•Rabioso y mortal•

… Sembraron semillas de un árbol,
en mis adentros.
(…) me rompe, cada cierto tiempo,
para abrirse paso y echar raíces…
¡Más profundas!
Me vuelve a hacer trizas…
Me desbarata,
 se asegura de hacer aullar los nombres,
de cada una de las personas,
que han tocado mi vida.
Mi tronco, no es frágil…
Por tanto,  las raíces que salen de mi
médula espinal, deben ir más hondo…
Crecer hasta dejarme paralizada.
En el compás de mis días…
¡Para Florecer y Vivir!
Me sembraron con furias…
Llantos; arrebatos internos.
Y van surgiendo, brotes externos…
Estoy Agrietada, con la piel de cascarón
arrugado…
Con las entrañas bien ceñidas.
Si me tajeas, para dejar tu huella en mi tallo,
me podrías palpar claramente…
Sentiras mi aroma…,
y al observar mi corteza,
brotará el zumo de mis lágrimas de leche.
Te conectarás con mi Espíritu…
~ Rabioso y Mortal ~
Seremos reflejos en un instante…
En el que me respirarás y habré de respirarte…
En ese momento misterioso,
que vislumbra lo eterno y  lo fugaz,
tendrás en tus manos, el hacha…
Te miraré sin júbilo, ni vergüenza…
Me dormiré con el soplo de la brisa;
con el sonido de mis hojas…
Con la risa de algún niño, perpetuada en mi alma…
En esos juegos de mi sombra…
Rodeada de amantes, esperando el atardecer…
¡Y estoy, lista…! 
 
Esperando ser podada de mis plagas… 
 
De mis apegos… De mis gritos.
(…) al fin, seré Libre, de éste Maldito Dolor.
Qué me hace suicidarme y renacer cada ciertos días…
Anuncios

•~Mundo blanco~•

Ojos que dictan creatividad,

como el estruendo del cielo…

Seres que anhelan libertad están

siendo callados; maltratados;

mutilados por la incomprensión…

Aturden sus sentires,

personas excepcionales,

sumergidas en desgracia,

enviados a un mundo blanco…

Con el sonido aislado

de las máquinas

y ese llanto incontrolable,

viviendo una tragedia

al quitarle el poder de elegir…

Literatura, Pintura, Música y Emociones…

 

 

 

*Poesía trágica presentada en un concurso*

•Defunción•

Semillas de un árbol
el cual envejeció acelerado.
Marcado por la sequía
de un jardín donde la lluvia
nunca nutrió.
Hambre de conocimiento,
abrumado por los vientos violentos,
que perforan su ser.
Balbuceaba monosílabos
a penas entendibles,
sangran sus ramas ya moradas.
Sus raíces sedientas,
sombras perturbadoras.
Las mentiras secaron
el entusiasmo por sanar.
Sus hojas caen
sobre lo que será su tumba.
Inaplazable instante,
el calendario ya tiene
la fecha elegida.
No tiene escapatoria las marionetas,
le ahorcan con sus propias siluetas.
Su pérfido sentir es la locura que le posee.
El ansiado beso de la muerte,
supura en sus vísceras inmunes al dolor.
Desde el borde de mi cama,
con la habitación helada,
me despido de su vida; y de la mía.
Inyectan el veneno
en mis venas,
sin reparo le sonrió,
al escuchar la sierra
que talará su tronco.

•Suplicio•

Desconozco si hago sacrilegio
al no enaltecer tu “vida” o tu “muerte”.
Algún tiempo atrás lo hice,
ahora no me llena, no lo siento.
No creo en la crucifixión
como acto de bondad de tu grandeza.
Mucho menos lo que hemos
hecho los humanos en tu honor.
La prestación al odio,
la incitación en tu nombre,
como quiera que te hagan llamar.
Quiero pensar que no necesitas
de estos sacrificios o “falsedad”
de unos días…
Que prefieres que nosotros
desde nuestra humanidad
la demostremos con el día a día.
Aceptando la equivocación,
como fuego redentor para evocar
cambios profundos en nuestros adentros.
Por ende, con los demás…,
entiéndase en el “prójimo”.

•Galope•

Cabalgata onírica…

Se escapó de un cuento.

Subió a su unicornio

re~creando la magia.

Le adornan pétalos rojos,

igual que la pasión de sus encantos.

Va hechizando al mundo

con su dulce voz.

Cabalga dentro de la poesía

que nace de su corazón.

~…sombría~

En la pasarela,
va altanera la sombra.
Engañando con su altivez,
escondiendo el miedo.
No tiene peso,
pero el cuerpo que le refleja
está exhausto.
Mira sus figuras
construidas de lesiones,
sin cicatrices que se le denoten.
Es un misterio
cuando transitan las horas,
y se va desvaneciendo.
Aunque la luz artificial
la haga notable,
sabe que está allí.
También lo sabes tú,
¿puede desaparecer?
Gran acertijo,
ella, se burla de las
re~creaciones mentales.
Por más que intentes alejarla,
 al mínimo resplandor aparecerá.

~Ondea la noche~

Escarcha en plena arena.
(. . .)
aguas cristalinas contoneando
su angelical ser.
Brizna sutil empapando…,
el aliento.
Multi~colores,
en los multi~versos.
Sublime oleada,
trae consigo la noche.
Un cuarto creciente de Luna,
entretenida con las estrellas.
Que hacen coro celestial,
en el vaivén de los suspiros…

•Sus años de plata•

Besar la palabra intrínseca
que sale de su pecho.
Acariciar el tiempo
que se manifiesta en su rostro,
en sus manos.
Cada arruga,
una batalla ganada a la vida.
Ese respiro que compartimos
al vernos a los ojos y perdernos.
Su elocuente sonrisa,
viajera de sus años.
Memoria implacable,
todo su cabello blanco le adorna
con elegancia cada uno de sus años.
Sus abrazos son sutiles regazos
que contemplan la sabiduría.
Su piel delicada ya tiznada,
sus ojos claros perdidos
entre los párpados caídos.
Su voz estrujada
por el paso de su existencia.
Es una maravilla
que mis oídos le escuchen,
es una delicia acariciarle.
Poder respirar de su mismo aire;
agradecido y bendecido.

•En la arboleda•

Los espíritus se presentaron esta tarde gris.

Enunciando los deseos de la noche.

Neblina; lluvia, relámpagos, y un bosque hambriento.

Anhelos de lo místico, los Druidas junto con los árboles se preparan.

Los necromances están bebiendo de la sangre de los sabios.

El portal del manantial está abierto, para que las sirenas puedan danzar.

Se habla en lenguas sagradas…, antiguos símbolos girarán en el firmamento.

Caricias, aleteo tierno de hadas, defile de duendes haciendo travesuras.

Las hechiceras esta noche, solo bendecirán la grandeza de la naturaleza.

•Estancia•

Despliegue del cuerpo,
instante de lo etéreo.
Manjar, geometría deformada.
El peso de unas horas ausentes.
Extraviada en un mundo peculiar;
la duda, el desgarro.
La estancia de las pesadillas.
Treinta y tres horas de un coma
parcial, luchando en volver o quedarse.
Estrangulada,
un registro de lunas ausentes.
Gritos ensordecedores en un alma muerta.
De humo la lengua, marañas entretejidas.
Austeridad del desahucio
implícito en el cuerpo
errante de caricias.
Los labios entre abiertos
sin palabras encajadas en los dientes.
Dos huecos en el rostro, ya no existe pupilas.
El parásito se ha comido el minúsculo cerebro
que suscitó tanta guerra.

•~…el órgano~•

Lo llamaron torcido,

se arrastra hasta la orilla.

En espera que suba

la marea está noche.

Trompas marinas

se lo llevarán lejos,

tan lejos que su latido,

quedará inerte.

Al ser olvidado.

(. . .)

Se irá a los resquicio

de Gaia para volver

a encontrar su esencia

y su palpitar.

•Rock and Go•

El humo, la botella
y el “rock and roll”
desnudando los oídos.

Conjura la malicia
que ofrece placer a su sexo.

¡Chuculún!

Suenan los hielos
al caer en el alcohol,
antes de derretirse
en el vapor de la lengua.

Masturbar la incertidumbre
en la hora exacta del pánico,
y la danza de los muertos.

Lúgubre deseo, disonante
estremece las vértebras
colmadas de veneno, y
de los susurros maléficos.

 

 

 

*Chuculún* Imita el ruido que hace un cuerpo al caer al agua.

•New York•

Cuando fui a New York, me decían que me pasarían por encima, por el auge de la ciudad. Que como todos van de prisa se me haría difícil caminar, debo reconocer que fue difícil, porque no solo era muchas personas con prisa, sino que llovía, (por lo tanto más equilibrio tengo que hacer y fuerza para mantener mi cuerpo de pie). Es evidente que no puedo correr. Otro de los comentarios es que las personas no eran amables, lo que me pareció fue que estaban muy ocupados, y aprovechan el tiempo de bus, tren o transportación para relajarse con sus móviles. En los subways no cabe un alma, fue un impacto saber que todos decían de falta de tacto, o lo atropellante que son…, mi experiencia como persona discapacitada fue todo diferente son los jóvenes los que siempre me ofrecen ayuda, sus asiento y un gran, etc. En una ciudad donde todos van de prisa, creo que es importante decir que en un mundo hostil, encontrar con la sensibilidad, y empatía en una ciudad la cual pintan de horror, da un giro dejando humanidad, visibilidad en un mundo, en donde la invisibilidad hace y deshace con las sensaciones humanas.

Eso siempre se agradece, es un hilo invisible que teje esperanza.

•De~forme•

Nunca tendré las formas correctas, no tapicé la piel de medidas perfectas, ni ocupo lujos.

No poseo bríos y tampoco me he llenado de escarcha.

La brutalidad me posee sin encanto, quizás trae consigo muchos más quebrantos, por aquello de rimar.

Adoro mis deformidades, lo distante que estoy de todo lo idealizado.

Estos caminos de estrías, cicatrices me hablan del tiempo imperfecto.

Me cuelgan las carnes del abuso que he tenido con mi vida, ahora sé (que nadie puede utilizar mi propio descuido para humillarme) que nadie puede dañarme.

Así que de ahora en adelante me besaré las estrías y los pellejos de los cuales otros se burlan, porque la debilidad desapareció.

Es lo que trae consigo la aceptación.

#stopbullying

•A mis Sombras•

A la oscuridad de mis entrañas, a las sombras que me persiguen, porque no puedo decir que se fueron, les agradezco. mi poemario de la oscuridad está en todo su proceso con la edición. La gratitud dentro del pequeño poemario es todo hacia la oscuridad, hacia lo terrible de transitar dentro de un cuerpo (mente) enfermo. Las persecuciones espirituales, los insolente de torturar en nombre del amor, mi ser y a otros. La falta de lealtad hacia el compromiso propio, por las carencias innatas del alma. Esas transiciones a las que agradezco desde la humildad y el perdón que requiere perdonarse, para perdonar también los que no comprendieron la dificultad. Liberar lo que se aprisiona adentro es ~Jodido~, para que engañarse. No a todo se le puede poner una metáfora, e incluso hacerlo sería hacer carecer la esencia de un espíritu dolido, disfrazando lo fuerte que es… para no burlar a nadie, ni burlarse así mismo hace falta mucha valentía. Sobretodo mucho reconocimiento, aceptarse, dejar de pedir a otros lo que no eres capaz de darte, en este caso de darme. No me sanaré nunca y por suerte los especialista tampoco tienen muchas ganas de que eso pase y no porque yo les pague, porque no lo hago. Sino porque en el camino nos aprendemos mucho de la diversidad del ser, reconocemos cosas que se pueden ver desde una hipersensibilidad que quizás no sirve de nada más que para crear, y vivir el dolor extremo desde la incertidumbre. Todas esas sombras, todas esas voces, todas las que fui, pero más allá todas las que me falta de ser, para ellas va… con la necesidad afectiva de sentir el abrazo que nadie te puede dar. estás son mis palabras, y las que quedarán plasmadas en el poemario de la oscuridad.

Mi gratitud el primer tributo que le hago a el dolor, que me destruye y me construye en los instante subsiguientes.

•me voy a morir~te vas a morir•

Cuanto asombro se puede descubrir en la naturaleza.

El sol sigue por ahí, su rumbo calentando, el viento sigue alborotando, los temblores sigue surgiendo.

La lluvia viene y va, las noches con la luna o sin ella llegan igual.

El sonido de los grillos, el bosque crujiendo, el mar y su vaivén.

Los humanos a su paso, en su tiempo, nos despide, nos saluda la muerte y la vida.

Frío y calor, día y oscuridad.

Nada nuevo si se dice con esas simples palabras.

Ahora si te detienes a oler la frescura de la tierra, a sentir el sonido de la naturaleza, el contoneo del mar o el rumor del río.

Algo inesperado resurge, nuevos bríos, el placer de emocionarse con lo que nos ofrece el día a día.

Ese efímero instante en el que el sol desaparece o vuelve aparecer.

Esa lluvia que está por caer…, la mejor poesía se lee en la naturaleza.

Se siente en los sentidos, nos ofrenda ese respiro de la quietud en donde eres tú, y ella.

En ese silencio en el que converge lo espiritual, desconectas de todo y de todos, sientes la plenitud.

Es muy corto el tiempo, y nos va marcando la caducidad en un compás, sin compasión en el que ya no gozaremos de este espacio vivo.

•Nadie te ataca, ni te ata•

Nadie quiere que te quedes en donde no deseas estar. El sendero está libre para transitar, cuando se despeja el camino todo luce más amplio. No se es víctima, cada quien es libre de hacer con su vida lo que mejor le parece. Un zorro viejo sabe bien lo que hace, por donde husmea, y a que pozo se arrima a beber. No hay que tirar las sombras a la bandeja de los desechos, para darle a masticar a las ratas con artimañas. Si tienes la capacidad suficiente, detente ~respiras~, es un alivio que puedas seguir. Deja de utilizar la energía que tienes para disparar en las heridas, y úsala para acercarte más a los que te aprecian y a las nuevas oportunidades. No oprimas, ni intentes callar cuando no tienes el valor de cerrar. La rabia solo te dañará a ti, bueno y a los que te sigan en el rollo ese de que te están “molestando”.

La valentía también es quedar como un caballero de honor y seguir el sendero con dignidad.

•psique•

Cuanto tiempo y lágrimas descontroladas, sin saber que ocurría dentro de la psiquis, presa y obtusa. En el cerebro cortocircuitos, avivan el ardor. Aún está empezando a calmar el fuego de tanta enfermedad. Queda demasiado recorrido y trabajo por hacer. Todo los trastornos que nunca nadie pudo diagnosticar empiezan hacer descubiertos. Me encontrado con buenos profesionales a los que he podido preguntarles si realmente tienen interés en explorar mi cabeza y mi cuerpo. Entregar cada acción equívoca o no, los ayuda a su labor en la investigación, y a mí me ayuda a tener una guía para explorar más y más lo que sucede en este cuerpo. Cada trastorno, cada dolor, cada acción, ha tenido un detonante. Ahora, me esfuerzo con empeño para comprender lo que causa esos detonantes y aflicciones. Este dolor que me corrompió por décadas y enfermo mi cuerpo, le estoy en eterna gratitud pues quedará evidencia para próximas personas con síntomas similares.

•~…runas~•

(…) la caricia de sus palabras abre mis pétalos.

El elogio de su voz, se mueve con la música del viento.

Sobre un pañuelo azul descansan las runas, que enuncian las profecías.

Reboso el caldero con las semillas que desprenden nuestras almas.

Observo caer la esperma de las velas, en conjunción con la danza de las sombras.

•Proxeneta•

Intentó prostituir su sagrado sentir, justificando que así se liberaría de ansiedades. Él justificaba que durante su tratamiento no podía tener sexo, tampoco podía costearse la vida. Si lograba convencerla que se vendiera, no solo le ayudaría económicamente, si no que así podía ella reducir sus ansias de mujer. Le comía el cerebro para que ella entendiera que el afecto que sentía, si lo vaciaba en otro se sentiría mejor. Gran equivocación. Estaba claro que la escala de valores y sentires no estaban al mismo nivel. Que solo la veía como medios de… (signos de números) nunca entregó sinceridad. Como buen proxeneta primero quiso robarle todo el tiempo y la seguridad, haciendo que dependiera de él, en especial emocional, para luego de terminar de bajarle su autoestima. Vivir de ella. Dudo mucho que dentro de la honradez de un ser humano que finge desaparecer, mientras por el otro lado intenta inducir a otras personas al odio, manipulación, vejacion en todo el sentido de la palabra. Pueda estar bien de la cabeza y del alma. Ella, quedará marcada de por vida, aunque él pagará el precio de intentar mutilar su psiquis…

•te lo aclaro•

No existe pasarela que aguante mi peso.

A mí, solo me sostiene la tierra…

No agito las armas, sino mofan mi espíritu.

La mentira no forma parte de mi repertorio.

No mezclo cuentos con realidad.

Tampoco refugio mi ser, en nada.

Descalcé la “Fe” que le tenía.

En su lugar puse humo…

Así recuerdo lo asfixiante que fue.

El fuego que hizo arder con su burla.

Esta apagado, las cenizas se esparcen.

Si se entrecorta la respiración y vomita tizna…

Ya saben lo que pasó.

Foto realizada por DJRR

•~…M~inús~cuL~o esperpento~•

Verborrea, diarrea de tu sentir escueto.

Intentaste que desapareciera tiraste fusiles.

Pero para esperpentos venía blindada.

Tuve buenos maestros entre ellos tú…

Imbécil, creíste que nunca ibas a patinar.

Eres otro macho más…, con ínfulas de sabio.

Con el pene roto, por andarlo metiendo en la pared.

Cobarde… sigue tu goce con doble moral.

Si empiezas la guerra, no pidas bandera…

Termina lo que empezaste, así que mejor acaba conmigo.

Antes que yo, acabe contigo.

~…cicatrices~

Las cicatrices en su cuerpo eran senderos turbios de una vida desdichada. Se alejo del mundo buscando encontrar fortaleza, sollozo con el bosque. Quién no ha conocido las riendas de la desgracia, sintiendo la oscuridad en el medio del pecho, donde nacen los respiros. Acaso existe un ser humano lejos de la lágrima que crece en un latido sublime. En alguna ocasión hemos caído sin remanso, ni alivio. Sin poder ocultar la sangre. Muchas ocasiones se anda con la sonrisa, como si fueran cosquillas en las costillas. Existen imágenes que no se pueden descifrar, aunque las mires, pues están llenas de podredumbre y desolación. Cuando el ser traspasa el umbral del dolor emocional y todo lo lóbrego acaba, nace la intensidad de volver a re~nacer. Cuando se están enterrando parte del cuerpo a la tierra, y los gusanos se empiezan a subir la piel, adentrándose por los poros es cuando todo resurge. No hay desolación mas grande que perderse de uno mismo. Querer a otros parece suficiente, hasta que el abandono, y los desacuerdos llegan, si lo diste todo hasta el punto de quedar sediento. Tendrás que buscar la fuente, y jamás caerá colmada de bendición sin rascar la demencia. El espejismo más grande es aquel en el que no puedes visualizar tu sombra, se tienen que agudizar los sentidos. Cuando los temblores no te permiten estar de pie, empiezas sentir parte de tu cuerpo que habías olvidado que existían. Al tenerlas que apoyar contra el suelo, y las paredes, te colocas de rodillas, pero te vuelves a caer. Crees que tienes garras en las manos, para utilizar la fuerza bruta. Al igual que haces para salvar a un ser querido, te sale la vitalidad, te sacudes el fango, te vuelves un salvaje de la sobrevivencia; te escupes sobre las heridas, orinas allí para dejar el rastro, y saber bien de donde has salido. Te paras sin armadura en plena desnudez de tus entrañas, no hay mejor momento para reconciliarse con el cuerpo, y el espíritu. Te prometes que tus cicatrices se volverán la potencia, aprendiste a ver la luz sin que se encendiera una vela. Avanzaste solo con el sentir aun cuando todo estaba denso y habitaba el desgarro. Ahora tienes la luz en tu tacto y la grandeza para no retroceder nunca más.

•~vaci~arte~•

En ocasiones se inunda la piel.

Te encuentras erguido

aunque toda tu esencia está ahogada.

Ponerse a salvo es un giro de suerte.

Escuchas con atención el rugido del sismo.

Se hace camino al vaciarte

•~…oscuro des~garro~•

Duerme en medio de la nada, asegura estar en quietud su alma.

El bosque le protege, la magia de los elementos está presente.

La noche le deparaba el encuentro con su espectro.

Envuelto entre las hojas, y los crujidos de las mismas.

Vivió los jadeos que rugieron en toda aquella oscuridad.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑