•…puede ser el final•

¿Qué traerá consigo la muerte del ser amado?

…será…

El silencio o las tempestades de enfrentar, las calamidades de la vida en soledad.

¿O nos acercará más a lo sublime del sentir real?

Estamos diseñado para tener re~soplando la muerte, el envejecer…, aunque no estamos preparados para decir adiós.

¿Es el amor el responsable de la sensibilidad que nos hace conservar lo verdadero de otra vida en nuestras vida?

¿Será una fuente de poder saber que nos aprecian?

¿Aportará energía, estabilidad, alegría o entusiasmo?

Sentiré el respiro, antes que se agoten los segundos…

Anuncios

~…en busca~

Hace mucho tiempo publiqué, parte de mi historia con mi condición de salud. Hoy quiero alabar mis pequeños logros que nadie puede saber lo jodidos que son, lo qué pasa durante, y después de conseguir dar unos cuantos paso más. Sacar fuerzas, cuando el dolor me quiebra con una sonrisa, al parecer que no es gran cosa, pero lo es todo. Pararme de la maldita cama fue y es un desafío constante. Perder la piel con el roce del “mago” que acompaña mi pie. Los ardores, que corrompen mi espíritu, esos espasmos que tiran de mi cabeza, hasta las piernas dejándome sin fuerza. Esos momentos que mi pie caído, hace lo que le da la gana como si se tratara de tener personalidad propia y brinca, empuja hacia abajo, tiembla y no soporta… ni por un instante el resto de mi cuerpo, dejándome casi al punto del desmayo. Y que decir de el síndrome equino caudal (dolor en el ano) vamos literal dolor en lo que llamamos culo… sin éxtasis ninguno un abuso a mi evolución. Tengo una sátira en el cuerpo, que logra aturdir tantos mis sentidos, que siento que el tiempo pasa y yo sigo en un perpetuo letargo, perdiéndome de todo. Los momentos buenos los exprimo como si no tuvieran fin, porque sé que el momento de recaída es sumamente duro. Doblegó mis aguantes y me aguanto a mi propio ritmo. Soy bestia a la hora de aguantar dolor, le he retado todo pronóstico médico, me la juego como si estuviera compitiendo por un premio. Ver la cara de mi cirujano desencajado y diciendo: “Aileen, eres una jodienda… Aileen, no se lo que estás haciendo, pero no dejes de hacerlo, o decir Aileen no olvides que tienes media columna jodida y no te puedo hacer toda porque quedarías tesa”… Me gusta sacarle sonrisa a mi cirujano, y a mis doctores de seguimiento, aunque sabemos que me estoy montando en una cuerda muy floja, donde si me resbalo las consecuencia no serán las risas. Me subo a donde no puedo, me muevo aunque mi cuerpo dice no más, respétame. Le falto el respeto con demencia total. Le juro cuidarlo y lo descuido; porque soy una persona adversa, llena de contrariedades. Con unas ganas de sanar y de morir al mismo tiempo. Porque todo depende como se vean las cosas y para mí… a veces solo te liberas de situaciones al morir. Volviendo al tema, cada vez que consigo retar o lograr algo en mi cuerpo me rompo en pedazos, como si se rompiera un conjuro. Tengo que volver a el ritual de reprogramarme, y nunca vuelvo igual. Está vez, valio el respiro de vida de ese instante donde el cielo estaba apunto de rugir su llanto, y yo consagrada a mi sentir, con mi corazón lleno de peticiones arrojándolas por el acantilado… Dando pasos por mi y por los que necesitan salud, en especial alguien que llevo muy adentro. Me sentía con ánimo de gritar, porque solo era mi eco con el mar, el lugar desolado, la tormenta a punto de llegar y el viento empujando cualquier cosa que pudiera usar de la evidencia, para que no dijera que estuve allí… Ese día precioso gris… furia pura que levantaba mis cabellos. Sigo siendo la que va en contra su obesidad, sigo siendo la que desafía para mejorar su problema con la médula espinal. La que trae rabia y amor en las entrañas… me celebraré, yo misma que esta vez. A pesar de que la amenaza del tiempo era tan contra producente, como el riesgo del camino que para cualquier persona saludable no tendría mucha dificultad, me lo subí dos veces, brindando y apostando porque los Milagros los hacemos con Voluntad. Espérame acantilado que aún tú y yo no hemos terminado….

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑