•~Psycho ManueL~ ((gana la partida))

Me enfrento a un “Boss”, apostando que la vida es como un juego de video, que por más que muera volveré a revivir para darle otra batalla. Le cuento a ManueL, mis planes y me dice: ~que le diga a mi madre que se ponga el traje que le da la telaraña de mi padre cuando le echa un polvo, a ver si así se convierte en la mujer araña, y que yo… me agarre de los murciélagos de su cueva, para atracar todo lo que venga. Como Marvel está de luto, él quiere que le meta dosis de lo erótico, pues quedo traumado con la película de “Luciferina”… Me dijo; ~que la tenía dura…, le pregunté qué… y me dice: ~que mi cabeza siempre tira para la entre~pierna. Menuda inteligencia tu tienes… esa costumbre con lo del sexo, que vamos…¡ay, ay! Hago rabietas y me recalca que solo hablábamos de la almohada, que lo que sucede es que siempre lo quiero llevar al huerto a comerme su fruta madura… no te bastó con el maratón ayer de ocho horas, anda ve a desayunar… deja el cuerpo descansar. Aprovecha a mear, y de paso ahí sentada mira ver si te liberas de algo más… por si paso por ti más tarde poder tener menos toxinas. Me quejo, rabiosa y a la vez sonrío… dice: ~que tengo una bipolaridad que se ajusta a los que se me cruzan, por otro lado. Realza con entusiasmo que estoy aprendiendo aunque me estoy volviendo algo cabrona, que poquito a poco conseguiré cositas buenas. Cuando ve que voy cambiando el tono, me canta… “el tiempo que nos quede por vivir tú y yo nos pajearemos… ¡ahora no!, que acabo de comer”. Hago referencia vulgar a sus cojones, y él presume de que los machos allá en el Monte los tienen bien atados. Me adelantó sobre su publicación con nombre de otra mujer, como no digo nada, comenta cómo se nota que te estás tocando, que si no ya me hubieras dejado notar la furia. La sesión erotica ha sido suspendida, aunque te estoy provocando para meterte mi gusano. Es el anzuelo que uso para atraer, una vez vienen les hago un piercing en el clítoris y se quedan para siempre. No te enfades no te pongas celosa que te tiro un pedo. Le hago halago de que me gusta como narra…, ManueL tiene una manera increíble de ser espontáneo así que me responde. “…yo narro, porque tengo mucho recorrido por el mundo por eso he de narrar. Tengo tanto que si lo acoplas almo~narras, es que tengo tantas almorranas, cosa que no es lo mismo que el culo de un mandril con el ojete velludo y rojo. El mío está rojo, pero sin pelo… de narrar, narro algo… también es cuestión de leer en voz alta, que no es lo mismo que amarrar, porque si amarras a alguien lo estás atando y si lo atas y tienes látigo ya sabemos por donde van los tiros. Un poco de Cruella de Vil, coges un hacha y empiezas a cortar cabeza y será la masacre de Texas… entonces narrar me gusta un poco, sobre todo narro en la intimidad. Tú, ya sabes ahí con los aceites corporales según van deslizándose por las rodillas y llegan a los dedos…, y dices ¡ufff que me resbalo! Todo es un mundo, un condón gigante donde nos metemos y nos preservamos para el futuro. No soy narrador, soy trovador y toco la puerta (toc, toc) hay alguien… soy yo”. Así, se despide ManueL, tremendo Cabroncete que huele y hurga en las bragas de su suegra, porque dice que son más pequeñas que la de su hija, así se estimula para meterlo.

Anuncios

•¿Sueño o pesadilla?•

Te pregunté si querías un hijo… y me dijiste: ¡No! pero enseguida me apretaste el vientre. Luego dijiste: si tú lo deseas, ¿a qué viene eso?… y te dije mira: es que ese niño es igualito a ti, me dieron ganas de tener un “mi~ni~mi” tuyo… aunque eso no asegura que salga parecido a ti… y eso de por si estaría muy jodido. Prefiero, que sea inquieto, revolucionario, misterioso, pesado, malcriado, bestia, que tenga lo cínico y narcisista… A que salga con los trastornos mentales como los míos.

Fue otra pesadilla más… pues un cuerpo estéril no tiene sueños buenos… Menos mal que sonó el Skype y eras tú con solo ocho minutos para hablar… así que ni una paja, bien lograda nos daría el tiempo…

~…cambio de médico~

Llegamos a la clínica para el estudio de las “agujas”. Le cargaba los resultados a mi amiga, en lo que ella llenaba su récord médico. Cuando me ve en el último lugar me dice; – vente aquí, me hace un espacio, recibiéndome con el brazo echado. Las doñas en la sala nos observaron y me acurruqué en su cuello, porque tenía sueño, dolor y muchos sentimientos. Mi amiga al ver cómo nos miraban se separó… Cuando le tocó su turno ella preguntó si yo podía pasar con ella… y dijeron es pequeño, pero si quieres… La llamaron por su nombre diciéndole pase con su compañera. Al entrar al ratito llegó el Doctor, no me saludó hasta que me puse de pie, y vio mi dificultad física entonces dice; -…pero usted que queda de ella-, (mirando por encima de sus gafas) … mi pausa -a m i g a- … se escucha a mi amiga desde el fondo de la camilla decir; “amigas desde la infancia” (con la voz más fresa) … mi pausa seguía… ahí como puñal en mi vagina… Él voltea, (vuelve a observarme por encima de sus gafas) …,de arriba a abajo entiendo, que eso le cueste por mi tamaño, y dice; -“o sea que no es su hermana, ni familia. Que cosa…, y las dos con el mismo problema en la misma pierna”. Lo que si deberían hacer las dos…, es ir a la Nutricionista.

Al parecer, compartimos un evidente problemas más que no es el de la espalda, los nervios pinchados…

~…aberración~ del Psycho ManueL~

Tomas el giro de la palabra.

Me subes a la noria y cuando creo estar disfrutando me acercas al límite, para sentirte con poder me empujas.

Juego con tus mañas de gran personaje, me gusta mecerme en tu entrepierna y dejar que te creas con mucho poderío.

Quieres matar mis razones, para hacerme parte de tus sin razones colectivas.

Tengo un ritmo que palpita con tu virilidad, aunque lo ocultes también te excita.

Por eso jugamos a los incongruentes, cuando yo voy te alejas, cuando tú vienes tengo listo los acertijos…, donde tu esperma se alojará.

Cuando andes de cacería, no tires los condones llenos de tu placeres en la calle cualquier loca se intentaría preñar.

…insaciable giro le damos al bendito desenlace de las deformaciones.

~…allí solía haber~ (ejercicio de escribir memorias)

El colegio tenía el mismo nombre que la avenida donde estaba ubicado: Colegio de Diego. Recuerdo las pocas veces que salí a la hora del recreo. En una ocasión me golpeó en la cara una bola de baloncesto y caí al suelo con las piernas patas pa’ arriba, enseñando to’… Mis compañeros se burlaban mientras me levantaba aturdida. Yo reía y lloraba. El dolor físico siempre me causa risa. Otro día, en otro intento por ser más sociable, me fui con algunos compañeros a la parte de atrás del colegio, en donde había un tremendo árbol de mango. Allí tenían los juegos para niños. Aunque siempre fui la más grande de la clase, insistí en meterme a una de las casitas de juego para hacernos unas fotos. Todo iba bien, ¡el intento social estaba funcionando! Pero al salir de la casita pisé una cáscara de mango, y zas. Me quedó medio cuerpo adentro y medio cuerpo fuera. Otra vez me pasó lo mismo. Recuerdo reírme a carcajadas por la caída y el dolor.

Son dos recuerdos felices, pero fueron muchos más los que no.

Por eso, no me provoca nostalgia pasar frente al Colegio y ver que desapareció. Por mucho tiempo, el Colegio fue un lugar desagradable. Ahora, al ver que ya no existe, que el edificio fue derrumbado, sé que también la memoria de mi juventud de alguna manera también fue sepultada.

~…re~emplazo~

…llegué tarde a la ultima práctica de la obra al subir el telón, quede anonadada. Todos estaban colgados… menos el suplente. Nos miramos de esas miradas que se dan desde la complicidad. Creía entender que la luz, lo había trastornado llevándolo a cometer esa locura. Siempre se hablaba de sus víctimas a su paso, siete latidos apagados. Él, estaba allí, con una sonrisa maquiavélica… con sus honores al servicio del mal. Me decía a mi misma huye…, pero que va, algo de mi estaba atrapado, entre lo que veía a su espalda. Esos cadaveres colgando, y su rostro, disfrutando las sensaciones que me transmitía. Extendió su mano invitándome a subir, se me bajaban las lágrimas de lo aturdida que estaba… me las secó a besos, confieso; que sentí cosquillas en todas partes, era una escena aterradora, pero por alguna razón me excitaba. No cerré los ojos, temblaba, me puso de cara a sus víctima una por una, mientras me susurraba palabras bonitas, recorrí toda la tarima con él, era nuestro espectáculo de luces y sombras. El encuentro inesperado con la verdad de nuestros miedos. Me acariciaba la espalda mientras me movía, era su muñeca. Cuando llegamos a la séptima, me volteo a si a él, hizo un gesto, era evidente que no estábamos solos las luces y la música nos acompañaban. Más allá de eso, el cambio de música, el ambiente frío, pero sus manos sobre mi cuerpo seguían muy caliente, invitando a mis partes coherentes a la perdición. Probé la tentación de sus labios, la emoción del momento, esa adrenalina que te sube; al cielo y cuando te suelta te manda al infierno terrenal. Bailamos, tropezando con los colgados, sus cuerpos aún se sentían tibios, el olor ya empezaba a dejar sentir que habían perdido el control de sus esfínteres…. aún así contemplaba su mirada, sentía sus manos, el detalle único del momento me hicieron caer rendida. Ver mis demonios proyectados en sus placeres y saber que aún así… yo también era la suplente de turno al bajarse el telón, esta historia nunca más existiría.

~Sin placer, Jabalí muerto…~

A ManueL, le gusta que yo tenga las nalgas caliente, como la barbacoa cuando hace sus reuniones de debates inteligentes. Le encanta que tenga los sesos prendidos, la neurona ejercitada, y los dedos filosos para descubrir algún autor en su biblioteca. ÉL, le gusta que ande con el fuero listo… con las mandíbulas bien apretadas para mordisquear la sabiduría. Que el morbo se me salga por la órbita de los ojos aunque me vuelva más tuerta de lo que soy… Siempre que el placer venga de la degustación de lo más elocuente de algún; filósofo, ingenioso o erudito reconocido en el tiempo. Hace de su excitacion horas de placer consentido. A ManueL, no se le puede dar basura de consumo, se desespera, le sale la violencia, y tiene que ir a cazar. Por suerte, lo rodean jabalís, y siempre que me tira uno sobre la mesa. Ya sé que vendrá, cinco libros tochos de consumo en menos de tres días… y a fumarme el opio de su neurona saciada que dice: —vamos por más…!

~…perdi’a~

~Forever Aileen~

La noche que ManueL, me hizo el amor.

Quedé satisfecha, me levanté con la arena metida entre las piernas, y en las partes más oscuras de mi intimidad.

Me desperté en el auto, el sol azotaba con intensidad, me sudaba el cuello, mis pezones estaban alborotados a la intemperie.

Miré para todos lados agarré el traje del suelo me lo puse.

El día pintaba espectacular, estaba frente al mar, así que decidí bajarme a caminar.

En eso me entra una llamada y me dice; -¡Hola Chuli!

Contesté, el resplandor no me dejaba ver quién era, al escuchar su voz sonreí…

Le dije; – hola ca~ri~ño! Y dice: buenooo, al fin despiertas… Sigues en la playa escucho el mar, le dije: —acabo de encontrar mi braga aquí estoy frente a ella…

A lo que éL dice: —Hacerle una foto; querrás conmemorar la noche que la perdiste.

~Amigos, más allá de los eructos…~

¿Podría emocionar~me, si cuando me llama me eructa?

(. . .)

¿Podría aceptar que no me quiere, si evade todas mis preguntas?

¿Podría aterrizar en la tierra, y dar~me, cuenta de lo que ocurre?

Podría…, tomar~lo, como pura cotidianidad… sin apariencias… con gracia y sin más que buscar.

(…me gusta la exclusividad, tengo la mejor, una colección de toda las clases de eructos.

Pueden intentar~lo, no reprima…, suelte, será liberador, saber cuanto le soportan…)

Reflexión…, a veces, necesita~mos, saber que algún ser, que está dispuesto a escuchar~te, hasta los gases…

~…si no hubiera mañana~

Nos miramos las cicatrices. Ella, tan imponente con su lengua enredada, sus mejillas coloradas con esas pecas relucientes. Sus ojos dos ilusiones prendidas de vida. Americana hasta los huesos, le crece un Águila en las entrañas. Ese cuento que hacen sus estrías, dicen de su tiempo, su historia, los dolores engendrados tras generaciones. Ella solo quiere que la miren, y le rocen con suavidad. Christine, me saludo con un abrazo con sus senos desnudos y sacudiendo los míos. Su tanga ajustada blanca para difuminar la imaginación de cualquiera… Sus deseos a borbotones, estábamos en el mar, totalmente desolado. Me dijo: en su medio español e inglés que nadáramos desnudas. Que soltara el mafo, el bastón y los miedos. “You’re a strong woman, come baby! …swim…!” Como aguantar, si mis anhelos son la Libertad, agarró mi mano, tiro de ella, acarició mi rostro y soltó mi melena. Esos risos histéricos de mi ser. Solté el bastón, el mafo, la ropa y empezamos a nadar. Me invitó a ir por debajo con gestos, porque su español no llegaba, y mi inglés no alcanzaba… así nos entendimos, esos cabellos rojos relucían bajo el agua transparente parecía una hermosa sirena corpulenta. Esa cadencia en sus movimientos me hacían sentir viva, le seguí fuimos a uno de esos hoyos donde se ven los peces y el agua cambia de temperatura. Estaba muy fría se acercó lo suficiente para yo sentir el calor de su cuerpo. Entre tanta corriente fría, mi cuerpo se erizó, me latía la vertiente al ritmo… cuando empezó a cantar:

“One, two, three, one, two, three, drink

One, two, three, one, two, three, drink

One, two, three, one, two, three, drink

Throw em back, till I lose count. I’m gonna swing from the chandelier, from the chandelier. I’m gonna live like tomorrow doesn’t exist. Like it doesn’t exist”.

No hizo falta más que ver cómo caía el atardecer sobre nuestros cuerpos, y su cuerpo danzando con el contoneo Del Mar, su voz estremecía todo en mi. Me apretó fuerte y me besó. Se hundió mientras me acariciaba el pubis, mordió mis pezones…, se me escaparon los gemidos, y un calambre me sacó de la sensación de placer. Grité: ¡Christine, Christine, Christine!

No la veía, me sumergí, salí tampoco estaba afuera. ¿Maldita sea donde está? …perdí el conocimiento y me levantaron los cuervos mordiéndome las partes. Cuando me los sacudí, vi un mechón de su cabello enredado en mis dedos…, como para alargar la locura de si no existiera mañana…

~…“Morbo con patas”~

Como ácido mental se escurre en su dilataciones emocionales. Siempre ha sabido hacer todo a lo brusco, sin pañuelo para limpiar~se los mocos, sin cubiertos para comer, eso de chupar~se, los dedos vulgar se le da con facilidad, y chupar los ajenos también. Como perra se lame la piel para secar~se, y no usar toalla. No recortar las uñas de los pies para rasgar al enemigo, dejar la de las manos al natural para saber cuando se le queden residuos y a lo bestia sacarlos. Nació bocona, sin el cálculo del filtro, lo que dice se escupe pa’ fuera, va a la ligera que le gustan los rapiditos, de los cuales se tiene que sostener de pared a pared… piernas abiertas sin dificultad, brincos en redondo, sin savaguardar los fracasos, repite: “tengo que dejarlo todo”. Su atmósfera es una aposento de esferas tántricas, de contrariedad, de arrebato de lo que no se fuma, ni se bebe. Trances ridículos, orgasmos desenfrenados, es una ligona retorcida va por lo que le gusta. Escuchar la voz de la virilidad diciendo su nombre, acentuando que viene cruzando el Atlántico. Ella, empapada de los vaivenes que vienen con toda su esencia. Desesperada por hallar respuestas, cree que “google” es como los seres espirituales que dan señales, olvida que los hackers saben borrar su huella, pero la astucia de su sentir siempre la lleva a un poquito más… Lo que no sabe se lo inventa aunque sea contra~producente, lo importante es no dejar espacios en blanco se dice a sí misma. Como en su hábitat hay demasiado huecos vacíos, se aferra al respiro de lo que ve especial. Muerde con rabia y re~clama a la vida… a esta Puta Vida lo que quiere, y como lo quiere. Sin remordimientos de que se debe quedar con algo adentro grita sus sentimientos. Le dijeron eres un “Morbo con patas”, y ella sin entender~lo, se sigue preguntando; ¿por qué? …Si es por la sinceridad bestial que aflora de sus partituras a la hora de querer, o si es que se le despertó más interés por la violencia, que la inclemencia.

~…sus mundos~

Hace unos días, conocí una chica que tiene un hijo autista, ella hablaba con la señora que andaba conmigo, mientras yo, hacía fotos de su local. Es un lugar para comer, pequeño y acogedor. Tenía una pizarra con unos dibujos, y arriba muchas servilletas, dándole las gracias por el servicio. Todas eran de estudiantes del área. La escuchaba diciendo de que busca, un lugar para su hijo, que siente que las personas no le tienen tolerancia, rápidamente por el dibujo en la pizarra supe que ese niño con el perro era su hijo, aparte estaba el símbolo del autismo, le pregunté por el dibujo y me dijo; que los mismos estudiantes que visitaban el lugar le hacían esos dibujos. Ya estaba bastante conmovida, entonces la escuché decir; él es muy inteligente, pero si se le habla con autoridad, se torna un poco violento… en ese momento intervine en la conversación. Le dije; esa aparente violencia, no es otra cosa de como él se está sintiendo y se llama hipersensibilidad. Ella, me miro a los ojos, y me dijo; eso mismo me ha dicho esta semana su psicóloga. Rápido me pregunto si, yo trabajaba de trabajadora social, o con niños con autismo, le dije que no. Me pregunto ¿alguien en tu entorno? Le dije; que no, que hablaba desde mi propia experiencia, de percibir el mundo, la necesidad de encerrarme y sentirme segura muy parecido a lo que hacen algunos autista, (ya que no todos se comportan igual). Le dije además hace muy poco, vengo tratando de integrarme a la sociedad. Ella sonrió asombrada, y buscó una especie de caja donde se mete su niño, y sus juguetes contándome como él hacía, y le dije; desde allí, tú cómo su madre podrás, observar un mundo de posibilidades, de imaginación, de belleza sin igual. Sus ojos, y los míos se hacían cosquillas, de esos pocos momentos que conectas con la profundidad y el sentimiento de otro ser humano. Nos apretamos por dentro, con la fuerza de la magia que tiene el mundo de los niños, de las diferencias… Me dijo; que le gustaba mucho la música, y le dije: que por ahí podía sacarle mucho a su inteligencia, a su sensibilidad y le agradecí, el amor de madre que se le sale por los poros… Hablando con una amiga que tiene un niño maravilloso, le agradecía que aún en la distancia, permitiera mis pequeños aportes a su vida. Ella, siempre me dice qué la ayudé a ver, cosas que incluso ella no podía sentir. A mi, me hubiera gustado que alguien me hubiera visto y entendiera, sin marchitar a fuerzas todo el mundo interior que tenía, que esas diferencias que tenía con los demás niños, no me hacía menos. Si no que podía, crecer con infinita bondad, espontaneidad y enriquecernos tanto ellos como yo…, sí no me hubieran cerrado las puertas hubiéramos intercambiado. Ahora, cuando tengo la oportunidad de ver, lo obtuso que son los adultos, lo violentos al querer que todos vayan por la misma línea, si las fuerzas del interior no me derriban intervengo desde el amor… el hijo de mi amiga, es amor para mi vida. Sus procesos los cuales ella me hace parte, son también para mí, evolución. Ahora, que empezó a despertar mi ser del letargo, de mis dolores internos, gracias a sentir también la fuerza, la grandeza de que alguien (me ve, dentro de mi mundo y no le asusta) …me acompaña y me brinda tanto de su tiempo y sabiduría. Así que uso toda mi sensibilidad, y lo que voy aprendiendo para mejorar, ayudar a los que vienen creciendo detrás. Porque no puedo andar sin repartir de las semillas que me dejan sembradas en el corazón.

~…Sinapsis~

~…el ultra consejo de Lorena~

Le digo: -que estoy “sangrando” con el diseño, y ella muy jovial; con siempre, me dice: con su acento argentino; pronto estarás haciendo sinapsis”… “vos no te preocupe, que me tome vacaciones y literalmente me las bebí…, ingerí tanto alcohol que de regreso a clases, olvide hasta como se escribía, es que vos sabes, acá con Lucas, andábamos a tragos desde las 10 de la mañana”… ~le pregunté ¿En qué parte se te multiplicaron las neuronas? ¿Y cuando se te estimuló el músculo? … porque cierra diciendo que gano 10kg, a lo cual le dije; ~eso se te va meando, es puro alcohol, tener cuidado que ningún alumno te prenda un fósforo al lado, no vaya ser que se te prenda todo… y la cortisona del cuerpo te ponga alerta, y en vez de modo escape, engordes 10kg más por el estrés… Me ha surgido otra cuestión después de esta breve conversación… Que tipo ecuaciones le estará dando a sus estudiantes, sin duda serán todo un descubrimiento para este planeta… ja’

~…Inmundo~

Te abrí la piel, muy lento, me fui dando gusto. Estabas amordazado, veía tus lágrimas salir, me acerqué y te mordí los pómulos con odio… Aborté sobre tus pellejos abiertos, luego te frote alcohol en las heridas, carcajeaba como demente, mientras tu pedazo de inútil lloriqueabas. Te apreté los cojones, esos que presumes con aire de grandeza, te clave las uñas hasta el final. Te abrí el ano para escupir de tu ponzoña. Tú mereces morir de a poquito, suavecito, así que te besaré, con mis puños cerrados. Tengo el filo de la navaja listo, para ir quitando trozos de tu pecho, tan lento, delicada… Me comportaré con delicadeza hasta llegar a verte el corazón, aguanta. Porque creo que te estás rindiendo con el ácido que te cae gota a gota por tu cabeza, agradece que no te lo meto por las venas. Quiero disfrutarte cariño…, aunque parece que relinchas hijo de puta. Cuando dejes de respirar, me quemaré contigo, no porque te ame… No, si no porque yo estoy tan corroída, maltratada por ti, que no sirvo para rehacerme y no me iré de este mundo sin primero, robarme tu aliento y verte jodido, podrido… Luego ya quemados los dos; el maleficio de nuestro trágico convivir, habrá terminado. Sonríe cariño, que es excremento lo que te doy de comer. Acaso no recuerdas que cuando me violabas, al terminar me dabas orina, pues un poquito de tu mierda no te caerá mal….

Mildre.

Hoy fui a ver, uno de los puentes donde te tiraste buscando el final de tu vida. No tome fotos porqué aún pienso que debo tomar la imagen el día perfecto. Como para conmemorar ese momento de tus agallas, aunque muchos lo llaman cobardía. No moriste ese día evidentemente te rescataron, como cuando yo corría, día tras día tras tu llamada, hasta que entendí que jugabas conmigo. Bajo una revelación me dijeron; ve la próxima vez que me llamarás y que me quedara, cuando estuviera por llegar tu esposo. Y así lo hice, ese día no debí hacer caso a mi sentir, pero le hice… y me devastó, ver cómo de la Mujer suicida te convertías en la mujer perfecta, prácticamente me corriste de tu hogar. ¡Ay Mildre! …como me rompiste, siempre te creí… sentía tus vacíos, porque de alguna forma me veía en ellos. Nunca me comprometí, a nada que no te pudiera cumplir, ni caía en tu manipuleo de que si caminaba contigo, te ayudaba y me ayudaba, porque era atarme a un compromiso… que no podía asumir. Pero me aseguré de nunca negarte mi tiempo, mi amor… mis abrazos, mis palabras sinceras. Después de ese día me llamaste, a preguntarme porque me fui de esa manera, y te dije: la verdad, que jugabas conmigo, con tus hijos, con tu esposo y con toda tu familia, que yo no me prestaría para ese juego. Me pediste perdón tengo tus palabras y tu voz presente; cuando me dijiste: -que yo tenía un no sé que “especial”, que no se me podía engañar, y te dije: -si se puede, tú lo hiciste. Tú que me viste nacer, tú que sabias tanto de mí… en fin…! Que me despedí con la certeza de que jamás volvería a cruzarme contigo, te pedí que pensaras en tu familia, que dejarás las tendencias suicidas, el alcohol, que siguieras el tratamiento. Me dijiste: que no querías tu vida, que ya estaba decidido, te bendije, y te dije: que recordarás cada acto anterior de mi presencia con infinito amor. Que te había llorado como para mí se lloran a las personas en vida, y que si hacías eso no me comería la mente, ni te lloraría… porque era tu elección. Finalmente a los varios meses, te quitaste la vida… Tu hija tiene mi misma edad crecimos viéndonos. Hace mucho que no la veo, que no se de ella… le habrás dejado más de una cicatriz en su alma. Hoy, yo, me subí a ese puente, aunque ese no fue tu final… me senté en el… colgando mis piernas, y balanceándome, recordándote… mientras a ti, te decían señora no se tire, a mi me gritaban “gorda tírate”… La tentación es grande, cuando todo te pesa por dentro, pero si me tiraba solo me iba a lastimar, la marea no me va a matar, y el tiempo no estaba para robarse mi vida hoy… Sin embargo, te recordé, decir que lloré por ti, sería mentir… Lloraba por mi. A ti, te lo dimos todo, yo y los que te amaban. Y aún así tus vacíos que aún me recuerdan los míos, no se llenaron, querías irte, al final te fuiste, me hice una pregunta allí recordándote. A ti, hasta unos extraños te trataron de salvar, a mi me instaban a hacerlo. ¿Porqué no miraste por los que te decían, y se preocupaban por ti? ¿Porque yo me siento tan sedienta… y aún así, aquí sigo…? Ni tan si quiera, había pasado la desdicha que tú también viste que me venía, para mi cuerpo… aún así en todos estos años. Te recuerdo, pero jamás como la cobarde que se quitó la vida. Si no alguien que amó en desproporción, esperaba del mismo modo sentirse llena. Te veo, me veo… y se que aún estamos compartiendo, ese sentido. Cuando te vi, en espíritu, te dije vete… estaba enojada, como lo sigo estando. Porque aún desde allá, no has dado punto final, a lo que te perturbaba, y eso me quita las ganas de irme, al más allá….

~…para Siempre~

Corrige la Resonancia… es la Vibración y la Frecuencia… en ese mismo instante, lance la pregunta; ¿que tipo de relación tene~mos? Su primera respuesta fue ambigua como siempre: eso lo tiene que responder quien lo pregunta… insistí que quería una respuesta… me respondieron con una de las canciones de las olimpiadas de Barcelona del 1992. ~Amigo para Siempre~…

https://youtu.be/U_VcW5XAedE

Creí que iba a morir sin sentir una amistad para siempre, pero la vida me ha sorprendido. Veré si es mi hasta para siempre, o es hasta su para siempre… Si la Vida no es tan cruel, nah…!

~…materia Oscura~

Ella descendió de una Estrella, donde las condenas no existen; los prejuicios no tienen acentos. Allá, se reproducen de suspiros, la enviaron a la Tierra, vestida de la esencia de los Elementos. Ha experimentado, las emociones contradictorias. La incomodidad de la humanidad…, cuando por primera vez que sintió la envidia, el llanto y el dolor, se prendió en Fuego…, la habitaba la Rabia. Su propia Alquimia Interior, balanceó todo eso, con un poco de Agua por su torrente, tanteó un poco de serenidad, de compasión, y se aceleró por la incomprensión entonces tuvo que interceder el Aire de su aliento, esparció algo que le causó cosquillas en su corazón, espantada corrió descalza, sus ovarios palpitaron al contacto con otro ser, su llamado a la fertilidad. Estaba aturdida de tantos sentires, imploró recordando los trazos de la Libertad, haciendo con sus manos sobre su tercer ojo la apertura, invocando al último elemento el Éter. Se desplomó… al despertar estaba entre lo conocido los suspiros y los polvos de Estrellas. Toda una Galaxia Amorosa, la cual los humanos aún en su punto más elevado no han logrado experimentar.

~…concentrada~

Estaba metida de cabeza en la computadora, “mi colega”, siempre observa que estoy haciendo, así que achique todas las ventanas. Con mi melena que hace bulto, entre eso y la torre; para que no pudiera ver… De momento escucho, “Uy…tú eres rara, me asustas”. Medio mucha risa interior, pero muy seria le dije; me hablas a mí, (al parecer se hizo caca encima), y me dijo; no, no… le dije; si es a mi, tener mucho miedo, que soy bien rara, y mala. Dijo; ¡uy.! … con sus ojos brillos no miro mas para el lado, por fin…, los clavado a su monitor.

~…disfrazada de amiga~

Mi nombre es Morana, vengo a contarles los acontecimiento antes de mi accidente. Crecí rodeada del tumulto del ruido de una gran ciudad, nunca me gustó. Así que iba de la escuela a la casa. Le huía a la responsabilidad de la amistad, era un cargo al cual no podía responder, aunque Lia siempre me tuvo cerca, solo estaba ahí para de alguna forma asegurarse de las desgracias que me acontecían. Quería que mi llanto fuera más fuerte, me ofrecía una amistad llena de vejaciones a las cuales me sometí años tras años… Ella, quería mi amistad, porque no tenía tantos daños incrustados en el cuerpo, ni en el alma, para no aceptarla tal como era… Ambas éramos producto de la burla, ella siempre tuvo un cuerpo amorfo…, siempre quiso pertenecer al grupo de los populares, de la gente “cool”, pero nunca la aceptaron. Así que volvía humillada, me buscaba para meterme el dolor que sentía por todas partes que pudiera. Era incapaz de revelarme, no quería… yo creía que así se liberaba de su furia. Así que dejaba que la dejara sobre mi cuerpo, sobre mi ser, pensé que ella podría soltar el odio, la envidia que la carcomía día tras día… Lamentablemente, mi técnica era un verdadero fracaso, en horas de clases o lugares públicos no éramos amigas, y luego llegaba a mi casa, con toda la frustración se desquitaba. Yo fui creciendo, mis impulsos a pesar de mi debilidad emocional, de estar apartada del mundo, estaban allí mis deseos sexuales, las atracciones y los juegos. Esto enfurecía mucho a mi amiga, y no había persona a la cual no quisiera quitarme del camino, ni bajo su criterio existía alguien que ella pudiera ver como buena para mi… aún así me llegue a enamorar y tuve que elegir. Ella se fue molesta y hizo de su mundo despectivo, empezó a comprar a la gente para tener su atención se volvió parte de ella. Hace poco tuvo la dicha de saber de mis fracasos, de mi accidente, y le dijo; a un conocido, tenía unas taquillas para un concierto y hasta pensé invitar a Morana… Como estoy sola, y ya vi que ella también… El conocido sabiendo la maldad de sus palabras le dijo; en serio Lia, ¿qué te pasa? No sabes que Morana esta en estado crítico, cruzando la avenida en su silla de rueda la semana pasada, sufrió un grave accidente… Lia quedó sentada espantada de lo que escuchaba, le brotaron unas lágrimas, se repuso enseguida, y con su acostumbrado sarcasmo dijo; vaya, el mismo día que yo gritaba en el concierto con la silla vacía pensando que “Jodida estás Morana” que ni para ponerte a gritar servirías… Siempre sentí su presencia como alguien dañino, y aún estando tan mal, no me atrevería a desearle que fuera infeliz. Espero que tenga muchos más conciertos, sobretodo que vaya acompañada, y deje sobre el sillón de los malos recuerdos, lo que nunca podrá ser. Disfrutando el presente, sin tener que comprar a nadie. Si por años me ocultaste, dudo mucho que ahora que parezco de diferentes condiciones de salud, tan si quiera tengas el valor de compartir un café junto a mi…!

~…Sarisha~

En su pueblo siempre le llamaron envidiosa. Ella nunca presto mucha atención a los comentarios, decía que era una pérdida de tiempo. Tenía que hacer mucho por ella misma, como para detenerse en lo que pensaban otros. Se enamoró de Opal, y día tras día intentó que él pusiera sus ojos sobre ella. Opal sabía muy bien lo que Sarisha sentía, pero las habladurías de todo el pueblo le superaban a lo que el realmente podía tolerar. Así qué Sari presenció sus esfuerzo difuminados, por otras chicas que si podían estar a su lado. Empezó a sentir el conflicto en su ser. Una violencia abrumaba su espíritu, la aniquilaba. Cada vez que intentaba llegar a él, todo estaba transgredido por el tiempo, por las habladurías. Sarisha, enfermó primero su piel, luego sus trastornos pasaron a su mente. Opal, se conmovió un día al verla, se le acerco y le pidió disculpas por dejar que algo que ella jamás le había manifestado fuera la división entre ellos, lamentó no darle ni su amistad. Ella, radiante por la sorpresa le parpadeo los ojos como ofrenda de su gratitud. Y le dijo; ahora si, habita la envidia, el odio y el rencor dentro de mi… aléjate antes que mi ser corrompa sobre ti, la furia de tantos años conteniendo el dolor y el rechazo. Era cierto, eres mala. Sarisha le respondió; Todo lo que se repite, se vuelve creencia. Y todo lo que se vuelve creencia se vuelve dañino…

~… Hogar~

No te conozco, no sabía que me llevó este día de tormenta, a acercarme justo a donde te hacen homenaje. El viento soplaba a nivel de tambalear cualquier cosa, estaba sola muy cerca de la orilla del acantilado… escuché algo no entendí, era unos ruidos indescriptibles. Como me había quedado sola, porque la lluvia ya estaba encima de la otra montaña, me acerqué un poco más y escuché el crujido de la tierra, y cuando volteo me encontré con esto… que posee tu nombre y tus fechas… Antes de guardar la cámara le tomé una foto… no quería olvidar tu nombre, ni porqué estaba pasando así… Hoy recordé a pocos días de estar en el faro, el ruido, los murmullos; que digamos que era el viento… busqué la foto… Seguido hice una búsqueda a tu nombre en la red, y ahora sé que eras misionero, que caíste al vacío y no me inventé ninguna historia con tu nombre. Porqué era necesario que me topara, con el homenaje a tu vida, descubriera que fui allí a buscar motivos para vivir, como dije en otro escrito… Fui con el corazón lleno de peticiones y ahora tú, formas parte sin estar en este plano de ese propósito… Gracias por el viento, por la misión que sigues haciendo, por la lluvia de ese día, que no dejó de hacer que todo lo demás fuera de incógnito y sublime. Y ahora solo se guardará en la memoria del corazón.

Honrado la vida, hasta de quién no conoces y aún así te llegan sus mensajes…

~…han vuelto~

(. . .)

No quería que me volviera a pasar, otra vez vuelven. Están ahí, rozando mi piel, haciendo de mi estímulo mental un cúmulo de sensaciones. Les había cerrado mi alma, ahora regresaron con más fuerza; dictando, mostrando, lacerando todo mi espíritu. Los puedo sentir, aunque no quiera. Puedo dejar que atraviesen el umbral entre este plano y el otro… sin embargo me había prometido que nunca más los dejaría entrar. Y aquí están, pasando; tocando, moviendo cada sentimiento, cada pronóstico, formas de mostrarme lo que no quiero ver. Les he pedido que se callen, que salgan de aquí, no quieren. Dicen y me muestran situaciones; algunas presagiadas y otras que son como cascadas imparables, solo que arrastran dolor. Estoy pidiendo una tregua emocional, al desquicio de las ofensas que causa no escucharlos. El cimiento de las angustia se está tambaleando, es una balanza donde el peso es invisible, pero igual hace bulto en las Almas. Es una verdad a media, y una mentira completa; el amor un juego de fantasías… pedimos Misericordia divina para acudir a los astrólogos, a ver si aciertan pronóstico de buenos augurios. Solo develan ocultismo de las culturas que aún trabajan en la tierra. Son algunos benévolos con sus sagrados sentires los que conjuran en montes bendecidos, y buscan a los santos vivos en los árboles, riachuelos; selva pura y limpia de tanta corrupcion humana. Desparpajos sin aliento viven y caminan como zombies en las ciudades donde todos somos parte… seguimos maltratando la trinchera de nuestra propia verdad, para ser monigotes del sistema de los poderosos… esos que nos doblegan las rodillas, y nos hacen servirle; a un solo Dios o un solo Líder. Al final, solo nos cortan los movimientos cíclicos que tenemos que experimentar de fracaso, miseria, para redimirnos en la dicha y en el valor de seguir respirando… Siguen haciendo de mi, una demente sin control que se aísla, para no verle en los ojos la maldad y los muertos a los demás seres vivientes.

~…síndrome la gallina turuleca~

La tomaron de loca, la juzgaron, la marcaron y fue motivo de burla… ella daba vueltas haciendo como una gallina. ¿Qué la llevo hacer como gallina al rededor de la gente? Los especialistas intentaron descifrar, como una mujer que estuvo en estado vegetativo, luego al despertar agonizaba, y en más de una ocasión intentó morir. Examinaban el caso no podían creer que despertará de repente y con el “síntoma de la gallina turuleca”. Nadie comprendía, ella encontró una manera de expresar todo lo que le laceraba por dentro. Ocultó sus miedos con una apariencia falsa, lo que con el tiempo de tanto fingir fortaleza se fue convirtiendo en real. Le hicieron estudios, la sometían a largas horas… Al final, no entendían esa especie de mundo abstracto, un prisma desconocido, que impulsaba su espíritu a seguir. Sin olvidar la ambigüedad que posee su Alma. Esos silencios que le calcinan el corazón, esa gritería que sacan toda su furia hacia fuera. Toda esa maraña de malas elecciones, la tempestad que rodea su mente limitada para algunos. Dar vueltas en círculos simboliza lo recurrente de volver hacia su propio abismo, como si no hubiera salida. Cacarear es el llanto interno de su cobardía, de no atrever abrir las alas más allá que para brincar. El flexionar las rodillas subir y bajar el pecho es la muestra que no puede con el propio peso que carga en su cuerpo, para desplegar su vuelo. Hacer de tonta al rededor de las personas le dio la libertad que necesita su mente, la risa como método de sanación. ¿Acaso eso podría ser posible? ¿Quién la inspiró? ¿Cómo lo logró? Me decidí a tener una conversación con ella a su estilo con cacareo, con honestidad, usando sólo el sentir, para comunicarnos. La verdad experimentar lo que su ser siente, ese poder de como lo consiguió, me dejó atónita por un rato. Todo empezó de la manera más sencilla, un ser humano se detuvo. ¿Y? Lo que sigue es un poco obtuso de comprender. Ese ser humano escuchó los paradigmas de su mente, y luego la enfrentó de manera cruda, sin pasar la mano. Le devolvió su poder, y podríamos preguntarnos ¿qué tiene de poder hacer como una gallina, al rededor de las personas, y que puede producir? Tiene toda la sabiduría encriptada y solo si te atreves hacerlo lo experimentas. Es romper con la seriedad del día a día, es cortar con la imagen de perfección, es quitar el estrés al que está tenso, salvar al que está muriendo por dentro con su calamidad. Es decir esta aquí, lo controlas, de aquí en adelante no. Es soltar el medidor del dolor, robar un instante a la reacción del otro. Al final, yo también hubiera querido ser encontrada por ese ser, que motivó; cambio, reto, y le dio la libertad de la aceptación. Jugó y hurgó en su mente, con algo más potente que el “síndrome de la gallina turuleca”. Estar motivado en la vida, es algo más allá de lo que vemos, los seres humanos necesitamos creer así sea en nosotros mismos. Hacer algo, creyendo que transmitirá energía, sanación, amor incondicional ((sin etiquetas)) simplemente amor, en su estado más puro. Hace que cualquier persona quiera vivir aunque sea un instante: ” el síndrome de la gallina turuleca”.

~…cartas para eL~ (honestidad)

Quiero escribirle, a el sentir que me llevó a ti. Pocas veces leo, muy pocas me detengo en otros, no es egoísmo, en que no me dan los ojos para todo lo que quiero atrapar… Llegue a ti, en abril… y en mayo decidí que tenía que hacer un contacto contigo. Me leí cada publicación que tenía, derivé el miedo que me da acércame a un desconocido, porque la fuerza bruta, me atraía más… Era cada línea brusca un ven, era cada relato escrito desde el dolor, que lograba dolerme. Empecé a verte sin conocerte, ya te estaba absorbiendo en todos los sentidos. Sin que hubiera un rostro al cual pudiera asignar todo ese mundo que se despertaba en mí. Puedo asegurar que entre el llanto y la risa se bandeaba mis emociones. No pude más… quise establecer contacto, empecé por unos comentarios que no fueran vacíos, que lograran llamar tu atención, admito que todo fue bien calculado. Luego el próximo paso, buscar donde más podía seguirte fuera de WordPress, necesitaba sentir la cercanía. Parece que fui bastante elocuente con mis pasos, uno tras otro. Y allí estabas, siguiéndome para atrás en Twitter, era momento de acércame un poco más, reconozco que esto es bastante obsesivo, pero no podía detenerme. Todo indicaba que me acercara un poco más… y en ese contacto, fue cuando perdí todo control de mi… Empezó el trato, pero nada era como yo dictaba desde eso que me acercaba a ti. Me di cuenta que eras un brujo, que me sacabas sonrisas, que conocías muy bien tu labia, aún así yo iba en espiral hacia tus brazos. Mostrando mi pequeño vínculo con el mundo, el que ocultaba tras mi dualidad. Mi ser pretendía robarte verdades, y no fue así, solo me abriste como se abre una flor al amanecer y me fuiste llevando y bebiendo… Has tomado tanto de mi, como yo de ti. Siempre te he preguntado ¿que tienes? Me he puesto de rodilla ante la divinidad, para pedir por ti, sin saber que es lo que nos roba los instantes de tu vida. Estoy perdida en un amor profundo, abro mi mente a ti, porque mi corazón ya te lo entregué. Te he suplicado con inteligencia y sin ella. He sido violenta, maldita, en otras ocasiones sutil, eso sí siempre transparente, cómo estás palabras públicas que son para ti. Mi alma vaga, brujo a tu lado todos los días, estoy llena de energía positiva y a la misma vez estoy cansada. De que sea mi ser superior quien me mande información que no puedo confirmar, porque te niegas a que sepa la verdad. Y juro que por momentos lo entiendo, así como cuando decides apartarme, para que mi ser no sufra por ti. No sé hacer más nada que sentir, no me muevo si no lo siento, no hablo si no lo siento, nadie puede empujarme hacer nada, si no lo siento… Vivo desde ese auténtico motivo. Escribo lo que me vivo, entre mis fantasías y realidad, pero solo las escribo porque las siento… si no siento, no quiero estar en la vida. Así de sencillo… Y a ti, te he sentido dentro, te llevo muy adentro… Un eco que ocupa mi pequeño mundo, un suspiro que me estremece mis partes. Me gustaría aprender a cuidarte, a amarte como necesitas, porque al final a eso fue que vine a tocar la puerta de tu corazón. Y sabía que la enfermedad te rondaba los días, te amargaba la vida, pero te recuerdo tu vida, sigue siendo digna de ser valorada y honrada… Sintiendo los latidos apresurados de un tic~tac al cual no logró llegar… aún así te sigo… a~mor~discando, el alma.

Con profunda sinceridad, deseando que tu ser sane y sigas andando libre…!

~…oscurece~

Está oscureciendo, y llega a mi mente tu recuerdo. ¿Como estarás en tu mundo oscuro? Hace algún tiempo hablamos, me sacaste auténticas carcajadas en medio de mi dolor. Ambos sabemos, que nuestros encuentros tienen un aire de todo lo oculto, un lenguaje inédito. Tú me lees los deseos, tu cuerpo resopla sobre mi visceral sentir. Aunque ambos sabemos que no podemos deslizar nuestras rabias, sobre nuestra piel. Ardemos con el verso mordiéndonos las emociones, tu mundo opacado por estar ciego y el mío limitado por mi columna. Bello instante donde nos olvidamos de las verdades y nos decimos mentiras. Cuando jugamos a escribirnos historias, que derriban la realidad. Me apretujas por la cintura de mis placeres, me comes la boca muy lento, al ritmo de tu música. Perforas mi metáfora y la hace tuya… porque al final. No tengo más qué… la fantasía, y el placer de llamarte amigo.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑