•Síndrome de Estocolmo• ~participación en concurso literario~

(. . .)
Entristecida en las ataduras y dominio
que azotaba su lengua sobre mi piel.
Cada día el agravio era más punzante,
desgarrando el sutil sentir
que alguna vez emergió de mis entrañas.
Oscuro y turbio
Oscuro y turbio
… desmerecía los destellos de mi mirada,
empujando mis emociones al pozo,
me volvía más prisionera de sus maltratos.
El día que cambie mi sollozo por risa,
empecé a enamorarme de las despiadadas
pesadillas que me hacía pasar.
Rogaba libertad a base de mentiras,
lo perverso me podía.
Fingía cuando me azotaba
que sus daños aún me dolían.
Mientras que en mi interior celebraba.
En mi mente repetía…
Oscuro y turbio
Oscuro y turbio
Me habitaba el descaro
todo un baile infernal,
y las ganas asiduas de sobrevivirle,
no existía gusto sin sudor y sangre.
Me hice adicta de la sal
cuando destrozaba mis labios.
Mi opresor se debilitaba;
a mi la rabia, el odio, junto con la demencia me crecía.
Le veía llegar rápidamente empezaba…
Oscuro y turbio
Oscuro y turbio
Me urgía sufrir y
derramar mi potencia en líquidos…
Renacía  obtusa y ruin.
Le arrullaba con melodía eufórica;
Oscuro y turbio
Oscuro y turbio
Su perdición empoderaba mi mundo,
le vi acongojado entre mis carcajadas,
y susurros en los que entonaba;
Oscuro y turbio
Rindo homenaje a su muerte,
porque hace algún tiempo atrás,
fue la dicha de mis lamentos.
Anuncios

•Subordinada por el enigma•

Años siendo cuenca de su semen.
Tragando espuma, veneno que
hacia hoguera en mi vasija fértil.

El odio agrieta, y deja el alma inerte.
Porque los demonios al morir adentro,
se vuelven zombis en las entrañas.

Renacen aturdidos,
entre lo clandestino y fugaz.
Con el tiempo carcome los huesos,
el tuétano queda seco.

Se pude escuchar los alaridos
de los pequeños seres que no lograron cruzar,
sin contemplación, pérfidos de un mundo incierto,
pero que aun así, sigue siendo poderoso.

Los ojos eran tutela de lo violento.
Acertijos desequilibrados,
nos mordíamos los labios
bajos risas sangrientas,
tal cual culto satánico.

Locura adherida
desmedidas de un sentir
cruel al que lo adentre.
Al final, no son los otros…,

¡Soy yo!

Hija de Satán que reniego
la existencia de lo glorioso
por tener todos sus hijos,
podridos en mi interior.

He parido la furia siniestra del desasosiego,
la amargura del desprecio,
las habladurías de su lengua nociva.

Las burlas que arroja sobre mis cicatrices
escupiendo hiel en mi espalda.

Todo su ácido me consume.

Quiero que quede claro;
a sus malditos pensamientos me entregué.

Soy la furia disfrazada de mujer.
Soy la perversidad con antifaz de amabilidad.
Soy la perra que lamí su miembro por décadas.

La que bebió de su saliva, y viajo en sus vaivenes,
sobre su pelvis cabalgue hacia la perdición.

Mi virginidad se bautizó en sus aposentos,
blasfemando las palabras divinas mientras
me clavaba el puñal en el que ardíamos.

Me arrodillé a suplicar clemencia,
con desprecio me condenaba al silencio ciego.

Sollocé la arrogancia abriendo
mis penurias frente a su ser,
para darle el placer de verme vencida.

Fui la sierva de un peón con miserias en el espíritu.

~Trance XV~

Las horas un burdel muerto,

que se deshojó cuando el tránsito

de los segundos, y minutos quedaron estéril.

Se mece la soledad entre

el estiércol que dejó el abandono.

Las siluetas se quedaron

atrapadas en los tejidos de las arañas.

Hechas de las musarañas

de los aventureros, que hoy; yacen inertes.

~El adiós definitivo~.

Las ratas y las serpientes

al moverse polvorean a la angustia.

En la poca claridad que entra

por la vertiente se ven las pelusillas

que sobrevivieron.

Porque los recuerdos,

al igual que los microbios se comparten,

 para conmemorar a los que alguna vez,

estuvieron en vida.

*Trance registrado 27 de abril de 2019 a las 3:15 con cuarenta nueve segundos (am)*

•~…cuando morir~•

Todos llegaron temprano a el encuentro, nadie sabía el porque se reunían.

La anfitriona pidió que todos vistieran oscuro, en la fogata se vislumbra la silueta de salamandra…

Ella, ríe sin parar…, como si algo extraño le pasara, conjuro unas palabras.

El cielo retumbó, lluvia ácida caía sobre su piel, los empapo de su sangre.

Planeo su deceso… Toda bruja puede elegir cuando morir.

•Sin querubín•

No viene al mundo entre ángeles, aunque esa noche se escuchaban aleteos. Provenían de las gárgolas con sus pezuñas rasgaban los cuerpos de los dementes. Los mismos que decidieron danzar una noche sin luna, con matojos extraños abanicaban las vaginas, de seres mutantes. No parian criaturas sutiles, ni especies conocidas. No caían copos de nieve, eran trozos de carnes congelados. El olor nauseabundo acompañado de alaridos, con la ironía de un festejo celestial. Cabellos finos igual que alfileres, venían con la ventolera dejando ciegos a todos. Llegué a la tierra riéndome con la tortura en la lengua, la desdicha puesta en la copa de la maldad. No vine de Querubines. Me habita el horror del necrópolis. Bebo la sangre del delirio de los temerosos, me acobijo con su angustia. Crece el calvario y le hago el desamor a la impaciencia que lo complace. Hago pirueta entre los infieles muertos.

•~…oscuro des~garro~•

Duerme en medio de la nada, asegura estar en quietud su alma.

El bosque le protege, la magia de los elementos está presente.

La noche le deparaba el encuentro con su espectro.

Envuelto entre las hojas, y los crujidos de las mismas.

Vivió los jadeos que rugieron en toda aquella oscuridad.

~Vagina bendecida~

Anoche…, después de un largo directo de “misterio”. En dónde mis ojos fueron testigo de lo más bajo que puede hacer un ser humano, para burlar a otro ser… eso sí es lo que considero es hacer verdadero misterio ó más bien horror. Me tomaron de la mano, como quien toma la palabra en serio, subimos por el Viejo San Juan, por la calle San Sebastián donde está la iglesia… Observé unos escalones los cuales subí con dificultad, aunque se sentía como si fuera coro celestial que se manifestaba en cada vértebra. ¿Por qué me llamaba la divinidad? Era evidente que llevaba el alma y el cuerpo arrastras. Vi al fondo, la pila bautismal, como mi mala costumbre es andar en falda corta y sin nada, me subí. Parecía que todo me lo iban recitando. Él, fue por el cáliz, y dijo; “este toto enfermo, lo que ha necesitado es ser ungido con agua bendita”… ¡Sí!…, como pueden imaginar de piernas abiertas, sobre la pila bautismal, bendiciendo la vagina. Con la esperanza de sentir por fin, la depuración el exorcismo de los demonios que hechizaron y condenaron mi feminidad. Las personas escucharon las campanas de los monaguillos, pensaron que había misa. Al entrar, allí se encontraron con el espectáculo, yo seguía, con las lágrimas frenéticas siendo bautizada de una forma poco común. Al final, tal consagración tardó sus horas…, por el forcejeo. Tomando en cuenta lo traumático de lo viral que se volvió la imagen sobre la pila bautismal con piernas abiertas. Me ayudo a cambiar el instante, al menos por un rato. Me quedo claro algo en el alma. A veces, mientras algunos te defraudan, y hacen todo lo posible para herirte otros, llegarán para bendecirte.

•escar~miento•

Parecía algo horrorizada, al ver que mientras caminaba paria las entrañas.

Le decían tranquila no pasa nada, sin embargo, se veía claro cómo caían de sus piernas pedazo de útero.

Su vejiga descendió, hacía un globo que le impedía unir las piernas.

Seguido explotó su intestino, no se puede aguardar tanto dolor en el interior.

Ella, solo miraba con sus ojos perdidos, pude ver cómo le saltaban los capilares de los ojos y seguido se le caían las córneas.

No articulaba palabras el sentir se la carcomió.

Era evidente que moría, sin expresarse, con falta de amor y de empatía.

La recogieron como estiércol, y siguieron sin comentar nada.

De donde miraba e intentaba interactuar no podía.

Muy desolada le grité…, al escuchar el eco, retumbar me di cuenta de que aquel parto prematuro de mis vísceras era mío.

•…apaga la luz•

Sagrado manto de la oscuridad desvistió los sentidos.

Danzar entre los tenues reflejos, hacer múltiples formas geométricas con las sombras.

Tragar el humo del aliento ese respiro audaz que incrementa el latido.

Sucumbir en la noche sin temor a lo que pueda desatar en el alma.

•~Psycho ManueL~ ((el tamaño))~•

…dicen que el tamaño no importa, depende de que estemos hablando. En mi experiencia el tamaño ha sido siempre lo que determina como los demás me aceptan o no. Debido a mi gran tamaño de estatura. ManueL, suele decir en la cama todos somos iguales… punto de inflexión inconexo… pero quién le discute a una mente que su tamaño en capacidades de inteligencias no se puede calcular. Estar a su lado es un constante dilema, una guerra donde el misil duerme sobre mi pecho ardiente. Es hacer cardio sin moverme, y cuando me muevo es por la misma furia, de querer pertenecer. Al saber que mis masas híbridas le asustan le doy con rabia al ejercicio aunque me duela el culo… los cráteres que ya tengo sobre las curvas abusivas de mi cuerpo, no se irán… el cráter que tengo en el sentir es el que más me preocupa. Tengo todo lleno de las ocurrencias de ManueL, hasta de su momentos explosivos en el baño, sin contar cuando su “toilet” me nombra con entusiasmo. Es una manera de saber que estoy en sus momentos más mierdosos… a mi como persona honestamente me halaga, que en ese momento tan íntimo de su vaciado también este… es una obra de arte lo que hace también con sus desperdicios. Me llama la atención todo lo que sea de éL…. aunque sé que el no me quiere, que simplemente me tiene un aprecio medido, y le suelo cansar bastante… Es que el tamaño vuelvo al inicio, sí importa, y más cuando se habla de capacidades. No es un secreto que estoy idiotizada gracias a las grandes diferencias, en donde veo sensibilidad éL ve porquería, donde veo algo genuino, éL no se sorprende y dice: “es que no aprendo nada”. Lo veo grande, me muestra un mundo que me negaba a observar y que solo el amor que siento me haría mirarlo. Aunque…, éL dice que lo miro por los arrebatos lujuriosos que siempre llevo todo a la entrepierna. No sé si algún día haré una exposición de todo lo que tengo de su arte corporal, por ahora cuando compartimos me voy apretando las ganas de un más y más… mientras éL se aburre un día más con mi discurso. Se despide escupiéndome un beso con boca llena, y cantando la canción de la película “La vida de Brian”…

“Cuando tu vida este en ruinas:

No te quejes… da un silbido

Y esto te ayudara a sacar lo mejor de las cosas

Y…

Siempre mira el lado brillante de la vida

Siempre mira el lado luminoso de la vida

Si la vida parece una bonita porquería

es que hay algo que has olvidado:

y es a reír, a sonreír, y a bailar y a cantar

Cuando te sientas deprimido

No seas tonto

Solo junta tus labios y silba: ese es el truco”.

•~Psycho ManueL~ (( su estado reflexivo))

…en un intento de profundizar con ManueL, hizo todo un análisis de un piojo encajado en un pelo… su frase rodea mi mente haciendo agujero en mi neurona asfixiada. Todo lleva una juego de palabras, eufemismo, y trampas…

“Si un piojo está en un pelo del culo… ¿y te tiras un pedo, se le puede llamar que ese piojo esta sufriendo a una velocidad terminal?” ~Psycho ManueL ~

•Eternizar•

Mi cuerpo no quedará en la tierra.

Ni mis palabras entre los vivos.

He pasado por Gaia, sin hacer mucho ruido.

Aunque nadie me quiera recordar, ni aun cuando estoy viva, le dejo el paso de mis letras dedicadas, con mis sentires profundos.

El amor me brota para hacerlo inmortal…, en mi humilde decir.

La muerte nos rodea, está aquí…,palpitando en mis huesos rotos, en la poca cordura que tiene mi cabeza.

También está en él… y en todos.

Algunos necesitamos pasar en silencio, para así hacernos eco de otra voz que necesita sentir la eternidad.

•~…no estoy alelada~•

Los nombres se pueden escribir entre~líneas, disimuladas usando letras que hacen referencia.

Se puede hacer muchos juegos con las emociones de las personas, y las palabras.

La honestidad se vestirá de claridad, siendo ella la opción de mermar el imparable llanto que sobrecoge a un alma sensible.

Puedes nombrar sin dar mención, puedes aludir a sucesos y estados de sensaciones vividas.

También queda la marca en el alma, casi invisible para el cuerpo, y un aroma imperceptible para algunos.

Hay muchas maneras de estar con otros, sin que estén, y muy poca manera de engañar lo que realmente hacemos.

El ser tiene infinita sabiduría, nos van matando el poder de sentir, elegir, e incluso el de escuchar.

Nos van sedando, encausando a donde nos quieren llevar… siempre que la revolución interna se active de seguro te guía hacia lo verdadero.

Cierro los ojos aprieto fuerte mi lado izquierdo, sigo creyendo, que el sendero con todo…, y sus claros~curo tiene magia del interior…

•Preñada de miseria•

Le escribí al dolor que aguarda en mis paredes.

Al resguardo de unos sentires insaciables, a el cúmulo de mis tormentos.

Frente a la gloria de mis pesares, me rendí.

Sin que exista la posibilidad de grandeza para un alma defectuosa.

No quepo en un mundo tan grande, sin embargo me acobijo en un cajón limitado.

La luz exterior me deja ciega, vuelvo al cuenco, a la grieta de mis adentros.

Sangra el delirio de una mente corroída por los designios de una creación…, que no supo enviarme armoniosa.

No señalo con el dedo las maldiciones acuesta, porque dice el empoderamiento, la psicología que todo está dentro de mi.

…y adentro solo retumban los ecos quebrados, la ansiedad, los espíritus encerrados, no encuentro donde abrirle el portal de mi ser, para que transiten.

Entre la psicosis, la fantasía, el creer y no creer.

El amor está manos vacías… así vibra mi vientre, a puro desgarro desprendido de no tener ovarios suficientes para hacerme de valor.

En el silencio y el ruido se jamaquea mi tornado.

Sigo estando sin estar, preñada de miseria, sin esperanza.

•~…mechero~•

Solo me exhibe cuando cae la noche.

No le gusta que resalte los brotes de mis poros.

Solo me lleva por la penumbra, teme que lo reconozcan,

Al parecer los hoyos que hace la celulitis le afecta a sus pupilas.

Voltea la cara cuando habla buscando según él estrellas en el cielo, todo para que suene romántico.

Cuando le saludan hace que no escucha, para no tener que responder preguntas…

El contoneo de las carnes le pone los nervios de punta.

Dice sentir malestar para volver a meterse en la cama…, donde el calor y el menjunje no le incomoda.

Dura lo que dura un pabilo de una mala vela, aún así nos divertimos rellenando el mechero.

•~…amor de vertedero~•

(. . .)

Trae consigo el olor inhóspito de la humedad, mezcla de lo podrido.

Estados en descomposición, aniquilando las esporas de los pulmones.

Pisadas seguras hacia el infierno, para acabar con el oxígeno sagrado del cuerpo.

Asegurar el aliño, con el cual cocinar los fuegos innatos del sentir fracturado.

Engullir la mafia de los sentires, el pecado sobre las neuronas cálidas.

Observar los vuelos de las aves negras, picoteando los restos…, ver la gracia de como se alimentan de pico en pico.

Polvo, brisa, sensaciones amargas; aún así el ~pal~pi~tar~ de los cuerpos sigue vivo.

Atendiendo esas células mutantes, agua estancada para saciar la sed.

En ese reflejo en el que puedes divisar, que el amor sea lo que sea, ó tome mil formas de espectro… te sumergirás… con esperanza de salir airoso.

~…a ti…ENFERMEDAD~

Me has poseido como gusto, y gana te ha dado. Lo primero que me robaste fue la tranquilidad de sentirme, libre como mujer. Luego me fuiste quitando pedazos de mi balance químico y hormonal. Haciendo de mi una histérica, con deformes formas psíquicas. Me acalambras todo el cuerpo, dejándome sin aliento, punzadas recorren desde mi columna hasta mi cerebro. Quedo por instantes en un letargo donde ni las lágrimas son capaces de asomarse. He perdido la fe, tengo enojos eternos, fracturas en los pensamientos lógicos. Que decir de mi espíritu quebrado, sin fuerzas, sin ganas… Marchito…, trágame entera maldita enfermedad. Acaba conmigo no quiero vivir. No quiero este estado sombrío, doloroso. Esta maldita cama que no da placer, me condena a una vida que no es digna. Otros quizás se conformen, quizás se alivien o encuentren la alegría de vivir así… yo no… y en esta soledad, porque nadie debe cargar con un monstruo como soy, y mi enfermedad. Trágame entera de un puta vez, te espero muerte, venid ya…!

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑