~…deshaciéndome~

Soy ese trozo de vida roto,
en el cual no pude leer las señales a tiempo.
Mi instinto de sabuesa no me sirvió,
para navegar por los caños conocidos.
Naufragué en la orilla
del bravío arrebato de un oleaje.
Llegué tarde a la membrana del acertijo,
fui la pantomima de la espuma.
Tragué demasiada sal, he sido corroída.
La costa que me vio nacer, presenció mi final…,
convirtiéndome en salitre rodeada de granitos de arenas.
Anuncios

Anoche morí

Los paquetes de pastillas
estaban destrozados.
Profundo letargo
no parecía respirar.
Bache de sangre
rodeaba la escena.
Triste versos grabado
con la voz torcida,
se repetían en bucle….
Todo el desastre.
Tétrico mal oliente lugar,
desconcierto en el cual nadie
quisiera despertar.
En la tesitura del fiscal
se enuncia,
 la muerte cerebral.

En el reflejo…

Me precipité, a ver el reflejo de su belleza, pero se desvaneció.
Una voz, rasposa de esas que te dejan saber que llevan tiempo en esta existencia.
Pregunta; ¿qué ves?
A una persona con pobre autoestima, no le gusta  responder esta pregunta… Porque la bruma mental puede aparecer.
Entonces, puedes contestar; ¿qué son tus versos, de dónde nacen?
Inmensidad del sentir,
la conjugación del dolor, y la alegría.
La pasión desmedida
y el desequilibrio, todo lo incierto.
El torrente que me mueve,
las palabras encajadas en mis emociones,
mi feminidad herida.
Los versos son todo lo que arde;
y ruge en el silencio de mi infierno.
La danza que no puedo realizar…,
la belleza en la expresión del llanto sin fin.
El cúmulo de agonía,
un desierto agrietado,
un bombeo que duele en cada respiro.
Un aleteo de pestañas húmedas,
que se quiebran a su paso.
También es…,
la gratitud del quebranto de ser quien soy…
Entonces, ya te puedes ver…, ¡esa eres tú!

•Subordinada por el enigma•

Años siendo cuenca de su semen.
Tragando espuma, veneno que
hacia hoguera en mi vasija fértil.

El odio agrieta, y deja el alma inerte.
Porque los demonios al morir adentro,
se vuelven zombis en las entrañas.

Renacen aturdidos,
entre lo clandestino y fugaz.
Con el tiempo carcome los huesos,
el tuétano queda seco.

Se pude escuchar los alaridos
de los pequeños seres que no lograron cruzar,
sin contemplación, pérfidos de un mundo incierto,
pero que aun así, sigue siendo poderoso.

Los ojos eran tutela de lo violento.
Acertijos desequilibrados,
nos mordíamos los labios
bajos risas sangrientas,
tal cual culto satánico.

Locura adherida
desmedidas de un sentir
cruel al que lo adentre.
Al final, no son los otros…,

¡Soy yo!

Hija de Satán que reniego
la existencia de lo glorioso
por tener todos sus hijos,
podridos en mi interior.

He parido la furia siniestra del desasosiego,
la amargura del desprecio,
las habladurías de su lengua nociva.

Las burlas que arroja sobre mis cicatrices
escupiendo hiel en mi espalda.

Todo su ácido me consume.

Quiero que quede claro;
a sus malditos pensamientos me entregué.

Soy la furia disfrazada de mujer.
Soy la perversidad con antifaz de amabilidad.
Soy la perra que lamí su miembro por décadas.

La que bebió de su saliva, y viajo en sus vaivenes,
sobre su pelvis cabalgue hacia la perdición.

Mi virginidad se bautizó en sus aposentos,
blasfemando las palabras divinas mientras
me clavaba el puñal en el que ardíamos.

Me arrodillé a suplicar clemencia,
con desprecio me condenaba al silencio ciego.

Sollocé la arrogancia abriendo
mis penurias frente a su ser,
para darle el placer de verme vencida.

Fui la sierva de un peón con miserias en el espíritu.

•~…cuando morir~•

Todos llegaron temprano a el encuentro, nadie sabía el porque se reunían.

La anfitriona pidió que todos vistieran oscuro, en la fogata se vislumbra la silueta de salamandra…

Ella, ríe sin parar…, como si algo extraño le pasara, conjuro unas palabras.

El cielo retumbó, lluvia ácida caía sobre su piel, los empapo de su sangre.

Planeo su deceso… Toda bruja puede elegir cuando morir.

•Sin querubín•

No viene al mundo entre ángeles, aunque esa noche se escuchaban aleteos. Provenían de las gárgolas con sus pezuñas rasgaban los cuerpos de los dementes. Los mismos que decidieron danzar una noche sin luna, con matojos extraños abanicaban las vaginas, de seres mutantes. No parian criaturas sutiles, ni especies conocidas. No caían copos de nieve, eran trozos de carnes congelados. El olor nauseabundo acompañado de alaridos, con la ironía de un festejo celestial. Cabellos finos igual que alfileres, venían con la ventolera dejando ciegos a todos. Llegué a la tierra riéndome con la tortura en la lengua, la desdicha puesta en la copa de la maldad. No vine de Querubines. Me habita el horror del necrópolis. Bebo la sangre del delirio de los temerosos, me acobijo con su angustia. Crece el calvario y le hago el desamor a la impaciencia que lo complace. Hago pirueta entre los infieles muertos.

•Imaginario Nefasto•

A los quince años, le salió una protuberancia en el vientre. Con el tiempo se fue formando más claro, no era un tumor. Era algo amorfo, aunque parecía tener vida; sentía, hablaba… Exigía, nadie era testigo de las maldades que le proporcionaba; le mordía los órganos. Ella, de apoco se moría en agonía, se había enamorado de su verdugo.

•Rabioso y mortal•

… Sembraron semillas de un árbol,
en mis adentros.
(…) me rompe, cada cierto tiempo,
para abrirse paso y echar raíces…
¡Más profundas!
Me vuelve a hacer trizas…
Me desbarata,
 se asegura de hacer aullar los nombres,
de cada una de las personas,
que han tocado mi vida.
Mi tronco, no es frágil…
Por tanto,  las raíces que salen de mi
médula espinal, deben ir más hondo…
Crecer hasta dejarme paralizada.
En el compás de mis días…
¡Para Florecer y Vivir!
Me sembraron con furias…
Llantos; arrebatos internos.
Y van surgiendo, brotes externos…
Estoy Agrietada, con la piel de cascarón
arrugado…
Con las entrañas bien ceñidas.
Si me tajeas, para dejar tu huella en mi tallo,
me podrías palpar claramente…
Sentiras mi aroma…,
y al observar mi corteza,
brotará el zumo de mis lágrimas de leche.
Te conectarás con mi Espíritu…
~ Rabioso y Mortal ~
Seremos reflejos en un instante…
En el que me respirarás y habré de respirarte…
En ese momento misterioso,
que vislumbra lo eterno y  lo fugaz,
tendrás en tus manos, el hacha…
Te miraré sin júbilo, ni vergüenza…
Me dormiré con el soplo de la brisa;
con el sonido de mis hojas…
Con la risa de algún niño, perpetuada en mi alma…
En esos juegos de mi sombra…
Rodeada de amantes, esperando el atardecer…
¡Y estoy, lista…! 
 
Esperando ser podada de mis plagas… 
 
De mis apegos… De mis gritos.
(…) al fin, seré Libre, de éste Maldito Dolor.
Qué me hace suicidarme y renacer cada ciertos días…

•Estancia•

Despliegue del cuerpo,
instante de lo etéreo.
Manjar, geometría deformada.
El peso de unas horas ausentes.
Extraviada en un mundo peculiar;
la duda, el desgarro.
La estancia de las pesadillas.
Treinta y tres horas de un coma
parcial, luchando en volver o quedarse.
Estrangulada,
un registro de lunas ausentes.
Gritos ensordecedores en un alma muerta.
De humo la lengua, marañas entretejidas.
Austeridad del desahucio
implícito en el cuerpo
errante de caricias.
Los labios entre abiertos
sin palabras encajadas en los dientes.
Dos huecos en el rostro, ya no existe pupilas.
El parásito se ha comido el minúsculo cerebro
que suscitó tanta guerra.

•De~forme•

Nunca tendré las formas correctas, no tapicé la piel de medidas perfectas, ni ocupo lujos.

No poseo bríos y tampoco me he llenado de escarcha.

La brutalidad me posee sin encanto, quizás trae consigo muchos más quebrantos, por aquello de rimar.

Adoro mis deformidades, lo distante que estoy de todo lo idealizado.

Estos caminos de estrías, cicatrices me hablan del tiempo imperfecto.

Me cuelgan las carnes del abuso que he tenido con mi vida, ahora sé (que nadie puede utilizar mi propio descuido para humillarme) que nadie puede dañarme.

Así que de ahora en adelante me besaré las estrías y los pellejos de los cuales otros se burlan, porque la debilidad desapareció.

Es lo que trae consigo la aceptación.

#stopbullying

•Proxeneta•

Intentó prostituir su sagrado sentir, justificando que así se liberaría de ansiedades. Él justificaba que durante su tratamiento no podía tener sexo, tampoco podía costearse la vida. Si lograba convencerla que se vendiera, no solo le ayudaría económicamente, si no que así podía ella reducir sus ansias de mujer. Le comía el cerebro para que ella entendiera que el afecto que sentía, si lo vaciaba en otro se sentiría mejor. Gran equivocación. Estaba claro que la escala de valores y sentires no estaban al mismo nivel. Que solo la veía como medios de… (signos de números) nunca entregó sinceridad. Como buen proxeneta primero quiso robarle todo el tiempo y la seguridad, haciendo que dependiera de él, en especial emocional, para luego de terminar de bajarle su autoestima. Vivir de ella. Dudo mucho que dentro de la honradez de un ser humano que finge desaparecer, mientras por el otro lado intenta inducir a otras personas al odio, manipulación, vejacion en todo el sentido de la palabra. Pueda estar bien de la cabeza y del alma. Ella, quedará marcada de por vida, aunque él pagará el precio de intentar mutilar su psiquis…

•te lo aclaro•

No existe pasarela que aguante mi peso.

A mí, solo me sostiene la tierra…

No agito las armas, sino mofan mi espíritu.

La mentira no forma parte de mi repertorio.

No mezclo cuentos con realidad.

Tampoco refugio mi ser, en nada.

Descalcé la “Fe” que le tenía.

En su lugar puse humo…

Así recuerdo lo asfixiante que fue.

El fuego que hizo arder con su burla.

Esta apagado, las cenizas se esparcen.

Si se entrecorta la respiración y vomita tizna…

Ya saben lo que pasó.

Foto realizada por DJRR

~•…enigma~•

Pueden salir sus manos desde el infierno.

Su boca está llena de musarañas.

Lleva la muerte en sus latidos vacíos.

Por sus arterias y venas no fluye el torrente.

Sus neuronas mueren de apoco en soledad.

El verdadero misterio se haya en su alma…, sin descanso.

•de’ abajo•

En ocasiones se observa desde el suelo. Apreciando la caída, pa’ iluminar con más fuerza aquello que se quebró. Cada día que uno respira…, le resta a nuestra estadía en este maravilloso planeta. Por lo tanto, cada tropiezo, desquicio o descontrol… tendrá su línea de tiempo que te roba. Cuando vuelve a tratar de hacer el malabarismo…, sobre guardas todo lo aprendido, es el pequeño tesoro. Y si dentro de tanta desdicha, aprendiste a ofrendar, recibir y agradecer. Algo de todo sumo… porqué en el camino todos somos alumnos. Me gusta ver el mundo al revés. Llevar al límite las emociones y saber que luego de todo, pasa… hay que ser valiente para ver el dolor, como si se desangrara una parte importante de nuestro cuerpo. Fortalecer las áreas es festejar la grandeza humana. La perdida también es ganancia cuando duele y te enseña. Esa es mi línea de transición…

•Perturbación•

Ácidas palabras se derraman desde su boca, no sabe lo que quema.

Frente al espejo ve dobles fantasmas, una existencia inexistente.

Sombras que hablan disturbando, lo que alguna vez fue su más preciado hogar.

Alucinaciones todo es un azar…, colmado de pantomimas que estallan al sonreír.

Lo incierto de su vida cada vez se aleja más, de cualquier propósito de regresar a su cuerpo.

Pobre conexión entre el espíritu y sus emociones, le vemos perderse, no podemos retornarle a su hogar.

•~…me pienso~•

Cuando me pienso, libre y sin absurdos instantes.

Salen alas de mis caderas y tentáculos de mis costillas.

Me aferro a la libertad, esa que no poseo.

El arraigo por amar la esencia de la vida me devuelve al centro.

Aunque muchas veces vaya en pedazos.

La gracia está en ser un “puzzle” que se deforme y tenga capacidad de restauración.

En cualquier hueco se puede entrar, cuando se quiere… cuando se está dispuesto.

Se me corrompen las formas, las estructuras, la métrica, el orden, el ritmo.

Desafío el equilibrio…, para conocer lo auténtico.

El dolor mi aliado, la maldad mi vigor, la ausencia mi esplendor.

Lo sagrado es ir afuera…, encontrarme con los elementos, creer que de ellos respiro la “magia” para “re~nacer” sin llegar a morir.

Que aquí…, aun queda tiempo…, deshojar no significa morir.

~•…visito a muertos ajenos•~

Photo by: DJRR

Paranoia, persecución mental.

Sacudidas, empujones hacia el abismo.

Misterio del quebranto…, fragilidad en el espíritu.

He sabido llorar con fe, y sin ella… dos mundos contradictorios.

Definitivo uno duele más que otro, he andado arrastrándome como culebra.

He suplicado, añorado, necesitado y también he dañado.

Ser víctima no es mi fuerte, porqué para tumbarme hace falta grandes artilleros.

Aún así, no niego de dónde vengo, de donde probable~mente, vuelva una y otra vez.

La batalla más grande la tengo en la cúspide de mis seis pies, entiéndase en mi cerebro.

Cada paso, pa’ alante y pa’ atrás a costado lo suyo.

Más allá de todo…, cuando nada queda mi gigante tamaño se vuelve diminuto.

Al salir de la oscuridad, lo primero que hago es descalzar mi pie “bueno”, para ponerlo sobre la tierra donde descansan los muertos.

No le veo sentido a casi nada, pero cuando camino entre los que ya no están, que a ninguno conozco.

Sintiendo ese eco…, de sus ausencias pues ya su tiempo pasó.

Me re~encuentro con algo, divino que me invita a intentarlo una vez más.

Poner el desastre en orden no es fácil, pero hay que ponerle el corazón a cada esfuerzo y a cada paso.

Agradecer a esas almas que desde el más allá impulsan a un palpitar, que muchas veces se rinde en la oscuridad de su habitación.

Me nace la gratitud, la belleza de ir…, a el contacto con lo natural, por los que ya se fueron, por los que se irán pronto y no tendrán otra oportunidad.

Respiro de la esencia de lo que fue y seguirá siendo la vida.

Sin restarle, nada a cada vida con la que no me crucé ,y con las que me cruzaré o jamás lo haga.

(. . .)

Photo by: DRR

•~des~borda~•

Se llega a la quietud…, cuando el alma se desmorona.

Cuando los órganos te rugen hasta el punto de la histeria.

El cuerpo se vuelve líquido, te deshaces de apoco.

Allí…, lo único que tienes es tu chapoteo, el único ruido es tu propio silencio rompiendo el pecho.

Crujen los huesos, el tuétano se siente denso, la sangre fluye adolorida, es la reforma.

Miras tus poros abiertos, el pelo perdido, las canas, las arrugas que emergieron del dolor.

Las estrías que estallaron sobre tu piel, los rasguños de tus entrañas.

Esa respiración ahoga, toma consciencia propia, el cerebro se oxigena por un instante vuelves a ti.

Te abrazas con la intensidad que se lo harías al ser más amado, resurge…

Las células son capaces de mutar, tú eres un ser hecho de membranas hambrientas de vida.

Te llamas por tu nombre es el sonido musical más hermoso que escucharas, la dulce voz de tus adentros.

Embravecido momento…, la quimera, una utopía que te emociona enamorándote de tu ser.

Vuelves una, y otra vez…, todas las que sean necesarias.

El aprendizaje recién a comenzado, ya sabes que puedes ser líquido, porque algún día volverás a la tierra y no regresarás.

Este es el suspiro…, el regreso de tanta ausencia de ti mismo… ¡por fin a acabado!

•…mi teatro, tu obra•

Acudiste al teatro querías ver mi obra.

Solo para pavonearte, buscar ese detalle, para lastimar, burlar…, estreñir más al dolor.

No lo conseguiste.

A minorar la grandeza…, era mi noche, mi escenario.

Desesperado porque necesitas llevarte todo los aplausos, subiste…

Una vez más…, tu risa falsa, con tus mismos trapos.

Las mismas estrategias, la boca llena de pétalos, las manos colmada de aromas y el latido lleno de espinas.

En tu alma solo florece la dulce tentación de destruir.

Sigues siendo tú… el mismo.

El inconsciente que brasa la caldera de la inocencia.

Se prepara su plato delicioso, y lo presumes al mundo, aunque comes como cerdo.

Escupiendo los detalles de lo verdadero, atracándose de otros infortunios.

Pobres doncellas, que aún no conocen el trasfondo.

Caerán unas cuantas más…

Ese merodeo de pedir desde la làstima… es tu única forma.

Se te encrespa la aparente dulzura… y a los dos dias necesitas de nuevo comer carnes frescas.

Por eso mi obra lleva tu nombre.

Dejando la metáfora fuera; al verme brincar, estirar las ancas y la papada de sapo.

Serías tú…, imbécil el que vendrías a besar los disturbios de mi mente… aunque ya no te pertenecen.

Antes de que se baje el telón se ve tu miserable ser, tiñendo de rojo mi cuerpo…

Los espectadores siguen creyendo que es parte de la función, hasta que pasan los días y no vuelvo a salir sobre el escenario.

Usar lo mismo definitivo te entreno para matar.

Sin embargo, vives la más terrible agonía; te calcina, te inquieta, te mantiene despierto.

… y de lo único que puedes hablar es de tu miembro despierto, rompiendo el silencio.

La virilidad ya no te da más que para llevarla en la lengua, y ensalzar, para luego mutilar.

Quedándote con una mirada falsa, como la necesidad escueta que acompaña tu maldita alma.

Te sobre~viví…

~~~~

Nota:

•~…no tenía las más mínimas ganas de escribir en público, pero WordPress me recuerda que es mi aniversario de nueve años, de ida y de vueltas por estos lugares… hay que darle letras a la membrana.~•

•heme aquí• ~delirios del diario~•

•~A lo que más le temes es lo que te sucede… vi enloquecer de amor a una señora enamorada de su marido escritor gran poeta… la vi deshacerse con los años, la carencia a vivando la pérdida de memoria, el abandono marcando un tiempo áspero a puro dolor… la atrapo el Alzheimer. Su mente se fue a donde quería vivir por siempre con su amor eterno.~•

*Ahora me veo dentro de esa historia, el romanticismo que denota también derrocha heridas, más el viaje perdido dentro de su propio laberinto. El pánico me despierta y surgen las letras…

{…}

El pasillo más oscuro es transitar con las guerras de mi propias neuronas. Esa que me tortura cada día midiendo, cosas que no se miden. Inventando fórmulas que no existen, para apretujar el tiempo de otros. Ni tan si quiera es el mío… siento que destierra de mi cada día una pena que impregna cada célula de mi cuerpo. Me siento un auténtico vampiro de energía. No me sació, ni me conformo. Quiero más y más… me duele el cansancio mental que traigo, me duele la indiferencia de que nunca seré igual, ni tan si quiera llegaré a tener un gran mérito en su corazón. Despierto sin cesar mis rodillas tienen su respiro grabado, para poderlas doblar necesito pensarle, amarme con mis dedos… para creer que le tengo adentro. Romper los perímetros de su tolerancia para sentir que aún tengo la locura de despertar furias. Me aterra perder en lo confuso de la sombra del ventilador, mientras transcurren los días mirando el techo, viéndole con el amor más profundo que profesa mi alma. Voy mordiendo las latitudes de mi ser, como si me estuviera deseando la piel. Necesidad y delirio dos palabras que juntas son un estallido de emociones sin fin. Palabreo disparates excesos de “L” para decirle “My Love”… el agujero hay que mirarlo desde arriba, o si quieres te zambulles en mi profundo hoyo, pero trae velas porque los fantasmas, las persecuciones, los celos, el hambre, la envidia, el deseo y la lujuria te atacarán por el camino. Mis murmullos no son susurros religiosos. Tampoco te harán sentir algo que no exista en nuestra condición humana. Solo que mi locura los enaltece, los nombra y le pone sellos, los demonios existen y laten en una mente enferma… “heme aquí”…!

•rasgando la muerte•

Desclavar el alma del cuerpo es jadear con la muerte.

Nombrar tres veces el desafío, anclar seis veces el cuitado corazón.

El respiro es un grillete que desangra la maldad de los adentros.

Torpeza en el latido…, que inútil anegado, y sordo sigue tras el viento.

Guerras entre los muslos magma calcinando todo a su paso.

Todo es un estado inerme…, sin triunfo para el cielo.

•poseída•

Me duelen los… testículos que no cargo.

El fibroma incrustado en la matriz.

Me arde la lengua viperina, desmedida y puta.

Toda la mierda acumulada por los diverticulo,

salen por los ojos.

Tengo un cerebro vacío extinto de placer.

El alma podrida inmersa en odio.

Soy el despojo…, disfrazado en un cuerpo que según aún existe.

•escar~miento•

Parecía algo horrorizada, al ver que mientras caminaba paria las entrañas.

Le decían tranquila no pasa nada, sin embargo, se veía claro cómo caían de sus piernas pedazo de útero.

Su vejiga descendió, hacía un globo que le impedía unir las piernas.

Seguido explotó su intestino, no se puede aguardar tanto dolor en el interior.

Ella, solo miraba con sus ojos perdidos, pude ver cómo le saltaban los capilares de los ojos y seguido se le caían las córneas.

No articulaba palabras el sentir se la carcomió.

Era evidente que moría, sin expresarse, con falta de amor y de empatía.

La recogieron como estiércol, y siguieron sin comentar nada.

De donde miraba e intentaba interactuar no podía.

Muy desolada le grité…, al escuchar el eco, retumbar me di cuenta de que aquel parto prematuro de mis vísceras era mío.

•sin punto•

sin nada que aportar

se desintegra el pacto

el vaivén se deforma

inconexos los puntos

desprecian todo al

llegar la incongruencia

desafío mortal si logras

encontrar geometrías

sagradas en el infierno

terrenal

•tanta repetición•

Empeñada en llevar la contraria…

“Los gordos no valen nada”, ya la estructura física dictaba que iba hacer gigante. No hubo día que por un lado sobre~cargaran los antojos, y por el otro restringieran la comida. Nunca pasó desapercibida donde quiera se escuchaba ¿muchacha que te dan de comer?… Creció batallando con eso, se miraba al espejo, con sus curvas grasientas, pero se sentía sexy… que nadie podía robarle la sensualidad que veía de sí misma. Obsesionada con el deporte extremo, eso si seguía engordando, como parte del reto, de demostrar que los gordos también poseen alma, sentires, belleza… más allá de ser la burla en la comedia, o ese punto de morbo que genera en la sociedad. Ahora, su cuerpo quebrado por sus misma torturas, y con alguien que le dice; “un gordo nunca está bien” y una señora que dice quererle mucho hace unos meses se le acercó con la típica línea que dice: —si tienes una cara linda, mírate en el espejo, desnuda y pregúntate si tú te quieres así—…

Llegó a su casa desvistió, se miró se tocó frente al espejo se estiró los pellejos que tiene por tetas colgando, se apretó la barriga llena de celulitis, que esconden su ombligo, se miró el la pierna izquierda de su pie caído… se odió tanto, al ver que esa pierna también se derrite por falta de musculatura. Para el final, Sentir tanto dolor interior y saber que es cierto. La gente te verá obeso, te verán y dirán que no vales nada y al final te lo terminas creyendo.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑