~…ali~maña~

Te leo de abajo pa’ arriba, de derecha a izquierda.

Con las letras al revés, una mano puesta en el pubis, y la otra…-ahh la otra.

En el taparrabo que lleva “mi corazón”.

Te escucho desde la disonancia con la boca abierta, y con los pezones despiertos.

Con los ojos llenos de lagañas te observo sin parpadeo.

Lloro sangre del asfixié de mis capilares.

Te musito con las nalgas, por la cercanía y también la ironía.

Vomito sentires, que tú amable~mente deshechas.

Como lombriz en busca de tierra, me arrastro.

Soy una garrapata agarrada a tu verruga, porque te falta pelo.

Salto como el moco que transita en tus orificios.

Entre~tejo, danzas con la mucosidad que me dejas sobre mis grietas.

Tengo un bache de tu baba en mi ombligo, cuando me haces falta recurro a la humedad.

Anuncios

Psicosis

Experimentar el rechazo no me ha logrado hacer una persona indiferente, a quien requiere atención. Tener dolor 24/7 con todos las malas consecuencias de las recaídas, de las punzadas, todas las partes muertas de mis nervios, que de pronto parece (re~vivir) queriendo hacer una hoguera en mi honor… Traigo las córneas heridas de tanto llorar, me recuerda la época que todos en mi familia fumaban, les pedía que por favor lo hicieran menos, aparte de los ataque de asma que me daban me ardían los ojos, y la garganta. Ignorada, me he sentido despreciada por mis peticiones. Ahora no es diferente, parece que todo lo que pido, está mal expresado. Tengo cansancio, a veces cuando escribo me veo desdoblada atacando algo de mi cuerpo. Hay violencia encerrada mutilando mis fuerzas. No deseo que nadie sienta estas laceraciones mentales, este fuego. El desequilibrio de la desdicha. Es horrible vivir en la vertiente de la penumbra. Sabes cuando algo no va bien, porque aunque sucumbes… Vuelves e intentas…, te das cuenta de todo lo que pasa, eso hace del infierno incierto. Auto~lesiones, muy fácil juzgarlas cuando los acertijos del pensar divagan…

~…se toca un huevo~

El pescuezo se le quedó atascado en el ano… Se lo dije: -deja de comer pescuezos. Ahora camina espatarrado, se sienta de lado. Tiene una docena de gatos olfateando, tratando de quitarle el pescuezo. No tiene brazos se los cortaron hace tres años. Siempre estoy para limpiarle, pero desde que tiene el pescuezo atorado me da asco. Así que con la manguera, para no tocarlo. De igual manera anda todo el día diciendo que se toca un huevo, y le digo te lo tocarás con la lengua… todo el tiempo está excitado. Tiene un agujero en la pared lleno de leche. No quiere ir al médico, para que le saquen el pescuezo, dice que le estimula la próstata.

~…allí solía haber~ (ejercicio de escribir memorias)

El colegio tenía el mismo nombre que la avenida donde estaba ubicado: Colegio de Diego. Recuerdo las pocas veces que salí a la hora del recreo. En una ocasión me golpeó en la cara una bola de baloncesto y caí al suelo con las piernas patas pa’ arriba, enseñando to’… Mis compañeros se burlaban mientras me levantaba aturdida. Yo reía y lloraba. El dolor físico siempre me causa risa. Otro día, en otro intento por ser más sociable, me fui con algunos compañeros a la parte de atrás del colegio, en donde había un tremendo árbol de mango. Allí tenían los juegos para niños. Aunque siempre fui la más grande de la clase, insistí en meterme a una de las casitas de juego para hacernos unas fotos. Todo iba bien, ¡el intento social estaba funcionando! Pero al salir de la casita pisé una cáscara de mango, y zas. Me quedó medio cuerpo adentro y medio cuerpo fuera. Otra vez me pasó lo mismo. Recuerdo reírme a carcajadas por la caída y el dolor.

Son dos recuerdos felices, pero fueron muchos más los que no.

Por eso, no me provoca nostalgia pasar frente al Colegio y ver que desapareció. Por mucho tiempo, el Colegio fue un lugar desagradable. Ahora, al ver que ya no existe, que el edificio fue derrumbado, sé que también la memoria de mi juventud de alguna manera también fue sepultada.

Sin placer.

Tenía el hocico demasiado corto y la lengua muy larga. Una pata muy pequeña. Los ojos le colgaban como dos cojones, y la cola la llevaba atravesada desde la costilla hasta el corazón. Pobre infeliz. No respiraba bien.

Experimento

Existe alguien dispuesto a meterse dentro de un cuerpo que intimida.

Grande, roto, con voz fea. Con manos de gigantes con carnes que sobran por todos lados.

Con una mente desequilibra. Y trastornos sexuales.

Existe alguien atrevido, que se acerque a la raya donde se activan los sentidos…

Nadie se atrevería,

~…de mi neura~

Oscuridad

Solo veo la claridad de sus ojos.

Deseo de acariciar esos labios que hablan sin parar.

¿Por qué entras por ese pequeño agujero?

Eres la resonancia que queda pal~pi~tan~do.

Siento marejadas en mi cabeza al escuch~arte.

El sentir que cargan mis adentros, abrazan la esencia de tu ser.

Aún así sientes vacíos, (necesitas ser habitado) mis fuerzas dejan fuera a mis musas anti~poéticas.

Salto, me siento atrapada entre las curvas de mi cerebro.

Porque las del cuerpo las manejo frotándo~me con tu nombre, para saciar el hambre de mis entrañas.

Busco algo más de mi, con la esperanza de que algún día te satisfaga… la brusquedad auténtica de mis rabiosa manera de querer~te.

~…profanación~

La última caricia que tuve sobre mi piel.

Ese día… dónde se me terminó el quebranto.

A veces, se acaba el dolor.

…comienza un estado inerte.

Aquellos ojos prendidos en rabia.

Escupía su furia, era una violación consentida.

Abría mis labios, para adentrar el veneno.

Adición incoherente, la histeria del vacío.

Posesiones a medias, ambos obstruidos.

Mediocridad de nuestro instante obtuso.

Nuestros fluidos vomitados, por la maldición.

Quede atrapada en los babotes de su esperma.

El dique de mis estancias se abrió, y le vi fluir.

Los únicos momentos “alegres”, son cuando todos se alejan de mi abominación.

~…denigrar~

No querer es válido.

…solo no malgastes mis pocas fuerzas.

Que para ti, no sirva no quiere decir, que para mí…, no sea inmenso.

No agarres mi sentir, para limpiar trastos.

Ni me marques como ganado…, no abras mis carnes heridas.

Ni tires de mis vértebras, no termines de romper mi médula.

Me has visto arrastrar más que mi ~pie caído~, casi hasta correr por escucharte.

Para qué quieres que siga intentando subir y subir, si estás viendo que la avalancha me ha derrotado.

Nunca me ha importado, creerme “valiente”…, aún viendo tu cara de análisis diciendo; “y está tonta, de que va”.

No me llames drogadicta porqué mis nervios se descontrolen a tal punto, que venga una crisis de llanto y sea necesario huir.

No me sigas llamando gorda cómoda, cuando no puedes empatizar ni un poco con el dolor que cargo en mi psiquis.

~…mofar~

Ridiculizas mis formas…

No soy la voz que calma

tu alma un domingo al amanecer.

Te burlas de mis excesos de “L”.

Minimizas mis sentimientos

hasta que me ardan mis pocas capacidades.

Cualquier intento de demostración

afectiva es llamado infantilismo.

Manifiesto mis límites emocionales,

mentales y son chiste del instante.

No llego a payasa, ni a pantomima.

Solo soy el entre~tiempo que escuece.

~…de malvados~

Avienta por esa boca sabrosa, las barbaridades que puedas.

Súbete al pedestal más alto.

Toma cada insignia de poder.

Tatúate los méritos en el pecho.

Hazte más fuerte arrasando la debilidad del otro…, masacra los sentires ajenos.

Juega, con las mentes sin entusiasmo, dale con fuerza, con todo lo que tengas…

¡No te detengas! ¡Bravo!

( . . . )

ufff ¡Vaya qué Grande!

La vida no es estática, en cualquier vuelta quedas abajo.

Te aseguro que te dolerá tanto…, como a todos los que hiciste miserables durante el trayecto.

~…asunto corporal~

…arrancaste mis pezones.

Mordiste mi lengua hasta partirla.

Usaste tu filoso sentir para abrir mi pecho, sacaste mi esternón.

Metiste tus puños en mi vagina, desgarrando mis entrañas.

Tambaleaste tus maldiciones por todas mis rupturas.

Gozas pateando el sollozo de mi alma.

Te observo mientras lo haces, te escupo sangre con el balbuceo.

Con mis dedos intento escribir.., me los aplastas.

Sé que vengas el daño, que te calcina por dentro.

No soy tu víctima, ni tu esclava, ni tu sumisa.

Solo espero el instante, en el cual te llevaré a mi infierno.

~vacía~me~

( . . . )

Quítame toda la sangre.

No quiero sentir más…

Demasiado dolor atravesando.

Pasar los días durmiendo esperando el final.

¿Dónde crece la misericordia de Dios?

¿Cómo se atraviesa la tempestad con regocijo?…

¿En dónde se consiguen los desapegos, del “yo soy”?

¿Cómo se separa la desgracia ajena con la cercana?

¿Será posible que a los demás realmente no le duela, sino es en su propia piel?

No entiendo como funciona la psicología…

Ni comprendo la hermandad de la iglesia…

Ni el compañerismo que clava nombres de insultos en las espaldas.

No comprendo quién niega la palabra, la mirada, la caricia, la calidez, ni el que desprecia sin razón.

~…a su forma~

…eres como un juego de misión con el tiempo contado.

Como un traga moneda que se queda atorado.

…eres así como los simuladores, ya tienes códigos integrados.

Como un control remoto, que antes de que se acaben las pilas empieza a joder.

…eres así como un tractor con mucha potencia, con cuchillas bien afiladas, y carretón de gran espacio.

Como un formula 1, que se revienta en la primera curva, haciendo arder a unos cuantos más.

…eres como el director de la orquesta, que cuando le da la gana dirige a otro ritmo.

Como si las notas se fueran de vacaciones del pentagrama.

~…des~enredada~

Vi caer todas las lágrimas sobre mi sexo.

Aproveché la humedad que corría por mi piel.

Desenrede mis dedos que buscaban su cuerpo.

La piel de mis muslos color canela brillaba.

Todo mi esternón tenía encajado su nombre.

Sensaciones (((entre-~cortadas))), aguardando,

haber si llegaba.

Te esperaba como el viento sublime, para que

subieras por mis vertientes.

Tenerte tan adentro, sin apretarte es una tortura.

Seguí el movimiento involuntario de mis manos

inquietas, sedientas de amor.

El tempo de mis caderas, junto con el gemir de mis cuerdas, alocadas pidiéndo~te…

~…(mi) naturaleza~

En un espacio tiempo…, a la espera.

Aunque mis ansias de mujer no son secretos que se guarden en el cajón de nadie.

Los encantos de mi divinidad florecen, no soy la entrega de cualquier jardinero.

Ni cualquier sol me nutre las raíces, mis pétalos necesitan más que una simple mirada.

Mucho más que un simple roce de palabras.

Quiero sentir la sombra de quién reclaman mis entrañas, para mostrar~nos la generosidad, y desperfectos.

La conjunción ideal será el instante en donde mis pétalos se abran para acariciar, el tallo de su fuerza.

Mi terreno húmedo se prepara para que germine~mos juntos.

~…danza de mis papilas.~ (ejercicio del recuerdo de un sabor)

Pepitas Negras sobre el anaranjado ocre

las llevo buscando desde mi infancia,

pero no las encuentro.

He tenido que perfumar mi agua

con polvos de colorantes

sabor azucarado que podría

provocar un coma diabético.

Nada parecido a tocar la textura

del fruto fresco.

…y ese olor, embriagante que prepara

mis papilas al gusto de perderme en tu sabrosura.

Amada parcha,

¿dónde puedo encontrarte?

Haciendo de tu enredadera un problema

para los humanos.

Mientras que para mí eras la sensación

amarga que hacía de mi niñez una danza gustativa.

~…derramé lágrimas~

Abuse tanto del Sentir.

Terminé desgastando la palabra.

Aunque me rugen las entrañas.

Se volvieron espiral,

que muere en un cuenco vacío.

Voy llorando los hijos ajenos.

Bendito aquellos que no nacieron

del martirio de mis adentros.

¿De qué sirve percibir la ficción?

( . . . )

Cuando la suma de la realidad,

no emociona, ni alimenta.

~…ni los números~

… no tuve número al nacer.

Se olvidaron de colocar un nombre.

He culpado a todos, por el descuido.

Voy masacrando los números pares.

De vez en cuando me siento creativa,

e intento ser parte de un total impar.

Tragué multiples frases equivocadas,

solo me han llevado a la destrucción.

Demasiadas palabras rotas, mucha

multitud comiendo de la misma lengua.

Cuestiono la incongruencia de mi decir.

Re~conozco la ruptura de mi interior,

…a mi no me consuela la aceptación.

Derrotada, abatida, en penumbra.

Mis letras incomodas, inconexas, son

tinta perdida en un mundo virtual…

Lo más desagradable es quién anda,

sin estar presente.

He abrazado tanta miseria, me creí,

con el súper poder…

Eso que llaman; amor.

Quedé atrapada en el estado que es;

una ofrenda perdida del desamor.

Podredumbre de mi espíritu quebrantado.

Ni los números han sido generoso.

Solo espero que no se olvidaran

de la fecha de mi caducidad.

~…tiemblo de acompañarte~

Habrán temblado muchas bajo el cobijo de su piel.

Otras habrán tenido orgasmos con la potencia de su virilidad.

Él, habrá gozado estrujando pezones, clítoris con la habilidad de su lengua.

Estoy contemplando toda tu existencia, abrazando dolores ajenos.

Expandiendo mi fuerza amorosa, conteniendo, pegada a su alma.

Me meto es su cama, en su hogar, solo para escucharle, para acompañarle.

No siempre el amor se mueve en el vaivén de las caderas.

En ocasiones ruge la existencia, el bendito momento compartido.

Aniquilando la soledad; por risas, música e instantes maravilloso.

…nuestros espíritus danzan, acurrucando la ilusión de algo mejor.

Mi cuerpo tiembla de solo escucharle.

~…lamento celestial~

Pedía un arrebato sin droga, que viniera de la emoción que causa el querer.

Me encontré con la oscuridad el rugido de un alma.

Llevo mucho tiempo, tocando sus muros llenos de musgo.

Tengo las manos lacerada de tantas veces que he intentado penetrar.

Me he sentado tantas veces detrás del fuego de sus lamentos, que estoy marcada por las brasas.

Mi cuerpo se estruja todos los días por las grietas, por la humedad que deja la madrugada.

Le hablo, le grito, y nada es suficiente.

Veo su búsqueda constante…, enfurezco contra la creación.

Maldigo…, la injusticia de oirle los sollozos, de verle el karma por sus poros, y yo… al otro lado.

Para qué me muestran, para que me inquietan.

Quiero abrazarle, mimarle la existencia.

Quiero que desaparezcan los demonios que se quedan encerrados en las divisiones del muro.

Anhelo que derribe lo que le aqueja; para verle sonreír, y conquistar…

~…en donde te respiro~

Mi amor quedó grabado en piedra.

Sin suspiros, ni gemidos, sin caricia.

Solo grabado contra la piedra…

Rayaba la piedra mientras mis lágrimas

iban haciendo surco en mi rostro.

Solo me queda de él, la piedra, el amuleto.

Su letra, aquellas fotos donde fue feliz.

Aprendí, a contemplarle la vida…

Sin ser parte de él, solo tengo ese recuerdo:

hermoso del día que se puso la piedra

en el corazón, la ~res~pi~ro~.

Aunque él jugaba veía toda la magia,

del ritual oculto, la puso en su frente.

…esa piedra me acompaña en mis días.

Cada piedra que me encuentro en el camino.

Me recuerda su ritual, y le dejo marcado un corazón.

Que a pesar de todo; ~res~pi~ro~, de su amor.

~…sin alas~

Cuando todo en mi busca respuestas.

…me abruma el silencio de la noche.

Mi cuerpo busca nido, caricia alada.

Vuelo nocturno visión aturdida…

Entre el titilar de las estrellas,

y el parpadeo de las luces de la ciudad.

Tengo un cuerpo hambriento, que solo

muerde sueños rotos…

Aturdida vuelvo al hueco que arropa,

mi oscuridad.

Me descubro ~muerta~…

~…“muaaa de ManueL”~

Photo by Vestio

Vuelves a saltar como embrión buscando calor. Entre mis piernas nace la seguridad de tu desventura. Tengo la cadera izquierda marcando el ritmo del tambor que lleva tu corazón. Los conjuros en mi ombligo, está al servicio de la sabiduría de tu tiempo, podrías meter tu lengua y arrojar al viento sientos de hechizos. Mis pezones son dos caramelos ardiendo esperando al contacto de tu mirada forastero que conquistas montes. Mi querido pshyco ManueL, estaba muy oscuro cuando sentí tu calor… Mi cuerpo tembloroso, pegajoso y en llamas… Te veo entre las sombras, sin dar marcha atrás te acercaste a mi rostro…, siento una trompetilla que removió mis cachetes;

te pregunté: -¿AmoL, que fue eso?

(. . . )

tú respuesta contundente; –era un beso.

—no me parecía.

—…Un muaaa anal.

Increíble, rebasar la belleza que posee, ~“amigos más allá de los eructos”~, ahora nos retorcemos en “muaaa anales” superamos la barrera, que nos divide, aquello que nos acerca o nos aleja de lo lógico. Asqueroso o no…, tenemos gases en el cuerpo, tenemos ano.. y ahora disfrutaré inter~cambiar “muaaa anal”.

Solo me queda una pregunta; ¡querido pshyco ManueL!, ¿aguantarás cuando mis nalgas entre su estruendosas carnes de quiera enviar mi “muaaa anal”?

(. . . )

Veremos que sigue… por ahora no dejes el condom … y vamos a ~“feel make feel”~.

PD. Esta maldita canción me pone de muy buen ánimo… será porqué “stay off my mind”

Foto colaboración de Vestio

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑