•Signo lingüístico•

Enamora los puntos
con inteligencia.
Escribe los suspensos
en el borde de sus labios,
que destilen los poros.
Usa los signos de interrogación,
para abrir el dique que mueve,
y domina las entrañas.
Recrea el lenguaje del tacto,
en el instante que aparecen
los signos de exclamación.
Los versos se desenredan
en la curva de las letras viajeras,
sobre la silueta que hacen
eternidades en las caderas.
Añade diéresis
sin sentir vergüenza,
que cada gemidos sea ungido
por un punto y coma;
que enaltezca la pausa celestial.
No finalices…,
sin antes volver a embestir la lujuria
con notoriedad y expresión.
Anuncios

~Eco~

Todo se parece
un poco ha aquello vivido.
No se desprende el tiempo,
como tampoco las cicatrices.
Se complacen en convivir,
hasta el último día.
Todos somos un poco
de aquel con quienes hemos compartido.
Somos resonancia,
siempre nos quedamos con lo que nos sirve,
y lo que no…,
también nos ayudó para saber el límite.
Así qué…,
la desgracia también suma,
lo único que resta,
es el día que el cuerpo se detiene…
Dejando atrás el latido
que le dio existencia,
y esencia a nuestra vida.

~Ondea la noche~

Escarcha en plena arena.
(. . .)
aguas cristalinas contoneando
su angelical ser.
Brizna sutil empapando…,
el aliento.
Multi~colores,
en los multi~versos.
Sublime oleada,
trae consigo la noche.
Un cuarto creciente de Luna,
entretenida con las estrellas.
Que hacen coro celestial,
en el vaivén de los suspiros…

•Sus años de plata•

Besar la palabra intrínseca
que sale de su pecho.
Acariciar el tiempo
que se manifiesta en su rostro,
en sus manos.
Cada arruga,
una batalla ganada a la vida.
Ese respiro que compartimos
al vernos a los ojos y perdernos.
Su elocuente sonrisa,
viajera de sus años.
Memoria implacable,
todo su cabello blanco le adorna
con elegancia cada uno de sus años.
Sus abrazos son sutiles regazos
que contemplan la sabiduría.
Su piel delicada ya tiznada,
sus ojos claros perdidos
entre los párpados caídos.
Su voz estrujada
por el paso de su existencia.
Es una maravilla
que mis oídos le escuchen,
es una delicia acariciarle.
Poder respirar de su mismo aire;
agradecido y bendecido.

~Gestar~

Después de estimular
el alma, desnudé los ojos.
Adentré los labios, sin saliva
en el respiro de la frescura.
El aroma, y el color lila.
Los parpadeos gemían
susurrando a los lagrimales.
El contoneo se escurría
al son de las caricias
inquietas y tímidas.
Llegó el sollozo
de la primavera,
vestida de verde.
Y
(. . .)
arrullé su tallo marrón.

•En la arboleda•

Los espíritus se presentaron esta tarde gris.

Enunciando los deseos de la noche.

Neblina; lluvia, relámpagos, y un bosque hambriento.

Anhelos de lo místico, los Druidas junto con los árboles se preparan.

Los necromances están bebiendo de la sangre de los sabios.

El portal del manantial está abierto, para que las sirenas puedan danzar.

Se habla en lenguas sagradas…, antiguos símbolos girarán en el firmamento.

Caricias, aleteo tierno de hadas, defile de duendes haciendo travesuras.

Las hechiceras esta noche, solo bendecirán la grandeza de la naturaleza.

•~…el órgano~•

Lo llamaron torcido,

se arrastra hasta la orilla.

En espera que suba

la marea está noche.

Trompas marinas

se lo llevarán lejos,

tan lejos que su latido,

quedará inerte.

Al ser olvidado.

(. . .)

Se irá a los resquicio

de Gaia para volver

a encontrar su esencia

y su palpitar.

•~…asombro en el vuelo~•

(…)

aleteo instantáneo.

El sol besa el vuelo infinito.

Los gemidos son cuatro sombras,

de siete nubes contoneándose

del asombro y del placer.

El azar del viento mece los cuerpos.

Un nido es un hogar, su cobijo es el cielo.

El árbol al mover sus ramas parece que danza.

Existe un susurro en lo natural, que aún no desciframos.

•~…paleta de colores~•

Tengo la paleta de colores frente al desafío de esta noche.

Decoré las estrellas para imaginar que podía titilar junto a ellas.

Viajé fuera de mi cuerpo en esferas translúcidas que entonaban suaves acordes.

El tempo me devolvía los latidos que hacían creíble la espontaneidad de la adrenalina, allí donde nace la creatividad.

Un margen, un marco, y un sin fin de posibilidades múlti~galácticas.

•A mis Sombras•

A la oscuridad de mis entrañas, a las sombras que me persiguen, porque no puedo decir que se fueron, les agradezco. mi poemario de la oscuridad está en todo su proceso con la edición. La gratitud dentro del pequeño poemario es todo hacia la oscuridad, hacia lo terrible de transitar dentro de un cuerpo (mente) enfermo. Las persecuciones espirituales, los insolente de torturar en nombre del amor, mi ser y a otros. La falta de lealtad hacia el compromiso propio, por las carencias innatas del alma. Esas transiciones a las que agradezco desde la humildad y el perdón que requiere perdonarse, para perdonar también los que no comprendieron la dificultad. Liberar lo que se aprisiona adentro es ~Jodido~, para que engañarse. No a todo se le puede poner una metáfora, e incluso hacerlo sería hacer carecer la esencia de un espíritu dolido, disfrazando lo fuerte que es… para no burlar a nadie, ni burlarse así mismo hace falta mucha valentía. Sobretodo mucho reconocimiento, aceptarse, dejar de pedir a otros lo que no eres capaz de darte, en este caso de darme. No me sanaré nunca y por suerte los especialista tampoco tienen muchas ganas de que eso pase y no porque yo les pague, porque no lo hago. Sino porque en el camino nos aprendemos mucho de la diversidad del ser, reconocemos cosas que se pueden ver desde una hipersensibilidad que quizás no sirve de nada más que para crear, y vivir el dolor extremo desde la incertidumbre. Todas esas sombras, todas esas voces, todas las que fui, pero más allá todas las que me falta de ser, para ellas va… con la necesidad afectiva de sentir el abrazo que nadie te puede dar. estás son mis palabras, y las que quedarán plasmadas en el poemario de la oscuridad.

Mi gratitud el primer tributo que le hago a el dolor, que me destruye y me construye en los instante subsiguientes.

•me voy a morir~te vas a morir•

Cuanto asombro se puede descubrir en la naturaleza.

El sol sigue por ahí, su rumbo calentando, el viento sigue alborotando, los temblores sigue surgiendo.

La lluvia viene y va, las noches con la luna o sin ella llegan igual.

El sonido de los grillos, el bosque crujiendo, el mar y su vaivén.

Los humanos a su paso, en su tiempo, nos despide, nos saluda la muerte y la vida.

Frío y calor, día y oscuridad.

Nada nuevo si se dice con esas simples palabras.

Ahora si te detienes a oler la frescura de la tierra, a sentir el sonido de la naturaleza, el contoneo del mar o el rumor del río.

Algo inesperado resurge, nuevos bríos, el placer de emocionarse con lo que nos ofrece el día a día.

Ese efímero instante en el que el sol desaparece o vuelve aparecer.

Esa lluvia que está por caer…, la mejor poesía se lee en la naturaleza.

Se siente en los sentidos, nos ofrenda ese respiro de la quietud en donde eres tú, y ella.

En ese silencio en el que converge lo espiritual, desconectas de todo y de todos, sientes la plenitud.

Es muy corto el tiempo, y nos va marcando la caducidad en un compás, sin compasión en el que ya no gozaremos de este espacio vivo.

•psique•

Cuanto tiempo y lágrimas descontroladas, sin saber que ocurría dentro de la psiquis, presa y obtusa. En el cerebro cortocircuitos, avivan el ardor. Aún está empezando a calmar el fuego de tanta enfermedad. Queda demasiado recorrido y trabajo por hacer. Todo los trastornos que nunca nadie pudo diagnosticar empiezan hacer descubiertos. Me encontrado con buenos profesionales a los que he podido preguntarles si realmente tienen interés en explorar mi cabeza y mi cuerpo. Entregar cada acción equívoca o no, los ayuda a su labor en la investigación, y a mí me ayuda a tener una guía para explorar más y más lo que sucede en este cuerpo. Cada trastorno, cada dolor, cada acción, ha tenido un detonante. Ahora, me esfuerzo con empeño para comprender lo que causa esos detonantes y aflicciones. Este dolor que me corrompió por décadas y enfermo mi cuerpo, le estoy en eterna gratitud pues quedará evidencia para próximas personas con síntomas similares.

•Segundo acto•

Escucho la balada que sale de tu voz.

El misterio engendrado en tu lengua,

despeina mis respiros.

En la sonoridad de tu latido se estremece

mi verticalidad.

Haz hecho percusión en mis caderas,

tu ritmo tropical apretuja mis ovarios.

•~…apetito~•

Efusividad en los calambres inesperados.

Encontré la saciedad de mis pliegues en el contoneo abusivo.

Respiración entre~cortada, borrasca de jadeos en mis adentros.

El instante apretujando mis ovarios, con el calor de su espesura en mi cuenco.

Explosión delirante nos acarició y nos quitó las ganas.

•~…oxígeno en el orbe~•

Se agita su orbe.

Fuera de su cuerpo no sabe lo que sucede.

Alcanza ver como su orbe se funde con la de otros.

¿Puede el espíritu darse cuenta de lo que sucede a las afueras del cuerpo?

Destellos de luz danzando al rededor, pareciera un ritual sagrado.

Sanación de almas que se pueden inter~comunicar de manera inusual.

Seres co~habitando sin ninguna explicación.

Sin la mentalidad puesta en lo correcto o incorrecto.

Energía trasmutando, ejerciendo el bienestar incomprensible para los seres humanos.

Manifiesto universal, oxígeno y plenitud.

Sin entendimiento llora lo que siente, como un acto de bendición.

~…cicatrices~

Las cicatrices en su cuerpo eran senderos turbios de una vida desdichada. Se alejo del mundo buscando encontrar fortaleza, sollozo con el bosque. Quién no ha conocido las riendas de la desgracia, sintiendo la oscuridad en el medio del pecho, donde nacen los respiros. Acaso existe un ser humano lejos de la lágrima que crece en un latido sublime. En alguna ocasión hemos caído sin remanso, ni alivio. Sin poder ocultar la sangre. Muchas ocasiones se anda con la sonrisa, como si fueran cosquillas en las costillas. Existen imágenes que no se pueden descifrar, aunque las mires, pues están llenas de podredumbre y desolación. Cuando el ser traspasa el umbral del dolor emocional y todo lo lóbrego acaba, nace la intensidad de volver a re~nacer. Cuando se están enterrando parte del cuerpo a la tierra, y los gusanos se empiezan a subir la piel, adentrándose por los poros es cuando todo resurge. No hay desolación mas grande que perderse de uno mismo. Querer a otros parece suficiente, hasta que el abandono, y los desacuerdos llegan, si lo diste todo hasta el punto de quedar sediento. Tendrás que buscar la fuente, y jamás caerá colmada de bendición sin rascar la demencia. El espejismo más grande es aquel en el que no puedes visualizar tu sombra, se tienen que agudizar los sentidos. Cuando los temblores no te permiten estar de pie, empiezas sentir parte de tu cuerpo que habías olvidado que existían. Al tenerlas que apoyar contra el suelo, y las paredes, te colocas de rodillas, pero te vuelves a caer. Crees que tienes garras en las manos, para utilizar la fuerza bruta. Al igual que haces para salvar a un ser querido, te sale la vitalidad, te sacudes el fango, te vuelves un salvaje de la sobrevivencia; te escupes sobre las heridas, orinas allí para dejar el rastro, y saber bien de donde has salido. Te paras sin armadura en plena desnudez de tus entrañas, no hay mejor momento para reconciliarse con el cuerpo, y el espíritu. Te prometes que tus cicatrices se volverán la potencia, aprendiste a ver la luz sin que se encendiera una vela. Avanzaste solo con el sentir aun cuando todo estaba denso y habitaba el desgarro. Ahora tienes la luz en tu tacto y la grandeza para no retroceder nunca más.

•~vaci~arte~•

En ocasiones se inunda la piel.

Te encuentras erguido

aunque toda tu esencia está ahogada.

Ponerse a salvo es un giro de suerte.

Escuchas con atención el rugido del sismo.

Se hace camino al vaciarte

•~…bruma marina~•

Respira la noche embriagando su interior.

Esta noche los pies dejan huellas en la arena.

Sal en el paladar, bruma marina, espuma como destellos de luz.

Marejadas que van y vienen, la luna entusiasta en su fase creciente.

Los amantes haciendo hoguera con sus cuerpos.

Estrellas titilando entre los gemidos, hurgando más y más adentro.

•~…oscuro des~garro~•

Duerme en medio de la nada, asegura estar en quietud su alma.

El bosque le protege, la magia de los elementos está presente.

La noche le deparaba el encuentro con su espectro.

Envuelto entre las hojas, y los crujidos de las mismas.

Vivió los jadeos que rugieron en toda aquella oscuridad.

~Noche de lluvia~

Caen gotas frías

sobre las grietas de la tierra.

Las hojas danzan

con su sonido…

¡Bendito instante!

…sonríe la frescura

al resbalar en ellas.

Melodía celestial

derramada en los surcos.

Corrientes de viento

susurrando en la cúspide

de la montaña.

Gélida lluvia estás vistiendo

esta noche de blanco y gris.

Húmedos latidos,

son una gentil ofrenda hacia la vida.

~retoños~

Estuve acariciando la tierra húmeda.

Susurra cuando las semillas germinan.

Cuantos retoños vienen en primavera.

Es increíble como nos nutre…

Todo esa vegetación ofrendando el oxígeno.

Me sentí una diminuta partícula en este…, multi~uní~verso.

•~…sorbía~•

…sus besos desmedidos.

Arrasaron con la cadencia

de mis caderas enfurecidas.

El licor de su saliva

embriagando las entrañas.

El vaivén de las olas

aferrándonos.

Cada embestida

más vehemente que la anterior.

La brisa me mordía el cabello

y él me sorbía los gemidos.

Incrustada en su pecho,

mis vértebras crujieron…¡Lujuria!

~Con la estrofa abierta~ (deshumanizar la consciencia)~

(. . .)

Había visto mucha locura en las redes, pero al punto que estamos es otro nivel. Cada cual hace con su vida lo que quiere, y dentro de eso se incluye el gran “como puede”. Ahora el mundo se volvió; muy solidarios, amorosos…, y leal vamos no somos… esto de ver a otros haciendo el ridiculo y sentirnos defensores de sus causas, va reflejando otras áreas y más cuando en la intimidad todos hemos despreciado, rasgado alguna alma. Escuche hace dos días a una persona en una plataforma de hacer videos decir que “nadie es tu amigo y más cuando ahí dinero por medio”. Me hubiera gustado debatir ese punto creyendo en la amistad, pero tras las estafas recientes. Es lo más sensato que escuche. Me parece que se despellejan unos a otros, se colaboran a hacer el ridiculo. Se la dan de héroes solo terminan batiendo el récord de mierda, de boca en boca. Luego se suavizan entre ellos mismos, tampoco entiendo como la plataforma pasa controles de contenido, porque son relativos pocos usuarios uno encima del otro. Será entretenido ver como evoluciona, este tipo de contenido de baja calidad, donde los directos corren deprisa, el formato deja mucho que desear. Sin duda estamos ante otros cambios más, donde ya el “selfie” la foto, no llega a las expectativas de los usuarios. Hay que ir por lo siguiente, la innovación para hacer que el usuario más exigente se quede, quiera resaltar entre todo lo que existe, será la parte más interesante. No creo que se pueda sustentar en sí misma, sin esos recursos o argumentos de apoyar a personas, es una manera que más que apoyo parece la forma más vil, macabra de superar las burlas que ya existían.

Una humanidad que deshumaniza la consciencia de la solidaridad.

~•…enigma~•

Pueden salir sus manos desde el infierno.

Su boca está llena de musarañas.

Lleva la muerte en sus latidos vacíos.

Por sus arterias y venas no fluye el torrente.

Sus neuronas mueren de apoco en soledad.

El verdadero misterio se haya en su alma…, sin descanso.

•…barba•

Estremecer a tu lado mordiéndonos con la complicidad de los encuentros.

Dormir a tu lado izquierdo escuchando el pálpito de tu corazón.

Sentir tus manos perdiéndose en los risos de mi cabello.

Esos labios carnosos se esponjan al contacto con mi piel.

El apretón derrumba cualquier intento de permanecer quietos.

Me encanta cuando me levantas rozando tu barba por mi espalda.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑