~vacía~me~

( . . . )

Quítame toda la sangre.

No quiero sentir más…

Demasiado dolor atravesando.

Pasar los días durmiendo esperando el final.

¿Dónde crece la misericordia de Dios?

¿Cómo se atraviesa la tempestad con regocijo?…

¿En dónde se consiguen los desapegos, del “yo soy”?

¿Cómo se separa la desgracia ajena con la cercana?

¿Será posible que a los demás realmente no le duela, sino es en su propia piel?

No entiendo como funciona la psicología…

Ni comprendo la hermandad de la iglesia…

Ni el compañerismo que clava nombres de insultos en las espaldas.

No comprendo quién niega la palabra, la mirada, la caricia, la calidez, ni el que desprecia sin razón.

Anuncios

~…danza de mis papilas.~ (ejercicio del recuerdo de un sabor)

Pepitas Negras sobre el anaranjado ocre

las llevo buscando desde mi infancia,

pero no las encuentro.

He tenido que perfumar mi agua

con polvos de colorantes

sabor azucarado que podría

provocar un coma diabético.

Nada parecido a tocar la textura

del fruto fresco.

…y ese olor, embriagante que prepara

mis papilas al gusto de perderme en tu sabrosura.

Amada parcha,

¿dónde puedo encontrarte?

Haciendo de tu enredadera un problema

para los humanos.

Mientras que para mí eras la sensación

amarga que hacía de mi niñez una danza gustativa.

~…derramé lágrimas~

Abuse tanto del Sentir.

Terminé desgastando la palabra.

Aunque me rugen las entrañas.

Se volvieron espiral,

que muere en un cuenco vacío.

Voy llorando los hijos ajenos.

Bendito aquellos que no nacieron

del martirio de mis adentros.

¿De qué sirve percibir la ficción?

( . . . )

Cuando la suma de la realidad,

no emociona, ni alimenta.

~…ni los números~

… no tuve número al nacer.

Se olvidaron de colocar un nombre.

He culpado a todos, por el descuido.

Voy masacrando los números pares.

De vez en cuando me siento creativa,

e intento ser parte de un total impar.

Tragué multiples frases equivocadas,

solo me han llevado a la destrucción.

Demasiadas palabras rotas, mucha

multitud comiendo de la misma lengua.

Cuestiono la incongruencia de mi decir.

Re~conozco la ruptura de mi interior,

…a mi no me consuela la aceptación.

Derrotada, abatida, en penumbra.

Mis letras incomodas, inconexas, son

tinta perdida en un mundo virtual…

Lo más desagradable es quién anda,

sin estar presente.

He abrazado tanta miseria, me creí,

con el súper poder…

Eso que llaman; amor.

Quedé atrapada en el estado que es;

una ofrenda perdida del desamor.

Podredumbre de mi espíritu quebrantado.

Ni los números han sido generoso.

Solo espero que no se olvidaran

de la fecha de mi caducidad.

~…lamento celestial~

Pedía un arrebato sin droga, que viniera de la emoción que causa el querer.

Me encontré con la oscuridad el rugido de un alma.

Llevo mucho tiempo, tocando sus muros llenos de musgo.

Tengo las manos lacerada de tantas veces que he intentado penetrar.

Me he sentado tantas veces detrás del fuego de sus lamentos, que estoy marcada por las brasas.

Mi cuerpo se estruja todos los días por las grietas, por la humedad que deja la madrugada.

Le hablo, le grito, y nada es suficiente.

Veo su búsqueda constante…, enfurezco contra la creación.

Maldigo…, la injusticia de oirle los sollozos, de verle el karma por sus poros, y yo… al otro lado.

Para qué me muestran, para que me inquietan.

Quiero abrazarle, mimarle la existencia.

Quiero que desaparezcan los demonios que se quedan encerrados en las divisiones del muro.

Anhelo que derribe lo que le aqueja; para verle sonreír, y conquistar…

~…sin alas~

Cuando todo en mi busca respuestas.

…me abruma el silencio de la noche.

Mi cuerpo busca nido, caricia alada.

Vuelo nocturno visión aturdida…

Entre el titilar de las estrellas,

y el parpadeo de las luces de la ciudad.

Tengo un cuerpo hambriento, que solo

muerde sueños rotos…

Aturdida vuelvo al hueco que arropa,

mi oscuridad.

Me descubro ~muerta~…

~…como dádiva~

Llegó igual que cuando te entregan un paquete sin envoltura. Te da sorpresa, pero te hace cuestionarte ¿por qué no vino envuelto? …¿por qué hay regalos que vienen en códigos? … A mí, no se me da la suma, y para restar ~sumo el sobrante del número y luego resto~… cosa que nunca nadie a comprendido. Voy al máximo, busco el redondeo…, eso quizás tiene una razón y es, por mi cuerpo… entre tumultos me muevo. ¿Qué decía? … ah ya…! Existen personas que llegan como regalos, con fragancia exquisita, con símbolos tatuados, que difícil~mente otra alma comprenda, vienen con código de programación innatos y algunos recorridos por su bagaje antes de que aparecieran… ante ti. ¿Qué se hace con lo magnífico? Lo vives, lo sientes, lo sufre, lo alimentas… como carril de ida en una rotonda, sabes que siempre vuelves.

~…aparta~~~da~

Te he querido adentro; aunque a ti te guste tener~me a fuera.

Lejos del calor humano… a pura sobre~vivencia.

Esperas que salgan mis instintos, quieres ver mis aguas bravías.

El sollozo que hace eco con tu nombre, no es una metáfora escrita entre mis letras.

…,es el rugido de una mujer hambrienta de ti.

~…poda~das~

No he nacido de la leyenda de los sabios, que yacen sobre la tierra.

Soy, la yerba que se quebranta en las sombra de una gran Ceiba.

La que hace de reposo, para alguna abeja, me tuerzo con su peso.

Me reproduzco como virus maligno, escucho el

quejido del hombre; -“maldita yerba me dañas el jardín”.

…y yo, me retuerzo en sus palabras esperando…, el silbido en su respiración es pura melodía;

… justo antes de que me pode.

~…empty~

Le vi llorando me acerqué con cuidado, le pregunté si necesitaba algo… me dijo; medio pulmón me lo comió.. ¿quien te lo comió? El que me condenó al silencio, es un cáncer que crece y crece. Cuando abres la boca solo salen gérmenes llamados desolación. Cuando intentas caminar se te tuercen las piernas, se llama desánimo. Duele, muy adentro, no puedo cerrar mis ojos aunque quiero. ¿Te sirve si te abrazo? … si, soy tu reflejo, a esto se le llama auto~abrazo, pero el desgarro sigue por dentro.

Ofenda de muerte

Para mí, la flor marchita.

Sabes bien que igual me emociono, si me das el desperdicio de tu cordura.

Tengo la certeza así que no tengo que preguntar.

Según fui dotada de la intuición para sentir cuando te aqueja de verdad el alma.

También fui dotada de sabiduría, para sentir ese más allá… donde no participan mis latidos.

He perdido tantas veces, que no me duele la derrota.

Lo que siempre me dolerá será la falta de la verdad.

~…su sabor~

Me prohibieron maldecir en voz alta.

Fue cuando más fuerza utilicé, quebrando mis cuerdas.

Me dijeron: esto te pasa por maldecir.

Entonces le escribí en un papel, ¿y a ti que te pasará por mentir?

Me llamó irreverente, desquiciada, atrevida.

Le mordí la boca, porque me apetecía gritar…, ya que no podía, que gritara por mi…

El placer era indescriptible, le sangraba la boca, yo con medio labio entre mis dientes saboreando el sabor de su dolor, sonriendo observando como brotaba su sangre a borbotones.

Le escuché decir: —maldita estás poseída.

Luego de sus maldiciones similares a las mías quedamos en un espacio tiempo, donde el juzgarme no le daba cabida para volver a prohibirle a ninguna persona algo…

~Trance~ XIII

Registrado julio 28, 2018 4:27 am ~ observando sus piernas~

~~~~~

Confieso…

a veces quiero besar~te hasta dejarte sin aliento, robar~me tu último suspiro.

Confieso…

a veces quiero tocar~te, arañar~te; llevándo~me hasta lo más profundo tus vellos, tu piel, tu carne…

Infundir~los, muy adentro de mi ser…

Confieso…

a veces quiero perder~me tanto contigo, y descubro que los instintos que me poseen son de animal salvaje.

~…sin latidos~

Me ha co~habitado el desprecio.

Tiran de mis mitades, me toman por inexistente.

En una expansión de sentires me rodeo de seres invisibles.

Hablo con la inquietud, es ese sollozo del ignorado.

Sumergí mis ansias al delirio de los que se llaman así mismo grandiosos.

Burdo encuentro con la discordancia estridente que hace eco en sus ombligos.

No conozco ruptura más grande que la que emerge de la incongruencia llamada: Soberbia.

El maltrato de la desolación castiga, las paredes del mutante órgano que hace los latidos.

~…en honor a ellos.~

Me arde el suicidio que no he logrado.

Tengo la piel abierta, el latido cortado.

Salpican sangre mis tetas dolidas.

Tengo rasguñada las vértebras.

El quebranto de lo inhóspito me habita.

Re~lamo mis dedos humedecidos en mi hiel.

Sacudo la cadera izquierda para sentirme más cerca de mi propio latido.

No ofrendo mi dolor, ni calumnio a los entes que me poseen.

Soy hija de la esclavitud, de la maldad, ha quebrantado toda “fe” que pueda tener.

Viven de mis vísceras, se re~crean sobre mis pulsaciones.

No tengo emociones discretas, ni calma en mis lamentos.

Arrastro mi espíritu entre los que son libres, le copio sonrisas y finjo demencia.

Por todos los que hoy, los venció el hambre espiritual, por todos los que la incertidumbre les robó la vida.

Hoy, no será el día que los espectros me lleven,

porque la desdicha roba el tiempo, acorta el aire y se lleva vidas.

~…pesadilla~

…llegaba un sobre por correo.

Con todas las cartas enviadas, el con mi nombre grabado en oro.

El desgarro que he sentido en esa pesadilla, me ha tomado días el intento del equilibrio.

Hay visiones que no quiero ver…

No quiero cerrar los ojos, aunque me duelen.

Todas las punzadas son juego mientras no las sientes en los principales órganos.

Pasan los días, no hay castigo más grande que no poder demostrar; acariciar, extender al ser que quieres, la esencia de lo que traes valioso.

El tiempo es dinamita, se apaga, te deja vacíos y marcas que durarán para siempre.

No hay algo peor que saber, que está derrumbándose todo, y ni tan si quiera existe un manifiesto que te deje en evidencia, que expresaste y te despediste en…, Serenidad.

~…desolación~

Las manos sobre las sienes.

A ver si lo telepático se activa con el frotar.

No funciona así de fácil, apertura al sentir.

Raciocinio ~in~maduro~, búsqueda constante.

Efímero instante, burbujas de olas que caen, una sobre otra.

Re~soplo de gritos histéricos injusticia divina de los que tienen hambre.

Me miro la mitad donde se supone que yace mi ombligo, me doy cuenta de la saciedad que he tenido desmesurada no me deja verlo.

Estrujo los ojos, muerdo la lengua, sacudo las caderas… nada cambia.

Aún así el lamento sigue haciendo eco, el dolor sobre los que estamos de pie en la tierra…

~esta pasando~.

Podemos hacernos más indiferentes a ese sollozo, o abrirnos el camino hacia la empatía…

~…me arde to’~

Siempre he tenido deseos de morir~me.

Sin temor a ese otro lado, acabar de raíz con el sufrimiento que me aquejado de alguna forma u otra.

Ya sea por los demonios psicológicos que hacen burlas o los dolores físicos.

Por primera vez, tengo una rabia con la vida, que me incita; a quedar~me, a tocar, experimentar y concretar…

Que me llevará a otros pasos… tengo tanta bravura incrustada en cada vértebra herida, que me está cuestionando cada neurona viva…

Eso es bueno, que me habite el magma para poder hacer…

~…amar lo elegido~

No le llamaría maldita zorra, a una mujer que se entrega.

Ni me atrevería a mirarla desde el odio, o desde la rabia.

Si se enamora, si siente, expresa su necesidad, o su deseos de compartirse se abre desde el amor.

No la puedo juzgar, me conmueve las personas que aman a otros.

Me gusta que lo que yo, quiero se sienta amado, aunque no sea conmigo.

Me preguntan si duele… ~lo duele el apego de no saberte elegida~, de saber que comparte su tiempo con otra persona.

~…lo que jamás podría derrumbar el cariño genuino ~, es cuando comprendes que si no te elige, es porque alguien en efecto es mejor para sus instantes.

Desde esa mirada amorosa, se suelta; aprendes amar y a respetar esa persona elegida por el otro.

…y solo sientes la grandeza de saberle querido.

~…des~perfecto~

Existen formas de arraigo, la que la métrica psicológica marca como “correcta” y la mía que es obstusa… me encanta, sufrir vine al mundo “maldita y rota”. Es un apego de mi existencia, el cual no oculto, también me encanta todo eso de la energía, y la buena vibra. (Si múltiples personalidades) también tengo la reprimida, etc. No reniego de mi sombra, (tampoco se puede es tan evidente como yo en tamaño impresiona). Consejo habitual es no lo cuentes todo, oculta tus sentires, se astuta, valiente, piensa en ti… una larga lista de egoísmos dicen: “que para mantener equilibrio”. A ver yo, no soy trapecista, ni bailarina, tampoco malabarista, ni estoy en exhibición en un circo ( ah espera, esta cosa que llamamos vida, es un circo) bueno… el equilibrio, tan ansiado, pasa muchas veces por la oscuridad, para transitar hacia la luz, hacia lo que emerge bueno del ser… hay que ponerle de todo… y muchas veces por más intenciones que tengas, las cosas no llegan. El fracaso como lección deja lesiones… cicatrices profundas que enmarcarán tu cuadro de partida le llaman vivencias… sea como sea, eres, soy… somos… humanos y en cada bache emocional o en cada sendero hacia algo mejor, estará bien recordar que siempre la honestidad te viste para aceptar lo que eres, y “soy”… (somos) en colectivo.

~.emprendiendo.~

No fue mi intención abrumar a los seres humanos que se me acercaron. (Me disculpo)

Tome la decisión más difícil, no acercar~me, a ninguno.

Las posibilidades con mi condición me limitan muchas cosas (el maldito dolor). Hoy también tome la decisión de… empezar a dar ese paso hacia mi búsqueda, que ojalá primero me pierda una y mil veces, antes de encontrar~me. Cansada de ir y venir en mi mente. Escuché con atención, el consejo de la profesora, cuando hablaba de encontrar tu propia voz, dije, la mía solo se mueve en un mundo virtual, no conozco mi voz…, ella respondió con algo así : “necesitas entregar lo que escribes, tomar críticas de otros”. Cuando me acerco todo lo daño, pero en letras y papel lo más que puede pasar, es que lo tire en forma de avión y le saque un ojo alguien.

~Trance~ XI

Deja que la otra mitad la reclame el viaje sin límite.

Esferas multicolores re~sopladas por niiños…, revientan en tu pecho.

Observas las tempestades y las tinieblas que rodea el mundo, sientes la necesidad de buscar ese algo más poderoso…. llamado ~”fe”~.

El milagro de la vida emerge; delante de ti árboles frondosos ofrendando la gracia de la vida…¡Oxígeno!

Vergeles colmados de criaturas; insectos revoloteando en a libertad que se le fue privada.

Humano…, la vida te está hablando del cuidado, del amor, atiéndela que probablemente… te (((susurrará))) cuanto quiere seguir ~la~tien~do~, y co~existiendo contigo.

~Se de renuncias…~

Se renunciar a casi todo.

Lo material me parece un simple medio necesario, para suplir alguna necesidad.

La tecnología me conecta con personas, aún así más de una vez he renunciado a ella.

Se renunciar a la estabilidad económica, pasar necesidades.

Se renunciar a las personas que no me quieren.

Se renunciar a lo que no funciona.

Aceptar la derrota de mi cuerpo, saber cuando el gana.

Al reto médico, se renunciar cuando tengo que aceptar que ellos deciden sobre lo que es mejor…

Ahora, hay algo que no se renunciar es a ese sentir que es aferrado, y sabe querer siempre.

Aunque el mismo me esté mandando al mismo infierno.

~…clavo en el corazón~

El siniestro embate de los Espíritus te posee.

Solloza tu alma inquieta… ves la bruma escurriendo por las paredes de tu particular encierro.

Te cocieron la boca, sin embargo cientos de bocas en tu interior te van comiendo por dentro.

Te quitaron las manos y los pies aún así…, te mueves, te arrastras y pegas cabezazos.

Te pusieron un clavo caliente y mohoso en el corazón cada ciertas horas le dan vuelta.

Te arrancaron los ojos aún así lloras, las lágrimas del alma; son más densas que las externas.

~…sin~

Me puse el disfraz equivocado. Es una jodienda esto de no saber como te gusta. Por eso hoy, voy a dejar que las carnes me cuelguen como gusto y gana le den… Total para que me disfrazo, si por más payasa he intentos de sostener la barriga adentro no se puede. Tengo dos aletas por brazos aunque no vuelo. Por más que tape mis estrías las sentirás, si maquillara mis arrugas cuando sonría se cuartearían y se me verá el tiempo. No me teñiré el pelo pues mis canas me recuerdan el contacto con el sufrir diario. No me apretaré, ni taparé los huecos de mis muslos, tengo una línea en el mismo centro del cuerpo… ((parar, parar)) tengo varias las más significante como todo en la vida en horizontal y vertical… las cicatrices corren igual. Mi ombligo está oculto entre dos pedazos de grasas ¿y qué?… pueden dar asco, a mi no… cada libra de grasa contiene toda la toxina de lo que soy, de la materia que recogí, lo que no entiendo, el daño que supura por mis huesos. Parecerá una manifestación incoherente, quizás… para mí, marca el sentido, de lo que soy… en este plano… Donde por más máscaras que usemos, por más que sacudan, todos tenemos el otro lado de la incomodidad o inconformidad… a mi me sirve que nadie me vea, para andar desnuda.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑