•

Cada día el despedirme intento decir lo valioso, pues muchas personas de han ido de este plano sin poder decirles, ni tocarles.

Algo me quedo claro, lo que es para mi… no tiene importancia, por eso mi sentir viajará… porqué igual lo ofrendaré.

Aunque quede colgado en los alambre púas que sobre guardan su hábitat.

Horas llorando y al final la sonrisa revela lo que las palabras no, y cada púa clavada en mi corazón corroídas, me aseguran que muy lento iré muriendo.

Alimento la esperanza de mis adentros, pero al escuchar y ver y sentir… me doy cuenta que soy el espectro antes de dejar de latir.

La fatiga de mi espíritu, se comunica con algo más sagrado o quizás solo es mi imaginación, para sentir que tengo un propósito al acompañar.

He creído toda mi vida en la energía que se aporta a la vida de otras personas, no quiero dudar la única fe, que me ha sostenido en el trayecto.

Anuncios

•…el Héroe que murió•

Es el primer cumpleaños que no te felicito… hoy me escribiste e ignore tu mensaje. Duele porque crecí amándote como mi súper~héroe... pero me volví tu rehén… me usaste, luego me pegaste por primera vez, juro que en ese momento sentí la presencia del diablo entre tú y yo… la primera vez que sangramos y nos miramos con odio. Te perdoné, me perdonaste. Pero luego salimos en grupo, perdiste la cordura por llevarte la contraria, me tire de la guagua en movimiento y colgué de ella me pele las rodillas y aún así seguiste todos te gritaban detente… no lo hiciste, te amaba tanto que corrí al lado de la guagua en movimiento te detuviste nos abrazamos y me subí a tu lado los demás estaban acojonados de miedo yo tenía tanta adrenalina que quería volverme a tirar pero morir… aquel día lo olvidé. Mentimos porque nos convenía, jugábamos nos engañábamos menos cuando nos jurábamos amor de familia lealtad y compromiso… mentiras para otros verdades para nosotros. Nos conocíamos tanto que tú sabías que estaba enamorada y que hacía cosas que no debía. Yo, sabía tus más íntimos secretos, te defendí del mundo, mordí, di puños, guerrie contra el mundo, porque eras ese ser que yo sentía que nadie comprendía y a la misma vez me veía en ti, nuestra sangre nos llamaba… estaba obstinada y obtusa por ti… pero cuando le pegaste a tu primera mujer era como si me dieras a mi, cuando intentaste cosas malas para tus hijos era como si me lo hicieras a mi… fuiste matándome dejándome sin aliento ni inspiración, te quité la capa de súper-héroe el día que empuñaste a tu bebe en su cuna… ese día… me hice mujer de tu mujer…, no porque la hiciera mía, porque eso no pasó... pero le di refugio, regazo, lloré con ella la abracé, la dormí… y la cuide toda la noche de la fiera en la que me volví y juré… que defendería de ti y tus hijos… me volví una fiera luego defendi tu otra mujer, ahora a la que tienes también lo hecho aunque ella no lo pueda ver… cada vez que tu boca escupe veneno, mentiras, o cuando blasfemas y quemas el cuerpo de una mujer me hieres a mi… cada golpe físico mental que ella acepte es un retraso a otras mujeres incluso mi propio retraso. Por eso hoy te deje sin hablar… y aunque siento emociones adversas por ti… me gustaría que te detuvieras.

•Confesión repetida•

Anhelo de verdad poder disfrutar sin que me queme. Nos venden la frase de que “querer es poder”. Me parecen que no explican que no sirve para todo y menos para los sentires que involucran a otras personas. “El amor tampoco todo lo puede”… el amor también deja que las personas mueran. Siempre repito que cada ser humano llega hasta donde sus capacidades afectivas, físicas y psicológica le permite. Aceptar ese límite es “sano”, se supone que apacigüe lo que molesta en el interior, porqué se estaría dando al máximo dentro de la capacidad. Parecen consejos de auto~ayuda. Quizás me estoy tirando mi propio salva~vidas, uno que no aguantará mucho y se quebrará. No sé manejar la marejada de sensaciones y emociones. No se lidiar con el espacio tiempo, el desapego… me falta mucho. Siento que no avanzo, temo una recaída de esas que me apartan del mundo. Me llevan a una terrible oscuridad, más aislada de lo que soy… Si me visitara la fe, le pediría ayuda con mi madurez. Que me diera una tregua milagrosa, centrando mi sentir, para no lastimar, ni seguir padeciendo a la feroz hembra herida que me posee.

~…reconocer no basta, algo debe de cambiar muy adentro.~

•desahuciada por el uni~verso•

…se que nunca alcanzaré.

No puedo mentir me carcome el interior.

Todas las estrellas que iluminan tu camino han sabido reconocer su propia esencia.

Soy un asteroide sin forma viajando por la galaxia.

En algún momento me estrellaré, aunque ya he sentido la explosión noche tras noche.

Demasiada ambición poseen mis formas amorfas.

Observó qué…, no faltan presencias que van dejando huellas y difícil que pronto no estén dentro de tu órbita.

•Caer, sin cesar•

La creación me ha enviado a romper~me, una y otra vez… sin cesar.

Para qué no señale, y mantenga la empatía despierta.

Muchos dirán que el martirio que pesa en mi alma no es necesario, que me auto~saboteo, y una larga lista de… etc.

No voy a casa de nadie a vomitar~le, ni a criticar.

Siempre que entro, voy con respeto, muy clara de que quiero dejar una huella agradable aunque difiera de su opinión.

Por lo tanto, en el patio de mi esencia florece un lindo jardín, de los agradecidos que perfuman mi instancia.

Eso no quiere decir que mis adentros no sean un volcán herido, prendido con las mismas llamas del infierno interior.

Cuando entienda como descifrar el acertijo de mi alma doliente, lo contaré…

Me regalaron esta frase para decirme que no me amo lo suficiente y es válida…

“Amarse a uno mismo, es el principio de una historia de amor eterna”.- Oscar Wilde

Quizás ahí radica lo complejo, que el día que me enamore tanto de mi, contaré otra historia donde solo mire mi ombligo… alabe mi grandeza, y me olvide de mirar al otro.

•~…no estoy alelada~•

Los nombres se pueden escribir entre~líneas, disimuladas usando letras que hacen referencia.

Se puede hacer muchos juegos con las emociones de las personas, y las palabras.

La honestidad se vestirá de claridad, siendo ella la opción de mermar el imparable llanto que sobrecoge a un alma sensible.

Puedes nombrar sin dar mención, puedes aludir a sucesos y estados de sensaciones vividas.

También queda la marca en el alma, casi invisible para el cuerpo, y un aroma imperceptible para algunos.

Hay muchas maneras de estar con otros, sin que estén, y muy poca manera de engañar lo que realmente hacemos.

El ser tiene infinita sabiduría, nos van matando el poder de sentir, elegir, e incluso el de escuchar.

Nos van sedando, encausando a donde nos quieren llevar… siempre que la revolución interna se active de seguro te guía hacia lo verdadero.

Cierro los ojos aprieto fuerte mi lado izquierdo, sigo creyendo, que el sendero con todo…, y sus claros~curo tiene magia del interior…

•Sad•

La tristeza me puede…

A veces quisiera ser una inconsciente, desmedida, no tener nada de valores, ni sentires.

Estos mismos que me agobian, que me hacen ver cosas quizás fantasías o fantasmas en donde supuestamente no existen.

Estoy cansada que me pasen por loca, por incoherente… como si el sentir fuera ciego.

No lo es…, lo hacemos ciego a conveniencia.

Lo que no queremos ver, o incluso llegar a intuir sin mucho esfuerzo.

Debo detener lo que me empuja al vacío, sin sorpresa alguna se que soy yo misma… por mis formas.

Cuando más necesito la ausencia me recuerda que a nadie le importo.

Recoger mis pedazos una y otra vez, con la esperanza de seguir creyendo.

Aunque algo muy adentro me dice no puedes arrastrar más… el lastre es mi espíritu herido.

Sin fuerza, sin aliento… vuelvo a intentar transitar la oscuridad.

La columna rota se aqueja sin piedad, el síndrome equina me ruge las entrañas, el maldito calvario me vive…

Y yo… sigo muriendo, demasiado aislada, con un poco de sustento caritativo, quizás sólo es… un invento más de mi imaginación.

•Preñada de miseria•

Le escribí al dolor que aguarda en mis paredes.

Al resguardo de unos sentires insaciables, a el cúmulo de mis tormentos.

Frente a la gloria de mis pesares, me rendí.

Sin que exista la posibilidad de grandeza para un alma defectuosa.

No quepo en un mundo tan grande, sin embargo me acobijo en un cajón limitado.

La luz exterior me deja ciega, vuelvo al cuenco, a la grieta de mis adentros.

Sangra el delirio de una mente corroída por los designios de una creación…, que no supo enviarme armoniosa.

No señalo con el dedo las maldiciones acuesta, porque dice el empoderamiento, la psicología que todo está dentro de mi.

…y adentro solo retumban los ecos quebrados, la ansiedad, los espíritus encerrados, no encuentro donde abrirle el portal de mi ser, para que transiten.

Entre la psicosis, la fantasía, el creer y no creer.

El amor está manos vacías… así vibra mi vientre, a puro desgarro desprendido de no tener ovarios suficientes para hacerme de valor.

En el silencio y el ruido se jamaquea mi tornado.

Sigo estando sin estar, preñada de miseria, sin esperanza.

•~…mechero~•

Solo me exhibe cuando cae la noche.

No le gusta que resalte los brotes de mis poros.

Solo me lleva por la penumbra, teme que lo reconozcan,

Al parecer los hoyos que hace la celulitis le afecta a sus pupilas.

Voltea la cara cuando habla buscando según él estrellas en el cielo, todo para que suene romántico.

Cuando le saludan hace que no escucha, para no tener que responder preguntas…

El contoneo de las carnes le pone los nervios de punta.

Dice sentir malestar para volver a meterse en la cama…, donde el calor y el menjunje no le incomoda.

Dura lo que dura un pabilo de una mala vela, aún así nos divertimos rellenando el mechero.

•Carnívora•

…me perdiera en la maraña de tus ideas.

Quisiera que me sirvieran un trozo de tu cerebro, no cuando estés muerto…, que me lo sirvan cuando estés ardiendo en emociones.

Cuando te doliera el sexo ahí quisiera estar, metida en tu virilidad, inmiscuirme sin reparo.

En ese momento que inventas una excusa para no herir, aunque termina sembrando la mentira.

Sería interesante estar en tu latido, si, si…, en ese que te incomoda, para saber la verdad de tu sentir.

En la exposición se muestra lo que más nos gusta, y nos acomoda…, pero me pregunto ¿cuál será tu plan?

•~…nieve contaminada~•

Copos de nieve embriagan mi ombligo.

Se acurrucan mis ovarios, contracciones in~exactas.

Puntos cardinales estallando…, guerras.

Latidos en colores enuncian que queda vida.

Escucho el suspiro del pájaro que emigra hacia otra tierra.

Debajo de las huellas, queda el lodo.

Cae la nevada… al derretirse sientes las ramas quebradas.

El magma te calienta las raíces del sentir, vuelves a resurgir.

•~…amor de vertedero~•

(. . .)

Trae consigo el olor inhóspito de la humedad, mezcla de lo podrido.

Estados en descomposición, aniquilando las esporas de los pulmones.

Pisadas seguras hacia el infierno, para acabar con el oxígeno sagrado del cuerpo.

Asegurar el aliño, con el cual cocinar los fuegos innatos del sentir fracturado.

Engullir la mafia de los sentires, el pecado sobre las neuronas cálidas.

Observar los vuelos de las aves negras, picoteando los restos…, ver la gracia de como se alimentan de pico en pico.

Polvo, brisa, sensaciones amargas; aún así el ~pal~pi~tar~ de los cuerpos sigue vivo.

Atendiendo esas células mutantes, agua estancada para saciar la sed.

En ese reflejo en el que puedes divisar, que el amor sea lo que sea, ó tome mil formas de espectro… te sumergirás… con esperanza de salir airoso.

•…desvincular•

Hueco abismal…

Arroja al vacío las bendiciones.

Le da cabezazos a la cordura.

Muerde solo cuando le apetece.

Penetra sin engullir la emoción.

Se sacude de cintura para abajo.

Sube su pantalón sin mirar atrás.

Macabro eco se repite una y otra vez.

Discordante compás tuerce el ritmo.

Trampero rompe los huesos ilusorios.

•A merced de las Sombras•

Vago entre las sombras.

He visto mi cuerpo encontrarse con las personas, sin embargo no estoy presente.

Deambula mi sentir es un extraño…, desprovisto de la honestidad que pide a gritos, los mismos que denuncian y aquejan.

Adormecida sigo sintiendo la tortura, soltar y agarrar es una lucha constante.

Vomito sobre lo que me tengo que tragar, el cuerpo se debilita, pide la tregua.

El respiro lacera, por mas que intento detenerlo, es el mismo cuerpo lejano, casi ajeno de mi misma, sigue enunciando que algo le queda vivo.

…latido roto, desmedido, abusivo, el quebranto de un espíritu que jamás será amado.

Ni tan si quiera por mi.

•~…humo~•

Reducida a nada…

Difuminada por un cúmulo de sumas…

Desmerecida en un sin tiempo virtual.

…tortura de mis quebrantos.

Monstruo diseñados por la mano del hombre.

Esparcida en mapas de ~click~.

Me veo haciendo necromancia.

Auténtico suicidio de todos mis sentires.

Inhalo el vapor que deja el cadáver… al caer.

•~…convenio~•

Por mil demonios juré no volver.

Encima del volcán de mis lamentos, levanté el magma de sus adentros.

Fulminé cualquier poro de mi piel que me recordará caricias.

Hice un pacto con las sombras que me calcinaban las entrañas.

Rugía salvaje, y a la misma vez libre…

Sentía como todo se iba deshaciendo, era lo que tanto esperaba.

Derretida al fin sería moldeable…, pero pasó lo inesperado…

Salí con más vitalidad, el ardor ahora forjaba mi interior.

Mis pupilas rojas, muestran el hechizo que me habita.

Las pezuñas de los misterios, me fueron incrustada, la miseria desapareció de mi alma.

Me estremezco con el crujido de la tierra, las enredaderas que traigo en los pies…, gimen mi nombre…

•~reset~•

Haciendo…

la puñetera transición.

De vomitar los sentires…

Terremoto de bolígrafos.

Inquietudes en la semántica.

Aureolas deprimidas.

Pinceles partidos.

Vasos agrietados

Botellas vacías…

Cigarros esfumados.

Pañuelos mocosos.

Rastros de olvido…

Penuria en la entre~pierna.

Huesos desmoronados.

Laguna de sangre en los ojos.

Conflictos, dilemas, ausencias…

Des~amor en el borde de los latidos.

•~…gazmoña~•

No puedo abrir mis pétalos.

Mi alma de mujer está prejuiciada por la historia.

Ahora confundí los trastornos de libertad.

Pareciera que cada mirada logrará penetrar mis lóbulos.

He permanecido cerrada…

Mis daños me ataron a los confines de la desgracia.

El deseo en vez de parecer placer es una tortura.

No he desarrollado las alas de mi vulva.

La tengo presa, aislada…, deprimida, obstruida.

Mi cuerpo castiga a mi mente al mínimo instante que siente pasión.

El mismo “Dios” que enaltecí por años, al que de rodilla le clamé por milagros…

Siente celoso que mi lujurias se las dedique a otros, y yo le rebato en su regazo…

¿No son estos tus hijos? …es tu creación dame el poder de sentirme plena.

•~Acto de consciencia~•

Desconsuelo en la jaula.

Morderse así mismo no era un don especial.

Privar el poder de respirar bajo el árbol, le roba libertad, crea rabia a su inherente sentir.

Extraña el rumor de las aguas cristalinas.

El sonido de los búhos, la llama del amanecer.

Le quitaron las flores delicadas, los aromas de la tierra.

Ha decidido mutilarse en silencio, las garras, el plumaje, los huesos.

Quiere que quede la evidencia de cómo poco a poco le hicieron desaparecer.

•~Convulsiones extremas~•

(…)

Vi el vomito tan colorido que decidí pintar un cuadro.

Cuando le vi retorcerse y escupir parte de su lengua me pareció hermoso el río rojo que se iba haciendo.

Tome parte de su lengua para hacer efectos como esponja.

No sabía que pasarían treinta minutos en su agonía, más fue la mía, y nadie la notó.

Así que me le senté encima luego que dejo de respirar.

La verdad que el cuadro me había quedado súper creativo.

Tomé sus manos y le grabé sus huellas por la esquina.

Esa noche dormí allí, al despertar estaba todo muy apestoso así que llamé a su familia para que vieran que iban hacer con el cuerpo.

Salí emocionada con mi pintura, cantando bailando… uff que bien me sentía…!

Luego dije: será un buen regalo para su madre el día de su funeral.

(((Suspiro)))

Creo que no les gustó.

~…de llantos y lluvia~

Adoro los días nublados, pero hoy no quisiera que lloviera.

Me viene lloviendo por dentro desde hace unos días…

Tengo un diluvio en mis ojos e inundaciones en el interior.

Me duele cada latido, y cada respiro, como si tuviera las costillas rotas.

Se me colapsa el aliento, las cuerdas me desconpensan las energías.

Estímulo mis capacidades extendiendo palabras de aliento hacia adentro…

El oleaje trae demasiadas algas, la lluvia mucho viento, y no tengo tormenteras que soporten el mal tiempo.

Fuga•••

El retorno le cuesta por la densidad que acongoja la mente.

Da pasos que cree conocidos, cuando lo recorre de vuelta se da cuenta, que la lluvia dejó surcos.

No sabes si es más seguro en el otro extremo.

Sigue la intuición de que ir atrás le hará recobrar la fuerza que perdió en medio de la desolación.

Escucha ecos, susurros de otros seres, espíritus atormentan sus decisiones.

Se pregunta cuando se irán, están ahí pegados como la sombra.

Prefiere soltar la rienda seguir los pájaros negros que buscan donde a guarecerse porque se acerca la tormenta.

Siente como la incertidumbre perturbadora lacera todo lo que quedaba ileso.

Llegan los vientos, el frío, y la noche…

Se acurruca contra su cuerpo, pide con intensidad que algún rayo extermine con su agonía.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑