En el reflejo…

Me precipité, a ver el reflejo de su belleza, pero se desvaneció.
Una voz, rasposa de esas que te dejan saber que llevan tiempo en esta existencia.
Pregunta; ¿qué ves?
A una persona con pobre autoestima, no le gusta  responder esta pregunta… Porque la bruma mental puede aparecer.
Entonces, puedes contestar; ¿qué son tus versos, de dónde nacen?
Inmensidad del sentir,
la conjugación del dolor, y la alegría.
La pasión desmedida
y el desequilibrio, todo lo incierto.
El torrente que me mueve,
las palabras encajadas en mis emociones,
mi feminidad herida.
Los versos son todo lo que arde;
y ruge en el silencio de mi infierno.
La danza que no puedo realizar…,
la belleza en la expresión del llanto sin fin.
El cúmulo de agonía,
un desierto agrietado,
un bombeo que duele en cada respiro.
Un aleteo de pestañas húmedas,
que se quiebran a su paso.
También es…,
la gratitud del quebranto de ser quien soy…
Entonces, ya te puedes ver…, ¡esa eres tú!
Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑