Vulnerable…

Vulnerable
Así hemos quedado, con hambre y sed de saber de los familiares y amigos. El pueblo está en llanto, las comunidades descomunicadas y el desespero aprieta. Estamos acostumbrados a la tecnología y sus comodidades. Ahora la oscuridad, la sombra del ser despierta nuevos sentidos de incertidumbre y desolación. Toda esta situación puede despertar y forjar la luz del ser. Todos tenemos un momento donde nos encontramos con las virtudes de “ayudar es ayudarse”. Abrir la mente que es la apertura del interior. El dolor, el descontento hace que tengamos que salir de zonas cómodas y que se busque el cambio. Es momento de unión, de soltar el apego a la comodidad y buscar la solidaridad. En esa búsqueda de adentro y darlo afuera… No podemos aportar desde la separación, el desespero o la maldad. Eso solo incrementa los estados negativos, en cambio la unión y fortaleza, te hace ser autosustentable y ayudar a otros a lograr su independencia y empoderamiento espiritual; físico, y emocional. Somos susceptibles y vunerables a los cambios, pero es inminente, como necesario.

Busquemos dar más y más… fuerza y amor…!
Aileen Rivera Lasso

22 de septiembre de 2017

Anuncios

Huracán María ~ En Puerto Rico

Mientras el país colapsó en comunicaciones, y algunos aprovecharon para saquear; otros salieron a mover árboles y obstáculos. Abrieron caminos sin esperar las brigadas del gobierno… Saben qué hay gente que rescatar, están desesperados por saber de sus familiares, y pusieron la energía en acción. Puerto Rico, quedo sin servicio de agua en toda la isla, (lo que quiere decir que los refugios quedaron sin abasto, más rápido de lo que se pensaba, ya qué por ejemplo: en Toa Baja, al liberar el agua de la represa, se inundó quedando las personas atrapadas). Han logrado habilitar algunas bombas de agua asi que se va restableciendo. Los improvistos de quedar totalmente descomunicado, hizo que pasaran desastres (no me voy a detener en detalles). Hay personas dispuesta a brindar su servicio, (esto es lo qué hay que resaltar), tenemos que ver que la situación, no es de un día, serán largas semanas y me atrevería decir meses. El area metro no es lo que era, y así mismo está el resto de la isla, nos toca a todos colaborar desde donde y como podamos de acuerdo a nuestras capacidades, mentales, y física. La solidaridad de la comunidad es importante. La alegría con que afrontemos los devastos que nos dejó el huracán María, hará de nuestra gente más sabía y más empoderadas conectadas con su ser. ¿Se puede tener alegría en momentos del desastre? (Depende cuál sea la fuente de la alegría, si pensamos que es estar felices no se conseguirá, pero si pensamos en la Serenidad del Ser Interior, los acuerdos internos que se hacen en base a la Fe, y creencias que tenga cada uno, pueden estar seguros que encontrarán la alegría interna para afrontar lo que venga, nuestro humor caribeño, fiestero y alborotoso, siempre encontrará motivos para sonreír y ver el lado bueno de las circunstancias)… No es momento de buscar los errores del pasado, sino afrontar que esas responsabilidades no asumidas, trajeron consecuencias. Si no queremos que pasen en el futuro próximo con otros sistemas atmosféricos tenemos que cambiar; mentalidad, actitud, servicios y facilidades. La labor de un rescatistas está en salvar vida, incluyendo sobreguardar la de ellos, son seres humanos con familia, como tú, como yo…. Así que si la defensa civil y agencias pertinentes, van casa por casa pidiendo que desalojemos con tiempo, hay que hacerlo. Sé que el esfuerzo de toda una vida trabajando está en sus hogares, pero más se va a perder, si usted está adentro. Por lo tanto, practicar el desapego material, conservar la esencia espiritual, es lo que realmente somos, guarda la capacidad de en medio de la tempestad sonreír, agradecer y conservar lo más importante la vida y la familia. Lo demás con mucho trabajo se vuelve a conseguir, cada esfuerzo físico, emocional y mental tiene su gratificación. Que ahora no lo vemos así, estamos en medio del caos y el dolor. Solo hay que mirar alrededor la historia, las personas que alguna vez pasaron situaciones y hoy son grandes ejemplos. La palabra perseverancia, amor y energía deben prevalecer entre el pueblo “Borinqueño“.

La solidaridad se desborda, pronto estaremos bien, creerlo es crearlo.

Y entre todos, podemos seguir, y…¡Levantarnos! El abrazo es importante, abraza al de al lado, sonríe, y sigue hacia adelante.
~El pueblo de Toa Baja pide voluntarios. Tengo entendido que se reúnen para organizarse se reúnen en el coliseo.  Si quieren donar su tiempo y servicio los refugios, los rescatistas necesitan, agua, alimento y manos amigas dispuestas ayudar.
Aileen Rivera Lasso

22 de septiembre de 2017

Dos días después del huracán María.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑