•The end•

En contacto con la humanidad… en el ~Plano metafórico me alegra su muerte.

Anuncios

•~des~borda~•

Se llega a la quietud…, cuando el alma se desmorona.

Cuando los órganos te rugen hasta el punto de la histeria.

El cuerpo se vuelve líquido, te deshaces de apoco.

Allí…, lo único que tienes es tu chapoteo, el único ruido es tu propio silencio rompiendo el pecho.

Crujen los huesos, el tuétano se siente denso, la sangre fluye adolorida, es la reforma.

Miras tus poros abiertos, el pelo perdido, las canas, las arrugas que emergieron del dolor.

Las estrías que estallaron sobre tu piel, los rasguños de tus entrañas.

Esa respiración ahoga, toma consciencia propia, el cerebro se oxigena por un instante vuelves a ti.

Te abrazas con la intensidad que se lo harías al ser más amado, resurge…

Las células son capaces de mutar, tú eres un ser hecho de membranas hambrientas de vida.

Te llamas por tu nombre es el sonido musical más hermoso que escucharas, la dulce voz de tus adentros.

Embravecido momento…, la quimera, una utopía que te emociona enamorándote de tu ser.

Vuelves una, y otra vez…, todas las que sean necesarias.

El aprendizaje recién a comenzado, ya sabes que puedes ser líquido, porque algún día volverás a la tierra y no regresarás.

Este es el suspiro…, el regreso de tanta ausencia de ti mismo… ¡por fin a acabado!

~…posponer el día de muerte~

Arte de: Josué García Cruz

Quisiste seducir mis encantos, tratando de llevarme contigo.

Muerte te hice el amor…

Cae la lluvia, y el torrente de mis pasiones está girando.

No puedes arrebatar mi cuerpo, no es tiempo.

Ven, te vuelvo a besar, si lo anhelas o si te quedan fuerzas…

Te invito a otro vaivén pélvico, con manojos de esencia de Vida.

Gimo placeres, ardores, olor a selva emergen de mis entrañas.

Furiosa desgasto mis dientes en tu cadavérico ser.

Tengo suspiros latiendo de mi intimidad.

Vuelvo a teñirme de rojo, ahuyento la tizna negra que intentas dejar sobre mi cuerpo.

Arte de Josué García Cruz

~…la puta calle~

Egoísta, ni tan si quiera me llevas flores reales.

En la puta calle, me tiras ramos robados.

Todo siempre fue a tu tiempo, cuando te apetecía tirarme tu sucia esperma en la cara.

Te ha faltado valor, para reconocer lo que te brindé.

Ahora andas, robando; mendigando, atrapado entre el dolor y la verdad.

Te permití que lastrarás mi sentimientos, que robaras mi dignidad, tenía Esperanza.

Aunque te encargaste descarado de zumbarme a la carretera, sollocé…, maldecía.

Todo el quebranto que me agobiaba, cuando me vi atropellada por la multitud.

Aquí, yacen mis restos, lo que te negaste a recoger, aquí estoy…, te veo vagar y mi alma se regocija de ver tu final.

~…otra llegada tardía~

Venía con la idea, de hacerte fotos para “Forever Aileen” tenía esa corazonada hace meses que debía llegar pronto, pero me tarde demasiado en volver… Lo que Harry hacia con los pelicanos era especial. Les asignaba nombre los cuidaba, les daba sardinas, y hacia un espectáculo con ellos, si querías tocarlos o que se te subieran tenías que esperar que él le diera la orden. Hoy, solo vi un pelícano, que le tome varías fotos, aún no sabía que había muerto. Llegue tarde una vez más a la cita, antes de la muerte, me jode.

~…me comerán~

Estuve con los pies dentro de la tierra…

By Vestio

Dichosos se deben sentir, aquellos que saben, que el día que se mueran, la gente dirán algo de ellos. A los que hacen entierro, o la tradición de velarlos, que gozan de esas ceremonias pueden estar seguros que allí estarán; esos amigos queridos, y los familiares. Me he pasado tanto tiempo huyendo de la gente, que el día que me muera nadie derramará una lágrima. Ni dirán mi nombre… ni tan si quiera para maldecir o decir lo poco coherente que he sido. No sé, la verdad si esto se podría considerar como una desgracia o auto~agradecerme de librarme de hipócritas y gente vacía. Estoy segura que los insectos si se subirán a mi cuerpo, porque no habrá nadie que quiera incinerarlo o meterlo en una caja. La ciencia no verá nada interesante que investigar tampoco, pues todo lo tengo dañado. Así qué espero que las moscas, cucarachas, ratas, garrapatas y pulgas disfruten antes de que los gusanos me devoren. Hay gente que planea todo hasta para cuando van a morir, yo me conformo con saber que todo desaparecerá… realmente espero que no me salgan que al otro lado hay más… Ni nada de eso de re~encarnación… ya fue suficiente.

Foto colaboración de Vestio

Desvanecer~se

Quiero irme antes, se lo he pedido a la vida siempre. Estoy lista para perder~me en su profundidad. Equipaje ligero, desapego total. No tengo nada que me ate. Deseo empezar a entrar humedecer, todas mis parte en su claridad, hasta desvanecer~me. Sin recuerdos que torturen mi alma, sin dolores que taladren mis huesos. Tener toda la sal en la boca, hasta que el ahogo llegue. Dejar de ser… para existir. Soltar~me, para ganar la libertad ansiada. Nadie podría llorar mi plenitud, quien aprecie un trozo de lo que he sido…, celebraría que al fin, terminó.

Mildre.

Hoy fui a ver, uno de los puentes donde te tiraste buscando el final de tu vida. No tome fotos porqué aún pienso que debo tomar la imagen el día perfecto. Como para conmemorar ese momento de tus agallas, aunque muchos lo llaman cobardía. No moriste ese día evidentemente te rescataron, como cuando yo corría, día tras día tras tu llamada, hasta que entendí que jugabas conmigo. Bajo una revelación me dijeron; ve la próxima vez que me llamarás y que me quedara, cuando estuviera por llegar tu esposo. Y así lo hice, ese día no debí hacer caso a mi sentir, pero le hice… y me devastó, ver cómo de la Mujer suicida te convertías en la mujer perfecta, prácticamente me corriste de tu hogar. ¡Ay Mildre! …como me rompiste, siempre te creí… sentía tus vacíos, porque de alguna forma me veía en ellos. Nunca me comprometí, a nada que no te pudiera cumplir, ni caía en tu manipuleo de que si caminaba contigo, te ayudaba y me ayudaba, porque era atarme a un compromiso… que no podía asumir. Pero me aseguré de nunca negarte mi tiempo, mi amor… mis abrazos, mis palabras sinceras. Después de ese día me llamaste, a preguntarme porque me fui de esa manera, y te dije: la verdad, que jugabas conmigo, con tus hijos, con tu esposo y con toda tu familia, que yo no me prestaría para ese juego. Me pediste perdón tengo tus palabras y tu voz presente; cuando me dijiste: -que yo tenía un no sé que “especial”, que no se me podía engañar, y te dije: -si se puede, tú lo hiciste. Tú que me viste nacer, tú que sabias tanto de mí… en fin…! Que me despedí con la certeza de que jamás volvería a cruzarme contigo, te pedí que pensaras en tu familia, que dejarás las tendencias suicidas, el alcohol, que siguieras el tratamiento. Me dijiste: que no querías tu vida, que ya estaba decidido, te bendije, y te dije: que recordarás cada acto anterior de mi presencia con infinito amor. Que te había llorado como para mí se lloran a las personas en vida, y que si hacías eso no me comería la mente, ni te lloraría… porque era tu elección. Finalmente a los varios meses, te quitaste la vida… Tu hija tiene mi misma edad crecimos viéndonos. Hace mucho que no la veo, que no se de ella… le habrás dejado más de una cicatriz en su alma. Hoy, yo, me subí a ese puente, aunque ese no fue tu final… me senté en el… colgando mis piernas, y balanceándome, recordándote… mientras a ti, te decían señora no se tire, a mi me gritaban “gorda tírate”… La tentación es grande, cuando todo te pesa por dentro, pero si me tiraba solo me iba a lastimar, la marea no me va a matar, y el tiempo no estaba para robarse mi vida hoy… Sin embargo, te recordé, decir que lloré por ti, sería mentir… Lloraba por mi. A ti, te lo dimos todo, yo y los que te amaban. Y aún así tus vacíos que aún me recuerdan los míos, no se llenaron, querías irte, al final te fuiste, me hice una pregunta allí recordándote. A ti, hasta unos extraños te trataron de salvar, a mi me instaban a hacerlo. ¿Porqué no miraste por los que te decían, y se preocupaban por ti? ¿Porque yo me siento tan sedienta… y aún así, aquí sigo…? Ni tan si quiera, había pasado la desdicha que tú también viste que me venía, para mi cuerpo… aún así en todos estos años. Te recuerdo, pero jamás como la cobarde que se quitó la vida. Si no alguien que amó en desproporción, esperaba del mismo modo sentirse llena. Te veo, me veo… y se que aún estamos compartiendo, ese sentido. Cuando te vi, en espíritu, te dije vete… estaba enojada, como lo sigo estando. Porque aún desde allá, no has dado punto final, a lo que te perturbaba, y eso me quita las ganas de irme, al más allá….

~…morir~

Vas a morir…

Con todo adentro, entendí porque la vida es lo más parecido a un acto egoísta. Y, es qué desde el primer hasta el último suspiro… todas las emociones e inquietudes, igual que si estás alegre solo son tuyas. Toda las vivencias físicas y todas las imaginarias, todos los cuerpos dentro de tu piel se los traga la tierra… Los gusanos te comerán, si no te incineran el cuerpo, aún así no sabrán tus íntimos pensamientos… es maravilloso, nadie sabrá todo de ti.

Te vas a morir, con toda tu verdad y tus mentiras… a~den~tro.

Te vas a morir, con tus momentos equívocos, con tus sentires a medias.

Te vas a morir, con lo que creíste de alguien, sin saber, su verdadero sentir.

Te vas a morir, sentirás cuando tu cuerpo se va desapegando de todo lo falso…

Te vas a morir, y muchos no se acordarán de ti.

Por tragártelo, Todo…

Me voy a morir, sin re~lamerte las entrañas.

Me voy a morir, con toda la hiel y la miel… ¡A~den~tro!

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑