•…ecos de poesías•

(. . .)
muertas las esferas
se desvió la atención,
al filo de los huesos.
Rozó el núcleo
del quebranto.
Colmena hechas de mentiras
envenenaron el hígado.
Gusanos en el trapecio
sollozaron la trampa…
Fantasmas en ovarios
recitaron ecos de poesías.
Monstruos crecieron
en los pulmones robándose
el oxígeno.
Haciendo el acto
final en el esternón.
Anuncios

•se encontró•

Empañado el espejo al otro lado se escuchaban alaridos. Intentó meterse como en los cuentos cruzar el portal, su ancestro siempre le repetían que los reflejos eran ecos, que en vez de sonido emulaban lo que era. Pegó fuerte al ver que no podía despejar la niebla, se rascó los ojos con furia, percatándose que ahora la visión era borrosa. Hizo más guerra despotricó contra todo los Santos y seres que recordó. Solo se quedó la repetición de lo que maldecía. Le dolió la cabeza no podía recordar nada ni ver, se le había pegado el bucle del pensamiento. Tropezándose con todo intentó volver al espejo, lo consiguió esta vez pegó con más fuerza con la cabeza, se le incrustaron pedazos, y mientras se desangraba en plena agonía visualizó lo que nunca fue capaz de ver de sí…

•Esputo•

Laberinto transporte de cadáveres de un lado a otro meciéndose en las manecillas del reloj.

Acrobacia para los dementes, un escudo falso llamado imaginación.

Patrones desechos por los malandros faltos de su parche descosido.

Retumbe…, latidos temblorosos de los que alguna vez se llamaron valientes.

Pinchazo de la aguja deshenebrada le urgen al que espera impaciente.

Sangre en la punta de los dedos cortadura hilvanada por los occisos.

Cazadores hambrientos agitan su arco hecho de tendones, bendecidos por los miedos de los quebrantados.

Se arropan del esputo que blasfeman sobre sus tribus y su tiempo.

•~…cuando morir~•

Todos llegaron temprano a el encuentro, nadie sabía el porque se reunían.

La anfitriona pidió que todos vistieran oscuro, en la fogata se vislumbra la silueta de salamandra…

Ella, ríe sin parar…, como si algo extraño le pasara, conjuro unas palabras.

El cielo retumbó, lluvia ácida caía sobre su piel, los empapo de su sangre.

Planeo su deceso… Toda bruja puede elegir cuando morir.

•Defunción•

Semillas de un árbol
el cual envejeció acelerado.
Marcado por la sequía
de un jardín donde la lluvia
nunca nutrió.
Hambre de conocimiento,
abrumado por los vientos violentos,
que perforan su ser.
Balbuceaba monosílabos
a penas entendibles,
sangran sus ramas ya moradas.
Sus raíces sedientas,
sombras perturbadoras.
Las mentiras secaron
el entusiasmo por sanar.
Sus hojas caen
sobre lo que será su tumba.
Inaplazable instante,
el calendario ya tiene
la fecha elegida.
No tiene escapatoria las marionetas,
le ahorcan con sus propias siluetas.
Su pérfido sentir es la locura que le posee.
El ansiado beso de la muerte,
supura en sus vísceras inmunes al dolor.
Desde el borde de mi cama,
con la habitación helada,
me despido de su vida; y de la mía.
Inyectan el veneno
en mis venas,
sin reparo le sonrió,
al escuchar la sierra
que talará su tronco.

•Estancia•

Despliegue del cuerpo,
instante de lo etéreo.
Manjar, geometría deformada.
El peso de unas horas ausentes.
Extraviada en un mundo peculiar;
la duda, el desgarro.
La estancia de las pesadillas.
Treinta y tres horas de un coma
parcial, luchando en volver o quedarse.
Estrangulada,
un registro de lunas ausentes.
Gritos ensordecedores en un alma muerta.
De humo la lengua, marañas entretejidas.
Austeridad del desahucio
implícito en el cuerpo
errante de caricias.
Los labios entre abiertos
sin palabras encajadas en los dientes.
Dos huecos en el rostro, ya no existe pupilas.
El parásito se ha comido el minúsculo cerebro
que suscitó tanta guerra.

•~…oscuro des~garro~•

Duerme en medio de la nada, asegura estar en quietud su alma.

El bosque le protege, la magia de los elementos está presente.

La noche le deparaba el encuentro con su espectro.

Envuelto entre las hojas, y los crujidos de las mismas.

Vivió los jadeos que rugieron en toda aquella oscuridad.

•~des~borda~•

Se llega a la quietud…, cuando el alma se desmorona.

Cuando los órganos te rugen hasta el punto de la histeria.

El cuerpo se vuelve líquido, te deshaces de apoco.

Allí…, lo único que tienes es tu chapoteo, el único ruido es tu propio silencio rompiendo el pecho.

Crujen los huesos, el tuétano se siente denso, la sangre fluye adolorida, es la reforma.

Miras tus poros abiertos, el pelo perdido, las canas, las arrugas que emergieron del dolor.

Las estrías que estallaron sobre tu piel, los rasguños de tus entrañas.

Esa respiración ahoga, toma consciencia propia, el cerebro se oxigena por un instante vuelves a ti.

Te abrazas con la intensidad que se lo harías al ser más amado, resurge…

Las células son capaces de mutar, tú eres un ser hecho de membranas hambrientas de vida.

Te llamas por tu nombre es el sonido musical más hermoso que escucharas, la dulce voz de tus adentros.

Embravecido momento…, la quimera, una utopía que te emociona enamorándote de tu ser.

Vuelves una, y otra vez…, todas las que sean necesarias.

El aprendizaje recién a comenzado, ya sabes que puedes ser líquido, porque algún día volverás a la tierra y no regresarás.

Este es el suspiro…, el regreso de tanta ausencia de ti mismo… ¡por fin a acabado!

•rasgando la muerte•

Desclavar el alma del cuerpo es jadear con la muerte.

Nombrar tres veces el desafío, anclar seis veces el cuitado corazón.

El respiro es un grillete que desangra la maldad de los adentros.

Torpeza en el latido…, que inútil anegado, y sordo sigue tras el viento.

Guerras entre los muslos magma calcinando todo a su paso.

Todo es un estado inerme…, sin triunfo para el cielo.

•~Cartas para èL~ ((Después de ti…))~•

Photo by Vestio

Querido Brujo;

Después de ti…

Habitará el silencio, la penumbra de tu adiós.

El recuerdo de tu eternidad en mi…

Toda la sabiduría incrustada en mis células, sublimidad de los re~comienzos.

Saber que la dicha nació al conocerte, vi de frente a la alegría…, aunque cruzaré tinieblas en la soledad.

Te sentiré… y seguiré.

Fue mi promesa aun cuando apenas cruzamos palabras.

El día de tu adiós, ~te besaré el espíritu~.

Te veré partir en la mayor majestuosidad.

…a través de ti, re~conocí que se pueden querer, y respetar…, incluso celebrar, amar, a los amores ajenos que ya no están en este plano.

Aprendí, que la eternidad está en la memoria, la grandeza en la honrar con gratitud la vida, y sus huellas.

En la calidez de la esencia …

Entre mi turbulencia, veré toda la sensibilidad de cada dedicación… de todos tus conjuros para que me sanara, y fuera libre de mis barrotes…, cuando me tomas de la mano.

Me dices; quiero que seas feliz, si mi vida termina, al menos se que valió la pena verte sonreír.

Gracias por darle sentido a mis carcajada.

Por estimular mis adentros, a querer ir por un poco más…

El día que te despidas de la vida, todo será contradictorio, iré a la negación de no quererte perder.

Aunque agradeceré que…, en mi enorme solitaria vida, había una Bendición para mi…

Me entregue entera a sentir~te, a vivir~te…, a respirar~te, y quedar~me con mucho de ti…

Podria ser cuestionada, criticada por mi sentir de fantasía, mi amor lejano…, pero sabes bien que eso fue lo que me levantó, y me levanta de la cama.

Siempre será así…, el que me enseñó las capacidades de amoL~discar el alma.

Con cariño

~Aileen~

…ojalá mi huella en ti, significara poco de todo lo que eres para mi…

~~~

Fotografía colaboración de Vestio

•pedazo de nada•••

…saber que me voy a morir es algo que me da serenidad.

Lo que no quiero, es estar más jodida de lo que estoy…, dicen que esas “cosas”, no se deben decir, porque un tal “Dios” te castiga… a mi, ya me castigó suficiente, haciéndome inferior a los demás… porque la falta de amor propio… desencadena estas actitudes conflictivas. A mi, ya se me jodio la vida…, el día que creyendo que me salvaría, perdí mis movimientos… que con la “fe”, no creía que fuera a mover montañas, me creía tan hija De ~”Dios” una puta elegida… creía que iría al cielo, y volvería con evidencia de sus cabellos, porque eso de la sangre me parece tocar el morbo… y estimular demasiado mi parte humana… así que con franqueza me entregue a la fe~ bendita fe~… me defraudó cuando baje de mi cielo… con cero movilidad, con un ardor en las extremidades que jode “de ovarios”… cuando tengo el culo como Voto Socialista todo el tiempo con si se tuviera un mojón mal atravesado. Que cuando me excito veo al diablo puñeta… se me arrebató todo placer… y el mental maldita sea…. si mi médula espinal se inflama mi cerebro carece de razonamiento…, que cuando me llegan estos desequilibrio valgo menos que el alcantarillado de la esquina…

Por eso cuando pienso en la muerte, no en la muerte Cristiana de un más allá… ¿pa qué? ….si ya aquí estuvo cabròn… quiero un nada… ~inercia~

•…ir al otro plano•

Photo by Vestio

Es una buena noche para morir.

Te soñé antes de que llegarás…

Fue bastante erótico, gracioso,

muy parecido a la realidad.

Me avivo a la hembra hambrienta.

A la hora llegaste, y sin tocarte

te saboree hasta la membrana.

Esta noche es buena para morir,

quiero quedarme con el sabor

de tu ser, con la risa y los orgasmos.

Méteme en la grieta, méteme en la tierra.

~~|

Fotografía colaboración de Vestio

•…puede ser el final•

¿Qué traerá consigo la muerte del ser amado?

…será…

El silencio o las tempestades de enfrentar, las calamidades de la vida en soledad.

¿O nos acercará más a lo sublime del sentir real?

Estamos diseñado para tener re~soplando la muerte, el envejecer…, aunque no estamos preparados para decir adiós.

¿Es el amor el responsable de la sensibilidad que nos hace conservar lo verdadero de otra vida en nuestras vida?

¿Será una fuente de poder saber que nos aprecian?

¿Aportará energía, estabilidad, alegría o entusiasmo?

Sentiré el respiro, antes que se agoten los segundos…

•Eternizar•

Mi cuerpo no quedará en la tierra.

Ni mis palabras entre los vivos.

He pasado por Gaia, sin hacer mucho ruido.

Aunque nadie me quiera recordar, ni aun cuando estoy viva, le dejo el paso de mis letras dedicadas, con mis sentires profundos.

El amor me brota para hacerlo inmortal…, en mi humilde decir.

La muerte nos rodea, está aquí…,palpitando en mis huesos rotos, en la poca cordura que tiene mi cabeza.

También está en él… y en todos.

Algunos necesitamos pasar en silencio, para así hacernos eco de otra voz que necesita sentir la eternidad.

•Sad•

La tristeza me puede…

A veces quisiera ser una inconsciente, desmedida, no tener nada de valores, ni sentires.

Estos mismos que me agobian, que me hacen ver cosas quizás fantasías o fantasmas en donde supuestamente no existen.

Estoy cansada que me pasen por loca, por incoherente… como si el sentir fuera ciego.

No lo es…, lo hacemos ciego a conveniencia.

Lo que no queremos ver, o incluso llegar a intuir sin mucho esfuerzo.

Debo detener lo que me empuja al vacío, sin sorpresa alguna se que soy yo misma… por mis formas.

Cuando más necesito la ausencia me recuerda que a nadie le importo.

Recoger mis pedazos una y otra vez, con la esperanza de seguir creyendo.

Aunque algo muy adentro me dice no puedes arrastrar más… el lastre es mi espíritu herido.

Sin fuerza, sin aliento… vuelvo a intentar transitar la oscuridad.

La columna rota se aqueja sin piedad, el síndrome equina me ruge las entrañas, el maldito calvario me vive…

Y yo… sigo muriendo, demasiado aislada, con un poco de sustento caritativo, quizás sólo es… un invento más de mi imaginación.

•A merced de las Sombras•

Vago entre las sombras.

He visto mi cuerpo encontrarse con las personas, sin embargo no estoy presente.

Deambula mi sentir es un extraño…, desprovisto de la honestidad que pide a gritos, los mismos que denuncian y aquejan.

Adormecida sigo sintiendo la tortura, soltar y agarrar es una lucha constante.

Vomito sobre lo que me tengo que tragar, el cuerpo se debilita, pide la tregua.

El respiro lacera, por mas que intento detenerlo, es el mismo cuerpo lejano, casi ajeno de mi misma, sigue enunciando que algo le queda vivo.

…latido roto, desmedido, abusivo, el quebranto de un espíritu que jamás será amado.

Ni tan si quiera por mi.

•~Con la estrofa abierta.~• (XVII) ~(…muerte)

¿Dónde descansan los cuerpos?

No me gustan los velatorios, sin embargo los cementerios me parecen arte, poesía. El dolor transpirando, transmutando la belleza de lo lúgubre. ¿Será demostración de humanidad o vanidad de quién representa la mejor tumba?

Algunos le aterra ir a un cementerio, olvida que caminamos entre los muertos, nos paramos sobre la historia, sobre la sangre de los tiempos. El océano ha tragado tantas vidas, las fronteras son inmensos cementerios, el desierto por añadir otro. Un gran cementerio nos rodea. Cuando enaltecemos las almas de esos seres humanos que por buscar algo mejor, al ser desapropiados de todo en sus vidas…, buscan refugio, y solo consiguen la muerte... ¿Será que el ser humano cuando se siente que le han quitado todo lo básico sale en busca de algo mejor, a sabiendas que en el sendero se puede encontrar con la muerte, como liberación de su espíritu? … ¿Será que las personas cuando lo perdemos todo, nos acercamos más a la grandeza de trascender, perdiendo el miedo? … por eso se escucha el tan seguido “ya no tengo nada que perder”.

Vivimos rodeados de un mundo que desparrama el dinero en donaciones banales, pero si tuvieran que aportar dinero para detener la guerra, el dolor contenido de otros, nos dolería soltar el bolsillo. Sabemos que el agua potable es un recurso que todo ser humano digno debería tener, sin embargo damos media vuelta a la necesidad, alimentamos al que ya tiene más que suficiente. Caminamos entre muertos, a los cuales ayudamos a morir, porque la indiferencia también mata… y seguiremos danzando con los muertos, que ni tan si quiera tendrán un lugar con su nombre, que nadie jamás sabrá dónde estará su cuerpo, porque se hacen de apoco uno con la tierra, ni sus lágrimas, ni su alma jamás fueron escuchadas.

Fuga•••

El retorno le cuesta por la densidad que acongoja la mente.

Da pasos que cree conocidos, cuando lo recorre de vuelta se da cuenta, que la lluvia dejó surcos.

No sabes si es más seguro en el otro extremo.

Sigue la intuición de que ir atrás le hará recobrar la fuerza que perdió en medio de la desolación.

Escucha ecos, susurros de otros seres, espíritus atormentan sus decisiones.

Se pregunta cuando se irán, están ahí pegados como la sombra.

Prefiere soltar la rienda seguir los pájaros negros que buscan donde a guarecerse porque se acerca la tormenta.

Siente como la incertidumbre perturbadora lacera todo lo que quedaba ileso.

Llegan los vientos, el frío, y la noche…

Se acurruca contra su cuerpo, pide con intensidad que algún rayo extermine con su agonía.

~…visiones~

Acurrucada en el desaliento.

Mimada por los demonios.

Atravesada por pesadillas.

Artritis corrompiendo los huesos.

Los muertos susurran su sollozo.

Mi espíritu aúlla piedad…

~…sábanas~

Quién podía pensar que Zheng, un hombre sereno guardaba aún las sábanas con las que su piel sintió el cálido roce de su amada. Han pasado casi cuarenta años, seguían intactas. Me las ofreció con la promesa de que jamás las tiraría. No podía aceptar, allí estaba el espíritu vivo de su esencia. Me daba curiosidad saber porqué me las quería dar a mí. Me abrazó nunca le había visto llorar. Llovían orugas. Ella, había partido de este mundo con tres hijos de los cuales él renegaba de uno… el dolor con los años pesa más. Me contaba que vió arder sus cuerpos, repetía una y otra vez: aún escucho el sollozo, los gritos, les veo morir. No acepté las sábanas. Esa noche Zheng se colgó con ellas.

~…posponer el día de muerte~

Arte de: Josué García Cruz

Quisiste seducir mis encantos, tratando de llevarme contigo.

Muerte te hice el amor…

Cae la lluvia, y el torrente de mis pasiones está girando.

No puedes arrebatar mi cuerpo, no es tiempo.

Ven, te vuelvo a besar, si lo anhelas o si te quedan fuerzas…

Te invito a otro vaivén pélvico, con manojos de esencia de Vida.

Gimo placeres, ardores, olor a selva emergen de mis entrañas.

Furiosa desgasto mis dientes en tu cadavérico ser.

Tengo suspiros latiendo de mi intimidad.

Vuelvo a teñirme de rojo, ahuyento la tizna negra que intentas dejar sobre mi cuerpo.

Arte de Josué García Cruz

~Con la estrofa abierta.~ (XVI) ~ (in~diferencia)

…la sangre derramada me duele.

No he tenido que perder un ser, en la calle de forma violenta, no tiene que haber pasado para que mis entrañas se revuelvan de dolor. Me corroe la violencia imperante por el mundo. Seguramente cerca de la casa de todos en algún momento, se pasea el delincuente. Me causa repulsión…, la tristeza nos dura, lo que dura el morbo latiendo entre las sienes. Cada día más insensibles. Como si vestir de rojo los países nos dejara el más alto honor de que tenemos corazón. La ironía nos conduce por los senderos, del maldito egoísmo, nos esta carcomiendo. El que lastima estuvo, y está lastimado. Al que le grita la violencia, la lleva adentro destrozando sus pedazos interiores. Se lo come como el moho… Estás líneas no cambiarán el rumbo del que está a punto de quitar una vida, pues estará muy enfocado planeando como “jalar el gatillo”. Tampoco frenará las toneladas de noticias negativas que saltan ante nuestros ojos, mucho menos nos haremos más sensibles. En realidad no sirve de nada, estoy disparando de otra forma… solo que me apunto a mi misma. Con valentía le sonrío al asesino que nos vendió sueños falsos, al que nos hace de condenados si no le seguimos, y nos esclaviza a vivir una vida de miseria pidiendo misericordia, resignación, para el que la sufrió. Dicen: ~“todo tiene un propósito”~… ¿dónde está el trono, del que decide quién será el que estará en la mirilla? … ¿cuándo la bala atraviesa el cuerpo de alguien, se le revelará el rostro del opresor a la víctima? La hora de la muerte a veces, va marcada del ser desdichado que agoniza, pero le teme demasiado a apuntarse así mismo, así que va destrozando vidas ajenas…

~…deshojando la falsedad~

He dormido en ti.

Te llame vida, te proclamé; ¡mi amor!

Me desvestí frente a tu lujuriosa mirada.

Nos absorbi~mos las ganas, más allá de un vaivén pélvico des~controlado.

Nos cata~mos las penas, no porque nos hiciera más exquisito.

Simple~mente, no hacía falta escudo.

Esta vez ninguno de los dos le sonreía~mos a la desdicha con la cara de la falsedad.

Dormí en la caricia de la verdad, que sobre~pasa la piel…

Estruja~mos en la tierra lo verídico, lo injusto que nos acorta los días.

…todo el Tiempo me peleo con la vida, re~clamando una tregua, para lo que considero hermoso, o sea para ti.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑