•Defunción•

Semillas de un árbol
el cual envejeció acelerado.
Marcado por la sequía
de un jardín donde la lluvia
nunca nutrió.
Hambre de conocimiento,
abrumado por los vientos violentos,
que perforan su ser.
Balbuceaba monosílabos
a penas entendibles,
sangran sus ramas ya moradas.
Sus raíces sedientas,
sombras perturbadoras.
Las mentiras secaron
el entusiasmo por sanar.
Sus hojas caen
sobre lo que será su tumba.
Inaplazable instante,
el calendario ya tiene
la fecha elegida.
No tiene escapatoria las marionetas,
le ahorcan con sus propias siluetas.
Su pérfido sentir es la locura que le posee.
El ansiado beso de la muerte,
supura en sus vísceras inmunes al dolor.
Desde el borde de mi cama,
con la habitación helada,
me despido de su vida; y de la mía.
Inyectan el veneno
en mis venas,
sin reparo le sonrió,
al escuchar la sierra
que talará su tronco.
Anuncios

~…ni los números~

… no tuve número al nacer.

Se olvidaron de colocar un nombre.

He culpado a todos, por el descuido.

Voy masacrando los números pares.

De vez en cuando me siento creativa,

e intento ser parte de un total impar.

Tragué multiples frases equivocadas,

solo me han llevado a la destrucción.

Demasiadas palabras rotas, mucha

multitud comiendo de la misma lengua.

Cuestiono la incongruencia de mi decir.

Re~conozco la ruptura de mi interior,

…a mi no me consuela la aceptación.

Derrotada, abatida, en penumbra.

Mis letras incomodas, inconexas, son

tinta perdida en un mundo virtual…

Lo más desagradable es quién anda,

sin estar presente.

He abrazado tanta miseria, me creí,

con el súper poder…

Eso que llaman; amor.

Quedé atrapada en el estado que es;

una ofrenda perdida del desamor.

Podredumbre de mi espíritu quebrantado.

Ni los números han sido generoso.

Solo espero que no se olvidaran

de la fecha de mi caducidad.

~…re~click~click~

Apretaron el botón.

…resurgimiento hacia la vida.

Temor a la manipulación global y me veo enfrascada.

Tantos barrotes en mis pensamientos, cuanto he protegido mi ser en mi propia cárcel.

Para ahora ser parte de un juego tecnológico, que despierta la in~satisfacción.

Cuanto tiempo escondida, sin caricias, sin cálidos instantes.

Estoy al servicio de un “click”, para sentir lo más cercano, a un “cariño”.

Co~habita tanto vacío en mi miserable sentir, que asusta, el comando, que ejecuta la acción.

Desprender las raíces cuesta, más cuando son de hiedra, hay que tener cuidado de no intoxicarse.

Estoy levantando el cuerpo del letargo, todo duele, y mucho.

Ya me he roto, sin salir de mis barrotes, le temo a toda la musaraña que mi cruel cabeza recrea, sin darme la oportunidad.

Allá fuera, las fieras no son tan grandes como parecen, sin embargo dentro de mi poseen la fuerza para destruir~me.

Quien tiene el mando, que le de deshabilitar a la opción, que me arranque el “chip”.

Puedo dormir para siempre, en los cuatro pasos que conozco, sin rasgar más la podredumbre de mi alma triste.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑