•Robo al insomnio•

A negación de los encantos,

…viajo en esos pequeños instantes que él cierra sus ojos.

Cuando su respiración se vuelve acompasada con un diminuto ronquido, respiro de su aliento.

Sus ojos antes de cerrarse brillan más, una vez se cierran sus párpados blanco dejan ver el cansancio acumulado.

No dura mucho esos momentos, cuando logro robárselo al insomnio, podría jurar que es donde mis latidos se aceleran más…

Escucharle y verle relajarse, alimenta mi serenidad, la misma que le transmito cuando le beso los labios justo antes de que despierte.

Anuncios

Blog de WordPress.com.

Subir ↑