~…taciturno~

Le encantan los lugares majestuosos.

Se adentra a sus maravillas.

Es un viajero taciturno.

Por más que se le quiera.

Sus delirios declaman, ausencia, piden amor, pero…

Esperan la belleza del re~encuentro.

Anuncios

~…sin retorno~

Photo by Vestio
Me perdí

…En el beso que salía mientras articulabas silenciosa~mente que me querías.

Atrapé la emoción perdida; la murmuré en el lado izquierdo de tu pecho .

~Tac~to~|in~vi~si~ble~…

Creado de la fuente donde fluyen las sensaciones.

No lo puedes rechazar atraviesa sin cesar, la magia del interior.

Me perdí… al verte, al escuchar~te, me volví arte de tu oleaje salvaje.

Confieso que en el vaivén de tu verso, me siento viva….

Foto colaboración de Vestio

~…llevo~

Photo by: Vestio

…Tiempo mordiendo las artimañas que le crecen alrededor.

Arde las papilas gustativas de mi lengua, aún así saboreo, la salvia de sus encantos.

He relamido los pecados de su esencia, con caricias nocturnas, le voy sanando.

Me apetece morder~le los tumultos, donde nacen sus demonios, quebrantar~los a mordiscos.

Quiero verle el brío de su amanecer, solo con sombras tenues.

Se que sale entre los montes, cuando el sol se eclipsa, entona sus mejores melodías para encantar su valle de seres místicos.

Foto colaboración de Vestio

~…siempre más~

Cuando observo tu cuerpo, frente a mi.

Mis pezones empuñan la sabiduría femenina.

Tu voz de estruendo se adentra a mis paredes íntimas.

Todo se hace sentir vivo…, así como la tierra hace florecer el vergel.

Mi grieta hace eco de tu ~((nombre))~, con anhelos de saborear, tu virilidad una vez más.

…cada vez llevar~te, más y más a lo profundo…!

~…innato~

…después de ti,

el ~Si~len~cio~.

Punzada inherente.

No desaparece

tu presencia.

Eres la fuerza

Vibrante emergiendo

En mi vientre.

Después de ti.

la espera del regreso.

Mientras tanto

me tatuó tus frases;

en mis ardientes

senos que te llaman,

e invita a que te quedes;

una noche más….

~…calar~

Forever Aileen

Huele a tierra húmeda.

Llueve delicioso,

~ pal~pi~ta~cio~nes~

agudas.

Las hojas verde; destilan

sublimidad cristalina…

Empapo las manos;

~Res~pi~ro~, ((vi~da)).

Esta noche bailarán

gotas sobre mi techo…

Nadie notará el gemido

quebrantando mi cuerpo.

…el desprecio del abandono,

estará penetrando mi alma.

~…llegar a ti~

Quiero llegar a ti.

Con las manos vacías.

Sin recuerdos.

Quiero llegar a ti.

Sin caparazón.

Sin ropa, sin maleta.

Quiero llegar a ti.

Sin gestos.

Sin palabras.

Quiero llegar a ti.

~Respir~arte~

A~sombrar~me

Quiero llegar a ti.

Libre de todo…,

de creencias,

de miedos.

Quiero llegar a ti.

Aprender a sonreírte.

A escuch~arte,

a abraz~arte

a habl~arte…

Entonces habré

crecido en el arte…

de am~arte…!!!

~…acrobacia~

…el único malabarismo

que puedo hacer es;

con la palabra amorosa,

permite que me columpie

hasta a ti.

Me quiero agarrar de tu respiro,

cuando exhales el aire,

volar con tu aliento.

Sentirme dentro de ti…

Alucinar que viajo en tus esferas.

Vivir la fantasía de expandirme por el

multi~uni~verso, el mismo

que te ha apretado y amado

más de una vez…

~…impacto~

De pactos

…así el demonio que tomó mi esencia.

Fue a labrar mi espíritu desdichado.

Gozó haciendo de mi cuerpo un desperdicio.

Me enmarcó con la perdición en las entrañas.

Sin flujos vaginales para aliviar el dolor, cuando me desgarre quien tenga hambre de carnes caducadas.

El pacto que hizo de mi ser un matojo mal herido.

Conjuró que quien pase a mi lado; me toque, me vea, me hable… escupirá desamparo, desamor, y muerte.

~…momentáneo~

Me sujeta con fuerza diciendo: -¡que bien hueles!

Tira de mi cabello, toma bocados de mi cuello.

Sus manos hambrientas comen, del exceso de carne que bordea mi cintura.

El crujido de nuestros huesos, invocan una danza, cuasi mística.

El roce de mis senos contra su pecho, mientras aprieta más fuerte el abrazo.

Un involuntario gemido de nuestras feroces neuronas indiscretas, contonean mis caderas.

Cuando con su explosiva voz dice: -“no me sueltes aún, quiero estar impregnado de ti”.

El estridente gemido, es una huérfana nota musical de nuestros suspiros; cómplice del instante.

La interrupción rompe con la magia, nace la rabia que desvanece nuestro efímero encuentro.

~…des~bocada~

Escalando los hemisferios, acostada sobre ellos.

Creía que así conquistaría la cúspide de su mundo.

Ironía del sentir, mientras subía buscando formas indelebles para dejar el rastro…

Son los juego, el vacilón…, lo que marca la cadencia de sus deseos.

Desprecia mis carnes hambrientas de su boca.

Desperdicia los mordiscos que voy dándole.

Mi verso enredado con las musarañas que sacudo.

Sigo subsistiendo, batallando con la multitud.

Me abro de piernas, liberando a todas aquellas acusadas de María Magdalena, sin embargo él escupe sobre mi pelvis.

No le llena lo que ofrendo, no le es suficiente lo que soy… me restriega la belleza de otras en mi pubis.

Arranca, maltratando mis pezones con su lengua viperina.

Ignorando lo majestuoso de mi cuerpo; de mi alma, maldice la inconexión.

Jamás ancla su mirada a la mía…, así podría ver lo herida y perdida que estoy, por su apatía.

~…des~conoce que morirá~

Merodeando el bosque.

Zalamería de zorro viejo.

Husmeando las humedades.

Fija la mirada, se re~lame,

adelanta los pasos…

La presa se mueve entusiasmada

ignorando que pronto…, morirá.

Baila, con las criaturas de la selva.

Habla con los duendes; los gnome

juguetones se le suben por su vientre.

…el lobo, ~se adentra con su fuerza~.

Haciéndo~la, delirar entre…, dolor y placer.

~…cuando todos se agoten~

Cuando todos los ojos se cansen de mirarte, y el mundo quede ciego.

Recuerda que memoricé tu rostro, en cada gesticulación de tus palabras.

Conozco el sonido de tu respiración cuando estás cansado, alegre, sobresaltado o triste.

Puedo besarte con mis dedos, abrazarte con el recuerdo de todo lo que fuiste, y sostenerte con la fuerza que trae mi corazón.

Cuando todos se cansen de escucharte y tus palabras fallen, estaré a tu lado, resoplándote el amor que esparciste.

Cuando todos se olviden de tus pasos ahí estaré, reventándome contra tu pecho, acariciando lo sublime del sentir.

~…esparcir la hendidura~

…su cuerpo conoce de palpitaciones, esas que la avivan.

Respira de él…, en su centro siente toda la fuerza,

Empuña la vida, el viento los roza.

Se desliza por la grieta, se sumergen en sus vaivenes.

… suspirran quejidos armónicos.

Desaparecen los desiertos, el placer trae la humedad, diluvio de sus adentros.

Exhalan al unísono, sienten el rumor del arroyo.

Llega la noche, juego de sombras danzando hasta que el amanecer resurja.

~…a ti~

Tú…,

que en tu cuerpo contienes tanto amor.

Tú…,

que cantas todas las baladas del mundo.

Tú…,

que conoces como llega la noche en cualquier continente.

Tú…,

que tienes en tu paladar el sabor de la espesura en todos los colores e idiomas.

Tú…,

que le sonríes al mundo, abrazas y entregas lo mejor de ti.

A ti…,

que la vida te ofrendó toda la belleza.

A ti…,

que piensas que el amor te dejo en cenizas, diciéndote; adiós.

A ti..,

ser hermoso, colmado de virtudes te digo: te espero…, con el tambor de mi cacofonía gritando cuanto… ¡te quiero…!

~…palpar~

…¿que es lo que se mece, entre cada respiro de nuestra existencia?

¿Se puede forjar la conjunción del verbo cuando decimos co~existimos?

El latido no se puede sentir solo en el corazón, tiene que latir~te, cada parte de tu ser.

Desde las entrañas hasta las neuronas.

Morder~se por dentro…, re~soplar ese aire de frescura que inhalas cuando besas el sentir.

Liberar la esencia más allá de los fluidos, o de la satisfacción del cuerpo.

Adentrar~se, pertenecer, trascender el amor más allá de lo que se cree posible.

Res~pi~rar~lo, desde la sabiduría del alma.

Volver~lo… Eterno…!

Foto colaboración de Vestio

~…pancista~

Te construí arcos…

Agarré toda tu resistencia y la metí en un cuadro para admirarla.

En tu cerebro donde se cosecha toda tu inteligencia sembré…

Imaginando que cuando crecieran me darían brotes de sabiduría.

En tus emociones cree un altar…, para honrar a todo aquel que vivió de tu inter~cambio, y le dio valor y fortuna a lo que eres como; ser humano.

Hice de tu ser mi mar…, un vaivén para mis encantos.

~…se llama: Selva~

Selva, está casada y cansada.

Ella tiene un cuerpo esquisito, un abdomen abultado que deja ver claramente que ha sido fecundado y ha traído Vida…

Se mueve sus caderas al compás de los tambores, mueve sus brazos de manera hipnótica, hacen perfecto juego con sus senos.

Su vientre se agita de arriba abajo, de lado a lado, arquea su espalda, se detiene; sube y baja la punta de los pies, sintiendo la tierra.

Los pétalos se derraman por su desnudez el contraste de color con su piel, la emoción la sonroja el pudor subiendo de tono.

Sensualidad explícita de mujer, sus hormonas salen por los folículos del pelo, como si fueran raíces de árbol adheriendose a Gaia.

Sus ojos son fuego, muerde sus labios sintiendo la danza ancestral todo el poder femenino, incrustado en su útero palpitando; sintiendo, amando, soltando.

~~~~

Te lo dedico amiga a tu lucha, a tu entrega, a tu feminidad, que te bese la grandeza de la vida siempre para que sigas adelante.

~…ame~naza de tsunami~

¿A mi que me importa?

…que tú vengas del calor, del viento, de la línea perfecta sobre el Ecuador.

Vete a menear tus caderas, y la melosidad de tu voz a otro lado.

Si sientes que te llueve por dentro, y estás en medio trópico, tírate a la calle…, sacúdete el pelo, y recuesta~te, en la arena que por mucho que le llueva al Caribe, la tierra resguarda el calor.

Merodea tus instintos que yo, traigo los míos.

Con marejadas violentas, te recuerdo que a ti; y a mi, los mismos mares nos rodean.

~desdén~

Quien te viera…

Criticándome en la intimidad.

Me miras los surcos, volteas los ojos, haces tu típica cara de asco.

Me escupes la boca para no besarme, te molesta la costra de mis dientes.

Me tomas los pellejos que cuelgan de mi barriga y los estiras como arnés, luego agarras un gancho y me cuelgas.

No sé que hago aquí, si el corazón no se me pondrá duro con tus maltratos.

Me ofreces tu mano, y cuando la tomo esta bañada en todos los animales que mataste, si no en mierda.

Yo, tu amor no lo entiendo.

Me acorralas de pensamiento, te quejas de mi fragilidad, de lo aburrida que soy.

No puedo irme, pero tú si… sabes que al salir se me quebrará lo que queda de mi columna, porque tú mismo pusiste la trampa.

Quiero morir aquí, donde nadie sospecha que soy tan infeliz.

~Agujero~

Vacié mi sentir

se agujeró

…mi corazón.

Mis latidos

están lacerados

tanto decir,

para encontrar

…el Silencio pun~zan~te.

~…Humedad en la Selva~

By Vestio

(. . .)

Cada vez que la excitación llega a mis paredes íntimas, tu cuerpo lo siente más allá de la distancia.

Se te acelera el pulso con el vaivén incontrolable de mis caderas.

Arde el fuego de tus pupilas inquietas, las mismas que conquistan vidas.

Me sientes dentro, como las marejadas que te llevaron por años, a re~correr el mundo.

Mi ser está consagrado al tuyo, nos Bendice el bosque del tiempo.

Mis sensaciones; se abren son pétalos sumisos destilando su aroma delicado y Femenino.

Mis espinas se clavan en tu piel, en la cual me crezco en ti…, como enredadera Salvaje, cuidando tu entorno y la belleza de tu Alma.

Foto colaboración de Vestio

~…boscoso~

Me fecunda la noche.

Primores de mi vergel.

A mis orillas le rebosa,

la humedad…

Le he llamado en:

~Su ~su ~rros~.

Mi grieta abierta

se hace eco de

mi sentir.

Pálpito incansable,

alojado en mis

entrañas…

Ven llena de luz

y de saciedad

mi umbrío mundo.

…quiero sen~tir~te.

Muy a~den~tro…!

~…torrente~

By Vestio

El pálpito femenino

frotando las paredes

intimas….

Es el desvelo

de los pliegues.

Cosquillas alojadas

en la cuenca…

Selva incierta,

despierta del silencio.

Sinhueso tenaz…

Viene a sus cimientos.

Muros sólidos se deshacen

en el acto infinito.

Con el susurro del

viento y el fluir del agua.

Foto colaboración de Vestio

~…cata~viento~

Me he quedado varada frente a ti, más de una vez.

No tengo camisa de fuerza, ni ataduras que me obliguen a quedarme.

Es mi decisión, me encanta mirarte, escucharte, devorarte a mi forma.

Tengo miedo a todo lo que sigue, pero no a expresar el sentir de mis latidos.

Ser feroz, o dócil es la opción que la divinidad nos otorgó a todos.

En la intimidad, siempre te decreto; que te espero.

He sentido como los años se volvieron infinito, eso no justifica lo desesperada.

No estoy dotada de paciencia, me gusta la trinchera que se forma, con los tirones.

La imperfección de los momentos, escoger mal es mi gran ventaja.

Me arriesgo a seguir rasguñando la entrada de donde nacen tus sentidos.

Al menos habré creído en el propósito, que aunque ha desterrado un mundo desconocido para mí.

Sigo escuchando el eco, que me dice: qué~da~te…

Ahora esperaré que sople el viento, veré para donde se mueve la veleta.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑