•The end•

En contacto con la humanidad… en el ~Plano metafórico me alegra su muerte.

Anuncios

~•…visito a muertos ajenos•~

Photo by: DJRR

Paranoia, persecución mental.

Sacudidas, empujones hacia el abismo.

Misterio del quebranto…, fragilidad en el espíritu.

He sabido llorar con fe, y sin ella… dos mundos contradictorios.

Definitivo uno duele más que otro, he andado arrastrándome como culebra.

He suplicado, añorado, necesitado y también he dañado.

Ser víctima no es mi fuerte, porqué para tumbarme hace falta grandes artilleros.

Aún así, no niego de dónde vengo, de donde probable~mente, vuelva una y otra vez.

La batalla más grande la tengo en la cúspide de mis seis pies, entiéndase en mi cerebro.

Cada paso, pa’ alante y pa’ atrás a costado lo suyo.

Más allá de todo…, cuando nada queda mi gigante tamaño se vuelve diminuto.

Al salir de la oscuridad, lo primero que hago es descalzar mi pie “bueno”, para ponerlo sobre la tierra donde descansan los muertos.

No le veo sentido a casi nada, pero cuando camino entre los que ya no están, que a ninguno conozco.

Sintiendo ese eco…, de sus ausencias pues ya su tiempo pasó.

Me re~encuentro con algo, divino que me invita a intentarlo una vez más.

Poner el desastre en orden no es fácil, pero hay que ponerle el corazón a cada esfuerzo y a cada paso.

Agradecer a esas almas que desde el más allá impulsan a un palpitar, que muchas veces se rinde en la oscuridad de su habitación.

Me nace la gratitud, la belleza de ir…, a el contacto con lo natural, por los que ya se fueron, por los que se irán pronto y no tendrán otra oportunidad.

Respiro de la esencia de lo que fue y seguirá siendo la vida.

Sin restarle, nada a cada vida con la que no me crucé ,y con las que me cruzaré o jamás lo haga.

(. . .)

Photo by: DRR

~…me comerán~

Estuve con los pies dentro de la tierra…

By Vestio

Dichosos se deben sentir, aquellos que saben, que el día que se mueran, la gente dirán algo de ellos. A los que hacen entierro, o la tradición de velarlos, que gozan de esas ceremonias pueden estar seguros que allí estarán; esos amigos queridos, y los familiares. Me he pasado tanto tiempo huyendo de la gente, que el día que me muera nadie derramará una lágrima. Ni dirán mi nombre… ni tan si quiera para maldecir o decir lo poco coherente que he sido. No sé, la verdad si esto se podría considerar como una desgracia o auto~agradecerme de librarme de hipócritas y gente vacía. Estoy segura que los insectos si se subirán a mi cuerpo, porque no habrá nadie que quiera incinerarlo o meterlo en una caja. La ciencia no verá nada interesante que investigar tampoco, pues todo lo tengo dañado. Así qué espero que las moscas, cucarachas, ratas, garrapatas y pulgas disfruten antes de que los gusanos me devoren. Hay gente que planea todo hasta para cuando van a morir, yo me conformo con saber que todo desaparecerá… realmente espero que no me salgan que al otro lado hay más… Ni nada de eso de re~encarnación… ya fue suficiente.

Foto colaboración de Vestio

~Éter~

Vestio

Intentaré no romper los trozos.

(. . .)

¿Habrá tanto amor contenido en el mundo como para sostenernos unos con otros? … O simplemente rellenamos con expectativas. ¿Qué es el otro? ¿Qué soy yo? La cascada del interior es un flujo inagotable hasta el día que tu ser deja de palpitar. Aunque parezca inofensivo, a veces trae corrientes, que devasta los brotes de la orilla. Inundaciones en el ser. Como en toda tempestad, las palabras, los consejos de los que en ese momento están más equilibrados, llegan… y el que está en su tormento, se aferra o se suelta… pero una elección siempre surgirá. Algo me viene avisando, que mi selva interior está llena de plegostes místicos. Que hay gente estancada en los pantanos, y aún siendo mi propio ecosistema y tener todo un mecanismo de sobrevivencia. Las corrientes, lo natural arrasará. Voy a ese punto donde el elemento que rige mi vida; el fuego, la pasión viva, ese magma que colisiona por dentro para luego resurgir. Suele encontrarse con la franqueza del aire, entonces todo el oxígeno acumulado se vuelve asfixie. Todos los elementos reunidos bajo mi propio comando, a la espera del equilibrio. Con prontitud ese desconocido sentir, en su punto más elevado, hace un llamado a toda la esencia a reunirse. Es una apertura de luz, que solo llega por momentos. Quieres tener la certeza, aún sabiendo que ni tú, tienes el control. Y tanto de afuera dispersa lo de adentro. Cruje toda el destrozo, bendices el seguir respirando y maldices el volver a recomenzar. Todo oxidado remendado. Observas lo que sobrevivió, algún pájaro sobrevuela el área buscando su árbol, su familia, dices queda vida. Todo está seco aunque abruma la humedad, pues no todo resiste el frío, el viento, y mucho menos el agua. Te acercas a ese ser que lleva tanto tiempo vivo, está caído. Tocas sus ramas y se parten, su Salvia derramada y sus anillos de vida han llorado. Se acabó su respiro, abrazas lo que sabes que tomará muchos años en deshacerse… Agradeces el amor, que te sustentó el aliento. Haces promesas que luego serán vagabundas en tu día a día, pero en ese instante son la pureza, que sustenta tu efímero ser… Te hablas de posibles próximos reencuentros… aunque sabes que en el fondo la única certeza es que…, también vas a morir.

Foto colaboración de Vestio

~…morir~

Vas a morir…

Con todo adentro, entendí porque la vida es lo más parecido a un acto egoísta. Y, es qué desde el primer hasta el último suspiro… todas las emociones e inquietudes, igual que si estás alegre solo son tuyas. Toda las vivencias físicas y todas las imaginarias, todos los cuerpos dentro de tu piel se los traga la tierra… Los gusanos te comerán, si no te incineran el cuerpo, aún así no sabrán tus íntimos pensamientos… es maravilloso, nadie sabrá todo de ti.

Te vas a morir, con toda tu verdad y tus mentiras… a~den~tro.

Te vas a morir, con tus momentos equívocos, con tus sentires a medias.

Te vas a morir, con lo que creíste de alguien, sin saber, su verdadero sentir.

Te vas a morir, sentirás cuando tu cuerpo se va desapegando de todo lo falso…

Te vas a morir, y muchos no se acordarán de ti.

Por tragártelo, Todo…

Me voy a morir, sin re~lamerte las entrañas.

Me voy a morir, con toda la hiel y la miel… ¡A~den~tro!

Blog de WordPress.com.

Subir ↑