•Infectada•

Photo by Vestio

De la raíz más quebrada salió mi hoja, temblorosa, envenenada.

Los gusanos cerraron mi hoja, inmersa en mi dolor, carcomida por los ardores de los celos.

El pronóstico de vida era muy corto, y mi amor por el tronco estaba herido.

El veneno corría hasta las raíces, veía como enfermaba las horas y minutos que el árbol me podía ofrecer su respiro.

Elevaba oraciones pedía clemencia, a que mi hoja fuera como las demás, que tuviera frescura, elegancia en su brillo.

Que fuera capaz de desprenderse del árbol sin sufrir…, pero estaba poseída por la envidia.

El desamor me pegó hasta la médula.

En la lucha por estar pedí; que el Sol quemará mi hoja pronto, para ser disuelta, así volver a la tierra.

Quería pedir perdón antes de caer, quería deslizarme por aquel tronco, al que día con día admiraba.

El Sol, habló con el Viento e invitaron a la Lluvia…, para que todo pasara rápido, y así es como fui desprendida…

Me deslicé por sus arrugas, le besé con la furia de la naturaleza…, lloré, me gimieron los adentros, pero como hacía viento, llovía y el sol salió muy rápido.

Él ni se dio cuenta de toda la esencia que derramé.

~~~

•Fotografía colaboración de Vestio ~ con el amor más grande que puede habitarme te agradezco.

Anuncios

•…ir al otro plano•

Photo by Vestio

Es una buena noche para morir.

Te soñé antes de que llegarás…

Fue bastante erótico, gracioso,

muy parecido a la realidad.

Me avivo a la hembra hambrienta.

A la hora llegaste, y sin tocarte

te saboree hasta la membrana.

Esta noche es buena para morir,

quiero quedarme con el sabor

de tu ser, con la risa y los orgasmos.

Méteme en la grieta, méteme en la tierra.

~~|

Fotografía colaboración de Vestio

~…re~click~click~

Apretaron el botón.

…resurgimiento hacia la vida.

Temor a la manipulación global y me veo enfrascada.

Tantos barrotes en mis pensamientos, cuanto he protegido mi ser en mi propia cárcel.

Para ahora ser parte de un juego tecnológico, que despierta la in~satisfacción.

Cuanto tiempo escondida, sin caricias, sin cálidos instantes.

Estoy al servicio de un “click”, para sentir lo más cercano, a un “cariño”.

Co~habita tanto vacío en mi miserable sentir, que asusta, el comando, que ejecuta la acción.

Desprender las raíces cuesta, más cuando son de hiedra, hay que tener cuidado de no intoxicarse.

Estoy levantando el cuerpo del letargo, todo duele, y mucho.

Ya me he roto, sin salir de mis barrotes, le temo a toda la musaraña que mi cruel cabeza recrea, sin darme la oportunidad.

Allá fuera, las fieras no son tan grandes como parecen, sin embargo dentro de mi poseen la fuerza para destruir~me.

Quien tiene el mando, que le de deshabilitar a la opción, que me arranque el “chip”.

Puedo dormir para siempre, en los cuatro pasos que conozco, sin rasgar más la podredumbre de mi alma triste.

~…des~conoce que morirá~

Merodeando el bosque.

Zalamería de zorro viejo.

Husmeando las humedades.

Fija la mirada, se re~lame,

adelanta los pasos…

La presa se mueve entusiasmada

ignorando que pronto…, morirá.

Baila, con las criaturas de la selva.

Habla con los duendes; los gnome

juguetones se le suben por su vientre.

…el lobo, ~se adentra con su fuerza~.

Haciéndo~la, delirar entre…, dolor y placer.

~…no debería existir~

Re~clamo a quien me puso en este tiempo.

Eso de que la vida y el destino es perfecto…, (según, “ese sabe lo que hace”) no me convence en nada.

No me correspondía estar aquí aún, tampoco antes… quizás nunca debí ser semilla humana, transmutado a este cuerpo, a esta existencia.

Me podrían seguir quitando pedazos, convertir~me, en otro tipo de mutación.

No me queda de otra que escupir~le, a la leña donde otros hicieron fuego.

Sacar de allí, algo de esencia; de magia e ilusión.

No me he acostumbrado a la convivencia con los seres, he intento…

No sin antes sentir que me rompo, que me daña, que me sobre~esfuerzo.

Siento demasiado cuando decido compartir~me, es des~garrador.

Jamás tendré eso cotidiano que llena a los demás, me siento incómoda.

Hasta cierto punto me pregunto, que tan vacío estará mi cause, mi alma, para tener tanta incomprensión humana.

No debería estar aquí…, y lo siento mucho, por todos los mensajes que por años he enviado.

~…la hora~

Quiero elegir la hora de mi muerte… cuando el reloj, se consuma las veinticuatro horas, y retorne el comienzo. Debo morir a esas horas donde en mi isla todos duermen, sabiendo que en el otro extremo ya está amaneciendo. Mi cuerpo quedará gélido sobre las sabanas arrugadas y empapadas… moriré con siete conchas enterradas en el cuerpo, y las siete notas musicales clavadas en las entrañas… mis poros expulsarán la demencia. Estaré con el rencor incrustado en la médula, y el amor partiendo una vez más mi ambiguo Ser. Mi existencia al fin tendrá silencio sin divisiones, sin carriles especiales; donde etiqueten mi mundo, mi estancia, mis formas. El ahogo se llevará mi última sonrisa, la misma quedará perpetuada en quien me encuentre. Moriré una noche sin luna, con el cielo nublado, con todas mis cicatrices brotadas, gimiendo el nombre del Amor…

28 dic 2017

~…la vi, me vi~

La observé allí, al límite del precipicio, fue como ver~me… En mis búsquedas, en mis constantes preguntas. La vi, lanzar~se al vacío mientras su Alma gritaba, la mía crujía. La admiraba mientras caía… Deseaba que su anhelo de morir fuera como ella esperaba. En el fondo ambas nos lanzaba~mos, hacia lo in~esperado. Solo estaba allí presenciando y rogando que “Dios” no le diera por jugar, a dejar~nos vivas. Me acerqué, el mar tragó su cadáver, o eso creí… Me volteé con una Cínica Sonrisa, y la Esperanza de no volver~nos a cruzar… Despedir~se de la forma que uno quiere de este mundo, no debería Doler.

ARL

23 dic 2017

~…morir~

Vas a morir…

Con todo adentro, entendí porque la vida es lo más parecido a un acto egoísta. Y, es qué desde el primer hasta el último suspiro… todas las emociones e inquietudes, igual que si estás alegre solo son tuyas. Toda las vivencias físicas y todas las imaginarias, todos los cuerpos dentro de tu piel se los traga la tierra… Los gusanos te comerán, si no te incineran el cuerpo, aún así no sabrán tus íntimos pensamientos… es maravilloso, nadie sabrá todo de ti.

Te vas a morir, con toda tu verdad y tus mentiras… a~den~tro.

Te vas a morir, con tus momentos equívocos, con tus sentires a medias.

Te vas a morir, con lo que creíste de alguien, sin saber, su verdadero sentir.

Te vas a morir, sentirás cuando tu cuerpo se va desapegando de todo lo falso…

Te vas a morir, y muchos no se acordarán de ti.

Por tragártelo, Todo…

Me voy a morir, sin re~lamerte las entrañas.

Me voy a morir, con toda la hiel y la miel… ¡A~den~tro!

~Desaparecer~Maldita~Rota~

No puedo llamar, no tengo a quién. Hablo solo con mis animales, acaricio su pelaje, observó cómo me miran como se recuestan sobre mis piernas. Cuando lloro, mis gatos hacen formas al rededor de mi cuerpo enroscado en forma fetal. Uno en mi cabeza y otro a mis pies. Mi perra tiembla y chilla con su peculiar llanto. Sube dos patas hacia mi y me empuja con el hocico, como si quisiera sanar mi alma. Siempre estado sola, aunque estuve acompañada, siempre me he sentido ausente. Tengo malditos vacíos, no me siento importante para nadie… Ya sé, que la psicología dice qué hay que sentirse bien con uno mismo, y no tener necesidades de otros. Pues sí, es bonito sentirse lleno y pleno uno mismo… el individualismo de nuevo. También es esencial tener alguien que responda tus llamados, que te acaricie el alma, que te haga reír… Es tan importante reír, compartir… ni tan si quiera hablo de alguien que te toque de forma sexual. Porque mis maldiciones incluye la desgracia de mi sexo herido. La tecnología nos acerca si queremos y también nos aleja… divide y une. Jamás he creido en eso de que no hay tiempo para ocuparse de alguien que te demuestra que le importas, el tiempo se hace, y un pequeño compartir, o un detalle para una persona desdichada como me siento yo, puede hacer una gran diferencia. 

~Maldita y Rota~ así me he llamado siempre… y estás maldiciones vienen de mi esencia, porque me cuesta este mundo, adaptarme a las cosas que son básicas y normales. Mis desórdenes internos y externos. Son un grupo de fantasmas que asustan al más valiente… por lo tanto en mi descomunal enredo de subidas y bajadas, de tropiezos y encantos… 

Solo tengo las letras y sus curvas. El océano para sucumbir cuando puedo llegar a el… los árboles para escribirle y hacerles el amor… la tierra y los gusanos para revolcarme sin esperar nada a cambio… Solo el maldito día que me trague y deje de dolerme el cuerpo, la desolación y las tempestades de mi mente… Tengo una esperanza, que cuando desvanezca, espero que mi espíritu no evolucione a ningun lado que muera… Totalmente Inercia… no quiero reencarnar, no quiero vagar… quiero desaparecer… simplemente desvanecer en el tiempo, así caducar, sin rastro, sin huellas que dejen un pálpito de este maldito dolor que me arranca las ganas de existir… 

~Aileen~
15 Julio 2017
Foto: Cementerio en el Viejo San Juan, Puerto Rico

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑