•~…melodía al vuelo~•

… me anticiparon

una pluma delicada.

Son caricias aterciopelada,

te escribo con la suavidad

de las nubes…

Con la misma que te beso.

El rubí que gira en tu pecho

se hace sentir.

Cuando reguardo mis alas,

en el cobijo de lo esencial.

~Palpito de mis suspiros~.

Mis labios no ocultan

que traen células de los tuyos.

Me bebí todas tus sílabas…

Cada día las sigo saboreando.

Anuncios

•~Cartas para éL~ ((Bendito ser))~•

A ti querido Brujo;

Por la esperanza,

el cariño y paciencia

con la que me creces…

(. . .)

No sueño contigo.

Despierto en ti…

Voy al igual que un girasol en busca del sol.

Me tuerzo delante de su mirada.

Igual que un ciego me guío por las vehemencia que hace el sonido de su voz.

Mis entrañas se alimentan del fulgor con el que capta la vida.

Tengo enraizado mi espíritu a los calambres que traen consigo su presencia.

Respiro a su ritmo, danza cuántica de giros impredecibles.

Un árbol pertenece, se arraiga a la tierra aguanta el clima…, la furia del tiempo, el desprecio de los hombres.

Soy una aprendiz de su estadía en esta existencia.

Sus hojas caen en otoño, me crujen las vertebras y sus colores me aferran a su tronco.

Esperar el invierno en la savia de sus asperas capas, me alimentan la fuerza de aguardar.

Trae el aroma a primavera metido en la juventud de su alma, tiene sus ramas colmada de respiros ajenos que lo invitan a seguir.

Sus veranos son la calidez que me crece por dentro, su gran sombra protege, es el sustento de mis ansias.

Le respiro…, sin que me quede una línea de su ser sin ofrendarle mi gratitud, y de este amor bendito.

Con cariño.

•~Cartas para éL~ ((tus atenciones me sustenta))~•

Querido Brujo;

Las aguas de mis adentros tienen manifiestos, toda mi piel agrietada por la sequía empieza a nutrirse.

Son los benditos encuentros…, el oírte respirar agitado re~viven mi vergel.

La grieta hace eco con tu nombre enredado, consagrado a lo más puro…, se re~vuelve.

Esa manera de acariciarte la cabeza, y ese diminuto parpadeo que asegura que tus ojos sigan lúcidos en busca de más…

El latido de tus venas es todo un espectáculo que hace que tu rostro denote cuando habla con pasión, o cuando ríe con verdadera emoción…

Observarte es abono seguro para todo mi ser.

~Con cariño~.

•~Masticar tu cerebro~•

… dame todas esas teorías cósmicas, háblame de las conspiraciones.’

Méteme en los tres agujeros negros que estudiaba Hawking.

Sácame los cálculos cuánticos de todo lo dual, de cómo vivimos en mundos paralelos..

Cómeme los labios cada viernes descubriéndo los misterios sobre la nave…

Anda apriétame las caderas y súbeme sobre las turbulencias…

Háblame de historia…, de las guerras inútiles…, del dolor contenido de la humanidad.

Mientras mis adentros te reciben, y hago movimientos en círculo sobre tu virilidad.

Colmándome de tu espesura, mordiéndote la sabiduría, las paranoias, los desaciertos y aciertos.

Todo lo que te quepa en tus neuronas, me lo disfruto…, me alimento igual que un zombie de tus sesos, y de tus besos con sabor a polbo á feira.

Para termina extasiada…, saboreando tu ser, como si fuera el postre de larpeira,

•~Te a~seguro~•

Se que mis ojos no son los más bonitos de este mundo, pero son los míos.

Te aseguro que aunque están chuecos y uno es más grande que el otro… Aunque uno sea vago y extraviado, te miran con amor.

Se que no soy la persona más cuerda y que bueno que he rozado tanta desdicha que me mantiene aterizada, empatica y abierta al sentir.

Esta soy…

Mi sonrisa son autenticas contigo, mis temblores al verte son genuinos.

Se que me ronda la impaciencia, la histeria y algunas miserias en el alma… decidí no vivir de la mentira y ver la verdad, empieza por re~conocerse uno mismo, cada defecto.

Este latido inquietante nace al escucharte respirar muy cerca del llamado del interior…, pura ofrenda de mis instancias más divinas y son para ti.

•~Vetusto~•

Se derriten las escarchas de tu ser.

No tengo el frío que necesitas para mantenerte a salvo.

Mis vientos cálidos deshacen tu cuerpo, prendo el fuego que te hace enfurecer.

Te vuelves espeso, ardes en ácido… toda tu nieve cae derretida.

Sedienta de ti, te voy bebiendo… hembra salvaje que relame tus espacios.

Te voy matando sin intención, solo por el gusto de tener tu ancho filo dentro de mi…

Pese a que llegues como líquido rancio.

•~Cartas para èL~ (mi humanidad)

Terrible~mente humana.

Le he suplicado a la vida que me extienda una caricia sobre el manto encima de mi latido cálido.

Le he cuestionado a la Sabiduría Celestial, toda mis visiones, todos los llantos escuchados.

A muchos he acudido muy tarde, porque en este cuerpo encerrado donde habita mi espíritu, no he sabido hacer lo que tenía que hacer.

A ti,

querido Brujo llegué, como ráfaga de tormenta.

Me creía que traía guiños de grandeza y que lo que venía hacer era un paseo, algo conocido para mí. ((el llanto me puede))

Cierto quebranto me paraliza, pérdida pregunto, asfixio, revuelvo…

Equivoca sí, me he equivocado demasiadas veces para mi gusto… y llegué ignorante aunque rebosa en mi el llamado del alma.

Que complicado se me hace, que sollozo cargo adentro, quisiera detenerlo.

Como no quisiera perderme nada de ti, y escribirlo todo… como quien asegura su triunfo, solo que el mío nada tiene que ver con conseguir algo material referente a dinero.

Si no materia de los cuerpos de lo espiritual.

Me estoy quemando, ardiendo por dentro,

Estoy en los halos de luz de los que ya no están pidiendo disculpas y discernimiento.

Acurrucada con el sentir profundo bendiciendo, alabando tu esencia, y pidiendo serenidad para la mía.

No pude hacerlo…

Y jamás soltaré el sentido de lo que creo correcto que es amar sin mediciones y sostener en energía y cariño.

Que te brinden toda la hermosura que mereces, que tu ser se sienta amado cuidado y protegido siempre, pues desde allá y desde acá te abraza lo esencial.

Con cariño

~Aileen~

~Cartas para éL~ (…el lobo y la Caperucita)

“Mi Brujo me quiere comer como un lobo y me ve como una caperucita”.

Me corroe el miedo sin ti.

Todos saben que no miento, incluso tú.

Estuve paralizada, te extraño muchísimo.

Aunque tus latidos no estén conmigo.

Lo verdadero vive en la pureza del sentir.

Me conformo con saberte, buscándote.

Emergió mi grandeza el día que pusiste

la calidez de tu ser, en mis prados.

Vi todas las orugas descender de tu cuerpo,

se fueron alojando en mis raíces, y me dijiste

al oído, que todas abrirían sus alas…

Me pintaste multi~colores los detalles,

me embriagaste con tus bríos

cada esquinas oscuras. ¡Brujo, gracias a ti!

Re~nací. Porque me diste calidad y esencia.

Te vivo, te siento, te respiro… me quedo…

Lo bueno es, que siempre serás el pálpito

que me enseñó, y se mueve adentro.

Sigo amaneciendo con todo lo tuyo,

duermo en el regazo de cuando tú ríes…

Es un sueño que mi ~Magia interior~ creo.

Quiero seguir creyendo y …

A~moL~discandote el alma…. a cachitos.

Porque me ayudas a tener frutos y belleza

en mi ser.

•••Me pregunto: ¿quién quiere comerse a quién?

Fotografía colaboración de Vestio

•~…Llamado de mi Svadhisthana~•

Mastícame la nuca con tu sabiduría, no pierdas tus ojos y tu cordura en bombones brincando y diciendo palabras vacías.

Cómeme con tu decir, sin interferir en los latidos que aun te sofocan el cuerpo.

~No estás muerto.~

El roce de una caricia… en tus brazos soy una flor de loto, abriendo sus mil pétalos para ti, emergiendo de la brizna que viene con el quehacer del crepúsculo.

Te esperan las caricias cálidas de un decir emocionado.

Alucinan mis piernas ebrias de las tuyas clamándote, hundiéndote en mi gruta donde renace tu espesura llenándome de tu luz…

PD. amoL, mi Chakra está girando esperándote…

~Cartas para éL~ (necedad de mi espíritu)

Brujo…,

He visto, irse de este plano muchos antes de que pase… y siempre he sabido que aún no es tú tiempo. Sin embargo, cada día te dejo dibujado en las mejillas mis te quiero y en tus pupilas la humildad de enaltecer tu espíritu… admirando tu belleza interior…. porque nunca te acostarás sin sentir mi cariño….

Muñequita de papel•••

Se me cayó el vestido, cuando diferí.

Me soltó…, así expulsando fuerza brusca.

Como si las condiciones sólo viniera de un lado.

La entrega de los días no es solo de una parte, si no del complemento de ambas partes.

Me desahucia, por decir algo diferente, como repelente sobre un mosquito.

Dicen que esta mal visto, que quite los egos, la distancia y me acerque a su corazón con humildad.

¿Quién tiene una relación perfecta?

Me ofrendo a su gracia, a su espíritu porque es más valioso que cualquier mal entendido, que si lo sabemos usar nos enriquece en vez de restarnos.

Poco a poco me doy cuenta, que aunque yo esté plena, el jamás encontrara la satisfacción de su mente junto a la mía.

No es menospreciarme, hay que saber hasta donde llegan las capacidades colectivas e individuales.

Decido seguir haciendo compañía, nada distintos a lo que teníamos, a su tiempo, a sus ganas, a su decirnadie me obliga. (La diferencia de la plenitud)

Así los designios de mi sentir, “lo sienten”, y eso ninguna psicología, estudios, pastillas, ni consejo cambiará.

De cierta manera eso le da más poderío a su lengua, a su vida y eso aunque no lo entienda le fortalece la salud.

No soy la muñeca de los cuentos perfectos, ni tengo nada en la justa medida, pero se bien lo que doy y lo que soy… especial ese llamado “espiritual” que me dice aguarda.

Tú sabes todo lo que te quiero… sin espumas venenosas, sin puertas hacia el infierno, mi dedicación también es valiosa, sin quitar que la tuya me ha crecido ~a ~mares~ adentro.

~Cartas para éL~ (otoño)

El día que las hojas de otoño se desprendieron y los árboles secos retumbaron en El Monte, tenía la certeza que las hojas venían impregnada de éL. Mi cuerpo hizo telaraña sobre los troncos para suavizar la caída de las hojas. Sabía qué el Amor llegaba con aroma a tierra, un llamado que estruja los latidos. Tenía la conciencia de que ya le quería, que vivía en todo lo que hacía, que mis respiros los consagré con sabiduría a los suyos, para acompañarle. No quería nada de retorno porque todo me lo daba, el solo saber que su corazón seguía con vida. No quiero una esperanza que alimente más lo que siento. Solo quiero abrazar la esencia que me da la energía para hablar, hacer y vivirle como lo hago. Gaia me ofrendó la oportunidad de magnificarlo en cada corto paso que pueda hacer, así yo vivo y vibro a mi Brujo. Desde las entrañas con la transformación de la misma energía universal y terrenal… sigo aquí, aprendiéndole, queriéndole con la pureza que se me fue designada para estar… aunque hoy se deshoje, y llegue el frío, volverá siempre a brindar, a entregar sabiduría, color, entusiasmos, respiros y vida… Mientras mi palpito exista me encargaré de re~soplar parte de su Alma…

~…los afrodisíacos~

En los frutales de mi Brujo…, allí donde sus palabras me penetran, y mi encanto crece sin parar…

Photo by Vestio

“Los Romanos consideraban las uvas, el licor de las uvas…ehh! Lo consideraban afrodisíaco. Era el néctar de los Dioses. ¡Oh divino Néctar de los Dioses! Lo usaban para seducir esas Diosas tan voluptuosas que habían en la antigua Roma… ¡oh Dioses dejad que se acerquen a nosotros desnudas contoneándose con esa copa, con ese cáliz del vino…! Hemos de beber, ante el Sexo más profundo y más Salvaje. ¡Grrrr, ay, ay, ayyyy..! Las orgias romanas tan famosas a lo largo de la historia que al final hundieron… y Nerón un día se cabreo, por no meterla y quemo Roma…. ¡Quemó Roma!”

Mi Brujo todos los días me estimula, hoy no fue la excepción… Me ha dicho algo súper excitante.

“Me ha dicho que me hará comer algo bien gordo… y que lo voy a ~Sa~bo~rear~ hasta la garganta… ¡mmm, ahhh! Luego me ha dado esto…”

~…Embriaguez de Sirena~

Photo by Vestio

El llamado del latido;

es una honda expansiva.

Se aloja en las entrañas,

te preña de sensaciones.

El vergel florece…,

los aromas te enloquecen.

Vuelves al nido, arrullas las emociones.

~Subes, bajas~

…contoneas los círculos de los gemidos.

Mueres en la intensidad del oleaje,

en donde nacen los amantes embrujados;

por la fuerza del cántico.

Foto colaboración de Vestio

~…en algún lugar~

~…te nombre con fuerza…, te di del latido que me alimentaba las entrañas… te adentré a la tierra con todo el amor y el cariño… esperando el milagro de verte emerger una y otra vez…~

~Cartas para éL~ (el sentido de pertenecer)~

Photo by Aileen

Me quitaste la chancleta que aleteaba en mi pie, conjurando la salvación de que mi esencia se haría uno con la tierra.

Pasé por allí…, fotografié la chancleta enraizadose al árbol.

Sentí la esperanza de que algún día, seré parte de un ser vivo, aunque ya mi cuerpo esté inerte.

Te he visto hacer todo tipo de hechizo, algo de mi cree en ti.

Por lo tanto; mi brujo querido, estoy seducida a los designios de mi cariño por ti.

Lo que alienta el alma, es saber que comparto un lenguaje contigo aunque muchas veces esté se vea, entre~cortado por el sentir.

Más allá de todo lo que nos aleja, me quedo con lo esencial que nos acerca el interior.

~…cartas para éL~ (lo aprendido)

… hace muchos años le escribí una carta al multi~uni~verso, sin ninguna prisa, ni siquiera esperaba una respuesta.

Era muy simple, le contaba que me hubiera gustado que me mostrara donde tenía que vibrar mis emociones, porque es bonito tener: Fe, esperanza… algo que motive.

…Y cuando mis raíces se secaban, cuando mis ramas ya no tenían frutos, y sobre mi tronco no crecían ni hongo, ni musgo…, llegaste tú.

A ponerle a mis adentro agua, abono y dicha…, para hacerme crecer y mirar el horizonte con la belleza de que en mi interior habita el magma y el respiro de la vida.

~…mordida~

Photo by Vestio

A veces,

olvido que tu nombre

vibra en el contoneo

de mis caderas.

A veces,

el viento me recuerda

que tú eres libre y vives

como los ermitaños.

A veces,

llegan recuerdos

detalles grabados,

entonces tengo todo

lo que necesito para seguir

…,res~pi~rán~do~te.

A veces,

me muerdes el fruto

dejándome viva.

Foto colaboración de Vestio

~…paladear~(te)~

Photo by Vestio

Bajo el efecto de sus pupilas,

me he vuelto cimarrona.

Han aullado los encantos

de mi feminidad.

Hurga con sus manos

mi sombrío bosque.

Mi espíritu venturoso

emergió delirante al oír

la caricia de su voz,

junto a mi latido izquierdo.

Ha caído en mis labios la miel

de su tiempo.

Delicias que se degustan suavecito.

Foto colaboración de Vestio

~…tú, eres mi regalo~

… tú, jamás me harás el amor.

Eso no quiere decir que no te lo esté haciendo yo, a ti.

Con mis dedicaciones, con mi tiempo entregado al tuyo.

Me doy a ti, cuando te escucho en silencio, cuando te admiro, lo que eres y lo que haces…

Mis células decidieron quererte, mis palpitaciones de mujer anhelarte, y mi cerebro decidió vivirte.

En la Libertad de tu elección, respeto cualquier proceso tuyo, visión o lo que sea que hagas…

Te acompañaré, con la grandeza del espíritu.

Tenemos algo más valioso que lo que una etiqueta pueda otorgarme en tu vida.

Cuando te digo ~que te llevo dentro~, muy adentro~, es en todo lo que veo positivo y siento la ofrenda del inter~cambio, eso es valioso, y ayuda a pertenecer, lo uso como bendición.

Entre todo lo negado.., la vida, y tú me hicieron un tremendo regalo, la oportunidad de sentir~te.

~Cartas para éL~ …(energía gentil)~

En los laberintos de mis órganos vive la presencia, que le da un ((res~pi~ro)) a mis absurdas formas.

A transformado mi difusas capacidades.

En donde veía peligro, abrió portales

Me llevó allí, haciendo que mi ser se impregnara de Vida

En la curva donde no visualizaba más camino, me prestó su enfoque.

Me agarró con fuerza cuando se me tambaleaban las piernas, mostrando que cuando atravesara lo que creía imposible, me daría cuenta que no existía tal abismo.

Que eran alucinaciones de mi psiquis.

Mis ojos estaban en una densa neblina.

…éL, amable susurró mi nombre con intensidad.

Ese eco atravesó todo el Atlántico, alojándose mi columna herida.

Abrió espacio donde sólo habían entrado varillas, tornillos y utensilios médicos.

Me ofrendó esperanza…, creyó que podría, se volvió la fuerza creativa de mis adentros.

Porque quien vive muy adentro, siempre ayuda a que co~existamos, y re~crea la existencia.

~Cartas para éL~ (minutos y segundos)

Veintiún minutos con veinticinco segundos.

Mi corazón aferrado a la palabra, como promesa divina. Mis delirios cariñosos, se reducen a un conteo. Veo caer minúsculos granos de arena. A través del cristal, contemplo el reflejo de sus profundas pupilas, como su amado océano Atlántico. Embrujo de un destiempo. Ajena de todo lo que sucede, con las emociones floreciendo. Miles de células hacen remolinos en diferentes puntos de mi cuerpo. Intentos por abrir un delicado sentir, igual que quién intenta conquistar un islote. Me quedo varada en medio de la travesía, sintiendo las marejadas. Hablo con el viento, le cuestiono al cielo. Siento los espíritus abrazar mi cadencia, se humedece mis sentires. Agarro fuerza espiritual.

Le sonríen las estrellas para que tenga la certeza que una vez más aguarde…

~…tiemblo de acompañarte~

Habrán temblado muchas bajo el cobijo de su piel.

Otras habrán tenido orgasmos con la potencia de su virilidad.

Él, habrá gozado estrujando pezones, clítoris con la habilidad de su lengua.

Estoy contemplando toda tu existencia, abrazando dolores ajenos.

Expandiendo mi fuerza amorosa, conteniendo, pegada a su alma.

Me meto es su cama, en su hogar, solo para escucharle, para acompañarle.

No siempre el amor se mueve en el vaivén de las caderas.

En ocasiones ruge la existencia, el bendito momento compartido.

Aniquilando la soledad; por risas, música e instantes maravilloso.

…nuestros espíritus danzan, acurrucando la ilusión de algo mejor.

Mi cuerpo tiembla de solo escucharle.

~…lamento celestial~

Pedía un arrebato sin droga, que viniera de la emoción que causa el querer.

Me encontré con la oscuridad el rugido de un alma.

Llevo mucho tiempo, tocando sus muros llenos de musgo.

Tengo las manos lacerada de tantas veces que he intentado penetrar.

Me he sentado tantas veces detrás del fuego de sus lamentos, que estoy marcada por las brasas.

Mi cuerpo se estruja todos los días por las grietas, por la humedad que deja la madrugada.

Le hablo, le grito, y nada es suficiente.

Veo su búsqueda constante…, enfurezco contra la creación.

Maldigo…, la injusticia de oirle los sollozos, de verle el karma por sus poros, y yo… al otro lado.

Para qué me muestran, para que me inquietan.

Quiero abrazarle, mimarle la existencia.

Quiero que desaparezcan los demonios que se quedan encerrados en las divisiones del muro.

Anhelo que derribe lo que le aqueja; para verle sonreír, y conquistar…

~…el día que suelte mis hilos~

Cuando nada quede de ti, dejaré de añorar.

Sabré que se acabaron las oportunidades.

Comprenderé, que habitaras el todo, con tu todo.

Dejaré de llorarte, te sonreiré al saberte parte de la perfección del universo.

Cuando en el plano físico, trasciendas respiraré fragmentos de lo que fuiste.

Agradeceré los segundos multiplicados que se volvieron horas, recordaré tu paciencia como se rompía en dos explicándome las teorías de cómo funciona la vida.

Cuando termine todas las tareas que con cariño, y sabiduría me sembraste en mi vergel, la vida me habrá pasado…

Con una sonrisa de que quizás, terminé de descifrar esos códigos que tanto me cuestan.

Incrustado en mis vértebras tengo dos varillas y cuatro tornillos, pero si te contara lo que tengo incrustado en mi cerebro y en mi espíritu…, quizás lo dudarías. ((por divertirte, porque lo sabes))

Tengo un viaje pendiente hacia el reconocerme, tengo que vagar perdida, supurar la aceptación y volverme etérea, antes de verte partir.

En la sentida confesión de mis adentros, solo habitará la gratitud, de la belleza engendrada.

Ese día…, soltaré los siete nudos rojos, pues tú re~anudaras lo que nunca has soltado, mi tiempo habrá culminado, te diré; que fue un placer el acompañarte desde el amor.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑