•Demencia del músico•

Las notas musicales,
se incrustaron entre cada vértebra.
Su vibración es estímulo.
Impacto inclemente, todo un frenesí.
Cada inhalación forja esperanza.
Los poros desprenden su sabor
agri~dulce; paladar hambriento.
El deseo musical incrustado en las costillas,
el cuello tiembla junto con los trastes…
Las corcheas encajadas en la pelvis
y la semicorchea internada en los pliegues.
El placer brota al compás de los arpegio.
Danza acústica en la amígdala del músico.
Anuncios

•…otro acto• (re~post) con invitados•

Escribí el primer verso y la Doncella dijo no poder escribir poesía, de su mismo comentario continúe el escrito llegó Luces y Sombra, a clavar su verso y siguió (Antoncaes) entre medio metí algunas líneas más… ¡Gracias por estar ahí!

~_~.

Si quieres…, puedes dejar que vuelva la piel de los labios.

¡Ay! Me pides lo imposible…

Cuando tú me devuelvas la mía.

Es el elixir que aumenta mis ansias.

Y con el sabor de los míos te llenarte de caricias.

Eternos ardores y latidos en los labios,

para nunca olvidar el roce.

Si se trata de escribir poesía,

olvido las formas, despliego las emociones,

y solo siento.

nochesnubladasblog.wordpress.com/2019/04/05/•-otro-acto•/

•te lo aclaro•

No existe pasarela que aguante mi peso.

A mí, solo me sostiene la tierra…

No agito las armas, sino mofan mi espíritu.

La mentira no forma parte de mi repertorio.

No mezclo cuentos con realidad.

Tampoco refugio mi ser, en nada.

Descalcé la “Fe” que le tenía.

En su lugar puse humo…

Así recuerdo lo asfixiante que fue.

El fuego que hizo arder con su burla.

Esta apagado, las cenizas se esparcen.

Si se entrecorta la respiración y vomita tizna…

Ya saben lo que pasó.

Foto realizada por DJRR

~•…visito a muertos ajenos•~

Photo by: DJRR

Paranoia, persecución mental.

Sacudidas, empujones hacia el abismo.

Misterio del quebranto…, fragilidad en el espíritu.

He sabido llorar con fe, y sin ella… dos mundos contradictorios.

Definitivo uno duele más que otro, he andado arrastrándome como culebra.

He suplicado, añorado, necesitado y también he dañado.

Ser víctima no es mi fuerte, porqué para tumbarme hace falta grandes artilleros.

Aún así, no niego de dónde vengo, de donde probable~mente, vuelva una y otra vez.

La batalla más grande la tengo en la cúspide de mis seis pies, entiéndase en mi cerebro.

Cada paso, pa’ alante y pa’ atrás a costado lo suyo.

Más allá de todo…, cuando nada queda mi gigante tamaño se vuelve diminuto.

Al salir de la oscuridad, lo primero que hago es descalzar mi pie “bueno”, para ponerlo sobre la tierra donde descansan los muertos.

No le veo sentido a casi nada, pero cuando camino entre los que ya no están, que a ninguno conozco.

Sintiendo ese eco…, de sus ausencias pues ya su tiempo pasó.

Me re~encuentro con algo, divino que me invita a intentarlo una vez más.

Poner el desastre en orden no es fácil, pero hay que ponerle el corazón a cada esfuerzo y a cada paso.

Agradecer a esas almas que desde el más allá impulsan a un palpitar, que muchas veces se rinde en la oscuridad de su habitación.

Me nace la gratitud, la belleza de ir…, a el contacto con lo natural, por los que ya se fueron, por los que se irán pronto y no tendrán otra oportunidad.

Respiro de la esencia de lo que fue y seguirá siendo la vida.

Sin restarle, nada a cada vida con la que no me crucé ,y con las que me cruzaré o jamás lo haga.

(. . .)

Photo by: DRR

•~des~borda~•

Se llega a la quietud…, cuando el alma se desmorona.

Cuando los órganos te rugen hasta el punto de la histeria.

El cuerpo se vuelve líquido, te deshaces de apoco.

Allí…, lo único que tienes es tu chapoteo, el único ruido es tu propio silencio rompiendo el pecho.

Crujen los huesos, el tuétano se siente denso, la sangre fluye adolorida, es la reforma.

Miras tus poros abiertos, el pelo perdido, las canas, las arrugas que emergieron del dolor.

Las estrías que estallaron sobre tu piel, los rasguños de tus entrañas.

Esa respiración ahoga, toma consciencia propia, el cerebro se oxigena por un instante vuelves a ti.

Te abrazas con la intensidad que se lo harías al ser más amado, resurge…

Las células son capaces de mutar, tú eres un ser hecho de membranas hambrientas de vida.

Te llamas por tu nombre es el sonido musical más hermoso que escucharas, la dulce voz de tus adentros.

Embravecido momento…, la quimera, una utopía que te emociona enamorándote de tu ser.

Vuelves una, y otra vez…, todas las que sean necesarias.

El aprendizaje recién a comenzado, ya sabes que puedes ser líquido, porque algún día volverás a la tierra y no regresarás.

Este es el suspiro…, el regreso de tanta ausencia de ti mismo… ¡por fin a acabado!

•No se puede huir•

Photo by Vestio

…esto que me está pasando.

(. . . )

Oscurece temprano en mi estancia…, y antes de que llegue el calor del sol, ya estoy atónita con el brío de un nuevo día.

Mis huesos resuenan tratando de contener mi estamina, mis cuerdas vocales intentan mantener el vibrato para emitir sonido.

Tengo los ojos vidriosos pidiéndole que aguarden las lágrimas, los temblores retumbando en mi feminidad al igual que los latidos acompañados de toda la humedad.

Estoy en una corriente de suspiros apretados, unos gemidos atorados en mis caderas, unos pulmones tragando savia.

Aprieto mi piel, mis poros susurran con toda la energía de mi interior le digo a mi cuerpo.

No temas al vaho… sostén un poco más toda la esencia, vívela, aunque del otro lado de mi…el otro cuerpo no sienta, ni quiera el encanto de mi ser.

Regocijo las células y los átomos que me forjan permitiéndome ser la mujer con las llamas encendidas.

~~~

Fotografía colaboración de Vestio

~…Embriaguez de Sirena~

Photo by Vestio

El llamado del latido;

es una honda expansiva.

Se aloja en las entrañas,

te preña de sensaciones.

El vergel florece…,

los aromas te enloquecen.

Vuelves al nido, arrullas las emociones.

~Subes, bajas~

…contoneas los círculos de los gemidos.

Mueres en la intensidad del oleaje,

en donde nacen los amantes embrujados;

por la fuerza del cántico.

Foto colaboración de Vestio

~…chalada~

Photo by Vestio

Enamorada de la nada.

Hago gárgaras de bruma.

Mastico hojas secas…

Danzo en charcos nebulosos.

Brincan sapos sobre mi pubis.

Cientos de lloviznas furiosas

re~corren mis ovarios.

Foto colaboración de Vestio

~…mordida~

Photo by Vestio

A veces,

olvido que tu nombre

vibra en el contoneo

de mis caderas.

A veces,

el viento me recuerda

que tú eres libre y vives

como los ermitaños.

A veces,

llegan recuerdos

detalles grabados,

entonces tengo todo

lo que necesito para seguir

…,res~pi~rán~do~te.

A veces,

me muerdes el fruto

dejándome viva.

Foto colaboración de Vestio

~…corroída~

Photo by Vestio

Estoy atada al moho, y al hongo que crece en donde los amantes se juran promesas.

Aunque mis vaivenes femeninos viven desojándose en el tiempo.

Mi nombre resuena entre los metales, en cada juramento de amor.

Soy testigo de su bendición.

Pese que en mí crezca enredaderas de púas y mis adentros estén rotos.

Les observo con la grandeza que es tener la ofrenda amorosa.

Foto colaboración de Vestio

~…paladear~(te)~

Photo by Vestio

Bajo el efecto de sus pupilas,

me he vuelto cimarrona.

Han aullado los encantos

de mi feminidad.

Hurga con sus manos

mi sombrío bosque.

Mi espíritu venturoso

emergió delirante al oír

la caricia de su voz,

junto a mi latido izquierdo.

Ha caído en mis labios la miel

de su tiempo.

Delicias que se degustan suavecito.

Foto colaboración de Vestio

~…posponer el día de muerte~

Arte de: Josué García Cruz

Quisiste seducir mis encantos, tratando de llevarme contigo.

Muerte te hice el amor…

Cae la lluvia, y el torrente de mis pasiones está girando.

No puedes arrebatar mi cuerpo, no es tiempo.

Ven, te vuelvo a besar, si lo anhelas o si te quedan fuerzas…

Te invito a otro vaivén pélvico, con manojos de esencia de Vida.

Gimo placeres, ardores, olor a selva emergen de mis entrañas.

Furiosa desgasto mis dientes en tu cadavérico ser.

Tengo suspiros latiendo de mi intimidad.

Vuelvo a teñirme de rojo, ahuyento la tizna negra que intentas dejar sobre mi cuerpo.

Arte de Josué García Cruz

~…(mi) naturaleza~

En un espacio tiempo…, a la espera.

Aunque mis ansias de mujer no son secretos que se guarden en el cajón de nadie.

Los encantos de mi divinidad florecen, no soy la entrega de cualquier jardinero.

Ni cualquier sol me nutre las raíces, mis pétalos necesitan más que una simple mirada.

Mucho más que un simple roce de palabras.

Quiero sentir la sombra de quién reclaman mis entrañas, para mostrar~nos la generosidad, y desperfectos.

La conjunción ideal será el instante en donde mis pétalos se abran para acariciar, el tallo de su fuerza.

Mi terreno húmedo se prepara para que germine~mos juntos.

~…danza de mis papilas.~ (ejercicio del recuerdo de un sabor)

Pepitas Negras sobre el anaranjado ocre

las llevo buscando desde mi infancia,

pero no las encuentro.

He tenido que perfumar mi agua

con polvos de colorantes

sabor azucarado que podría

provocar un coma diabético.

Nada parecido a tocar la textura

del fruto fresco.

…y ese olor, embriagante que prepara

mis papilas al gusto de perderme en tu sabrosura.

Amada parcha,

¿dónde puedo encontrarte?

Haciendo de tu enredadera un problema

para los humanos.

Mientras que para mí eras la sensación

amarga que hacía de mi niñez una danza gustativa.

~…en donde te respiro~

Mi amor quedó grabado en piedra.

Sin suspiros, ni gemidos, sin caricia.

Solo grabado contra la piedra…

Rayaba la piedra mientras mis lágrimas

iban haciendo surco en mi rostro.

Solo me queda de él, la piedra, el amuleto.

Su letra, aquellas fotos donde fue feliz.

Aprendí, a contemplarle la vida…

Sin ser parte de él, solo tengo ese recuerdo:

hermoso del día que se puso la piedra

en el corazón, la ~res~pi~ro~.

Aunque él jugaba veía toda la magia,

del ritual oculto, la puso en su frente.

…esa piedra me acompaña en mis días.

Cada piedra que me encuentro en el camino.

Me recuerda su ritual, y le dejo marcado un corazón.

Que a pesar de todo; ~res~pi~ro~, de su amor.

~…sin alas~

Cuando todo en mi busca respuestas.

…me abruma el silencio de la noche.

Mi cuerpo busca nido, caricia alada.

Vuelo nocturno visión aturdida…

Entre el titilar de las estrellas,

y el parpadeo de las luces de la ciudad.

Tengo un cuerpo hambriento, que solo

muerde sueños rotos…

Aturdida vuelvo al hueco que arropa,

mi oscuridad.

Me descubro ~muerta~…

~Marinero~

Photo by Vestio

Marinero, sobre tu barca quiero estar.

En tu brújula antigua he encontrado el norte.

Acaríciame, otra vez con tu cuchillo afilado.

Se que te has mecido alrededor de la tierra entre los vaivenes de los mares.

He visto la mirada que plasmas sobre el horizonte recordando los manjares.

Me he acercado cuando tu alma suspira vivencias, recostándome en silencio en el suelo húmedo de Gaia.

Si algo he aprendido es a bendecirte el camino, a verte haciendo los trazos de tu próxima trayectoria.

Te he bebido a sorbos largos, y muy lentos, te he apretado todo lo que no se toca, porque va por dentro.

Conozco tus paisajes; los que se dibujan sobre tu piel al respirar, al emocionarte con cada latido y esas hermosas pulsaciones de tus venas.

El tatuaje que traes, esta mas remarcado en tu Espíritu…, he amado a todos los que vienen contigo.

Me he descubierto, enfurecida como mi mar caribeño cuando viene un huracán.

Me veo arraigada al ~sen~tir~te~, muy profundo.

No necesitas cuidarte, ni hablar desde la mentira, porque, sabes que me llega el reposo de las aguas, has vivido y conoces la transparencia que me habita.

Marinero, entiendo lo que has navegado y todo lo que has sobrevivido en tantos naufragios.

Tomando decisiones arriesgadas, igual que cuando pasas una noche de tormenta en cubierta.

Mis energías, y cariño te acompañan siempre sin importar lo que decidas.

Se que jamás olvidarás, el amor que te hizo…, el gran ser humano que eres.

Como yo no olvidaré, las horas que te anclaste en mi puerto; brindándome calidez.

Foto colaboración de Vestio

~…llevo~

Photo by: Vestio

…Tiempo mordiendo las artimañas que le crecen alrededor.

Arde las papilas gustativas de mi lengua, aún así saboreo, la salvia de sus encantos.

He relamido los pecados de su esencia, con caricias nocturnas, le voy sanando.

Me apetece morder~le los tumultos, donde nacen sus demonios, quebrantar~los a mordiscos.

Quiero verle el brío de su amanecer, solo con sombras tenues.

Se que sale entre los montes, cuando el sol se eclipsa, entona sus mejores melodías para encantar su valle de seres místicos.

Foto colaboración de Vestio

~…calar~

Forever Aileen

Huele a tierra húmeda.

Llueve delicioso,

~ pal~pi~ta~cio~nes~

agudas.

Las hojas verde; destilan

sublimidad cristalina…

Empapo las manos;

~Res~pi~ro~, ((vi~da)).

Esta noche bailarán

gotas sobre mi techo…

Nadie notará el gemido

quebrantando mi cuerpo.

…el desprecio del abandono,

estará penetrando mi alma.

~…se llama: Selva~

Selva, está casada y cansada.

Ella tiene un cuerpo esquisito, un abdomen abultado que deja ver claramente que ha sido fecundado y ha traído Vida…

Se mueve sus caderas al compás de los tambores, mueve sus brazos de manera hipnótica, hacen perfecto juego con sus senos.

Su vientre se agita de arriba abajo, de lado a lado, arquea su espalda, se detiene; sube y baja la punta de los pies, sintiendo la tierra.

Los pétalos se derraman por su desnudez el contraste de color con su piel, la emoción la sonroja el pudor subiendo de tono.

Sensualidad explícita de mujer, sus hormonas salen por los folículos del pelo, como si fueran raíces de árbol adheriendose a Gaia.

Sus ojos son fuego, muerde sus labios sintiendo la danza ancestral todo el poder femenino, incrustado en su útero palpitando; sintiendo, amando, soltando.

~~~~

Te lo dedico amiga a tu lucha, a tu entrega, a tu feminidad, que te bese la grandeza de la vida siempre para que sigas adelante.

~…coronarias espinosas~

By Vestio

Este corazón mutado de espinas.

Sediento de palabras y de caricias.

~Medio latido~

~Agrio instante~.

Burbujas estrelladas…

En la válvula del tronco pulmonar…

Mi arteria carótida gritando su Nombre…,

Retención de mi esternón.

Falla mi arco aórtico, aún así mi cuerpo.

Insiste en decirle; que anhela,

besar sus ojos, que son la claridad de mi día.

Quiero dejar el tumulto de los daños.

Que llevo tragados desde que nací…

Deseo que metas su cuerpo dentro de mi cuerpo.

Sentir que mi selva aúlla los miedos, y el dolor esparcido por mi torrente.

Decir por primera vez… ~me siento ¡viva!

Todo lo que he anhelado para mi ser, se me ha sido Negado.

Este corazón, sabe de espinas, y de dolerse…

Pero no conoce la plenitud te latir al unísono con otro…, que le quiera aunque sea un poco…

Quizás el día que se detenga será, ese momento donde mi espíritu al fin…

…conozca la grandeza…

Foto colaboración de Vestio

~…Humedad en la Selva~

By Vestio

(. . .)

Cada vez que la excitación llega a mis paredes íntimas, tu cuerpo lo siente más allá de la distancia.

Se te acelera el pulso con el vaivén incontrolable de mis caderas.

Arde el fuego de tus pupilas inquietas, las mismas que conquistan vidas.

Me sientes dentro, como las marejadas que te llevaron por años, a re~correr el mundo.

Mi ser está consagrado al tuyo, nos Bendice el bosque del tiempo.

Mis sensaciones; se abren son pétalos sumisos destilando su aroma delicado y Femenino.

Mis espinas se clavan en tu piel, en la cual me crezco en ti…, como enredadera Salvaje, cuidando tu entorno y la belleza de tu Alma.

Foto colaboración de Vestio

~…torrente~

By Vestio

El pálpito femenino

frotando las paredes

intimas….

Es el desvelo

de los pliegues.

Cosquillas alojadas

en la cuenca…

Selva incierta,

despierta del silencio.

Sinhueso tenaz…

Viene a sus cimientos.

Muros sólidos se deshacen

en el acto infinito.

Con el susurro del

viento y el fluir del agua.

Foto colaboración de Vestio

~…aroma de Hembra~

By: Vestio

Caminando…,

por la oscuridad.

Develando misterios

en la penumbra.

Encuentro con los…,

Espíritus del bosque.

La neblina,

la humedad de la tierra…

Ese olor que desprende

a Hembra hambrienta.

Los grillos haciendo

su escándalo.

El sonido de los árboles

estirándose.

La hoguera

de mi corazón imparable…

Cabalgata de emociones

y sensaciones.

El susurro de mi aliento

conjugado con el rumor del río.

Toda selva;

etérea, salvaje…, Femenina.

Compenetrada

con las raíces que dan

aliento a mi existencia.

Foto colaboración de Vestio

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑