•~…runas~•

(…) la caricia de sus palabras abre mis pétalos.

El elogio de su voz, se mueve con la música del viento.

Sobre un pañuelo azul descansan las runas, que enuncian las profecías.

Reboso el caldero con las semillas que desprenden nuestras almas.

Observo caer la esperma de las velas, en conjunción con la danza de las sombras.

Anuncios

•Segundo acto•

Escucho la balada que sale de tu voz.

El misterio engendrado en tu lengua,

despeina mis respiros.

En la sonoridad de tu latido se estremece

mi verticalidad.

Haz hecho percusión en mis caderas,

tu ritmo tropical apretuja mis ovarios.

•~…apetito~•

Efusividad en los calambres inesperados.

Encontré la saciedad de mis pliegues en el contoneo abusivo.

Respiración entre~cortada, borrasca de jadeos en mis adentros.

El instante apretujando mis ovarios, con el calor de su espesura en mi cuenco.

Explosión delirante nos acarició y nos quitó las ganas.

•~…oxígeno en el orbe~•

Se agita su orbe.

Fuera de su cuerpo no sabe lo que sucede.

Alcanza ver como su orbe se funde con la de otros.

¿Puede el espíritu darse cuenta de lo que sucede a las afueras del cuerpo?

Destellos de luz danzando al rededor, pareciera un ritual sagrado.

Sanación de almas que se pueden inter~comunicar de manera inusual.

Seres co~habitando sin ninguna explicación.

Sin la mentalidad puesta en lo correcto o incorrecto.

Energía trasmutando, ejerciendo el bienestar incomprensible para los seres humanos.

Manifiesto universal, oxígeno y plenitud.

Sin entendimiento llora lo que siente, como un acto de bendición.

•te lo aclaro•

No existe pasarela que aguante mi peso.

A mí, solo me sostiene la tierra…

No agito las armas, sino mofan mi espíritu.

La mentira no forma parte de mi repertorio.

No mezclo cuentos con realidad.

Tampoco refugio mi ser, en nada.

Descalcé la “Fe” que le tenía.

En su lugar puse humo…

Así recuerdo lo asfixiante que fue.

El fuego que hizo arder con su burla.

Esta apagado, las cenizas se esparcen.

Si se entrecorta la respiración y vomita tizna…

Ya saben lo que pasó.

Foto realizada por DJRR

•punto•

Cesó el cansancio
que abatía su alma.

Esa es la riqueza
de los puntos finales.

Acaban con el martirio
de la incertidumbre.

Cuando ve en el espejo
reconoce la exactitud
de su grandez.

Se llama soledad.

Lo que no ha estado
no se añoras,
lo que no se ha tenido
no deja secuelas.

Volteretas de sabiduría
poder interior.

No podrás acallar la voz
de la intuición
ella siempre impulsara.

•~…M~inús~cuL~o esperpento~•

Verborrea, diarrea de tu sentir escueto.

Intentaste que desapareciera tiraste fusiles.

Pero para esperpentos venía blindada.

Tuve buenos maestros entre ellos tú…

Imbécil, creíste que nunca ibas a patinar.

Eres otro macho más…, con ínfulas de sabio.

Con el pene roto, por andarlo metiendo en la pared.

Cobarde… sigue tu goce con doble moral.

Si empiezas la guerra, no pidas bandera…

Termina lo que empezaste, así que mejor acaba conmigo.

Antes que yo, acabe contigo.

~…cicatrices~

Las cicatrices en su cuerpo eran senderos turbios de una vida desdichada. Se alejo del mundo buscando encontrar fortaleza, sollozo con el bosque. Quién no ha conocido las riendas de la desgracia, sintiendo la oscuridad en el medio del pecho, donde nacen los respiros. Acaso existe un ser humano lejos de la lágrima que crece en un latido sublime. En alguna ocasión hemos caído sin remanso, ni alivio. Sin poder ocultar la sangre. Muchas ocasiones se anda con la sonrisa, como si fueran cosquillas en las costillas. Existen imágenes que no se pueden descifrar, aunque las mires, pues están llenas de podredumbre y desolación. Cuando el ser traspasa el umbral del dolor emocional y todo lo lóbrego acaba, nace la intensidad de volver a re~nacer. Cuando se están enterrando parte del cuerpo a la tierra, y los gusanos se empiezan a subir la piel, adentrándose por los poros es cuando todo resurge. No hay desolación mas grande que perderse de uno mismo. Querer a otros parece suficiente, hasta que el abandono, y los desacuerdos llegan, si lo diste todo hasta el punto de quedar sediento. Tendrás que buscar la fuente, y jamás caerá colmada de bendición sin rascar la demencia. El espejismo más grande es aquel en el que no puedes visualizar tu sombra, se tienen que agudizar los sentidos. Cuando los temblores no te permiten estar de pie, empiezas sentir parte de tu cuerpo que habías olvidado que existían. Al tenerlas que apoyar contra el suelo, y las paredes, te colocas de rodillas, pero te vuelves a caer. Crees que tienes garras en las manos, para utilizar la fuerza bruta. Al igual que haces para salvar a un ser querido, te sale la vitalidad, te sacudes el fango, te vuelves un salvaje de la sobrevivencia; te escupes sobre las heridas, orinas allí para dejar el rastro, y saber bien de donde has salido. Te paras sin armadura en plena desnudez de tus entrañas, no hay mejor momento para reconciliarse con el cuerpo, y el espíritu. Te prometes que tus cicatrices se volverán la potencia, aprendiste a ver la luz sin que se encendiera una vela. Avanzaste solo con el sentir aun cuando todo estaba denso y habitaba el desgarro. Ahora tienes la luz en tu tacto y la grandeza para no retroceder nunca más.

•~…enraiza~dos~•

(…)

Puede que la penumbra
nos haya cegado.

Quitado las fuerzas
las pertenencias
de ser uno del otro.

Puede que la maleza
creciera entre los desaciertos.

Logrará injuriar el tatuaje,
clavando la diana en el pecho
en medio del quebranto.

Puede que cientos de fantasmas
gritaran a la vez,
sobre nuestras sombrías dudas.

Lo que no puede
quitar ninguna tempestad
es las raíces que hicimos.

•~vaci~arte~•

En ocasiones se inunda la piel.

Te encuentras erguido

aunque toda tu esencia está ahogada.

Ponerse a salvo es un giro de suerte.

Escuchas con atención el rugido del sismo.

Se hace camino al vaciarte

•~…bruma marina~•

Respira la noche embriagando su interior.

Esta noche los pies dejan huellas en la arena.

Sal en el paladar, bruma marina, espuma como destellos de luz.

Marejadas que van y vienen, la luna entusiasta en su fase creciente.

Los amantes haciendo hoguera con sus cuerpos.

Estrellas titilando entre los gemidos, hurgando más y más adentro.

•~…oscuro des~garro~•

Duerme en medio de la nada, asegura estar en quietud su alma.

El bosque le protege, la magia de los elementos está presente.

La noche le deparaba el encuentro con su espectro.

Envuelto entre las hojas, y los crujidos de las mismas.

Vivió los jadeos que rugieron en toda aquella oscuridad.

~retoños~

Estuve acariciando la tierra húmeda.

Susurra cuando las semillas germinan.

Cuantos retoños vienen en primavera.

Es increíble como nos nutre…

Todo esa vegetación ofrendando el oxígeno.

Me sentí una diminuta partícula en este…, multi~uní~verso.

•~…sorbía~•

…sus besos desmedidos.

Arrasaron con la cadencia

de mis caderas enfurecidas.

El licor de su saliva

embriagando las entrañas.

El vaivén de las olas

aferrándonos.

Cada embestida

más vehemente que la anterior.

La brisa me mordía el cabello

y él me sorbía los gemidos.

Incrustada en su pecho,

mis vértebras crujieron…¡Lujuria!

~•…enigma~•

Pueden salir sus manos desde el infierno.

Su boca está llena de musarañas.

Lleva la muerte en sus latidos vacíos.

Por sus arterias y venas no fluye el torrente.

Sus neuronas mueren de apoco en soledad.

El verdadero misterio se haya en su alma…, sin descanso.

•…barba•

Estremecer a tu lado mordiéndonos con la complicidad de los encuentros.

Dormir a tu lado izquierdo escuchando el pálpito de tu corazón.

Sentir tus manos perdiéndose en los risos de mi cabello.

Esos labios carnosos se esponjan al contacto con mi piel.

El apretón derrumba cualquier intento de permanecer quietos.

Me encanta cuando me levantas rozando tu barba por mi espalda.

•Perturbación•

Ácidas palabras se derraman desde su boca, no sabe lo que quema.

Frente al espejo ve dobles fantasmas, una existencia inexistente.

Sombras que hablan disturbando, lo que alguna vez fue su más preciado hogar.

Alucinaciones todo es un azar…, colmado de pantomimas que estallan al sonreír.

Lo incierto de su vida cada vez se aleja más, de cualquier propósito de regresar a su cuerpo.

Pobre conexión entre el espíritu y sus emociones, le vemos perderse, no podemos retornarle a su hogar.

•Libertad•

No estás en el umbral del dolor.

O quizas lo olvidaste.

Nadie nunca le da el mandato al otro,

cuando quiere.

Las elecciones son múltiples,

nadie obliga, ni tuerce nada.

Se da o no se da…

Tampoco se puede suprimir

por siempre, lo verdadero.

Todo brota como pétalos.

La tierra, y tú mientras pises

sobre ella te alimentarás

de su respiro…

Por lo tanto emergerás.

Sin presiones…

Llegarás a donde quieres.

Siempre será de Bendición.

Más allá de todo…, se agradece.

~º…hormigas y cangrejosº~

Tumbada en la tierra escuchando su respiro.

El firmamento coloreando el crepúsculo.

Fuerte brisa revolotea con entusiasmo.

El vaivén del oleaje es exquisito, su aroma y su sabor a sal.

Las hormigas desfilan a mi lado, les cuento.

De los parajes incompletos y de los desaciertos.

Los cangrejos corren en paralelo, al mínimo movimiento hacen su cueva.

Desde afuera quisiera adentrarme más y más…, al susurro de Gaia.

~º…sombraº~

De todas las fábulas improvisadas, me quedo con las tuyas.

Brotes de un campo fértil…, te colmaron de medallas en honor a la literatura.

Esencia que no necesita ser magnificada, todo quedo sobre las ranuras de los árboles.

Rayos de sol en la cúpula de la dicha, revoloteo de aves haciendo sinfonía.

Tú…, ramificado y perfecto, con todo el tiempo escrito, purificando el aire que respiro.

Debajo de una gran sombra, hay una gran sabiduría.

•~des~borda~•

Se llega a la quietud…, cuando el alma se desmorona.

Cuando los órganos te rugen hasta el punto de la histeria.

El cuerpo se vuelve líquido, te deshaces de apoco.

Allí…, lo único que tienes es tu chapoteo, el único ruido es tu propio silencio rompiendo el pecho.

Crujen los huesos, el tuétano se siente denso, la sangre fluye adolorida, es la reforma.

Miras tus poros abiertos, el pelo perdido, las canas, las arrugas que emergieron del dolor.

Las estrías que estallaron sobre tu piel, los rasguños de tus entrañas.

Esa respiración ahoga, toma consciencia propia, el cerebro se oxigena por un instante vuelves a ti.

Te abrazas con la intensidad que se lo harías al ser más amado, resurge…

Las células son capaces de mutar, tú eres un ser hecho de membranas hambrientas de vida.

Te llamas por tu nombre es el sonido musical más hermoso que escucharas, la dulce voz de tus adentros.

Embravecido momento…, la quimera, una utopía que te emociona enamorándote de tu ser.

Vuelves una, y otra vez…, todas las que sean necesarias.

El aprendizaje recién a comenzado, ya sabes que puedes ser líquido, porque algún día volverás a la tierra y no regresarás.

Este es el suspiro…, el regreso de tanta ausencia de ti mismo… ¡por fin a acabado!

~ºCuerpo frío…Gaia calidadº~

Mirada perdida…, el respiro gélido de una tarde nublada.

Silba la palmera esperando, que los cocos resuenen, robando una sonrisa.

El mar hace su bandeaó invitando los pies a danzar.

La calidez de la arena arrulla el mimo que añora el corazón.

Es la naturaleza la que posee la sabiduría, para alentar y transformar el espíritu quebrado.

~Esperanza…~

Susurro del bosque.

No solloza el río .

Ni ha llegado el sol.

La cúpula de los árboles

sacuden las orugas…

Desean verle volar.

Surge la transmutación,

de prisa su aleteo,

viajan con la esperanza,

de la selva incrustada,

en sus adentros…

Revolotean en la cúspide

buscando que su ruego

sean de bendición.

Para detener lo dolido

de las raíces incrustadas

en la tierra… Aúlla la hembra,

es ensordecedor, desgarra,

Gaia se libera, resurge…,

brote sagrado…, el milagro,

del reencuentro armonioso.

•~Lapso~•

Al amor que deshoja…, tal cual arpa de ángeles, rasgando con el viento las ramas.

Acreciendo su sinergia, para que siga el fluir de su vitalidad.

Se viene la primavera caribeña, sutil toque de aromas, colores y sabor a mar.

Vuela el polen, retornan las hojas…, se preña las especies de árboles…, ¡florece!

De prisa la naturaleza se extingue con la violencia de las tormentas tropicales…, pero el amor.

¡mmm!

Siempre es aprendizaje…

Te mima las entrañas, las remueve, te lleva hacia tu galaxia múltiple…, de dolor y sanación.

Al igual que las células, re~tomamos el ciclo de la vida.

(. . .)

el ser interior transmuta…, si lo permites

•~…insomnio~•

Títere…, vives en un teatro de cartón.
Pantomima de una fiesta elegida por el azar.
Murciélago desesperado…, aleteando con la fuerza infernal.
Eres un búho en medio del bosque tropezándote con las ramas.
Posees un radar desorbitado, por las arrugas de la memoria.
Falsa empatía acunada solo llamas al merecimiento…, desde la lástima.
El murmullo de la tierra está engullendo tus esferas…, manteniéndolas sin parpadeo.
Ningún ser vivo…, aguantaría tanto sin caer en el abismo de la locura.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑