~…visiones~

Acurrucada en el desaliento.

Mimada por los demonios.

Atravesada por pesadillas.

Artritis corrompiendo los huesos.

Los muertos susurran su sollozo.

Mi espíritu aúlla piedad…

Anuncios

~…chalada~

Photo by Vestio

Enamorada de la nada.

Hago gárgaras de bruma.

Mastico hojas secas…

Danzo en charcos nebulosos.

Brincan sapos sobre mi pubis.

Cientos de lloviznas furiosas

re~corren mis ovarios.

Foto colaboración de Vestio

~…mordida~

Photo by Vestio

A veces,

olvido que tu nombre

vibra en el contoneo

de mis caderas.

A veces,

el viento me recuerda

que tú eres libre y vives

como los ermitaños.

A veces,

llegan recuerdos

detalles grabados,

entonces tengo todo

lo que necesito para seguir

…,res~pi~rán~do~te.

A veces,

me muerdes el fruto

dejándome viva.

Foto colaboración de Vestio

~…tú, eres mi regalo~

… tú, jamás me harás el amor.

Eso no quiere decir que no te lo esté haciendo yo, a ti.

Con mis dedicaciones, con mi tiempo entregado al tuyo.

Me doy a ti, cuando te escucho en silencio, cuando te admiro, lo que eres y lo que haces…

Mis células decidieron quererte, mis palpitaciones de mujer anhelarte, y mi cerebro decidió vivirte.

En la Libertad de tu elección, respeto cualquier proceso tuyo, visión o lo que sea que hagas…

Te acompañaré, con la grandeza del espíritu.

Tenemos algo más valioso que lo que una etiqueta pueda otorgarme en tu vida.

Cuando te digo ~que te llevo dentro~, muy adentro~, es en todo lo que veo positivo y siento la ofrenda del inter~cambio, eso es valioso, y ayuda a pertenecer, lo uso como bendición.

Entre todo lo negado.., la vida, y tú me hicieron un tremendo regalo, la oportunidad de sentir~te.

~…de espacios vacíos~

Ojalá, nunca se me olvide todo el dolor que carga mis vacíos.

Que mis condiciones de salud, me duelan mucho más, para recordar~me, lo importante…

Ojalá, cada desprecio sentido que aún late en mis poros, me conecte, me ayude a empatizar con otros.

Espero jamás olvidar las lágrimas, que me envejecieron muy joven.

Ojalá, las cicatrices no se queden solo en mi piel, pues espero ser mejor ser humano.

~Cartas para éL~ …(energía gentil)~

En los laberintos de mis órganos vive la presencia, que le da un ((res~pi~ro)) a mis absurdas formas.

A transformado mi difusas capacidades.

En donde veía peligro, abrió portales

Me llevó allí, haciendo que mi ser se impregnara de Vida

En la curva donde no visualizaba más camino, me prestó su enfoque.

Me agarró con fuerza cuando se me tambaleaban las piernas, mostrando que cuando atravesara lo que creía imposible, me daría cuenta que no existía tal abismo.

Que eran alucinaciones de mi psiquis.

Mis ojos estaban en una densa neblina.

…éL, amable susurró mi nombre con intensidad.

Ese eco atravesó todo el Atlántico, alojándose mi columna herida.

Abrió espacio donde sólo habían entrado varillas, tornillos y utensilios médicos.

Me ofrendó esperanza…, creyó que podría, se volvió la fuerza creativa de mis adentros.

Porque quien vive muy adentro, siempre ayuda a que co~existamos, y re~crea la existencia.

~…desgarro de mis plumas~

El día que duermas

… se desprenderán mis alas.

Humedeceré las plumas en el desgarro.

Te acariciaré con los versos al vuelo dolido.

Musitaré las armonías del viento,

las que dejé de gemir.

Habrá desaparecido la arrogancia

de los mutismos que nos alejan.

No te escocerá el alma, ni existirán

sollozos de agonía.

Encontraré más de tresmil razones

para sonreírte.

…el desgarro de mis alas serán tu Libertad.

~…infinita posibilidad~

(. . . )

vencer la guerra de un firmamento que titila oportunidades.

Abandonar el vivir soñando con un re~encuentro con las estrellas.

Deshojar las membranas de la tierra.

Arar todo riesgo de contención.

Liberar el dique que esclavisa los vientos de los amantes condicionados.

Hilvanar con las pestañas los delirios húmedos.

… enfurecidas entrañas destejiendo, creencias, mitos…

Seduciendo los adentros con las diversas ocasiones.

Ser consciente del acto puro, que divide las palpitaciones de su esencia y la mía.

~…Caricias~

Si una caricia tan sólo fuera un roce de piel…

Iría falta de contenido su existencia.

Si desconociera la magnitud de su fuerza…

No asombraría la belleza de su inmensidad.

Una caricia jamás es solo una caricia, ellas traspasan la noche, perduran después del amanecer.

Una caricia siempre tentará a desear más y más…

Se te inflarán los labios anhelando el sabor envolvente de los besos.

Al conjurar tus manos, se volverán aspaviento.

Tu alma querrá comerse a mordiscos otras caricias.

…en el contoneo descubrirás el deshacer que traen consigo las caricias.

~…guiño~

Guiñapo empedernido… que haces fisgoneando todo el acertijo.

Curiosear las mente es un arte, si lo haces sin que se den cuenta, se vuelve algo abstracto.

¿Dé qué llenas los vacíos? …de risas falsas compartidas entre multitudes, donde eres uno más.

En un mundo donde la exposición está al alcance de todos los lentes de cámaras apuntando a la vulnerabilidad.

Hacer un meme es más fácil que ser amable, meterse en la vida de otro, es tan sencillo como darle a un “click”.

…al final tantas búsqueda queda la nada, sin factor asombroso.

Tragar por los ojos, deja espacios rotos en el sentir.

Debe ser incómodo deambular entre muchos “top”, estando en el último número de la lista, pero aún así…, hacer una algarabía por una mención entre muchos.

Un esparadrapo de arcoíris pintan tu oscuridad, cuando caminas desnudo derrochando falsedades, que suspiran consuelos.

Porque entre tinta, cámara, videos, y juegos con las emociones se mueve… la hambruna del espíritu.

~vacía~me~

( . . . )

Quítame toda la sangre.

No quiero sentir más…

Demasiado dolor atravesando.

Pasar los días durmiendo esperando el final.

¿Dónde crece la misericordia de Dios?

¿Cómo se atraviesa la tempestad con regocijo?…

¿En dónde se consiguen los desapegos, del “yo soy”?

¿Cómo se separa la desgracia ajena con la cercana?

¿Será posible que a los demás realmente no le duela, sino es en su propia piel?

No entiendo como funciona la psicología…

Ni comprendo la hermandad de la iglesia…

Ni el compañerismo que clava nombres de insultos en las espaldas.

No comprendo quién niega la palabra, la mirada, la caricia, la calidez, ni el que desprecia sin razón.

~…a su forma~

…eres como un juego de misión con el tiempo contado.

Como un traga moneda que se queda atorado.

…eres así como los simuladores, ya tienes códigos integrados.

Como un control remoto, que antes de que se acaben las pilas empieza a joder.

…eres así como un tractor con mucha potencia, con cuchillas bien afiladas, y carretón de gran espacio.

Como un formula 1, que se revienta en la primera curva, haciendo arder a unos cuantos más.

…eres como el director de la orquesta, que cuando le da la gana dirige a otro ritmo.

Como si las notas se fueran de vacaciones del pentagrama.

~…des~enredada~

Vi caer todas las lágrimas sobre mi sexo.

Aproveché la humedad que corría por mi piel.

Desenrede mis dedos que buscaban su cuerpo.

La piel de mis muslos color canela brillaba.

Todo mi esternón tenía encajado su nombre.

Sensaciones (((entre-~cortadas))), aguardando,

haber si llegaba.

Te esperaba como el viento sublime, para que

subieras por mis vertientes.

Tenerte tan adentro, sin apretarte es una tortura.

Seguí el movimiento involuntario de mis manos

inquietas, sedientas de amor.

El tempo de mis caderas, junto con el gemir de mis cuerdas, alocadas pidiéndo~te…

~…(mi) naturaleza~

En un espacio tiempo…, a la espera.

Aunque mis ansias de mujer no son secretos que se guarden en el cajón de nadie.

Los encantos de mi divinidad florecen, no soy la entrega de cualquier jardinero.

Ni cualquier sol me nutre las raíces, mis pétalos necesitan más que una simple mirada.

Mucho más que un simple roce de palabras.

Quiero sentir la sombra de quién reclaman mis entrañas, para mostrar~nos la generosidad, y desperfectos.

La conjunción ideal será el instante en donde mis pétalos se abran para acariciar, el tallo de su fuerza.

Mi terreno húmedo se prepara para que germine~mos juntos.

~…lamento celestial~

Pedía un arrebato sin droga, que viniera de la emoción que causa el querer.

Me encontré con la oscuridad el rugido de un alma.

Llevo mucho tiempo, tocando sus muros llenos de musgo.

Tengo las manos lacerada de tantas veces que he intentado penetrar.

Me he sentado tantas veces detrás del fuego de sus lamentos, que estoy marcada por las brasas.

Mi cuerpo se estruja todos los días por las grietas, por la humedad que deja la madrugada.

Le hablo, le grito, y nada es suficiente.

Veo su búsqueda constante…, enfurezco contra la creación.

Maldigo…, la injusticia de oirle los sollozos, de verle el karma por sus poros, y yo… al otro lado.

Para qué me muestran, para que me inquietan.

Quiero abrazarle, mimarle la existencia.

Quiero que desaparezcan los demonios que se quedan encerrados en las divisiones del muro.

Anhelo que derribe lo que le aqueja; para verle sonreír, y conquistar…

~…en donde te respiro~

Mi amor quedó grabado en piedra.

Sin suspiros, ni gemidos, sin caricia.

Solo grabado contra la piedra…

Rayaba la piedra mientras mis lágrimas

iban haciendo surco en mi rostro.

Solo me queda de él, la piedra, el amuleto.

Su letra, aquellas fotos donde fue feliz.

Aprendí, a contemplarle la vida…

Sin ser parte de él, solo tengo ese recuerdo:

hermoso del día que se puso la piedra

en el corazón, la ~res~pi~ro~.

Aunque él jugaba veía toda la magia,

del ritual oculto, la puso en su frente.

…esa piedra me acompaña en mis días.

Cada piedra que me encuentro en el camino.

Me recuerda su ritual, y le dejo marcado un corazón.

Que a pesar de todo; ~res~pi~ro~, de su amor.

~…poda~das~

No he nacido de la leyenda de los sabios, que yacen sobre la tierra.

Soy, la yerba que se quebranta en las sombra de una gran Ceiba.

La que hace de reposo, para alguna abeja, me tuerzo con su peso.

Me reproduzco como virus maligno, escucho el

quejido del hombre; -“maldita yerba me dañas el jardín”.

…y yo, me retuerzo en sus palabras esperando…, el silbido en su respiración es pura melodía;

… justo antes de que me pode.

~Con la estrofa abierta.~ (XVI) ~ (in~diferencia)

…la sangre derramada me duele.

No he tenido que perder un ser, en la calle de forma violenta, no tiene que haber pasado para que mis entrañas se revuelvan de dolor. Me corroe la violencia imperante por el mundo. Seguramente cerca de la casa de todos en algún momento, se pasea el delincuente. Me causa repulsión…, la tristeza nos dura, lo que dura el morbo latiendo entre las sienes. Cada día más insensibles. Como si vestir de rojo los países nos dejara el más alto honor de que tenemos corazón. La ironía nos conduce por los senderos, del maldito egoísmo, nos esta carcomiendo. El que lastima estuvo, y está lastimado. Al que le grita la violencia, la lleva adentro destrozando sus pedazos interiores. Se lo come como el moho… Estás líneas no cambiarán el rumbo del que está a punto de quitar una vida, pues estará muy enfocado planeando como “jalar el gatillo”. Tampoco frenará las toneladas de noticias negativas que saltan ante nuestros ojos, mucho menos nos haremos más sensibles. En realidad no sirve de nada, estoy disparando de otra forma… solo que me apunto a mi misma. Con valentía le sonrío al asesino que nos vendió sueños falsos, al que nos hace de condenados si no le seguimos, y nos esclaviza a vivir una vida de miseria pidiendo misericordia, resignación, para el que la sufrió. Dicen: ~“todo tiene un propósito”~… ¿dónde está el trono, del que decide quién será el que estará en la mirilla? … ¿cuándo la bala atraviesa el cuerpo de alguien, se le revelará el rostro del opresor a la víctima? La hora de la muerte a veces, va marcada del ser desdichado que agoniza, pero le teme demasiado a apuntarse así mismo, así que va destrozando vidas ajenas…

~…vagabundear~

Acabó la fantasía, que hacía eco en mi cabeza.

Aterrizaje sin despegue, salí estrellándome.

No he tenido punto de anclaje, cuando necesité nadie estuvo.

…las millas hacen desgarros en puntos inexactos del cuerpo.

Ruptura, eres tan constante conmigo, que decidí abrazarme a todo lo roto de mi ser.

En pedazos he de reconocerme, vacía de toda existencia, y de seres a los cuales le importe.

La voz de mi soledad herida, deambula por mis entrañas.

Sin ilusión, se ha de vivir mejor… la ausencia de la esperanza debe ayudar a desdibujar el miedo.

…¿qué dejará el quebranto más allá del vacío?

~…el día que suelte mis hilos~

Cuando nada quede de ti, dejaré de añorar.

Sabré que se acabaron las oportunidades.

Comprenderé, que habitaras el todo, con tu todo.

Dejaré de llorarte, te sonreiré al saberte parte de la perfección del universo.

Cuando en el plano físico, trasciendas respiraré fragmentos de lo que fuiste.

Agradeceré los segundos multiplicados que se volvieron horas, recordaré tu paciencia como se rompía en dos explicándome las teorías de cómo funciona la vida.

Cuando termine todas las tareas que con cariño, y sabiduría me sembraste en mi vergel, la vida me habrá pasado…

Con una sonrisa de que quizás, terminé de descifrar esos códigos que tanto me cuestan.

Incrustado en mis vértebras tengo dos varillas y cuatro tornillos, pero si te contara lo que tengo incrustado en mi cerebro y en mi espíritu…, quizás lo dudarías. ((por divertirte, porque lo sabes))

Tengo un viaje pendiente hacia el reconocerme, tengo que vagar perdida, supurar la aceptación y volverme etérea, antes de verte partir.

En la sentida confesión de mis adentros, solo habitará la gratitud, de la belleza engendrada.

Ese día…, soltaré los siete nudos rojos, pues tú re~anudaras lo que nunca has soltado, mi tiempo habrá culminado, te diré; que fue un placer el acompañarte desde el amor.

~…muchedumbre~

Enamorada de su sombra, es una búsqueda que calcina, un recorrido detrás de sus pasos.

Le ha pedido al óxido de sus huesos que se quede…, susurrándo~le; ¡hazme el amor!

En las llamas de la espera se ha desmoronado su alma.

Nunca llegará, el amor viaja en su atmósfera.

Aunque sabe que no pertenece a esa magia, que le crece en su mundo expansivo.

En sus multi~virtudes, cuando el espíritu se desdobla, le ama con todo lo que es…

Sin el egoísmo de la pertenencia, aún sabiendo su propia necesidad.

Se reconoce hecha de amor…, y el amor siempre celebra la existencia de lo grandioso.

Cuando la entrega de lo esencial no alcance; contempla, ama la libertad de sentir; la dicha de que su latido respira…, de su verdadera inmensidad.

~…desolación~

Las manos sobre las sienes.

A ver si lo telepático se activa con el frotar.

No funciona así de fácil, apertura al sentir.

Raciocinio ~in~maduro~, búsqueda constante.

Efímero instante, burbujas de olas que caen, una sobre otra.

Re~soplo de gritos histéricos injusticia divina de los que tienen hambre.

Me miro la mitad donde se supone que yace mi ombligo, me doy cuenta de la saciedad que he tenido desmesurada no me deja verlo.

Estrujo los ojos, muerdo la lengua, sacudo las caderas… nada cambia.

Aún así el lamento sigue haciendo eco, el dolor sobre los que estamos de pie en la tierra…

~esta pasando~.

Podemos hacernos más indiferentes a ese sollozo, o abrirnos el camino hacia la empatía…

~…amar lo elegido~

No le llamaría maldita zorra, a una mujer que se entrega.

Ni me atrevería a mirarla desde el odio, o desde la rabia.

Si se enamora, si siente, expresa su necesidad, o su deseos de compartirse se abre desde el amor.

No la puedo juzgar, me conmueve las personas que aman a otros.

Me gusta que lo que yo, quiero se sienta amado, aunque no sea conmigo.

Me preguntan si duele… ~lo duele el apego de no saberte elegida~, de saber que comparte su tiempo con otra persona.

~…lo que jamás podría derrumbar el cariño genuino ~, es cuando comprendes que si no te elige, es porque alguien en efecto es mejor para sus instantes.

Desde esa mirada amorosa, se suelta; aprendes amar y a respetar esa persona elegida por el otro.

…y solo sientes la grandeza de saberle querido.

~…pulpa~

Debajo de tu carne,

el misterio que me alumbra.

Encima de tu piel,

el vibrato de lo exquisito.

En los adentros los espirales

que nos habitan.

En las afueras el compás,

el gemido al unísono.

~Más y más adentro~,

se junta lo cálido,

el mejor instante para crecer~nos.

~…de raíz~

Mordiendo el germen de su esencia.

Germinó…, puedo recoger la cosecha.

En el huerto de sus placeres se abanica

nuestros encantos.

Es la melodía que rasga cada vértebra.

Nacen los sentidos de la certidumbre,

y se anidan los versos, con los cuales

nos hemos ido comiendo los labios.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑