•Infortunio•

Muro descascarado
ensangrentado.
Desdibujado
aún así contiene su miseria.
El tic~tac herido…,
mutismo trasgredido.
Estrategia falsa del poder…,
mente suprema doblegando al inferior.
El pueblo olvidó doblar las rodillas,
 se cansaron de mendigarle.
Ahora el odio crece
ferviente en el núcleo.
Los corderos se revelaron,
en su honor desparraman vísceras.
Intestino se esparcen,
como pulpos soltando su tienta para huir.
Son medusas fuera del océano,
desvirtuadas en un mundo indiferente.
El respiro sagrado ha sido fracturado;
se humilló, y no ha recibido la piedad.
Será que la misericordia
es solo para los elegidos…
¡Malditos, malditos!
(. . .)
no vaguen en nombre de la justicia,
ni del amor.
Los ciudadanos se mueren.

 

Somos cómplice silenciados,
que sonreímos con el morbo que nos posee.
Anuncios

~…infortunio~

Estos ovarios amorfos, secuestrados en este sentido opuesto de todo. Mis ancestros algo hicieron mal, esas brujas de la familia algún conjuro con el demonio, tuvieron que haber hecho. Me han puesto a parir sin útero, una mala hierba crece en mi vientre sin parar. Esa malvada carnívora que devora todo lo que amo. Tengo un roto más arriba del ombligo, y se me salen las vísceras, un fluido apestoso sale de mi pecho. Mis ojos supuran pus, tengo un alma triste y podrida. Respiro por una vértebra recién puesta. Tengo patas, no piernas… soy una creación inconclusa. Un quiebre al cual no se le puede poner pegamento, tampoco costura. A mí, me dejan abierta, rota, mi estado de descomposición es tan lento como mis pensamientos. Maldita sea la hiel, de mis entrañas. A las brujas mediocres que me parieron, aprendan hacer hechizos. Voy a quemar el libro de las sombras, con el fuego de mi cuenco interior.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑